Para qué sirve un cuadro sinóptico

Introducción

Un cuadro sinóptico es un cuadro por el cual se logran visualizar ideas, pensamientos e información importante que, de forma espléndida y ordenada, muestra al público todo lo referente a un tema en especial, o bien, a diferentes temas, dependiendo de aquello en lo que se esté trabajando. Por lo general, esta técnica se utiliza en diferentes ámbitos y aspectos, en donde el laboral y el estudiantil suelen ser los principales.

La estructura del cuadro sinóptico es lógica, bien organizada y sencilla de entender, especialmente dirigida al público con el fin de que el mismo logre entender lo que se le está exponiendo, incluso cuando no se utilicen demasiadas palabras en el cuadro. La idea de preparar un cuadro sinóptico se basa en realizar el contenido de forma simple y específica, aportando palabras claves, textos breves y palabras principales que hablen de forma breve pero concisa sobre un tema. Se pueden utilizar número si se desea y dependiendo de aquello que se esté exponiendo.

Por otro lado, un cuadro sinóptico ayuda a realizar comparaciones entre un mismo tema cuyo significado o aporte haya sido realizado desde diferentes puntos de vista, lo que permite visualizar cada uno de estos de forma separada y al mismo tiempo, combinada, de modo que se puede llegar a apreciar la mejor opción y la definición más completa. Partiendo de este uso que comúnmente se le ofrece al cuadro sinóptico, el mismo suele ser muy utilizado para explicar situaciones o temas específicos en escuelas, secundarias y universidades, sobretodo porque permite realizar comparaciones y análisis completos.

Si bien la cantidad de información a incluir en estos elementos de información puede llegar a ser ilimitada, lo ideal es no sobrecargar el cuadro sinóptico con demasiadas palabras, por lo que se emplea la realización de subtemas y cada uno de estos agruparlos con llaves o subdivisiones, con el fin de que la comprensión del tema sea sencillo de llevar a cabo. Además, esto genera que gráficamente el cuadro sinóptico sea visualmente cómodo, lo que fomenta la educación y la memorización de la información, con el fin de que la misma pueda ser analizada y comprendida.

De forma común, un cuadro sinóptico se utiliza para explicar temas complejos, utilizando palabras claves, textos breves y enfoques específicos con lo que se pueda entender mejor el tema. De esto surge que cada idea se encuentre organizada y con el método de la jerarquía, indicando de forma visual el orden de cada elemento por importancia. Si bien decíamos que la cantidad de palabras podía ser la que se quisiera, el cuadro sinóptico lleva su nombre partiendo de la realización de una sinopsis en donde un tema debe ser reducido a palabras claves que ayuden a entender su contenido. En algunos casos, se toman en cuenta como parte del aprendizaje de niños, como en escuelas primarias, sobretodo por su fácil visualización.

¿Para qué sirve un cuadro sinóptico?

Como decíamos, en el ámbito estudiantil y laboral, un cuadro sinóptico ayuda a fomentar la educación y a entender de forma productiva y placentera, cualquier tipo de tema que se esté debatiendo. Esta técnica es completamente efectiva y funciona de maravilla en cualquier situación. Si bien ya hemos hablado de forma general de los usos del cuadro sinóptico, a continuación describiremos algunas situaciones en las cuales sirve un cuadro sinóptico:

  1. Al tratarse de una técnica divertida, sencilla y llamativa, esto fomenta el entendimiento total de la información desarrollada en la misma, por lo que genera el rendimiento de los individuos en cualquier ámbito.
  2. Un cuadro sinóptico nos ayuda a que ciertas habilidades, como la creatividad y la memoria, se fortalezcan considerablemente.
  3. Ayudan a que una información sea explicada de forma ordenada, práctica y simple, por lo que se pueden utilizar diferentes cuadros sinópticos con el fin de explicar diferentes temas, y explicarlos en conjunto.
  4. Un cuadro sinóptico, es general, se utiliza en cualquier escala educativa como una de las mejores herramientas educaciones.
  5. Es altamente utilizado, además, como herramienta de enseñanza y explicación en distintos ámbitos laborales.

Por último, un cuadro sinóptico es una herramienta que se utiliza para mostrar ideas y materializar proyectos de cualquier tipo.

Tipos de cuadros sinópticos

Si bien los cuadros sinópticos suelen ser similares, los mismos se dividen en tres tipos que nos permiten diferenciarlos de los otros, además que nos permite colocarle nombre a cada uno de ellos, según sus características.

Diagrama

El diagrama es un cuadro sinóptico ue se caracteriza por contar con gráficos en temas principales y secundarios. Por lo general, estos cuentan con textos breves y palabras claves que ayudan y fomentan la comprensión del tema. Tiende a ser muy utilizado en el área laboral, especialmente en el marketing.

Llaves

De forma general, este tipo de cuadro sinóptico es el que más se utiliza en temas básicos, sobretodo porque es el más sencillo de todos. De forma común, este es aquel que se caracteriza por contar con tres cuerpos, especialmente organizados de modo que se puede observar una jerarquía simple.

Red

Por último, está la red, la cual representa un cuadro sinóptico que busca la unión de las ideas o de la información que se esté especificando. De forma común, esta es la herramienta que se utiliza para educar a niños, adolescentes y adultos, en cualquier nivel educativo.

Características y beneficios de un cuadro sinóptico

Un cuadro sinóptico, como cualquier otro elemento o herramienta de trabajo para exponer ideas e información, este también cuenta con una gran diversidad de características y beneficios que se agrupan para formar lo que este elemento sugiere. Su característica básica y primordial es el hecho de contar con información acerca de un tema en especial, desarrollándolo en una especie de argumento organizado y breve que busca expresar las ideas a gran escala, con el fin de que los espectadores entiendan lo que se está exponiendo.

Cada información debe estar relacionada con la otra y en conjunto deben formar la explicación más concisa de aquello que se está argumentando en el cuadro sinóptico. Lo ideal, siendo esta otra de sus características, es que esta herramienta cuenta con tres o cuatro ideas iniciales, que den el enfoque al tema principal, y cada una de estas sea desarrollada. Un cuadro sinóptico es muy similar a un mapa mental, aunque con ciertas diferencias menores, y con la única gran diferencia de que este suele utilizarse en ámbitos que van más allá de lo educativo. A demás de todas estas características, este elemento cuenta con otras y con beneficios, que veremos a continuación:

  1. Tiene un tema principal. Como ya habíamos comentado, esta suele ser la principal característica del cuadro sinóptico, sobretodo porque la herramienta se debe basar en el mismo con el fin de desarrollarse.
  2. Subtemas. Partiendo del tema principal, es necesario que se lleven a cabo otros subtemas que ayuden a explicar aquello de lo que se está hablando. Es importante que se encuentren estratégicamente colocados con el fin de que se entienda qué es lo que va primero y qué es más importante. De forma común, la introducción debe ir de forma inicial, llegando hasta el punto importante.
  3. Síntesis de ideas. Un cuadro sinóptico se realiza con el fin de clarificar una idea principal, o bien, un tema en específico, con el fin de que la complejidad del asunto se vea expuesta de forma sencilla y aplacada. Lo correcto es realizar una síntesis del tema con oraciones breves y lo más claro posible.
  4. Evita la confusión. Esta herramienta ayuda a que su forma organizativa y su plan de palabras claves y oraciones breves, no fomenten la confusión en quienes estén observando el cuadro sinóptico, sobretodo porque la idea de esta herramienta es mostrar facilidad en la comprensión del tema.
  5. Cuenta con una estructura jerárquica. Una vez que se busca estudiar un tema y entenderlo, esto se logra siempre que se ordenen ideas. De forma correcta, el cuadro sinóptico nos permite realizar esto gracias a su estructura, la cual se caracteriza por encontrarse organizada de forma jerárquica, de modo que puede ir en línea vertical (desde arriba, hasta abajo), o de modo horizontal (de izquierda, a derecha).
  6. Sirve como material de apoyo. El cuadro sinóptico no siempre se utiliza para enseñar un tema a alumnos o trabajadores de una empresa, ya que también cumple un maravilloso papel como materia de apoyo. Es decir, tanto alumnos, como trabajadores, tienden a utilizar esta herramienta de modo que la usan a su favor y explican los temas con mayor veracidad.

Si bien suena muy sencillo esto de realizar un cuadro sinóptico, no siempre resulta de esta forma, ya que existen temas que son tan complejos que requieren de mucho entendimiento, con el fin de que se puedan utilizar palabras claves de forma sencilla. Es importante, además, entender cómo funciona el cuadro sinóptico, con el fin de que el mismo pueda ser bien utilizado y no se comentan errores como el hecho de escribir oraciones largas y complejas.

Además de toda esta información, un cuadro sinóptico cuenta con grandiosas ventajas, sobretodo para los más pequeños de la casa, ya que los mismos tienden a utilizar esta herramienta para aprender de forma más fluida y sencilla cualquier tipo de información que esté al alcance de su cerebro. En estos casos, esta herramienta puede contar con imágenes, número y palabras enfocadas en entender textos leves y simples, en donde los niños podrán analizar la información rápidamente.

Pasos para elaborar un cuadro sinóptico

Si todavía no te ha quedado clara la idea, a continuación te mostramos la mejor serie de pasos a seguir para que logres crear tu grandioso cuadro sinóptico del modo correcto, con el fin de que expongas tus ideas de la forma más clara.

Los pasos para elaborar un cuadro sinóptico, son los siguientes:

  1. Primer paso. Lo primero que debes tener en cuenta, es el hecho de escoger un tema y estudiarlo de forma profunda. Lo ideal es que conozcas eso de lo cual estarás hablando, de modo que consigas las mejores palabras para exponerlo sin que esto suene complicado. Si conoces tu tema, sabrás explicarlo.
  2. Segundo paso. Identifica las ideas principales. Una vez que sepas aquello de lo que hablarás y conozcas a fondo el tema, lo importante es que ubiques cuáles son tus ideas principales, resumiéndolas de forma muy breve y con palabras concisas que expliquen a ciencia cierta cada una de ellas. Si consigues muletillas, elimínalas ya que estas fomentan confusión y ocupan un espacio que puedes aprovechar con otra información.
  3. Tercer paso. Cualquier concepto, por más breve que pueda llegar a ser, debes sustituirlos por una descripción más sencilla y breve. Es decir, enfoca esa idea es las mejores palabras para definirlas sin hablar en exceso.
  4. Cuarto paso. Ubica cuál es tu oración especial, siendo esta aquella que te ayudará a describir de forma total la idea principal; es decir, aquello de lo que se está hablando. Pueden conformar esta idea en un párrafo breve que no contenga palabras complicadas, y puedes colocarla tanto en el inicio, como en el final del cuadro sinóptico.
  5. Quinto paso. Ubica y organiza cada una de tus ideas de forma jerárquica, ubicando cada palabra e idea de modo que evite confusiones y se entienda cuál va primero, y cuál va después. Además, debes tener en cuenta los elementos que conforman tu cuadro sinóptico y cómo utilizarlos a tu favor.
  6. Sexto paso. Debes categorizar todas tus ideas principales, enfocando cada una de ellas partiendo del tema principal. Esto puedes lograrlo comenzando a armar el borrador de tu cuadro sinóptico. Puedes ser creativo siempre que se amerite el caso, ya que existirán ocasiones profesionales en donde la información deberá ser explícita y por menos creativa. Sin embargo, en cualquier ocasión debes asegurarte de que la narrativa sea clara y fresca.
  7. Último paso. Una vez tengas todo lo anterior, asegúrate de agrupar todas las ideas y estructuras tu cuadro sinóptico con todas y cada una de ellas y, de ser necesario y poder utilizarlo, coloca imágenes que complemente la información. Los detalles son importantes.

Para poder lograr lo anterior, es importante que sepas en dónde estás parado y tengas claro de qué quieres hablar y qué es aquello que quieres expresar con tus ideas. Además, es fundamental que sepas identificar todos los subtemas a explicar, igualar las variables existentes, los detalles requeridos y la mejor forma de esquematizar la información, comúnmente de forma horizontal.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.