Para qué sirve el Pantoprazol

Introducción

El pantoprazol es un medicamento destinado a tratamientos a corto plazo, con la finalidad de tratar afecciones gastrointestinales, tales como úlceras, aumento del ácido gástrico, y erosiones causadas por este, así como por el reflujo. Cuenta con efectos que buscan inhibir la bomba de protones originada en las células parietales del estómago. Generalmente, en principio la duración del tratamiento es de 8 semanas, con posibilidades de mantenerlo durante otras 8 semanas más para casos de mayor gravedad. Estos medicamentos se han ubicado entre los más vendidos en el mundo debido a su eficacia y seguridad.

Hay que recordar que una bomba de protones está catalogada como una proteína integral de membrana, la cual cuenta con la posibilidad de transportar protones a través de la membrana de una célula, utilizando ya sea la mitocondria o de cualquier otro compartimento subcelular.

Beneficios

El medicamento también funciona en el tratamiento de las úlceras gástricas y duodenales, originadas por diferentes factores, entre los cuales, una de las causas principales, ha sido la presencia de la bacteria Helicobacter pylori. Asimismo resulta efectivo en el tratamiento del síndrome de Zoller-Ellison y de las úlceras que han sido causadas por el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroídico. Si comparamos la eficacia en el uso de omeprazol de 20 mg con el pantoprazol de 40 mg, hay que decir que se han obtenido resultados bastantes similares, aunque este último, suele contar con una actividad secretora de mayor potencia.

En el caso de la ranitidina con el pantoprazol, se ha comprobado que este es más efectivo para tratamientos que engloban las úlceras duodenales o afecciones causadas por la presencia del reflujo gastroesofágico. Se ha destacado que el pantoprazol no tiene ningún papel dentro de la inhibición del sistema enzimático hepático CYP3A4, por lo que no se considera un problema a la hora de interactuar con otros medicamentos, cosa que no suele suceder con otros inhibidores de secreción gástrica.

 

Propiedades

El pantoprazol se centra en la eliminación de la secreción gástrica de ácidos, de esta manera, inhibe la bomba de protones durante la fromación de enlaces covalentes en dos sitios diferentes de la membrana de las células secretoras. A partir de ello se genera un efecto antisecretor con una duración de más de 24 horas, solo con la ingesta de una sola administración diaria. Cuando se administra por vía oral o intravenosa, el pantoprazol inhibe la secreción gástrica de ácido basal, acrecentando el pH gástrico.

Hay que tener en cuenta que el suministro de dosis repetidas de 40 mg se logra una acción inhibidora del 85% la secreción gástrica de ácido una vez que se llega a alcanzar el equilibrio. Una vez que se logra suspender el tratamiento, se recupera la secreción ácida sin presentarse un efecto de rebote. También se destaca el hecho que el pantoprazol cuenta con efecto inhibidor “in vitro” en lo que se refiere al tratamiento por Helicobacter pylori, ya que los niveles de concentración mínima inhibitorias, suelen consideradas muy elevadas, lo cual no logra tener gran significación clínica.

Efectos negativos

En términos generales, los inhibidores de la bomba de protones son medicinas bien toleradas por el organismo, aunque hay casos en los que pueden aparecer reacciones adversas, en lo que se ha registrado en menos del 5% de la población; se destaca la presencia de síntomas como dolor de cabeza, diarrea, dolor abdominal y no muy común, picazón. Puede tener ciertos efectos sobre los resultado de exámenes de laboratorio, incluyendo pruebas de drogas ilícitas en la orina. Hasta ahora, no se cuentan con suficientes datos para determinar la seguridad y efectividad del pantoprazol en niños y adolescentes, por lo que no se recomienda su uso en el tratamiento de afecciones gastrointestinales en pacientes pediátricos.

Posología

Tratamiento de esofagitis erosiva vinculada a la enfermedad por reflujo esofágico

  • Administración oral

Los adultos deben cumplir con un tratamiento de consumo de 40 mg una vez al día por un periodo de 8 semanas. En los casos que persista la ulceración se debe repetir la medicación durante otras 8 semanas más hasta obtener resultados positivos. En algunos casos ha sido necesario con dosis de 80 mg por día y también más altas, sin reportar efectos secundarios, sin embargo estas dosis no parecen ser más eficaces que las de 40 mg.

Tratamiento de úlceras duodenales producidas por Helicobacter pylori en combinación con antibióticos

  • Administración oral

Para los adultos se recomienda un tratamiento de ingesta de 40 mg diarios, que deben ser administrados durante horas de la mañana, durante un periodo de 2 a 4 semanas. En ese sentido la Asociación Americana de Gastroenterología ha declarado que es recomendable combinar un inhibidor de la bomba de protones  con claritromicina y amoxicilina, o en tal caso, utilizar metronidazol. Otras sociedades médicas, han hecho recomendaciones de ingesta de 40 mg de pantoprazol acompañado de claritromicina de 500 mg y a su vez amoxicilina de 1.000 mg, que debe repetirse dos veces al día durante un periodo de una semana, de esta manera, se logra que la bacteria sea erradicada hasta en un 94% de los casos.

