Para qué sirve el Aceite de Argán

Introducción

La industria cosmética siempre se está reinventando con todo lo que se refiere a la oferta de productos realmente útiles, que puedan satisfacer la alta demanda de un público exigente que día a día busca las mejores alternativas, siendo los constituidos por ingredientes naturales los de su mayor interés. Es esta preferencia la principal razón que lleva a elaborar una amplia gama basada en el máximo aprovechamiento de los recursos, extrayendo de ellos ésas virtudes que son esenciales para realzar el fin último de estos artículos de primera necesidad, al destacarse de otros por incluir dentro de su composición elementos atractivos que son para el deleite de un sector delimitado.

Por ello, es que observamos últimamente en el mercado tanta variedad en cuanto a mercancía orgánica respecta, a sabiendas del buen impacto que esta genera por atraer a quienes se decantan por una opción más saludable en términos de crear una confianza intrínseca, considerando que resulta favorable a diferencia de aquélla cargada de residuos químicos nocivos o perjudiciales. Y como la última decisión la toma quien va a adquirirla, si te has percatado de una o varias de estas maravillosas obras donde la mano del hombre interviene en la naturaleza para disponer de lo que es útil, vas a terminar convenciéndote de lo mucho que aportan al bienestar en general en cuanto las conozcas.

Propiedades del Aceite de Argán

En medio de todo este extenso panorama con una lista casi interminable de magníficos bienes que nos ofrece el ambiente, con algunos de carácter renovable y otros que no lo son, por suerte contamos con uno en específico que sí es sumamente especial al crecer en lo que pareciera ser uno de los lugares más inhóspitos del planeta. Porque nadie se imaginaría que en la plena aridez del desierto pudiera emerger un árbol de cuyo fruto similar a la almendra, se obtiene por los distintos procesos al que es sometida su semilla el conocido oro líquido o aceite de argán, tan versátil para su uso interno o externo al ser cosmético y comestible.

Dicha planta denominada científicamente con el nombre Argania Spinosa, es oriunda del sur de Marruecos y es justo aquí desde donde se ha comercializado primero a nivel local, para después masificarse alrededor del mundo al ganar una excelente reputación por las increíbles propiedades medicinales y estéticas que se le confieren por contener nutrientes esenciales como la vitamina E y ácidos grasos como el Omega 6. Ambos componentes forman parte de casi el cien por ciento de su constitución, a los cuales se les suman los fitosteroles, el betacaroteno y el escualeno, que promueven la regeneración celular como buenos antioxidantes que impiden el envejecimiento prematuro al combatir los radicales libres.

Beneficios del Aceite de Argán

Nos quedaríamos cortos al tratar de enumerar todos los atributos positivos que se derivan de este impresionante regalo que se nos ha concedido desde tierras muy lejanas, pero no estaría nada mal que empecemos por indagar los que parten desde un plano interior y que repercuten en nuestra salud, tras consumirlo con cierta frecuencia siguiendo un régimen alimenticio equilibrado el cual nos brindará:

  • Óptimos niveles de colesterol, lo que a su vez combatirá la hipercolesterolemia o los valores excesivos de esta grasa o lípido que nuestro cuerpo requiere, pero en un justo balance donde se destaque el bueno y se disminuya el malo.

  • Evidentemente, al contrarrestar el colesterol también nos ayudará a gozar de una correcta circulación sanguínea al despejar las arterias, razón por la que reducirá las probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas, al mantener una presión y tensión arterial adecuada.
  • En el mismo orden de ideas, gracias a la combinación de pepsina y espinasterol, impide que el colesterol sea absorbido por el intestino pero además, contribuye a una buena digestión y función del hígado lo que evita la aparición de diversas afecciones en ambos órganos.

  • Más recientemente, se ha asociado con la prevención del cáncer y la formación de tumores que puede ser debido a los fitosteroles (como el espinasterol) que contiene, los cuales aparte de no hallarse presentes en otros aceites, tienen la ventaja de apoyar las dietas indicadas para quienes padecen de reumatismo por sus propiedades antiinflamatorias.
  • Adicional a esto, si queremos deshacernos de los kilitos que nos sobran sin mucho sacrificio, nos basta con incorporarlo a nuestro desayuno para producir un efecto saciante que se prolongará durante todo el día, con lo que erradicará la ansiedad por comer.

Si nos parece poco, ahora pasemos a descubrir de qué manera nos beneficia externamente con su aplicación tópica, la cual será aprovechable en casos de:

  • Cuidado de la piel, el cabello y las uñas, al permitir que se hidraten y restauren a profundidad por facilitar la oxigenación de las células.
  • Protección de los tejidos en general expuestos diariamente a los agentes contaminantes, por lo que es efectivo para interferir en la diseminación de las bacterias debido a sus propiedades antifúngicas.

  • Dar alivio a varios problemas de la piel, entre los que se destacan heridas, quemaduras, eczemas y psoriasis, ya que es un antiséptico y cicatrizante natural.
  • Devolver la elasticidad cutánea y, con ello, retrasar y reducir las líneas de expresión y estrías al dejarla más flexible.

  • Al no aportar grasa adicional, ser no comedogénico y calmar irritaciones, es ideal para que las pieles propensas al acné también se favorezcan de todos sus nutrientes.
  • Por último pero no menos importante, los dolores por reuma o artritis y musculares hallan una mejoría casi de inmediato, cuando es aplicado mediante una leve fricción que desprenda calor sobre el área afectada.

Usos del Aceite de Argán

Mientras no se experimente una enfermedad grave en la piel o bien, se tenga conocimiento de no sufrir hipersensibilidad a este producto, será apto para el uso en personas de cualquier edad, especialmente si es puro y libre de conservantes que sólo alteran sus propiedades casi mágicas al igual que una pésima preservación, siendo prudente mantenerlo en un espacio aislado con escasa luz y a altas temperaturas. Si se emplea para su consumo es idóneo ingerirlo al natural o incluso caliente, pero jamás para utilizarlo en la preparación de frituras, convirtiéndose en el aderezo favorito por su delicioso sabor tostado que da un toque único a ensaladas y platillos de carnes o pescados; siempre cerciorándonos de la calidad, por su intensidad tanto a la vista como al olfato.

En cambio, el aceite marroquí con fines estéticos o para masajes se diferencia por su olor casi imperceptible y color más claro, ya que después de secarse la semilla al sol no pasa por un procedimiento de calor, sino que por el contrario se prensa en frío. Si se va a aplicar en zonas extensas de la piel como las piernas o los brazos y en el cabello, siempre y cuando no existan contraindicaciones, se debe distribuir con las palmas de las manos; en tanto que si es en espacios reducidos como el rostro o los labios, se hacen movimientos circulares con las yemas de los dedos y con un par de gotas bastarán, dependiendo si es nuestro deseo o no añadirlo al tónico facial para cerrar los poros o ligarlo con azúcar para exfoliar.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.