Saltar al contenido

Para qué sirve el agua de avena

La avena es un alimento bastante nutritivo, y es una de las razones principales por las que muchas personas en el mundo la consumen en el desayuno, puesto a que les ayuda a conservar las fuerzas para el resto del día.

Lo más común es que la veamos acompañada con otros productos, como la leche. Y esto es la principal razón por la que muchos conoces los beneficios y propiedades que brinda el agua de avena.

Pero, ¿qué es exactamente el agua de avena? ¿en qué se diferencia de la que consumimos habitualmente? Esta preparación se caracteriza por ser bastante sencilla, y en donde obviamente este grano es el protagonista principal, y no un acompañante como suele ser habitualmente.

Por esta razón, se puede aprovechar al máximo todas las propiedades que nos ofrece la avena, puesto a que las estaremos extrayendo de la semilla/polvo de la misma.

Preparación del agua de avena

Aunque es una receta extremamente fácil de preparar, muchos no saben los ingredientes que se necesitan para elaborar un agua de avena que aproveche el máximo todas sus propiedades. Si es tu caso, entonces te estaremos mostrando la manera en que puedes hacer agua de avena desde la comodidad de tu casa.

Lo mejor de todo, es que cuentas con tres opciones distintas que se pueden adaptar a tus necesidades o ingredientes que tengas en la cocina.

Primera receta

Antes de empezar con la preparación, primero que nada, debes de tener a la mano los siguientes ingredientes:

  • 3 tazas de agua
  • 1 taza de copo de avena
  • 4 cucharadas pequeñas de miso de cebada

En cuanto a la preparación, debes de hervir el agua sola en una olla. Cuando esta se encuentre en el estado que buscamos, apaga la cocina y agrega los copos de avena, los cuales deben de permanecer en remojo por al menos 30 minutos.

Cuando el tiempo de espera finalice, solo debes de añadir la cebada y mezclar para así obtener una deliciosa agua de avena. En caso de que desees eliminar cualquier residuo que pueda quedar, puedes utilizar un colador.

Segunda receta

  • 1 taza de copos de avena
  • 5 tazas de agua
  • 2cucharadas de miso de cebada

Hierve agua y luego añade la avena. Seguidamente déjala cocinar por diez minutos y apaga la cocina, dejando que la mezcla se enfrié de manera natural. Cuando termines con eso, debes de añadir el miso y cubre la olla con un paño. Aquí deberás de dejar que repose toda la noche, puesto a que tienes que tener un día de anticipación al momento de preparar esta segunda receta.

Cuando salga el sol, toma la mezcla y ponla en la licuadora para mezclar todos los ingredientes bien. Una vez que termines, solo debes de poner tu agua de cebada en la nevera, ya que esta se debe de consumir cuando está fría.

Tercera receta

  • 1 vaso de agua de 200 ml
  • 1 cucharada de copos u hojuelas de avena
  • Cualquier endulzante que sea de tu preferencia, como azúcar, miel, canela, entre otros más

Aunque no es las recetas más “saludables” para el agua de avena, puesto a que lleva endulzantes, puede ser más tolerable que las demás, ya que tendrá un mejor sabor.

Te recomendamos que realices esta preparación durante la noche; y ya sabrás el por qué de este. Lo primero que debes de hacer es llenar una olla con los 200 ml de agua y luego añadir la avena y el endulzante de manera seguida.

Finalmente, solo hay que dejar reposar la mezcla durante toda la noche para así beberla en la mañana. En este caso el agua de avena de esta receta puede ser bebida tanto fría como caliente.

Beneficios de tomar agua de avena

Ahora que ya conoces tres recetas para preparar el agua de avena, ahora es momento de mostrar cuáles son los beneficios que obtendrás si los bebes de manera habitual. Los más importantes son los siguientes:

Reduce el colesterol

Con tan solo tomar un vaso de agua de avena al día, tu organismo podrá bajar sus niveles de colesterol. Esto principalmente se debe a que el aceite presente en la avena es el omega 6, además de ácido linoleico. Ambos forman parte de lo que llamamos las grasas buenas, por lo que intervienen directamente en la reducción del colesterol malo, traduciéndose en una mejora para el corazón.

Es baja en calorías

Una de las ventajas principales de agregar avena en nuestra alimentación diaria, se debe a que es un alimento que crea un gran efecto de saciedad, además de que contiene bajas calorías. El agua de avena contiene importantes cantidades de vitaminas, minerales y fibra.

Controla el nivel de azúcar en la sangre

El descontrol de los niveles de glucemia es algo de lo que los diabéticos no pueden dejar pasar por alto, puesto a que afecta el estado de salud. Por esta razón, padecer de diabetes implica que no podemos consumir alimentos que tengan azucares.

Por suerte, el agua de avena puede controlar los niveles de azúcar de sangre. El almidón que se encuentra presente la avena, se encargará de mantenerlos lo más estable posible.

Es depurativa

El agua de avena contiene algunos aminoácidos que son importantes para acelerar la producción de la lecitina en el hígado. Con dicho aumento de estos lípidos, el hígado.

No todo acaba allí. La avena también es un importante componente que ayuda remover cualquier elemento que se encuentre alojado en las paredes de las arterias; y todo gracias a la fibra.

Mejora la digestión

El estreñimiento fácilmente puede ser evitado a través del agua de avena, ya que esta nos ayuda a reducir los ácidos biliares. Como hicimos mención, esta bebida crea una sensación de saciedad, debido que los carbohidratos que contiene son de absorción lenta.

Por esta razón, el agua de avena no solo mejora la digestión, sino que también contribuye a la pérdida de peso.

Es anticancerígena

Esto no es una simple afirmación por parte de testimonios personales. De hecho, se hizo un respectivo estudio de la avena, en donde se determino que algunos fitoquímicos que se encuentran presentes, actúan como una barrera que puede llegar a prevenir el cáncer.

Frecuencia con la que debes de tomar el agua de avena

A pesar de sus beneficios, la avena puede traer algunos efectos adversos si la ingerimos con mucha frecuencia. Hay que recordar que tiene fibra, cuyo consumo en exceso puede hacer que no absorbamos los minerales de los demás alimentos, puesto a que contribuye a la evacuación constante.

Lo más recomendable sería tomar la avena en ayunas durante un mes seguido. Con tan solo una taza, puedes aportar a tu cuerpo la energía que necesita para su día a día.

Si no tienes una bebida para acompañar tus comidas principales, también puedes utilizar el agua de avena como un gran sustituto.

A pesar de no ser un grano tan popular como otros, la avena es un gran aliado para incluirlo en cualquier dieta que implique bajar peso; o simplemente para aquellos que quieran buscar una bebida completamente saludable.

Independientemente de la receta que utilices para la preparación del agua de avena, podrás aprovechar todos los beneficios que ofrece a nuestro cuerpo, en donde no solo es el de contribuir a la pérdida de peso, sino también para prevenir ciertas enfermedades como el cáncer.

tags: