Para qué sirve el complejo B

Introducción

Es bien sabido que un gran número de vitaminas son necesarias para el buen funcionamiento del organismo humano, siendo estas fáciles de conseguir en diferentes alimentos, incluyendo frutas y verduras. Sin embargo, es posible conseguir un gran número de estas vitaminas en lo que hoy en día se conoce como el Complejo B. Este es un grupo de vitaminas conformadas por las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 y B12, las cuales son capaces de generar una gran cantidad de efectos positivos en el cuerpo de cualquier persona, ofreciendo beneficios como la salud del cabello, las uñas y la piel del individuo, entre otros que conoceremos más adelante.

Todo este grupo de vitaminas son capaces de intervenir de forma directa en lo que es el metabolismo energético de cualquier persona, lo que ayuda a que las funciones del organismo se realicen sobre una base sólida de salud. Estas vitaminas se pueden conseguir de diferentes formas, bien sea en muchos alimentos que de forma común se consumen en platos en el hogar, o bien, en farmacias que facilitan diferentes versiones, en donde destacan las pastillas de complejo B y las inyecciones. Cabe destacar que en el caso de las pastillas las mismas se pueden consumir de forma diaria, siempre y cuando se consulte con un médico, mientra que las inyecciones de complejo B deber ser colocadas de forma limitada, en donde la dosis correcta son tres inyecciones, colocadas de forma consecutiva e interdiaria.

En el caso de deportistas, estos suelen requerir una mayor demanda de estas vitaminas, por lo que en su caso no sólo les basta con los alimentos, sino que requieren de fármacos de complejo B. Estas ocho vitaminas que conforman este grupo se caracterizan por ser hidrosolubles, lo que quiere decir que las mismas son solubles en agua. Esto es una ventaja, por lo que si las mismas se encuentran en niveles muy altos en el organismo, las mismas se liberan rápidamente a través de la orina. Sin embargo, es importante tomar precauciones con esto, por lo que más adelante hablaremos de ello.

Beneficios y propiedades del complejo B

Todas las vitaminas que conforman el complejo B cuentan con diferentes funciones que, en conjunto, generan una gran lista de beneficios específicos en el organismo de cualquier persona, por lo que tienden a ser conocidas como vitaminas multitareas. Y es que cómo no, si engloban distintas áreas del organismo, diferentes sistemas y varios órganos, que son atacados de forma positiva por todas estas vitaminas.

Los efectos tienden a ser maravillosos, ofreciendo los siguientes beneficios en cualquier cuerpo que reciba una dosis de este complejo vitamínico:

Aumento en el metabolismo energético

Uno de los principales beneficios que se observan tras una dosis de complejo B, es la mejora en el metabolismo del individuo, y es que todas estas vitaminas, en conjunto, generan que el metabolismo energético sea mejorado, lo que causa que funcione de forma correcta. Esto, además, ayuda a que los carbohidratos consumidos por cualquier persona, sean convertidos en glucosa. Todo esto genera un aumento en la energía del organismo.

Cuando una persona cuenta con una deficiencia de complejo B en su organismo, lo que comienza por sentir es una fatiga extrema y brusca.

Mejora del estado de ánimo

Cuando el complejo B comienza a hacer efecto, específicamente la combinación de la vitamina B6 y la B12, junto con una dosis extra de ácido fólico, genera que el humor de cualquier individuo comience a mejorar, sobretodo porque comienza a sentir bienestar. Todos los componentes de estas vitaminas son capaces de generar que una gran cantidad de neurotransmisores involucrados comiencen a regular el estado de ánimo de un individuo.

Por estos efectos, aunque de forma lejana, en casos de depresión y problemas emocionales, se busca la ayuda del complejo B, de modo que estas vitaminas ayuden a mejorar los ánimos del paciente.

Prevención de enfermedades cardiovasculares

Si bien es imposible establecer que ciertas dosis de complejo B son capaces de prevenir en su totalidad, cualquier tipo de enfermedad cardiovascular, en realidad las mismas ayudan a reducir en gran medida las probabilidades de desarrollar alguna de las mismas. En sí, lo que ocurre es que dos de estas vitaminas que componen el complejo B, ayudan a que los niveles de homocisteína se encuentren correctos.

Rapidez y agudeza mental

Además de ayudar de forma directa en algunas zonas del cuerpo, el complejo B es capaz también de ayudar de forma directa con el proceso cognitivo de cualquier persona. Es común que a medida que vaya pasando el tiempo, el envejecimiento celular comience, lo que quiere decir que muchas personas pueden comenzar a tener síntomas de demencia o Alzheimer. Sin embargo, a raíz de estos hechos, se ha comprobado científicamente que el ácido fólico, la vitamina B9 y la vitamina B6, son capaces de prevenir el adelanto de este deterioro, lo cual ayuda entonces con la agudeza mental de una persona mayor de cincuenta años de edad.

Además, no se trata sólo se ayudar en casos de personas mayores, sino también de jóvenes que tienden a olvidar pequeños detalles. Incluso, en muchos casos se relaciona este hecho con una deficiencia en los niveles de vitamina B12 en el organismo.

Fortalecimiento de los huesos

Cuando un individuo cuenta con niveles bajos de vitamina B12, esto es capaz de generar que los huesos comiencen a verse afectados. Esto tiene que ver con diferentes elementos a nivel óseo, como el colágeno y el calcio, los cuales se complementan con el complejo B.

En sí, lo que ocurre es que este conjunto de vitaminas ayudan a las actividades de las células que actúan para formar tejido óseo.

Fuerza a nivel ocular

Además de ayudar con los huesos, el cerebro y la energía, el complejo B cumple un papel fundamental a nivel de los ojos, sobretodo porque estas vitaminas ayudan a reducir cualquier tipo de inflamación existente en esta zona y ayudan a reducir cualquier tipo de degeneración macular.

Por otro lado, el complejo B ayuda a prevenir una inflamación en la capa media del ojo, la cual es capaz de causar ceguera si no se trata de forma adecuada.

Mejora en el cabello, uñas y piel

Como comentábamos al comienzo, este suele ser uno de los beneficios más destacables de todas las vitaminas que componen el complejo B, sobretodo porque las mismas ayudan en conjunto a estas tres áreas.

La queratina es una fuente primordial de belleza y salud en la piel, en las uñas, en el cabello y en los dientes. Cuando el cabello comienza a caerse sin una razón lógica o aparente, se establece que la deficiencia de la queratina es la causa principal. Sin embargo, cuando esto ocurre, se nota de forma más destacable en la zona de la piel, comenzando a aparecer arrugas y flacidez, incluso en personas menores de cuarenta años.

Estas vitaminas ayudan a que las cantidades de queratina producidas sean las correctas, lo que ayuda entonces con todas estas zonas. Si bien todas funcionan, específicamente aportan más las vitaminas B12, B3 y B6.

Vitaminas que componen el complejo B

Si bien ya hemos mencionado en el comienzo del artículo cuáles son estas vitaminas, a continuación hemos de presentar cada una de ellas con sus respectivos nombres y en dónde conseguirlas:

Tiamina (B1)

La vitamina B1 es mejor conocida como la tiamina, y es una vitamina esencial como ya hemos destacado. Esta se encuentra en una gran cantidad de alimentos, en donde destacan los pistachos, las habas y las avellanas, y aunque estamos hablando de un alimento con un alto índice de grasa, también conseguimos vitamina B1 en las chuletas de cerdo.

Esta vitamina es necesaria en el organismo ya que la misma actúa como una coenzima que se caracteriza por ser vital en la respiración tisular. Además, esta ayuda a prevenir ciertas enfermedades, así como su deficiencia puede ocasionar que las mismas se desarrollen, en donde destaca la enfermedad Beri Beri.

Riboflavina (B2)

La vitamina B2 es una grandiosa vitamina que ayuda a generar una producción de energía específica en los procesos biológicos comunes, además de que la misma ayuda de forma directa al desarrollo de anticuerpos y glóbulos rojos. A su vez, es una vitamina maravillosa para la córnea y se encuentra en una gran cantidad de alimentos comunes y ricos al paladar, como el queso, las almendras, las sardinas y los champiñones. En el caso del hígado se encuentra también presente.

Niacina (B3)

La niacina es una vitamina que se encuentra en muchos alimentos más consumidos que los que hemos mencionado con anterioridad, sobretodo porque es abundante en el arroz, el trigo y el pescado. Del mismo modo que la vitamina B2, esta también se encuentra en el hígado. Por otro lado, la hemos de encontrar también en otros alimentos menos comunes, como la levadura y la paprika. Esta vitamina ayuda de forma directa con el metabolismo de los hidratos de carbono.

Ácido benzoico (B5)

La vitamina B5 es otra de las grandiosas vitaminas que se encuentran en el pescado, el hígado y el pollo, así como también se puede encontrar en los champiñones y en la levadura. Esta vitamina es fundamental para la piel y para el cabello, y lo mejor de todo es que también se consigue en alimentos más consumidos como el aguacate, la yema del huevo y las batatas, en donde todos estos alimentos se caracterizan por ser ricos en sabor e incluirse en una gran cantidad de platos.

Piridoxina (B6)

Como ya habíamos mencionado, esta vitamina es magnífica ya que la misma funciona como una coenzima, lo que ayuda a que la misma intervenga de forma directa en el estado de ánimo. Esta vitamina ayuda en gran medida en problemas externos como la depresión, problemas para dormir y grandes ataques de estrés.

La piridoxina se encuentra en alimentos tanto conocidos, como poco consumidos por grandes cantidades de personas, en donde los alimentos que destacan tienden a ser el hígado, el plátano y la trucha.

Biotina (B8)

La vitamina B8 es una vitamina maravillosa que también funciona como coenzima y ayuda al metabolismo de los hidratos de carbono, además de que también influye en los ácidos grasos. Esta vitamina se encuentra ampliamente distribuida en muchos alimentos, en donde destacan algunas verduras y vegetales, tales como las cebollas, los tomates y las zanahorias. Además, esta vitamina también se halla en alimentos como los huevos y el salmón.

Ácido fólico (B9)

El ácido fólico es una vitamina magnífica que ayuda de forma directa en muchos sistemas del organismo, en donde esta tiende a ser necesaria en el organismo de una mujer que estará o está embarazada. Esta ayuda a la formación de glóbulos rojos, a prevenir la anemia y a mantener la piel completamente sana. Además, genera que el metabolismo del ADN y del ARN se vea actuando de forma correcta.

La vitamina B9 es capaz de conseguirse en una gran cantidad de alimentos, en donde el hígado destaca nuevamente, así como hierbas secas, guisantes, garbanzos y frijoles en general.

Cianocobalamina (B12)

Por último, se encuentra la vitamina B12, la cual también se halla en una gran cantidad de alimentos específicos, como los riñones de cordero y el hígado de cerdo. Esta vitamina de igual manera se encuentra en el salmón, el arenque y las sardinas. Por otro lado, la misma se consigue también en carne de vaca y de cordero. Además, esta vitamina es magnífica para el metabolismo de diferentes proteínas y contribuye a la formación de glóbulos rojos.

Es completamente necesario el hecho de llevar una dieta balanceada que contenga estos alimentos y de este modo poder tener un equilibrio en el organismo de todas las vitaminas del complejo B. Cuando un individuo cuenta con una deficiencia de complejo B en su organismo, el mismo debe recurrir a un médico con el fin de que el mismo le ayude a controlar esta deficiencia, bien sea con alimentos o con fármacos.

Precauciones del complejo B

Ahora bien, por otro lado, al comienzo comentábamos que se deben tener en cuenta algunas precauciones del consumo de estas vitaminas en exceso. Por ejemplo, en el caso de la niacina (B3), es importante tener en cuenta que altas dosis de esta vitamina puede causar daños hepáticos y úlceras pépticas. Por otro lado, si se consume la vitamina B6 también se pueden generar problemas neurológicos y ciertos momentos de entumecimiento.

Por otro lado, el ácido fólico no suele generar complicaciones graves o frecuentes, pero las mismas suelen existir y pueden incluir cuadros de fiebre, comezón y erupción cutánea. Pese a ello, como decíamos, no suelen ser comunes. Lo ideal es consultar con un médico ya que puede estar ocurriendo que el exceso del complejo B no se está expulsando a través de la orina. Además, el mismo puede establecer una dosis correcta si estas vitaminas se están consumiendo a través de fármacos.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.