Para qué sirve el agua

No es una exageración si decimos que el agua es la fuente de la vida. De hecho, donde quiera que se encuentre el agua, habrá seres vivos u organismos viviendo en ella. A esto se suma que nuestra sangre está compuesta por un 93% de este líquido, mientras que el total de nuestro cuerpo es de un 73% del agua.

La composición del cuerpo de muchos seres vivo no solo es en su mayoría agua. De hecho, si nos vamos mucho más allá de eso, el planeta tierra es casi en su totalidad agua. Básicamente, este liquido gira en torno a toda la vida del nuestro planeta; y sorprendentemente no nos damos cuenta de su importancia.

Muchos ven al agua como un liquido que ayuda a calmar la sed, lo cual es uno de los beneficios que nos brinda. En nuestra vida cotidiana, también juega un papel importante, puesto a que la utilizamos en varios ámbitos, como el aseo personal, la limpieza o incluso para preparar alimentos o jugos.

Pero en realidad, ¿qué beneficios nos ofrece el agua? Esto lo estaremos explicando de una manera detallada a medida que avancemos, así que no te pierdas de la oportunidad de aprender lo importante que es el agua para nosotros y todo lo que se encuentra en nuestro entorno.

¿Cuál es la composición del agua?

Lo que le da al agua todas las bondades de las que hicimos mención anteriormente, son dos importantes componentes que se encuentran a nivel molecular del líquido. Se trata de dos átomos de hidrogeno y uno de oxígeno.

En nuestra vida cotidiana, siempre nos topamos con el agua en su estado líquido, que es el que más abunda en el planeta. Sin embargo, este liquido también puede transformarse en sólido (hielo) cuando es sometido a muy bajas temperaturas. Por otro lado, el vapor vendría siendo la forma gaseosa del agua, y se produce cuando esta pasa por temperaturas muy altas que la evaporan.

Tipos de agua

En la naturaleza podemos encontrar dos tipos de agua. La primera de ellas, es la salada, que normalmente se le ve en los mares y océanos. Estas albergan una gran cantidad de vida marina, aunque para el consumo de los seres vivos (en especial el ser humano) puede llegar a traer grandes consecuencias, especialmente para el hígado.

El segundo tipo de agua, es la dulce, que se encuentra en ríos o en los sistemas de distribución de este liquido para el consumo de los seres humanos. Esta vendría siendo la que utilizamos de manera cotidiana, bien sea para beber, lavar la ropa, los trastes; y para bañarnos o cepillarnos los dientes.

Existen varios porcentajes con respecto al uso del agua dulce. Se estima que el 70% de esta es empleada en la agricultura, mientras que en la industria se emplea el 20% del agua a nivel mundial. El 10% que resta, es la de uso doméstico.

Propiedades del agua

Antiguamente, cuando no se tenían los conocimientos necesarios con respecto al agua, se creía que este liquido se trataba de un elemento. Posteriormente y gracias a las investigaciones realizadas por Henry Cavendish, se logró determinar que el agua se trata de una sustancia compuesta. Este descubrimiento se dio en el año 1782.

Para aquel entonces, se conocía que el agua era una sustancia compuesta debido a que Antoine Laurent de Lavoisier dio a conocer a la comunidad científica que el liquido se encontraba compuesto por oxigeno e hidrogeno, aunque no se había determinado la distribución de ambos compuestos.

No fue hasta el año 1804 en donde Alexander von Humboldt y Joseph Louis Gay-Lussac, lograron determinar dos volúmenes de hidrogeno por cada volumen de oxígeno, era lo que formaba al agua.

Para entrar más en detalles, las propiedades del agua dependen de ciertos factores, como el estado en que se encuentra, las moléculas y su aspecto, sabor y olor.

Estados del agua

Cuando hablamos de su estado líquido, podemos afirmar que este es el más apropiado para la vida en el planeta tierra. Para que el agua permanezca en dicho estado, debe de encontrarse a una temperatura que oscile entre los cero grados centígrados y los cien grados centígrados.

El punto de ebullición del agua, supera los 100 grados centígrados. Este fenómeno ocasiona que pase de estado liquido a gaseoso, lo forma el estado de vapor del agua.

Finalmente tenemos el estado sólido, una composición que adquiere el agua cuando el punto de fusión es disminuido, siendo este de un aproximado de -5 ºC y -22 º C. Normalmente podemos ver el estado sólido del agua en zonas caracterizadas por tener temperaturas muy bajas, como los cascos polares.

Sabor, olor y aspecto

Como muchos conocerán, el agua es insípida y carece de color. Por otro lado, no desprende ningún tipo de olor. Sin embargo, en el primer y tercer caso puede variar un poco. Debido a algunas sustancias orgánicas o minerales que pueden llegar a estar disueltas en el líquido, es posible que podamos notar un pequeño olor o sabor. Claro está que esto puede variar dependiendo de qué compuestos sean o lo fría/caliente que puede estar el agua.

Propiedades moleculares

A nivel molecular el agua es bastante interesante. De hecho, su geometría puede definirse como no lineal, ya que el par de átomos de hidrogeno forman un ángulo de 104,45 grados entre sí. Adicionalmente, el átomo de oxigeno y su electronegatividad, le dan a la molécula una polaridad, en donde el momento dipolar eléctrico es de 6,2×10-30 C m.22

Beneficios del agua

Tomar agua diariamente puede tener un impacto positivo en nuestro cuerpo. Algunos de los beneficios más importantes, son los siguientes:

Alivia la fatiga

Una de las razones principales por las que nuestro cuerpo entra en un estado de cansancio constantemente, puede ser producto de que bebas poca agua. Y es que este líquido actúa como un purificante para nuestro organismo, limpiándolo de las toxinas y aquellos productos de desecho.

Como hemos mencionado, la mayor parte de nuestro cuerpo está compuesto por agua. Ahora, si la cantidad de líquido se reduce, ocasiona que el corazón tenga que esforzarse más en el bombeo de sangre oxigenada que va a los órganos y células, siendo lo que ocasiona la fatiga.

Mejora la digestión y ayuda a prevenir el estreñimiento

Beber unos cuantos vasos de agua al día, ayuda a incrementar el metabolismo. ¿Qué significa esto? Si tomas agua regularmente, todos los alimentos que hayas consumido pueden ser descompuestos de una manera más eficiente, lo que implica que mejorará la función del sistema digestivo.

En pocas palabras, beber agua ayuda a prevenir el estreñimiento y otros males más ocasionados en la digestión.

Puede ser un método para evitar el dolor de cabeza

La migraña y los dolores de cabeza, pueden ser ocasionados por diferentes factores, como el estrés. Sin embargo, lo que no muchos sabes es que la deshidratación también puede llevarnos a dicho estado, por lo que se recomienda beber agua para solucionarlo.

Mejora el estado de ánimo

Una buena noticia puede mejorar el estado de ánimo de cualquier. El agua también ayuda de cierta manera a sentirnos con un mejor ánimo, ya que crea un efecto de bienestar en el cuerpo.

Cuando te encuentras con un mejor estado de ánimo, puedes llevar a cabo las tareas de tu día a día con una eficiencia mucho más notable.

Contribuye a la pérdida de peso

Además de ser un componente que contribuye en la eliminación de los subproductos de la grasa, beber agua también crea un efecto de saciedad en el estómago, lo que se traduce en que no comerás lo mismo que con el estómago vacío. Por estas dos razones, el agua es buena para la pérdida de peso.

También hay que mencionar que el agua no contiene ni azucares, grasas, carbohidratos y otros elementos que contribuyen al aumento de peso. Por ende. Puede ser un gran sustituto para las bebidas gaseosas o el alcohol.

Piel sana

Muchos dicen que el agua es rejuvenecedora, y en cierto aspecto están en lo correcto, ya que puede reponer los tejidos de la piel. Sumado a esto, también es un excelente hidratante que aumenta la elasticidad de la misma.

Una piel hidratada, reflejará un mejor estado de salud, ya que estará suave, brillante y tersa.

Regula la temperatura del cuerpo

El agua cuenta con propiedades térmicas, lo cual hace que nuestro cuerpo pueda liberar el calor con mayor facilidad tras evaporarse en la piel el sudor. Gracias a esto, se puede estabilizar la temperatura corporal.

Cuando nuestro cuerpo tiene una temperatura adecuada, puede hacernos sentir mucho mejor y llenos de energía.  Si realizas actividad física, entonces notarás mucho más los beneficios de tomar agua, puesto a que mantendrá lubricado tus articulaciones y músculos, reduciendo las probabilidades de sufrir calambres o esguinces.

Reduce el riesgo del cáncer

Quién iba a pensar que tendrás a un gran aliado contra el cáncer tan de cerca. Según varios estudios que se hicieron al respecto, el agua elimina agentes que pueden ocasionar el cáncer, por lo que beberla de manera frecuente te ayudará a prevenir esta peligrosa enfermedad.

Mejora el sistema inmunológico

Un importante incremento de la eficiencia del sistema inmunológico se da cuando una persona bebe agua. Con dicho fortalecimiento, seremos menos propensos a contraer enfermedades comunes como la gripe, además de otras más severas como los ataques cardiacos.

Lo que no muchos saben, es que el agua ayuda a eliminar los cálculos que se encuentran en el riñón.

Ayuda contra el mal aliento

Esto no quiere decir que sustituirás la crema dental por el agua. Sin embargo, para sacarte de algunos apuros cuando no puedas cepillarte los dientes, puedes simplemente lavar tu boca con agua, lo cual eliminara algunas de las bacterias que causan el mal aliento. Además de ello también contribuirá a que tu lengua esté hidratada.

Sirve en la preparación de alimentos

El agua es indispensable en cualquier cocina, puesto a que es necesaria para la preparación de varios alimentos como carnes, vegetales, entre otros más. Además de ello, también sirve para lavar cualquier alimento antes de que estos sean preparados.

Contribuyen a nuestra buena higiene personal

Desde pequeños, nuestros padres nos dicen que debemos de bañarnos para mantener una buena higiene personal. Por esta razón, el agua forma parte importante de nuestro día a día, debido a que ayuda a que podamos desinfectar nuestro cuerpo.

Claro está que solo el agua no es suficiente, por lo que debemos de acompañar nuestras duchas con champo y jabón.

Es importante para los cultivos

Una gran parte del agua dulce que se utiliza, se centra principalmente en la agricultura. Y es que los cultivos necesitan de este líquido para que puedan crecer sanamente y así formar parte de los alimentos que debemos de ingerir para ganar vitaminas, proteínas y demás.

La contaminación del agua

Cuando pisamos la época de la industrialización, surgió un importante avance en cuanto a la tecnología, pero trajo como consecuencia algo más importante: la contaminación del agua.

En la actualidad, son millones y millones de desperdicios que son arrojados a los mares, lo cual puede acabar con el ecosistema del área afectada, haciendo mucho más difícil que sea depurada.

Esto se suma al hecho de que las personas no tienen una conciencia con respecto a lo importante que es conservar el agua. Hay que recordad que este no es un elemento natural interminable, por lo que hay que tratar de no desperdiciarla. Por esto es recomendable seguir algunos consejos como:

  • Cuando te cepilles se recomendable que cierres la llave mientras lo hagas, y luego la vuelves a abrir cuando te quieras enjuagar la boca.
  • No dejes ninguna llave de tu casa abierta.
  • Verifica que las tuberías de tu hogar se encuentren en buen estado. Si estas presentas problemas como el goteo, no solo aumentará la tarifa del agua que pagas, sino que también la ahorrarás.

Con toda esta información, quedó más que claro la importancia que tiene el agua. No por eso es considerada como la fuente de la vida, puesto a que sin ella ni siquiera podríamos sobrevivir.

Para poder aprovechar todos los beneficios que nos otorga el agua, es recomendable que bebas al menos unos diez vasos al día. Aunque pueda parecer una exageración, no cuesta nada y aportará grandes ventajas a tu salud.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *