Para qué sirve el Paracetamol

Introducción

El paracetamol es un fármaco que cuenta con acciones analgésicas y antipiréticas, el cual actúa en el sistema nervioso central, inhibiendo la síntesis de prostaglandinas, de esta manera, es como se logra un bloqueo al momento de generarse el impulso doloroso. Se cataloga como uno de los medicamentos para tratamiento de dolor y aumento de la temperatura corporal más utilizado en el mundo, siendo uno la opción recomendada para el tratamiento de fiebres altas durante la presencia de dengue, ya que no representa un riesgo para el organismo. No requiere receta médica para su adquisición.

Beneficios

El paracetamol ha sido recetado para el tratamiento de distintos dolores. Su nivel de acción se aplica a diversas áreas del cuerpo como dolores de cabeza, espalda, dolor de dientes moderados o hasta para tratar la aparición de fiebre. Igualmente, en el caso de presentarse un resfriado, este es útil para contrarrestarlo.

Propiedades

El paracetamol es un medicamento que cuenta con propiedades para combatir el dolor y la aparición de fiebre, disponible en varias presentaciones (tabletas, jarabe, gotas o supositorios). También se ha observado que da buenos resultados sobre dolores de origen traumático, odontológico y postoperatorio, asimismo actúa favorablemente en casos de migrañas. Su uso durante la lactancia es aprobado por los médicos, por lo que no representa ningún riesgo para el bebé lactante. Por otro lado, sus beneficios se manifiestan a los 15-30 minutos de haberse suministrado por vía oral.

Asimismo, en el caso de enfermos de apoplejía el suministro de paracetamol en las 12 horas siguientes al ataque puede incidir en una recuperación favorable, de acuerdo a estudios realizados por la Universidad Erasmus de Holanda.

 

Indicaciones y posología

Administración oral o rectal

Su uso se recomienda en adultos, y en el caso de niños, deben ser mayores de 12 años. En estos casos se recomienda suministrar entre 325 y 650 mg por vía oral o rectal en un periodo de cada 4 o 6 horas. Se advierte que no es conveniente administrar dosis mayores de 1 gr o que logren superar los 4 grs por día. En los casos de niños menores de 12 años, la dosis a suministrar debe estar entre 10 y 15 mg por kilo de peso, ya sea por vía oral o rectal en un periodo de cada 4 o 6 horas. Si es un neonato el suministro debe estar entre 10 y 15 mg por kilo de peso. El suministro puede ser por vía oral o rectal en un periodo de cada 6 u 8 horas.

Tratamiento del dolor osteoartrítico

 La Asociación Americana de Reumatología ha recomendado que en pacientes adultos que presenten osteoartritis de cadera o rodilla en dosis de 4 g por vía oral. En el caso de que se traten pacientes con insuficiencia hepática puede utilizarse paracetamol pero con mucha precaución. Su uso se encuentra descartado para casos de pacientes con historial de alcoholismo. En los casos de adultos que presenten insuficiencia renal pueden elegir el paracetamol para atender dolores episódicos, si el dolor es crónico no se recomienda su utilización.

Contraindicaciones y precauciones

No se recomienda en pacientes con historia clínica de alcoholismo, hepatitis viral o en otros casos de hepatopatías, ya que presentan niveles altos de riesgo por hepatotoxicidad. Las personas que consumen hasta 3 bebidas alcohólicas diariamente no deben consumir paracetamol. Es sabido que el riesgo de complicaciones renales aumenta en el caso de pacientes que presentan actitudes de alcoholismo, y también en pacientes con enfermedad renal subyacente, incluyendo nefropatía diabética.

Solo es viable su suministro en enfermos hepáticos estables. La dosis recomendada es mínima y durante un tiempo máximo de 5 días. En el caso de tratamiento para pacientes con enfermedad renal crónica, no se recomienda ser utilizado, ya que este influye en el desarrollo de complicaciones como necrosis papilar, fallo renal o desarrollar una enfermedad renal terminal. A su vez, ha sido considerado muy peligroso en caso de niños malnutridos que presenten fiebre.

 

El paracetamol en pacientes que presenten deficiencia de las G6PD (glucosa-6-fosfato deshidrogenasa) puede conducir a riesgos de hemolisis. Los pacientes con asma sensibles a los salicilatos deben evitar el suministro por encima de 1 g y en los que se haya observado efectos negativos de las aspirinas.

El paracetamol no es recomendado cuando los pacientes sean inmunosuprimidos, ya que puede ocultar síntomas de dolor y fiebre. No se recomienda la administración de paracetamol sin receta médica en niños durante más de 5 días. Y para los adultos, no es recomendable por más de 10 días. Los casos de fiebre deben ser consultados con el médico antes de decidir la medicación con paracetamol. Asimismo el paracetamol puede incidir negativamente en la detección de glucosa, pudiendo reducir hasta en una 120% los valores medios de la glucosa. Los enfermos que han sido estabilizados con warfarina pueden consumir paracetamol en vez de aspirinas.

