Para qué sirve el ajo

El ajo se encuentra presente en casi cualquier cocina. La razón de ello, se debe a que aporta cierto interesante sabor a los alimentos como carnes, entre otros más. Además de ello, también existen algunas recetas para elaborar salsas a base de ajo.

Muchos ven los mejores beneficios del ajo cuando estos son aplicados en la cocina. Sin embargo, ¿sabías que el ajo también tiene otras utilidades? Esto es lo que hablaremos exactamente en este artículo, en donde podrás descubrir todos los beneficios y propiedades del ajo, en donde incluiremos algunos relacionados con la cocina y hasta la medicina.

Un dato curioso con respecto al ajo, es que este tenía un papel fundamental dentro de la medicina de la Antigua Grecia. De hecho, el mismísimo Hipócrates vio todo su potencial medicinal, por lo que solía recetar el ajo para tratar varias enfermedades.

Sorprendentemente, la manera en que pensaba este conocido padre de la medicina no era errónea. Incluso en la actualidad, el ajo se sigue utilizando debido a sus propiedades medicinales, en donde muchas de ellas se han logrado corroborar a través de diversas pruebas.

En sí, estamos hablando de una planta que tiene múltiples funciones, en donde las que más conocemos, es dentro de la cocina. Probablemente todos hayamos utilizado el ajo alguna vez en nuestras vidas, ya que tiene un sabor ligeramente picante que sirve para saborizar varios alimentos, especialmente las carnes.

Beneficios del ajo

Ahora hemos llegado a la parte más importante de todas. Así es, te estaremos mostrando todos los beneficios que el ajo tiene para ofreceremos. Lo mejor de todo, es que estos son múltiples y se pueden aplicar en diversas áreas como la salud o cocina.

Tiene propiedades medicinales

Ya habíamos hecho mención sobre esto, aunque en esta ocasión nos adentraremos más al tema. De hecho, dentro del ajo podemos encontrar un componente muy especial que recibe el nombre de alicina. Resulta ser que dicho componente tiene la capacidad de eliminar microbios o bacterias que son ocasionados cuando una persona ha sido afectada por enfermedades respiratorias y hasta digestivas.

En nuestro cuerpo se encuentran dos tipos de bacterias: las buenas y malas. Lo curioso del ajo, este eliminará todas aquellas que son perjudiciales para nosotros, y es lo que hace de esta planta tan especial dentro de la medicina.

Al tener la habilidad de destruir bacterias, podemos decir que el ajo es un excelente antiviral cien por ciento natural. Experimentos con pacientes que sufrían de VIH, dieron como resultado una estabilidad den sus sistemas inmunes. Por su puesto, esto se logró gracias a que los sujetos de prueba consumieran al menos unos cinco dientes de ajo al día.

Baja la tensión

Otro de los tantos beneficios del ajo, es que este puede llegar a bajar la tensión arterial de las personas. Por dicha razón, se recomienda so consumo por parte de aquellas personas que sufren de hipertensión.

Por otro lado, también mejora la circulación de la sangre, lo que se traduce en una menor probabilidad de surgir otras enfermedades como la arteriosclerosis.

Mejora la digestión

¿Sufres de problemas digestivos? Esto puede llegar a afectar a millones de personas en todo el mundo, puesto a que está relacionado con una mala alimentación o problemas que ocurren directamente desde nuestro estómago, como podría ser la baja cantidad de los jugos gástricos que se encuentran en el mismo.

El ajo también es de gran ayuda para estos casos. Y es que tiene unas enzimas digestivas que pueden actuar en nuestro estómago, haciendo que este produzca una mejor cantidad de jugos gástricos, favoreciendo la digestión.

Si eres de los que frecuentemente ingieres ciertos alimentos pesados, puedes digerirlos con mayor facilidad al comer unos dientes de ajo. Esto resulta ser un efectivo remedio natural, por lo que evitarás tener que recurrir a los medicamentos convencionales.

Combate la gripe

Si estás cansado de esos medicamentos costosos que sirven para combatir la gripe, puedes optar por una solución completamente natural y económica. Entre de las tantas bondades que posee el ajo, se destaca la de incrementar las secreciones bronquiales, lo cual ayuda en casos de resfriados, gripe, faringitis, bronquitis, entre otras enfermedades más.

Regula el azúcar en la sangre

Son muchos los problemas que se pueden desatar si tenemos un bajo o alto nivel de azúcar en la sangre. Con la ayuda del ajo podemos estabilizarlos, siendo esta la razón principal por la que su consumo por parte de los diabéticos puede traer como resultado importantes mejoras.

Controla el estrés

Son muchas las personas que sufren de problemas de estrés, bien sea en su hogar, escuela o trabajo. Esto puede traer repercusiones como la migraña y otros dolores de cabeza, lo cual no es algo muy agradable que se diga.

Pues resulta que podemos aumentar la serotonina de nuestro cerebro con tan solo consumir el ajo. Con el incremento de dicha sustancia, el nivel de estrés se disminuirá hasta el punto de no llegar a afectar nuestra salud. Por otro lado, también se puede emplear el ajo en personas que sufren de depresión.

Evita el envejecimiento prematuro

Existen varios factores que son responsables del envejecimiento prematuro, en donde algunos de ellos pueden ser la alimentación o abuso de bebidas alcohólicas, entre otros más.

Lo que probablemente desconozcas, es que el ajo no solo es una planta que sirve para darle sabor a los alimentos. En su interior se encuentran ciertas vitaminas como la C y E, además de importantes minerales que son esenciales para nuestro organismo: cobre, selenio y manganeso.

Esto implica que el ajo actúa también como un antioxidante que combatirá a los radicales libres, previniendo de esta manera el envejecimiento prematuro.

Tiene efectos anticancerígenos

Debido a los grandes efectos que tiene el ajo con respecto a su uso en temas medicinales, se han realizado varios experimentos para ver el potencial máximo que tiene esta planta en dicho ámbito. Uno de los descubrimientos más impresionantes de todo, es que tiene características anticancerígenas.

Elimina gusanos intestinales

Los gusanos intestinales pueden llegar a traer serios problemas a nuestra salud. Existen varios medicamentos recetados para eliminarlos por completo. Pero si optas por un remedio natural, te recomendamos comer al menos unos seis dientes de ajo al día. Esto te ayudará a matar a los gusanos intestinales.

Previene la gingivitis

La primera causa de la gingivitis, es una mala higiene bucal. Esta enfermedad se caracteriza por presentar hinchazones importantes en las encías, lo cual puede causar gran dolor en la persona. De no ser tratada a tiempo, incluso puede llegar a ocasionar la pérdida de los dientes.

Mezclando un poco de vinagre blanco con ajo, puedes hacer un efectivo enjuague bucal con el que podrás limpiar tu boca de la manera más apropiada, evitando así la aparición de la gingivitis.

Es afrodisiaco

El ajo no solo ayuda a la salud en general de nuestro cuerpo, sino que también se le considera afrodisiaco. Esta propiedad fue muy conocida hace siglos, y aún sigue siéndolo en la actualidad.

Tiene propiedades diuréticas

Muchos de los que confían plenamente en la medicina naturista, están al tanto de esta propiedad que tiene el ajo. Se destaca principalmente por ser un excelente diurético. ¿Qué significa exactamente esto? Diurético se refiera a distintas sustancias que contribuyen a la eliminación de toxinas y líquidos en nuestro cuerpo.

En pocas palabras, tu estado de salud puede mejorar considerablemente si consumes ajos diariamente.

Mejora el rendimiento deportivo

Cualquier suplemento que incluya como ingrediente al ajo, puede ayudar al rendimiento deportivo de aquellas personas que hacen deporte o realizan algún tipo de actividad física.

De hecho, la utilización del ajo para tales fines ya se utilizaba en los gladiadores de la Antigua Grecia.

Contraindicaciones del consumo de ajo

Ya hemos destacado todos los beneficios que el ajo tiene para nosotros. Pero como todo en esta vida, los excesos pueden llegar a ser perjudiciales para la salud, y es la razón por la cual te mostraremos las contraindicaciones que se pueden presentar al consumir ajo.

Mientras que el consumo excesivo de ajo puede ocasionar ciertos problemas, también existe la posibilidad de que lo haga en personas que padezcan de algunas enfermedades asociadas al estómago, como la gastritis o la hipoclorhidria.  Si sufres de algunas de ellas y consumes ajo, es posible que se presente un problema de indigestión, aunque son pocos los casos en donde suele ocurrir esto.

En cuanto al consumo excesivo del ajo, este también puede traer problemas graves a la salud. Uno de los más comunes que podría surgir, es sufrir de ardor en la boca y esófago. Cabe destacar que el ajo tiene un sabor ligeramente picante, y es la razón principal por la que se pueden producir dichos síntomas.

Tampoco es recomendable consumir el ajo cuando apenas hemos sido sometidos a una cirugía. Aunque esto puede parecer algo fuera de contexto, no lo es en absoluto. Resulta que es un vasodilatador, por lo que su consumo en personas que recién han sido operadas puede hacer que se produzca una hemorragia.

Las personas que estén sometidas a un tratamiento que implique el uso de medicamentos que inhiban la coagulación de la sangre, tampoco deberían de consumir el ajo, puesto a que esta planta puede incluso a llegar a incrementar la efectividad de las medicinas.

Maneras de utilizar el ajo para obtener sus beneficios

A pesar de todas las propiedades que ya resaltamos del ajo, cabe destacar que estas pueden quedar anuladas por ciertos factores. Si deseas aprovechar al máximo todas las cualidades que ofrece, entonces debes de tener en cuenta lo siguiente:

Una de las mejores maneras de consumir el ajo y aprovechar todos sus beneficios, es consumirlo crudo. Al cocinarlo, haremos que pierda gran parte de sus propiedades, aunque nunca está de más hacerlo de vez en cuando si lo queremos utilizar como un simple ingrediente para nuestras recetas.

Sin embargo, también hay que resaltar que no todas las recetas de cocina implican que lo cocinemos, De hecho, hay una variedad de ellas en donde podemos comernos el ajo cocido o crudo, lo cual hace que no pierda las propiedades más favorecedoras para nuestra salud.

Conclusiones finales sobre el ajo

Desde tiempos inmemoriales, el ajo principalmente se utilizó por sus propiedades medicinales. En la actualidad, esta planta está enfocada más en la cocina, debido a que aporta un interesante sabor a los alimentos.

Aunque se ha olvidado poco a poco todos los beneficios que nos ofrece el fruto de esta planta, estos aún siguen latentes, por lo que la mejor manera de aprovecharlos, es estar informados con respecto a los mismos.

Todas las propiedades medicinales, primero surgieron por los padres de la medicina, lo cual es sorprendente teniendo en cuenta que para aquella época no existía un gran avance en la medicina, como sucede hoy en día, en donde gracias a las investigaciones que se han realizado, se logró determinar que el ajo en verdad puede ser de gran ayuda para evitar enfermedades como el cáncer.

¿Y que pasa con sus efectos secundarios? Pues, estos no son tan graves si tenemos en cuenta las demás ventajas que nos ofrece el ajo. De hecho, son pocos los casos en donde las personas suelen presentar síntomas complicados si comen ajo. Como ya hicimos mención, existen varios padecimientos o situaciones en donde si se recomienda tener un control en cuanto a su consumo.

En general, el efecto secundario más notable que podía ocasionar el comer ajo, sería el mal aliento, que es producido como consecuencia de la clorofila. Este pequeño problema lo podemos solucionar al masticar hojas de perejil, menta fresca y caramelos.

Ahora que conoces todo acerca de este bulbo, ¿te esperabas que sus propiedades medicinales fueran tan interesantes? Aunque probablemente comer ajo crudo era impensable para muchos, ahora hay una razón para hacerlo, puesto a que aprovecharas al máximo todos sus beneficios para la salud.

En caso de que sigas pensando en utilizarlo como un ingrediente para ciertos platillos, también es un argumento válido, aunque debes de tener en cuenta que se perderán algunas de sus bondades si es cocinado, aunque no deja de ser una excelente planta para dar sabor en la cocina.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *