Para Qué Sirve la Hierba del Sapo?

La hierba del sapo, también conocido como yerba del sapo, es una planta originaria de México, perteneciente a las Apiaceae; la cual es una jerarquía de donde derivan las zanahorias, el apio y el hinojo, entre otras. Al ver esta singular planta, muchos nos hemos preguntado, ¿para qué sirve la hierba del sapo?

Su característica espinosa parece ser de pocos amigos, tiene bondades medicinales que si bien no han sido aprobadas por los organismos médicos internacionales; sí se le ha atribuido propiedades medicinales a sus hojas. Incluso, estudios de carácter clínico han descubierto la posibilidad de que la planta, en efecto, puede reducir los niveles de colesterol en la sangre.

De buenas a primeras, se puede observar que, aparentemente, la planta carece de tallo; y se le conoce como estrellita, espinosa o cardón.

¿Para qué sirve la hierba del sapo?

El consumo de las hojas tiernas de la hierba del sapo, así como de sus raíces, es uno de sus usos más particulares; protagonizando ensaladas y otro tipo de comidas. Aun así, los saberes populares indican que esta planta posee propiedades de carácter medicinal para diversos aspectos de salud.

Desde las épocas prehispánicas, los curanderos y chamanes indígenas han utilizado la hierba del sapo para tratar una afección llamada “mal de orin” y otra conocida como “sangre pesada”.

En este sentido, fue el investigador mexicano Dr. Erick Estrada, un biólogo de la Universidad Chapingo, en México, quien con sus estudios y publicaciones ha retomado la relevancia de la planta en actividades medicinales; estudios en los cuales, el Dr. Estrada logró concebir resultados bastante prometedores.

Si bien existen propiedades ampliamente demostradas sobre esta planta medicinal, la F.D.A. y otras asociaciones mundiales de medicina aún no han aprobado su uso o consumo como parte del tratamiento médico de ninguna afección. Por si esto fuera poco, se ha conocido que su uso a largo plazo podría ser peligroso para la salud de quien la usa; principalmente en personas con hipotensión arterial, es decir, pacientes con presión arterial muy baja.

Asimismo, la planta también se dice que afecta el sistema renal; y puede incluso ocasionar gastritis, dada la cantidad de saponina que contiene. La saponina irrita el tracto respiratorio, urinario y digestivo.

Compuestos presentes en la hierba del sapo

La Saponina. Sapo quiere decir jabón en latín. La Saponina, en realidad, es un glucósido jabonoso, muy característico de ciertas plantas. Es una de sus principales extractos activos; si bien, también es la más dañina. Se usa mucho como expectorante y depurativo para la sangre y las vías urinarias.

Su principal mecanismo de acción es bajar el colesterol, si bien también, a su paso, irrita las células de los bronquios, del sistema gástrico y el renal; que puede traer como consecuencia la hemiolisis, debido a la división de los glóbulos rojos.

Debido a esta reacción adversa, no se recomienda la ingesta de esta planta por sesenta días consecutivos sin supervisión de profesionales de la medicina.

Flavonoides. Los flavonoides son metabolitos secundarios, cuya presencia es la que le da el color a las plantas. Por su parte, este tipo de compuesto hace posible que se disminuyan los efectos de oxidación celular en el cuerpo humano.

Aunque, por si esto fuera poco, reducen el daño ocasionado por los rayos ultravioleta, resguardando nuestros vasos sanguíneos. Este compuesto también auyda a disminuir el colesterol malo, a inhibir el crecimiento de células cancerígenas y tiene propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, cabe destacar que aún se están efectuando estudios para comprobar estas propiedades.

Hierro. Es el mineral que se ocupa de generar la hemoglobina, el compuesto de donde nacen los glóbulos rojos.

Esteroles. Los esteroles, en esencia, son variaciones de los esteroides, cuya forma más popular, por desgracia, es el colesterol. Sin embargo, en las plantas, a los Esteroles se le conocen más bien como Fitoesteroles y son los encargados de evitar la absorción de colesterol a través del aparato digestivo.

Triterpenos. Estos son aquellos que otorgan color a los frutos, las flores, los tallos y las hojas de las plantas. Su misión es la sintetización de las vitaminas K, E y  A en el cuerpo humano.

Calcio. El calcio es imprescindible para el desarrollo de los huesos, la coagulación de la sangre, la contracción muscular, y el proceso de cicatrización.

Paracimeno. Por último, el paracimeno es un compuesto encargado de tratar y prevenir las infecciones.

Usos y beneficios de la hierba del sapo

Citando nuevamente los estudios del Dr. Erick Estrada, la hierba del sapo es capaz de disminuir los niveles de colesterol malo y los triglicéridos en la sangre. Mientras que, también hacen posible la disolución parcial de los cálculos biliares, los cálculos renales, el dolor de cintura y la artritis. Asimismo, clama que previene los infartos y otro tipo de padecimientos.

En resumen, el uso de la hierba del sapo se reduce a los siguientes:

  • Ayudar a la reducción de los cálculos biliares y renales
  • Disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre.
  • Aplacar los problemas urinarios.
  • Reducir los niveles de creatinina, de lípidos, triglicéridos y ácido úrico en personas que padecen de diabetes, sin alterar por otro lado el nivel de glucosa en la sangre.
  • Calmar ciertos dolores musculares.
  • Reducir los dolores provocados por la artritis
  • Prevenir problemas cardiacos, debido a la disminución de niveles del colesterol malo.

Formas de consumo de la hierba del sapo

La hierba del sapo se suele consumir a través de tés, tizanas o infusiones. Estas se preparan dejando las hojas en infusión y dictaminar las horas y dosis de su ingesta dependiendo del malestar o padecimiento que presente la persona, así como de su intensidad.

Asimismo, también se consume como medicamento, la raíz de la hierba del sapo, de forma pulverizada; ya sea bien en tés como en comprimidos.

Es debido a la gran fama de esta hierba que se ha difundido y aumentado su empleo en diversas presentaciones incluso comerciales, que ya se encuentran a la venta. En este sentido, se ha comercializado tanto en forma fresca y entera, como seca; también en polvo, en jarabe, en comprimidos, en píldoras y tabletas.

Los formatos comerciales de preparados más comunes de la hierba del sapo son los Cabellos de Elote, el  Coachalalate, la Cola de caballo, el Enebro y el Yumel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *