Para que sirve el Albendazol

Los parásitos son seres vivos que se aprovechan de otros animales o personas para poder evolucionar y reproducirse. Nuestro cuerpo puede ser considerado como un centro de hospedaje para ellos, puesto a que existen varias partes de él en donde se pueden reproducir con gran facilidad.

Uno de los órganos más afectados en este tema, son los intestinos. Son muchos los parásitos que pueden alojarse en dicha parte, trayendo como consecuencias algunos problemas digestivos para nosotros. Por esta razón, te estaremos hablando sobre el Albendazol y los beneficios que nos ofrece en estos casos.

¿Qué es exactamente el Albendazol? Se trata de un fármaco creado con la finalidad de eliminar cualquier rastro de los parásitos intestinales. La Organización Mundial de la Salud lo considera como uno de los medicamentos más efectivos para dicha labor, siendo la razón por la que es muy conocido y utilizado en todo el mundo.

Como cualquier otro medicamento, hay que tener en cuenta ciertos factores de suma importancia. El más importante de ellos, es primero acudir a un médico, quien será la persona que esté recetando el Albendazol. Recuerda nunca automedicarte, ya que esto puede traer consecuencias importantes a nivel de la salud.

Si nunca has escuchado sobre el Albendazol, no todo está perdido. De hecho, se pueden encontrar medicamentos genéricos que cumplen las mismas funciones que el ya mencionado, ya que esto depende de la marca o las farmacias que visitemos.

Entre los nombres más comunes del Albendazol, tenemos los siguientes:

  • Amezolin
  • Eskazole
  • Labendazol
  • Lambizol
  • Obedozol
  • Nematel
  • Vermizote
  • Vermil plus
  • Vermoil
  • Zenterl

Cómo tomar el Albendazol

Este medicamento lo podemos encontrar en dos presentaciones. La primera de ellas, que es la más utilizada, son tabletas masticables que podemos ingerir fácilmente y en dosis de 200 mg y 400 mg.

Por otro lado, el Albendazol lo podemos encontrar como una suspensión oral, cuyo contenido es de 40 mg/ml.

Fácilmente podemos ingerir el Albendazol a como lo haríamos con otros medicamentos de la ingesta oral. Sin embargo, existe una manera de aumentar la estimulación o el efecto del medicamento: tomarlo junto con algún alimento graso.

Las dosis de Albendazol varían dependiendo de la enfermedad que se desee tratar. Por esta razón, te mostraremos algunos de las más frecuentes. Cabe destacar que te estaremos mostrando datos de carácter informativo. Para empezar un tratamiento con este medicamento, primero es necesario que acudas a un médico para que este lleve a cabo un examen y determine la dosis más apropiada para ti.

  • Áscaris lumbricoides: La dosis recomendada de Albendazol para los mayores de edad y niños cuya edad sea superior a la de los dos años, es de 400 mg y 200 mg, respectivamente.
  • Ancylostoma duodenale o Necator americanus: Se aplica una dosis única que será de 400 mg para los adultos o niños mayores a los dos años. En caso de tratarse de una edad inferior, entonces la suspensión oral será de 200 mg.
  • Larva migrans cutánea: Este parásito se alimento de cualquier sustancia que encuentra en las capas de nuestra piel. Para su exterminio, se necesita de una suspensión oral de 400 mg, la cual debemos de tomar durante tres días (una vez en cada día).
  • Giardia lamblia:En un periodo de cinco días, se debe de administrar una dosis de 400 mg al día de albendazol. Cabe destacar que este tratamiento está pensado para los adultos o niños que sobrepasen los dos años de edad.

Precauciones que debes de tener en cuenta si vas a medicarte con Albendazol

Son varios los factores que debes de tener en cuenta antes de iniciar con este tratamiento. Además de tener que acudir a un médico, también debes de darle información importante para que el medicamento no cause problemas.

Por ende, debes de notificarle a tu médico si estás siguiendo otro tratamiento que involucre otros medicamentos o de si eres alérgico. Estas son las precauciones principales que debes de tener:

  • Es normal desconocer los ingredientes que pueden estar presentes en un medicamento, incluyendo el Albendazol. Para evitar cualquier tipo de inconvenientes con tu salid, primero que nada, expone tu necesidad para ver los ingredientes que tiene este medicamento, lo cual te ayudará a ver si no existe la presencia de uno al que seas alérgico.
  • Como hicimos mención anteriormente, cuando tu médico te proponga empezar con un tratamiento que requiera el uso del Albendazol, también debes de informarle si no estás o planeas ingerir otros medicamentos, suplementos nutricionales o vitaminas.
  • Cuando se sufre o ha sufrido de problemas en el hígado, se pueden presentar serios problemas durante la medicación con Albendazol. Por esta razón, tienes que exponer si has sufrido del hígado anteriormente, puede que tu médico encuentre la dosis apropiada para estos casos.
  • El Albendazol puede llegar a causar malformaciones o abortos en las mujeres embarazadas. Por ende, si lo estás, el uso del Albendazol esta prohibido. En caso de que planees tener un bebé, entonces debe de haber transcurrido un lapso de tiempo de un mes luego de haber terminado con el tratamiento con Albendazol.
  • Además de los problemas durante el embarazo, cuando una mujer ha dado a luz y está amamantando a su bebé, también debe de tener precaución si planea tomar Albendazol. En estos casos, es recomendable que le notifique a su médico todo.
  • Si ya te encuentras siguiendo el tratamiento con Albendazol, pero serás sometido a cualquier cirugía, antes de ello debes de notificarlo a tu médico.
  • La neurocisticercosis se puede tratar con el Albendazol. Lo complicado de esto, es que se pueden llegar a producir algunos daños en el sistema nervioso durante el acto, razón por la cual su médico le estar recomendado otros medicamentos que prevenga que esto ocurra.
  • En caso de presentar síntomas como dolores de cabeza, convulsiones, vómitos o mareos, acuda a su médico lo más pronto posible.

Efectos secundarios del Albendazol

Todos los medicamentos que consumimos siempre suelen presentar algunos efectos secundarios. Mientras que algunos de ellos son literalmente leves, otros pueden llegar a ser más notables, aunque no por ello signifique que deba de afectar a todos los pacientes.

En el caso del Albendazol, este medicamento suele ser asimilado muy bien por la mayoría de las personas que lo consume, aunque existen casos en donde la persona pueda presentar una serie de trastornos, siendo los más comunes el malestar estomacal, mareos, dolores y dolores de cabeza.

Por otro lado, si hablamos de las personas que tengan casos de hipersensibilidad, se pueden efectos adversos de los cuales hay que tener extremos cuidado. Entre los principales tenemos:

  • Trastornos gastrointestinales
  • Mareos y fuertes dolores de cabeza
  • Pancitopenia, trombocitopenia y leucopenia
  • Una serie de reacciones adversas que pueden llegar a afectar la piel

¿Cómo se almacena o desecha este medicamento?

Una de las mejores maneras de almacenar el Albendazol, es manteniéndolo siempre dentro de su caja; y a una temperatura ambiente. Además de tener que mantenerse muy lejos del alcance de los niños, no es muy recomendable tener este medicamento en el baño, puesto a que la humedad podría afectarle.

Si ya has terminado con el tratamiento, o por alguna razón decides desechar el Albendazol, recuerda nunca hacerlo como si se tratase de la basura convencional, ya que los perros o demás animales podrían ingerir el medicamento. Arrojarlo por el inodoro, tampoco es una solución viable.

¿Cuál es la mejor manera de desechar el Albendazol? Existe una manera completamente segura de hacerlo; y acudiendo a los programas de devolución de medicamentos.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.