Para qué sirve el Aceite de Onagra

Introducción

En estos tiempos tan álgidos, la tendencia de la gran mayoría de los consumidores es a inclinarse por la adquisición de productos que puedan cubrir la totalidad o al menos, una parte bien representativa de todas ésas necesidades o requerimientos particulares más importantes, para poder resolverlos con eficacia e inmediatez. Y es por la misma celeridad que se demanda que, no en vano, las distintas industrias se han enfocado en surtirlos con una amplia variedad que les permita tomar la decisión que les parezca conveniente, ajustándose a sus presupuestos pero también a estas exigencias de bienestar, que se dan a un nivel tanto interno como externo.

Aunque realmente, el cómo seamos por dentro va a reflejarse por fuera y para muestra nos basta con hacer una comparación entre alguien que lleve una rutina saludable con una persona que, de plano, ha abandonado estos cuidados que repercuten de manera negativa en su calidad de vida. Hoy en día es prácticamente imperdonable que estas circunstancias perjudiciales se manifiesten, ya que la ciencia ha avanzado en diversas investigaciones y constantemente sigue innovando, para descubrir en un mismo ingrediente una cantidad generosa de cualidades, que nos ayudan a superar algunas dificultades en materia de salud e incluso desde un plano estético.

Propiedades del Aceite de Onagra

Esta es la razón por la que nos gusta mantenernos actualizados en todo lo que tenga que ver con cada nuevo hallazgo que se realice, para someter a prueba ésos lanzamientos que se hacen al mercado y poder juzgarlos en base al alcance que tienen, en donde indiscutiblemente encontraremos los de manufactura nacional y otros que son importados. Entre ésos dos grupos, a la par, resaltarán los que han sido elaborados a partir de una fuente de origen natural y qué mejor testimonio de esto que delimitarnos a uno que ha calado muy bien entre el público femenino, desde cuyo criterio estimamos su poder sanador al ganar cada vez más adeptos conforme se conocen sus bondades.

Empleado desde épocas remotas por los aborígenes o nativos de las tribus ubicadas al norte del continente americano, se trata de una sustancia oleosa que se extrae de las semillas contenidas en las flores de la onagra, prímula o primavera (Oenothera biennis o lamarkiana), la cual se compone principalmente de grasas poliinsaturadas de las que se derivan ácidos esenciales como el Omega 6 del que se desprenden el linoleico y el gamma-linolénico.

Nuestro cuerpo al estar incapacitado para producirlos, absorbe de ellos todas sus propiedades medicinales que se le atribuyen además por la alta concentración de ácido ascórbico (comúnmente conocido como vitamina C) y por el resto de su constitución, que posee fibra y nutrientes como aminoácidos y minerales, tan elementales como los ácidos grasos antes mencionados.

Beneficios del Aceite de Onagra

A pesar de que esta planta también se halla en regiones puntuales de los continentes asiático y europeo, no ha sido sino a través de la transmisión oral que se ha arraigado en la cultura del mundo occidental al adquirir buena fama y popularidad, al punto de llegar a convertirse en un suplemento nutricional que inclusive es recetado por los profesionales de la salud. Pero antes de que visites un consultorio médico para confirmarlo por tus propios medios y ver si es adecuado para ti, primero échale un vistazo a las ventajas que se obtienen tras su ingesta frecuente y con la medida justa:

  • Sus ácidos grasos esenciales intervienen en importantes procesos biológicos, celulares, de coagulación, de las terminaciones nerviosas y hormonales, donde contribuyen con el equilibrio y óptimo desempeño de los mismos al permitir que funcionen correctamente.
  • En las féminas ha resultado útil para casos totalmente opuestos: por un lado, los eicosanoides de sus ácidos grasos que dan pie a la creación de componentes como la prostaglandina, son propicios para calmar la incomodidad causada por el síndrome premenstrual como la sensibilidad en el área del busto y la hinchazón abdominal; mientras que en el otro extremo, se ubican las manifestaciones propias de la menopausia como los calorones. Aparte, es terapéutico en el combate de quistes benignos localizados en los ovarios y senos y para la endometriosis (crecimiento excesivo de la membrana que recubre al útero).

  • Pero no sólo el sexo femenino puede sacar provecho del aceite de onagra, ya que igualmente los hombres se favorecen al utilizarlo con el fin de reducir problemas de la próstata, especialmente después de los cuarenta años de edad cuando son más proclives a desarrollarlos.
  • Incluso los niños podrán sacar partido de este recurso de la naturaleza, al disminuir la hiperactividad por el impacto que genera a nivel del sistema nervioso central, estabilizando el paso de información de una neurona a otra.

  • Al promover una buena circulación sanguínea al ser vasodilatador y regular el colesterol, previene inconvenientes tales como los relacionados a una tensión arterial elevada, entre los que se destacan la arteriosclerosis, los trombos, las várices, la impotencia sexual y las hemorroides.
  • Por controlar esta adecuada irrigación de la sangre, no solamente evita las enfermedades cardiovasculares, sino también otras irregularidades de índole estético como la pérdida de cabello y fragilidad en uñas, siempre y cuando sean debido a este factor asociado con la salud.

  • Con el aumento de una serie de linfocitos en específico (los de tipo T) en la médula ósea, blinda por completo el sistema inmunológico y mantiene a raya las complicaciones que emergen de éste como la esclerosis múltiple, que va causando una paralización progresiva en las extremidades inferiores.
  • Es perfecto para contrarrestar las inflamaciones y, en especial, aquéllas que son producto de la artrosis y la artritis reumatoide en las cuales concederá un alivio casi al instante; sin dejar de lado su acción preventiva de afecciones ulcerativas, como la colitis (inflamación de colon y recto).

  • Así como actúa en la eliminación de la sequedad en mucosas situadas en la nariz y la boca, lo hará del mismo modo en las del sistema gástrico y por tanto, será coadyuvante en el correcto funcionamiento de todo el aparato digestivo.
  • Finalmente, erradica los síntomas de envejecimiento de la piel al hidratarla a profundidad y con ello evita al mismo tiempo las temidas líneas de expresión, dejándola con un aspecto más saludable y lozano.

Usos del Aceite de Onagra

Ahora bien, la duda nos surgirá a la hora de querer emplear esta maravillosa fórmula que sabiamente fue utilizada en el pasado por los indígenas que consumían por completo la planta, pero en el presente difícilmente la consigamos y sobre todo si no crece en nuestro país de origen. Sin embargo, no habrán obstáculos que nos impidan ubicarla en su presentación líquida o en cápsulas, que en cualquiera de los dos casos se puede implementar para tomar y hasta para aplicar tópicamente en el tratamiento de problemas cutáneos como el eczema, la psoriasis, el acné y la resequedad y en el cabello para la caspa.

Si nos decantamos para ingerirlo como aceite, es preferible mezclarlo con agua y habrá que restringir su uso si se está en período de gestación o lactancia, al igual que si se sufre de epilepsia, esquizofrenia, coágulos y de cualquier enfermedad donde los medicamentos puedan entrar en interacción con sus compuestos, teniendo que consultarlo previamente con nuestro médico de cabecera.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.