Efectos negativos

Estudios médicos han señalado que el paracetamol resulta ser hepatotóxico, sobre todo si ha habido sobredosis o dosis excesivas administradas frecuentemente. Sus efectos son necrosis hepática, ictericia, hemorragias, y encefalopatía. Los resultados de sobredosis se advierten después de 3 días, sin embargo pasada 2 o 3 horas del suministro el paciente presenta náuseas, vómitos, anorexia, y dolor abdominal. Ha ocurrido que pacientes presentan hemorragias gastrointestinales secundarias. En todo caso, la recuperación se presenta en 5 o 10 días. También se ha observado que los niños presentan menor riesgo de presentar hepatotoxicidad en razón de poseer un metabolismo distinto.

Asimismo, no se recomienda la ingesta de dosis elevadas si el paciente está en ayunas por sus efectos hepatotóxicos. Los efectos negativos del paracetamol están relacionados con necrosis tubular renal y nefropatía analgésica crónica, lo que se refleja en nefritis intersticial y necrosis papilar, si el paciente ha recibido dosis elevadas.

Modo de administración

  • Comprimido bucodispersable: se debe deshacer en la boca antes de ser tragado.
  • Granulado efervescente: se vierte en un vaso de agua hasta que se disuelva, tomar una vez que el  burbujeo haya cesado.
  • Solución oral: puede tomarse diluida en agua, leche o zumo de frutas o bien directamente, según el gusto.
  • Polvo para solución oral: este se debe diluir en agua para luego ser consumido.
  • Granulado para solución oral: para su preparación, se debe disolver en 1/2 vaso de agua fría para luego ser consumido de manera inmediata.

  • Supositorio: se introduce en el recto. Para endurecerlo debe ser colocado en la nevera por 30 min. Debe usarse el supositorio completo.
  • Jarabes: con un gotero o medida, servir la dosis indicada por el médico, sea el caso, para ser consumido inmediatamente. Suele tener saborizantes para facilitar su consumo. Está indicado para niños y bebés.
  • Gotas: debe utilizarse un gotero para su consumo. En el caso de los niños, se recomienda máximo de 35 gotas. En los adultos, el límite va de 35 a 55 gotas.

Reacciones adversas

El paracetamol puede ocasionar algunas afecciones en la piel como erupciones o picazón; así mismo, se han registrado presencia de malestares como vómitos, náuseas, cefaleas y mareos. Pero eso no es todo, su mal uso puede conducir al paciente a una hospitalización por hepatitis o un colapso del hígado que puede derivar en un trasplante o la muerte del paciente. De acuerdo al Instituto de Salud Pública de Chile en 2016 los chilenos adquirieron 13 millones de cajas, dado que su consumo no requiere prescripción facultativa, pero al mismo tiempo el paracetamol se encuentra en la lista de los 5 medicamentos con mayores efectos negativos entre las familias del país del cono sur.

Insuficiencia hepática

El paracetamol está contraindicado en enfermedades de insuficiencia hepatocelular grave. En todo caso no superar los 2 g de paracetamol cada 8 horas por día. La administración prolongada de dosis elevadas aumenta el riesgo de aparición de efectos adversos.

Insuficiencia renal

El paracetamol usado ocasionalmente no afecta a pacientes con insuficiencia renal, pero el suministro de dosis elevadas aumenta el riesgo de aparición de efectos renales adversos. El suministro debe realizarse bajo vigilancia médica.

Embarazo

Aunque no existe ningún precedente de estudios en embarazadas, se ha demostrado que el paracetamol puede atravesar la placenta, por lo que los médicos no recomiendan la administración de este fármaco durante el periodo de gestación, a menos que sea estrictamente necesario.

Lactancia

El paracetamol ha sido considerado seguro durante el periodo de lactancia. Aunque se observa su presencia en la leche en pequeñas cantidades, no se ha descubierto en la orina de lactantes. Aun así, su administración sigue siendo controlada.

Interacciones medicamentosas

A pesar de considerarse un medicamento de bajo riesgo, no es recomendable que su consumo sea compartido con medicamentos como fernobarbital, carbamazepina, rifampicina, entre otros. Igualmente, cuando existe consumo de hierbas naturales, acompañado de paracetamol, se ha considerado un riesgo, ya que aumenta la posibilidad de padecer una falla hepática. En el caso de las mujeres que hacen consumo de la píldora anticonceptiva, no existen precedentes de que interfiera en la efectividad de esta.

Efectos secundarios

Se considera rara la presencia de efectos secundarios, los cuales pueden estar representados por incremento de transaminasas, hipotensión, hepatotoxicidad, erupción cutánea, alteraciones hematológicas, hipoglucemia y leucocituria estéril.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.