Para Qué Sirve la L-Carnitina?

La L-Carnitina es una sustancia que ayuda al cuerpo a convertir la grasa en energía, ejecutando esta acción en el hígado y los riñones; y lo almacena en los músculos esqueléticos, el corazón, el cerebro y el esperma.

Por lo general, el cuerpo puede construir por sí mismo toda la L-Carnitina  que necesita. Sin embargo, ciertas personas pueden tener bajos niveles de L-Carnitina; debido a que sus cuerpos no pueden producir suficiente o bien no pueden transportarla a los tejidos para que esta pueda ser utilizada adecuadamente.

Otras condiciones, como angina o claudicación intermitente, también pueden ocasionar una disminución en los niveles de L-Carnitina en el organismo, del mismo modo que ocurre con otros medicamentos.

La L-Carnitina se ha presentado como método para tratar muchas condiciones, puesto que su mecanismo de acción es el de un antioxidante. Los antioxidantes se encargan de lidiar con partículas nocivas en el organismo, que se les conoce como radicales libres; y dañan las células manipulando el ADN. Los antioxidantes tienen la propiedad de contrarrestar los radicales libres y pueden ayudar a prevenir algunos de los daños que estos producen.

Asimismo, si bien la L-Carnitina puede servir de ayuda para lidiar con ciertas condiciones; las enfermedades graves requieren tratamiento médico convencional, por lo que se debe hablar con un médico antes de tomar L-Carnitina. Para otras condiciones, como la fatiga o mejorar el rendimiento atlético, la L-Carnitina  parece segura; sin embargo, puede no ayudar mucho.

Usos y Beneficios del tratamiento y consumo de L-Carnitina

Ayudan en el tratamiento de enfermedades del corazón

  • Ayuda a tratar la angina. Existen determinadas investigaciones que insinúan que la L-Carnitina se puede emplear al mismo tiempo que el tratamiento común para la angina estable. La L-Carnitina puede mitigar los síntomas de angina y optimar la facultad de hacer ejercicio sin presentar dolor en el pecho. Aun así, no se debe tratar el dolor en el pecho exclusivamente con L-Carnitina. Es importante consultar al proveedor de atención médica para el diagnóstico y tratamiento convencional; por lo que solo se debe ingerir L-Carnitina bajo la supervisión de este profesional de la salud.
  • Ataques al corazón. Algunos estudios apuntan que la L-Carnitina puede socorrer al organismo cuando se usa junto medicamentos convencionales después de un ataque al corazón; pero no todos los estudios coinciden en este aspecto. En este sentido, estudios sugieren que las personas que toman suplementos de L-Carnitina recientemente tras padecer un ataque al corazón pueden tener menos probabilidades de tener otro; fallecer por enfermedad cardiaca; presentar dolor en el pecho y ritmos cardíacos anormales; o desarrollar insuficiencia cardíaca. Sin embargo, otros estudios no muestran ningún beneficio. El tratamiento con L-Carnitina  oral también puede mejorar la debilidad muscular. La L-Carnitina  debe usarse junto con la medicación convencional, y solo estrictamente bajo la supervisión de su proveedor.
  • Insuficiencia cardiaca. Algunos estudios menores han sugerido que la L-Carnitina (generalmente propionil-L o L-Carnitina) puede ayudar a reducir los síntomas de insuficiencia cardíaca y mejorar la capacidad de ejercicio en personas con insuficiencia cardíaca. Sin embargo, se necesita más investigación.

Enfermedad vascular periférica

La reducción del flujo sanguíneo a las piernas ocasionada por la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, es aquella donde la placa se acumula en las arterias. A menudo causa dolor o calambres en las piernas al caminar o hacer ejercicio. Este dolor se llama claudicación intermitente; y el flujo sanguíneo reducido a las piernas se llama enfermedad vascular periférica (PVD). Ciertos estudios apuntan que la L-Carnitina  puede minimizar los síntomas y optimizar la movilidad en personas con claudicación intermitente.

Neuropatía diabética

Esta condición sucede cuando los niveles altos de azúcar en la sangre perjudican los nervios del cuerpo; fundamentalmente los brazos, las piernas y los pies; originando dolor y entumecimiento. Estudios preliminares corroboraron que la acetil-L-L-Carnitina puede apoyar el proceso de reducción del dolor y producir un aumento en la sensibilidad en los nervios afectados. Además, existe la posibilidad de que la L-Carnitina  sirva de ayuda para la regeneración de los nervios. No obstante, se requiere más investigación.

Rendimiento del ejercicio

Aunque la L-Carnitina  se toma a menudo para aumentar el rendimiento del ejercicio, no existe investigación suficiente que consolide esta afirmación.

Pérdida de peso

Aunque la L-Carnitina  se ha comercializado como un suplemento de pérdida de peso, la evidencia científica es deficiente. Aun así, estudios han mostrado que la L-Carnitina  oral puede ayudar a reducir la masa grasa; acrecentar la masa muscular; y reducir la fatiga, lo que puede favorecer a la pérdida de peso en algunas personas.

Enfermedad de Alzheimer y deterioro de la memoria

La evidencia es contradictoria en cuanto a si la L-Carnitina es útil o no en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Varios estudios iniciales mostraron que la acetil-L L-Carnitina, podría ayudar a frenar la progresión de la enfermedad de Alzheimer; aliviar la depresión relacionada con la senilidad y otras formas de demencia; y mejorar la memoria en los ancianos. Pero estudios más grandes y mejor diseñados encontraron que no ayudó en absoluto. Las personas deben tomar L-Carnitina  para la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia exclusivamente bajo la supervisión de su proveedor.

Enfermedad renal y diálisis

Debido a que los riñones son quienes producen L-Carnitina, la enfermedad renal puede conducir a niveles bajos de L-Carnitina  en el cuerpo. De padecer una enfermedad renal, es posible que su médico le recete L-Carnitina; sin embargo, es importante no tomarla sin la debida supervisión por parte del facultativo.

Infertilidad masculina

Los bajos recuentos de espermatozoides han sido asociados con bajos niveles de L-Carnitina en los hombres. Diversos estudios dicen que los suplementos de L-Carnitina  pueden incrementar el recuento de espermatozoides, así como su motilidad.

Disfunción erectil

Algunos estudios de investigación sugieren que la propionil-L-L-Carnitina podría contribuir a la mejora de la función sexual masculina. Un estudio encontró que la L-Carnitina  mejoró la eficacia de sidenafil (Viagra) en hombres con diabetes que no habían tenido buenos resultados anteriormente con Viagra. En otro estudio, una combinación de propionil-L-L-Carnitina  y acetil-L-L-Carnitina  mejoró la eficacia de Viagra en hombres que tenían disfunción eréctil después de la cirugía de próstata. Aun así, cabe destacar que estos estudios no reúnen suficiente evidencia de su adecuado funcionamiento en estos casos.

Enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie se identifica por una curvatura del pene que transporta al dolor al tener una erección. Un estudio prometedor comparó la acetil-L-L-Carnitina  con la medicación tamoxifeno en 48 hombres con esta afección. La acetil-L-L-Carnitina funcionó mejor que el tamoxifeno para reducir el dolor durante el sexo y reducir la curva del pene. Asimismo, la acetil-L-L-Carnitina  también tuvo menos efectos secundarios que el tamoxifeno.

Hipertiroidismo

Algunas investigaciones proponen que la L-Carnitina tiene la propiedad de prevenir o mitigar la sintomatología de una tiroides hiperactiva; como insomnio, nerviosismo, palpitaciones cardíacas y temblores.

De hecho, en un estudio, un pequeño grupo de personas con hipertiroidismo vieron mejorar estos síntomas, y su temperatura corporal normalizada, al tomar L-Carnitina. Pero se necesita un ensayo clínico más grande y mejor diseñado para comprobar si la L-Carnitina  realmente funciona.

Asimismo, los investigadores piensan que la L-Carnitina  puede funcionar bloqueando la acción de la hormona tiroidea; lo que podría ser peligroso para las personas con niveles bajos de tiroides. En otras palabras, una persona no debería tomar L-Carnitina  para el hipertiroidismo sin la supervisión de su médico.

Fuentes dietéticas

La carne roja, muy en particular, cordero; así como todo tipo de productos lácteos, son las principales fuentes de la L-Carnitina. Asimismo, se puede encontrar este increíble suplemento en el pescado; en las aves de corral, en el trigo, los espárragos, los aguacates y en la mantequilla de maní.

En resumen, los suplementos de L-carnitina se usan para aumentar los niveles de L-carnitina en personas cuyo nivel natural este es demasiado bajo.

Los niveles de L-Carnitina, como se mencionó, pueden ser bajos porque tienen un trastorno genético; porque están tomando ciertos medicamentos como el ácido valproico para las convulsiones);  o bien porque están sometidos a un procedimiento médico (hemodiálisis para la enfermedad renal) que utiliza la L-carnitina del cuerpo. Asimismo, se usa como suplemento de reemplazo en vegetarianos estrictos, personas que hacen dieta y bebés de bajo peso o prematuros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *