Para Qué Sirve la Linaza?

La linaza es una semilla que proviene de la planta Linum usitatissimum por su nombre científico; o simplemente lino. Esta semilla es empleada para el consumo humano en infusiones y diversas presentaciones. Incluso, uno de los principales derivados extraídos de estas semillas es el aceite de linaza, cuyas propiedades nutritivas se centran en su alto contenido en ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9. Pero, ¿para qué sirve la linaza? ¿En qué consisten sus propiedades y beneficios?

En este sentido, cabe destacar que la calidad de la linaza puede variar, dependiendo de la calidad de la materia prima usada y de los procesos de prensado empleados para su extracción. El aceite obtenido en frío es de mayor calidad que el que se obtiene con ayuda de temperatura. Sin embargo, estos no son los únicos factores que proporcionan la calidad; puesto que esta también varía según su contenido de mucílagos.

La popularidad de las semillas de linaza se ha acrecentado recientemente; debido a que algunos estudios han coincidido en que la linaza contiene una buena cantidad de nutrientes que benefician la salud de las personas y que sirven como un suplemento para perder peso.

Existen ciertos debates en los cuales algunas personas afirman que la linaza es un grano puesto que posee un conjunto de vitaminas y minerales parecidos a los que estos contienen. No obstante, en la mayoría de los casos, se dice que es una semilla; pues es rica en fibra, antioxidantes y comprende una excelente fuente vegetal de ácidos grasos, como se mencionó anteriormente.

Propiedades de la linaza

La linaza contiene un importante suministro de fibra dietética, tanto aquella soluble como insoluble. En este sentido, la fibra soluble nos puede ayudar a la regulación de la presión arterial, de los niveles de azúcar en la sangre, y también para prevenir la diverticulitis y el cáncer de próstata.

Por otro lado, una mejor digestión se asocia a menudo con la fibra insoluble, puesto que esta regula el movimiento intestinal y se encarga de nutrir a la flora bacteriana. Esto hace posible una digestión más apropiada de los alimentos para poder absorber mejor los nutrientes.

Las bondades del ácido graso omega 3 que se encuentra presente en la linaza, es considerado como uno de sus mayores beneficios; puesto que este no llega a pasar por el proceso de sintetización desde otros alimentos por nuestro cuerpo. Si bien el omega 3 también está en otros alimentos como el pescado y los mariscos, y estos sí son sintetizados por el cuerpo; no solemos absorberlo en la medida adecuada.

Es aquí donde entra en juego el ácido linoléico u omega 3, cuya importancia reside en la formación de  eicosanoides antiinflamatorios. Estos son los encargados de prevenir la artritis, eczema, el asma y varios padecimientos de salud que tienen relación con el aparato reproductor de las mujeres.

Además, posee lignanos, una sustancia fitoquímica cuya habilidad es la de luchar contra los radicales libres y ofrecer beneficios como antioxidante y anticancerígeno al cuerpo humano.

Los minerales que se encuentran contenidos dentro de la linaza son el complejo B, el manganeso, el fósforo, el magnesio y la tiamina. Se dice que bastan dos cucharadas de linaza para obtener al menos el 8% del contenido de fibra dietética aconsejada de manera diaria; la cual posee un contenido calórico de apenas 74 calorías.

Usos de la linaza

Debido a la increíble cantidad de propiedades que posee, la linaza ostenta muchísimos usos medicinales que se han sabido aprovechar desde muchos años atrás para lidiar con diversos padecimientos de salud y la prevención de enfermedades.

Entre las bondades del uso de la linaza más destacadas, mencionaremos las siguientes:

  • Ayuda a perder peso. La linaza es formidable para las dietas para rebajar debido a su rico contenido en fibras; lo cual no solo ayuda a mejorar la digestión, y el metabolismo; sino que nos ayuda a tener una sensación de saciedad mayor.
  • Efecto laxante. El estreñimiento crónico puede ser tratado mediante la ingesta de linaza; si bien se aconseja también para la regeneración de la flora intestinal. Asimismo, es recomendada para el colon y los daños que haya sufrido debido al consumo de laxantes; y es excelente para la prevención de apéndices pequeños en el tracto esofágico e intestinal.
  • Disminuye los niveles de colesterol. La linaza reduce el colesterol gracias a las fibras solubles de la misma; haciendo más viable su erradicación natural de nuestro organismo. También se dice que ayuda a la prevención de coágulos sanguíneos, derrames cerebrales y de la arritmia cardíaca.
  • Suministra energía y brío. La linaza estimula el uso de las grasas para extraer energía de estas; lo que hace posible el aceleramiento de la regeneración muscular. Esto nos proporciona el beneficio de poder quemar grasas y perder peso; además de estar llenos de muchas ganas y energía.
  • Mejoras en la piel. Tras el consumo de las semillas de linaza por un par de semanas, notaremos como la piel adquiere un aspecto y sensación más tersa y suave. Asimismo, ayudan al mejoramiento de condiciones de piel como la psoriasis y el eczema. Inclusive, se puede fabricar una mascarilla facial casera muy simple que también puede ser usada para nutrir el cabello. Solo necesitas mezclar o diluir la linaza en un poco de agua y aplicarlo.

  • Posee propiedades anticancerígenas. La linaza posee nada más y nada menos que 27 componentes que han sido considerados como anticancerígenos; destacando entre estos la Lignina. Por otra parte, los ya mencionados ecosanoides tienen relación con el tratamiento y la prevención del cáncer de mama, la endometriosis y los quistes en los ovarios.
  • Es considerado como un afrodisíaco. Las causas de la frigidez femenina y la impotencia masculina ocurren debido al bloqueo de la circulación de la sangre en las arterias. Debido a esto, la linaza es tomada como un afrodisíaco natural, pues ayuda en estos efectos.
  • Combate los síntomas de la menopausia. La linaza contiene flavonoides, compuestos que han sido considerados positivos en el tratamiento de los síntomas de la menopausia; como lo son los cambios bruscos de humor y la pérdida del libido. Asimismo, posee fitoquimicos magníficos para fluctuar y nivelar los niveles hormonales muy especialmente en las féminas. Por ende, no es recomendada durante el embarazo o el periodo de lactancia; aunque sí se aconseja su consumo para contribuir a la fertilidad.
  • Combaten la retención de líquidos. Los ácidos grasos mencionados anteriormente que se encuentran presentes en la linaza apoyan a los riñones en la secreción de sodio y agua; de modo que alivian malestares como la inflamación en los tobillos, ciertos tipos de obesidad y también los síntomas del síndrome premenstrual.

Consumo de la linaza

Existen diversas presentaciones en las cuales podemos disfrutar de los beneficios de la linaza. Algunas de estas presentaciones son el aceite, las tabletas, la linaza molida y en la semilla entera. Científicos aseveran que la forma más óptima de ingerirla es molida; puesto que el proceso de oxidación del aceite es muy rápido y la linaza entera es muy rústica para nuestro organismo. Si se siente más cómodo, puede comprar la linaza entera y molerla en casa.

Lo bueno de la linaza es que puede ser fácilmente agregada a cualquier ensalada, comidas, batidos, jugos o inclusive disolverla en agua. En algunos casos, puede usarse para sustituir el huevo. Esto es muy simple, solo debes mezclar una cucharada de linaza con tres de agua por cada huevo que desees sustituir. Asimismo, sirve como sustituto para las grasas si se mezclan tres cucharadas de linaza y dos de agua por cada cucharada de mantequilla que se necesite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *