Para qué sirve el ácido ascórbico

Introducción

En materia de nutrición y dietética, todo cuanto consumamos servirá para brindarle a nuestro cuerpo ésos elementos que son tan necesarios para que pueda alcanzar su buen desenvolvimiento, dotándolo de la energía vital que se obtiene en cuanto los mismos han sido degradados por el sistema digestivo y asimilados en forma de nutrientes. Son tales sustancias las que preservan las principales funciones del organismo y su importancia radica en que, más allá de alimentarnos, tienen como base cubrir requerimientos específicos que son fundamentales, en cuanto nos ayudan a prevenir una descompensación por la falta que nos hacen al ser realmente esenciales por no poder generarlos o producirlos.

De manera que seamos dependientes de estos componentes que son imprescindibles desde cualquier punto de vista, indistintamente del origen que tengan partiendo de una fuente natural o bien sintética, en cuanto ha sido procesado a un nivel científico para crear el equivalente que ya contará con una carga química que trata de asemejarlo al orgánico. Y qué mejor prueba de esta aseveración que observar la cantidad de productos que existen en el mercado, que procuran suplir una carencia en cuanto ésta ha sido detectada tras varios estudios de laboratorio, deteniéndonos obligatoriamente en este aspecto sobre uno de los tantos que encontramos el cual interviene de múltiples formas en nuestra salud.

Propiedades del ácido ascórbico

Quizás al ácido ascórbico no se le conozca corrientemente por esta denominación con la cual muchos no están familiarizados, a menos que manejen la terminología del área y distingan que es otro de los nombres que recibe la popular vitamina C, tan consumida inconscientemente en algunos de los alimentos que ingerimos a diario. Este compuesto que es soluble en el agua, es uno de ésos que particularmente la anatomía humana no puede crear y por ello resulta crucial incorporarlo en cualquier plan o régimen dietético, ya que una deficiencia del mismo puede llegar a ser incluso mortal por no hallarse aunque sea en una mínima proporción.

Por ende, se insiste en el papel que juega este nutriente a la hora de comer y en lo clave que se convierte debido a sus magníficas propiedades antioxidantes que lo hacen especial, al fortalecer el sistema inmune que impide el paso de los microorganismos perjudiciales detonantes de diversas enfermedades graves. Además, aunado a esto tenemos que es precursor del colágeno y facilita la fijación del hierro que, a su vez, son dos factores básicos que en conjunto constituyen la buena regeneración de los tejidos a partir del combate de los radicales libres de orden interno o externo (agentes contaminantes, tóxicos y rayos ultravioleta).

Beneficios del ácido ascórbico

En la gran mayoría de los casos, se ha asociado con la prevención de diferentes afecciones de salud que comprometen a las vías del sistema respiratorio, pero aparte valdría la pena destacar otros descubrimientos que se han realizado en torno al campo de la medicina, donde las investigaciones han arrojado interesantes resultados que se ven reflejados al contrarrestar los causantes de:

  • El escorbuto, que en principio no representa un riesgo si es detectado a tiempo durante su fase inicial, debido a que el déficit de vitamina C por un largo período puede conducir a la anemia y a serias complicaciones, que se manifiestan con molestias articulares, depresión o fatiga en exceso, manchas cutáneas de tonalidad rojiza o púrpura, sensibilidad y sangrado bucal que afecta a la dentadura, encrespamiento de los vellos corporales y problemas para cicatrizar heridas.

  • La gripe o el resfriado, siendo por muchos años reconocido por blindar el sistema de defensa del cuerpo que en sí está constantemente expuesto a toda clase de virus, aunque es prudente señalar que no lo bloquea por completo y en tal sentido, si llegase a contagiarse será menor el impacto que le cause y el lapso de recuperación posterior.
  • Enfermedades cardíacas, que se originan por un flujo sanguíneo inadecuado que en ocasiones se deriva de la pésima oxigenación celular, donde sus antioxidantes actuarán para impedir que precisamente, se degraden las células responsables de participar en el correcto funcionamiento del sistema circulatorio

  • Los tumores, que son una manifestación de las células malignas que provocan cáncer en órganos como el colon y el pulmón o en otras zonas como los senos, reduciendo más no previniéndolos tomando en cuenta los análisis que dan como testimonio su efectividad, al ser inyectado más no administrado por vía oral; igualmente, vale acotar que dicha indagación sigue en proceso de comprobación, puesto que hasta el momento son un resultado preliminar de pruebas en animales y no en humanos.
  • La ceguera o pérdida progresiva de la visión en adultos mayores, como consecuencia de una degeneración en la mácula (tejido ubicado en la retina) o por las cataratas (cristalino del ojo), siendo posible una disminución de la propensión a padecerlas por acción de la vitamina C en combinación con otra importante vitamina como lo es la E y el precursor de la vitamina A (betacaroteno), más los minerales entre los que figuran el zinc y el cobre.

Fuentes y dosis recomendada de ácido ascórbico

Una dieta equilibrada o balanceada bastará para obtener el suficiente ácido ascórbico o vitamina C que se necesita a diario y, sin saberlo, lo mejor es que hemos estado ingiriéndola a través de fuentes naturales en donde está presente, ya sean éstas frutas o verduras que se destacan por ser las más aptas al poder añadirlas en los distintos platillos que preparemos.

Por supuesto, que en esta categoría no pueden faltar en primer lugar los frutos o jugos cítricos como el kiwi, la naranja, el pomelo o toronja, las fresas y el melón y verduras como el tomate, las papas (horneadas) y los pimientos (verdes o rojos); sin olvidar que, asimismo, están a nuestra disposición muchos alimentos enriquecidos con este nutriente, al igual que varias bebidas en cuyas etiquetas podremos comprobar el porcentaje que contienen.

Ahora bien, respecto a los suplementos nos encontramos con que prácticamente casi todos los multivitamínicos lo incluyen en su composición, pero a la par se puede conseguir solo o mezclado con otros antioxidantes (como el selenio), hallándose en forma simple o con bioflavonoides y también bajo las denominaciones de ascorbato de calcio, de sodio u otros minerales. En circunstancias puntuales dicho complemento se restringirá por alergias y entrar en interacción con medicamentos (estatinas) recetados para regular el colesterol o tratamientos para el cáncer (radio o quimioterapia), siendo aconsejable que aclare sus dudas e inquietudes con el profesional de la salud.

Hay condiciones que inducen a una pobre asimilación de esta sustancia por una complicación intestinal que lleva a la hipoabsorción grave, pero además se incluyen a los pacientes renales sometidos a hemodiálisis, fumadores (activos y pasivos), personas con una mala alimentación y niños que beben leche de vaca hervida o evaporada (escasa o casi nula en vitamina C).

En general, lo conveniente es que los bebés de hasta un año sean amamantados y nutridos con fórmulas indicadas para esta etapa y, posteriormente, las dosis se midan para los niños de hasta tres años con un máximo de trescientos miligramos; mientras que en los de cuatro a ocho años, lo apropiado es que consuman seiscientos cincuenta miligramos, cifra que casi se duplica para los infantes de nueve a trece años, con mil doscientos miligramos, entretanto los adolescentes y hasta la mayoría de edad tendrá como límite mil ochocientos miligramos y los adultos, dos mil miligramos exactos.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.