Tratamiento del síndrome de Zollinger-Ellison

  • Administración oral

El síndrome de Zollinger-Ellison es un trastorno poco frecuente causado por tumores, conocidos como gastrinomas, ubicados en el páncreas y en el duodeno que liberan niveles elevados de gastrina, lo cual incide en la producción de grandes cantidades de ácido en el estómago. La dinámica digestiva se sirve de pequeñas cantidades de gastrina después de comer, lo que permite que el estómago genere ácido gástrico que actúa en la descomposición de los alimentos. Se sabe que el ácido extra ocasiona la formación de úlceras pépticas en el duodeno y en otras regiones del intestino superior.

En los casos del síndrome de Zollinger-Ellison se recomienda para adultos un tratamiento de dosis entre 80 y 240 mg dos veces al día. Para tales sujetos se debe iniciar con 40 mg, igualmente 2 veces al día, incrementando la dosis a lo largo de 2 semanas hasta controlar las secreciones gástricas de ácido. Se conoce un alto porcentaje de pacientes con respuestas satisfactorias con dosis de 40 mg dos veces al día.

Prevención de las lesiones gástricas causadas por anti-inflamatorios no esterídicos (AINES)

  • Administración oral

Para adultos que presentan artritis reumatoide y han sido tratados con antiinflamatorios no esteroides (AINES) se ha recomendado un tratamiento a base de pantoprazol con una dosis de 20 mg una vez al día y que debe cumplirse durante 6 meses. Los estudios que ya se han registrado, muestran resultados que demuestra la eficacia en un 89%.

Contraindicaciones y precauciones

El pantoprazol no es recomendado en pacientes que presenten hipersensibilidad a este  medicamento o bencimidazoles sustituidos, entre los cuales se destacan el omeprazol, lansoprazol y el rabeprazol. El uso pantoprazol en pacientes presentan disfunción hepática grave debe realizarse bajo estricta supervisión médica y con mucha precaución, ya que hasta ahora no existen estudios sólidos que favorezcan este tratamiento para esta población. Es posible que sea necesario un reajuste de la dosis.

Los inhibidores de la bomba de protones y las medicaciones que son a base de bismuto aunque logran suprimir el Helicobacter pylori, suelen inducir falsos negativos en los exámenes de laboratorio de la ureasa. Por lo que se recomienda evitar el uso del pantoprazol y de otras medicaciones utilizadas para el tratamiento de estas bacterias por lo menos 4 semanas antes de realizar este examen médico. Aunque en muchos casos, los resultados del uso de pantoprazol son positivos, aun así existe riesgo de presencia de un cáncer gástrico o de otra enfermedad de gravedad.

Para los casos de embarazo, la FDA ha clasificado al pantoprazol en la categoría B de riesgo, ya que hasta el momento no existen estudios clínicos veraces de este fármaco que incluyan a las embarazadas, por lo que no se ha recomendado su uso, excepto que sea imprescindible. Todo se debe a que los estudios realizados en animales, se comprobó que el pantoprazol era excretado a través de la leche. Asimismo en pacientes con edad menor de los 18 años no hay seguridad de ausencia de riesgos. Debido a ello no se recomienda que en ellos sea utilizado.

Reacciones adversas

Los estudios indican que el pantoprazol tiene alta tolerancia. Aun así se han reportado algunos casos con reacciones adversas, tales como hepatitis, ictericia colestásica, hiperbilirrubidemia, colecistitis, colelitiasis, y dolor biliar. Se han registrado la presencia de algunas afecciones dermatológicas como el eritema multiforme, el síndrome de Stevens-Johnson, y la necrólisis tóxica epidérmica con el uso de tratamientos a base de otros inhibidores de la bomba de protones, en el caso del pantoprazol se han registrado la aparición de algunas reacciones dermatológicas, presentándose en un porcentaje menos del 1% de los pacientes bajo este tratamiento, destacándose alopecia, xerosis, eccema, dermatitis fúngica, prurito, ulceraciones de la piel, urticaria, entre otras afecciones de la piel.

Por otro lado, estudios de laboratorio han asociado el uso de pantoprazol con la aparición de manifestaciones carcinogénicas, todo registrado por los resultados obtenidos en algunos tipos de tumores gastrointestinales que se presentaron en ciertos animales durante los estudios. A nivel de la sangre en pocos casos han registrado la presencia de reacciones adversas, tal es el caso de la anemia, equimosis, eosinofilia, anemia hipocrómica, anemia ferropénica, leucocitosis, leucopenia y trombocitopenia.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.