Para Qué Sirve la Hioscina?

La hioscina es un medicamento, que también es conocido, en algunos casos, como escopolamina. Muchos nos hemos preguntado alguna vez, ¿para qué sirve la hioscina realmente? Puede ser muy buena para la persona o muy nociva dependiendo de su presentación y usos.

La hioscina se utiliza a propósito de aliviar el mareo ocasionado por movimientos, así como las náuseas y vómitos postoperatorios. Por otro lado, en algunas ocasiones se usa antes de la cirugía para reducir la saliva.

Al inyectar la hioscina, los efectos empiezan a surtir tras alrededor de unos 20 minutos y pueden durar hasta 8 horas. Asimismo, se puede administrar tanto por vía oral como a través de parche cutáneo.

Los efectos secundarios que tienen mayor incidencia tienen que ver con: somnolencia, visión borrosa, pupilas dilatadas, y boca seca. Es altamente contraindicada en personas con glaucoma u obstrucción intestinal. No está claro si el uso durante el embarazo es seguro; sin embargo, parece ser seguro durante la lactancia.

La hioscina está en la familia de medicaciones antimuscarínicas, y trabaja bloqueando algunos de los efectos de la acetilcolina dentro del sistema nervioso.

Aun así, la hioscina es la solución más eficaz conocida para mejorar los síntomas del colon irritable, que existe hasta el momento. Sus molestias pueden incluso afectar la vida social de las personas que lo padecen, quienes evitan a toda costa salir a comer con familiares y amigos o asistir a eventos sociales puesto que el colon irritable puede afectar al paciente en cualquier momento. Inclusive, se conoce que la hioscina puede llegar a eliminar el problema.

 Cómo funciona la Hioscina

La hioscina funciona de modo que su centro de acción se enfoca en las células nerviosas de los plexos parasimpáticos, en especial a aquellas de los órganos internos. Este mecanismo de acción es bastante importante pues se ocupa de producir un efecto espasmolítico sobre la musculatura del tracto gastrointestinal; que es la principal zona afectada debido al síndrome del colon irritable.

Asimismo, la hioscina también es importante para otras personas, no solo las que sufren de colon irritable; puesto que también tiene el mismo efecto sobre la musculatura lisa de las vías urinarias y las vías biliares. Por ello, se dice que se puede usar para diversas intenciones.

Al entrar dentro del cuerpo humano, la hioscina se encarga de distribuir de forma específica el nivel visceral; acopiándose primeramente en el tracto gastrointestinal, que es el lugar donde surte de mayor importancia; así como después en los lugares donde se metaboliza, es decir, en el hígado y los riñones. Gracias a estas acciones, la hioscina hace posible que los músculos internos se alivien, erradicando de esa manera el problemático inconveniente de espasmos, que son los que ocasionan el temido síndrome de colon irritable.

Orígen de la Hioscina

La hioscina fue suscrita por primera vez en 1881 y entró en uso médico en 1947. Está en la lista de la Organización Mundial de la Salud de Medicamentos Esenciales; que conforman los medicamentos más eficaces y seguros necesarios en un sistema de salud.

La hioscina se produce a partir de plantas de la familia de las solanáceas. El nombre “escopolamina” se deriva de un tipo de solanáceas conocido como Scopolia mientras que la “hioscina” es de otro tipo conocido como Hyoscyamus niger.

Para qué sirve la Hioscina en la medicina

La hioscina no solo sirve para tratar los problemas del colon irritable, sino otra serie de padecimientos complejos que se relacionan al tracto gastrointestinal; tales como, el estreñimiento espástico, las discinesias y los espasmos de las vías urinarias y biliares. Asimismo, la hioscina sirve para tratar algunas otras afecciones bastante incómodas y dolorosas, como la úlcera gástrica y la úlcera duodenal.

Asimismo, también conviene saber que la hioscina tiene su proceso de metabolización a través de las vías renales y biliares. Incluso, se supone que apenas el 1% de este compuesto alcanza el sistema de circulación sistémica. Sin embargo, basta con este escaso porcentaje para que sintamos un gran alivio ante los malestares ocasionados debido a los padecimientos descritos con anterioridad, en especial con aquellos ligados al síndrome de colon irritable.

La hioscina tiene una serie de usos en la medicina, donde se utiliza para tratar lo siguiente:

  • Náuseas y vómitos postoperatorios y mareos, lo que lleva a su uso por buceadores
  • Los mareos, en donde a menudo se aplica como un parche transdérmico detrás de la oreja
  • Espasmos gastrointestinales
  • Espasmos renales o biliares
  • Ayuda en radiología gastrointestinal y endoscopia
  • Síndrome del intestino irritable
  • Hipersalivación inducida por clozapina (babeo)
  • Cólico de intestino
  • Inflamación ocular
  • A veces se utiliza como una premedicación (especialmente para reducir las secreciones del tracto respiratorio) a la cirugía, la mayoría de las veces por inyección.

Vía de administración y otros usos de la Hioscina

La hioscina tiene como ventaja que sus métodos de administración pueden ser muy variados. Existen dosis subcutáneas, por via intramuscular, intravenosa; y hasta existen algunos fármacos de presentación oral que sirven para cierto tipo de cólicos. Por supuesto, el médico o farmaceuta facultativo especializado es quien decidirá, en base a estudios previos de su metabolismo, qué dosis se debe administrar en su caso; recuerde que cada persona es diferente.

Existen casos de administración en pacientes con dismenorrea y otros trastornos de las vías gastrointestinales como espasmos del tracto genitourinario; siendo un medicamento que termina con muchos problemas de este tipo y proporciona un gran alivio a los pacientes.

Asimismo, esta medicación puede recetarse a niños bastante pequeños, incluso lactantes; por lo cual también puede verse en presentación de gotas, aunque es una vía poco convencional de administración para esta clase de afecciones. Existen también supositorios de vía rectal, de ser necesario; o bien en ampollas, pudiendo sentir los efectos y el alivio en al menos 20 minutos luego de su suministro, para casos más extremos de molestias.

Efectos adversos de la Hioscina

La Hioscina y el embarazo

La escopolamina atraviesa la placenta y es una medicación de la categoría C del embarazo; lo que significa que no se puede descartar un riesgo para el feto. Los estudios en animales han revelado efectos adversos sobre el feto (efectos teratogénicos o embrionúcidos u otros) y no se han realizado estudios controlados en mujeres; o no se dispone de estudios en mujeres y animales.

Los fármacos sólo se deben administrar si los beneficios potenciales justifican el riesgo potencial para el feto. La escopolamina transdérmica se ha utilizado como un complemento de la anestesia epidural para el parto por cesárea sin efectos adversos del SNC sobre el recién nacido.

La escopolamina transdérmica se ha utilizado como complemento de la anestesia epidural. Excepto cuando se utiliza antes de la cesárea, sólo debe utilizarse durante el embarazo si el beneficio para la madre supera el riesgo potencial para el feto.

La Hioscina en la lactancia materna

La hioscina entra en la leche materna por secreción. Aunque no existen estudios en humanos para documentar la seguridad de la hioscina durante la lactancia; el fabricante recomienda que se tome precaución si la hioscina se administra a una mujer que amamanta.

La Hioscina en la tercera edad

La probabilidad de experimentar efectos adversos de la hioscina se incrementa en los ancianos, con respecto a los jóvenes. Este fenómeno es especialmente aplicable para las personas mayores que también están siendo tratadas por varios otros medicamentos. Se recomienda evitar el uso de hioscina en este grupo de edad, debido a estos potentes efectos adversos anticolinérgicos.

Incidencia de efectos adversos de la Hioscina

Los efectos adversos poco frecuentes (0,1-1% de incidencia) incluyen:

  • Boca seca
  • Dishidrosis (reducción de la capacidad de sudor para enfriarse)
  • Taquicardia (por lo general ocurre en dosis más altas y es sucedido por bradicardia)
  • Bradicardia
  • Urticaria (urticaria)
  • Prurito (picazón)

Los efectos adversos raros (<0.1% de incidencia) incluyen:

  • Estreñimiento
  • Retención urinaria
  • Alucinaciones
  • Agitación
  • Confusión
  • Inquietud
  • Convulsiones

Los efectos adversos de frecuencia desconocida incluyen:

  • Choque anafiláctico
  • Otras reacciones anafilácticas
  • Disnea (dificultad para respirar)
  • Erupción
  • Eritema

Otras reacciones de hipersensibilidad

  • Visión borrosa
  • Midasis (pupilas dilatadas)
  • Somnolencia
  • Mareo
  • Somnolencia

Síntomas de Sobredosis por Hioscina

La fisostigmina es un inhibidor de la acetilcolinesterasa que atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica y se ha utilizado como antídoto para tratar los síntomas de depresión del sistema nervioso central de una sobredosis de hioscina. Aparte de este tratamiento de apoyo, el lavado gástrico y la emesis inducida (vómito) se recomiendan generalmente como tratamientos para las sobredosis orales. Los síntomas de sobredosis incluyen:

  • Taquicardia
  • Arritmia
  • Visión borrosa
  • Fotofobia
  • Retención urinaria
  • Somnolencia o reacción paradójica que puede presentarse con alucinaciones
  • Respiración de Cheyne-Stokes
  • Boca seca
  • Enrojecimiento de la piel
  • Inhibición de la motilidad gastrointestinal
  • Hospitalizaciones

Algunos casos fuertes por intoxicación en algunas regiones del mundo, en especial América, se han atribuido a la hioscina; conocida también como burrundanga. Más comúnmente, la víctima ha sido envenenada por un ladrón que le dio a la víctima una bebida o le hizo oler algún perfume con la sustancia; con la intención de que la víctima se volviera inconsciente o incapaz de resistir eficazmente el robo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *