Para Qué Sirve el Amaranto?

La meta de muchos es aprender a comer de manera más sana. Esto lo podemos lograr añadiendo nuevos alimentos saludables y poco frecuentes para lo que seria nuestra dieta usual, como el Amaranto. Es por ello que, en esta ocasión, se hablará todo acerca de este alimento, y en concreto, para qué sirve el amaranto.

El Amaranto, de nombre científico Amaranthus Spp, es una planta que forma parte de la familia amaranthacea y pertenece al género Amaranthus. El inicio de su cultivo tiene sus raíces en el imperio Azteca hace aproximadamente ocho mil años en la Península de Yucatán, de la nación mexicana.

Si bien el cultivo de esta planta anual inició en América, en la actualidad se le cultiva también en diversas naciones de África, India, China y Rusia; incluso, igualmente se está dando inicio a su producción en América del Norte.

Características de la planta de Amaranto

En este sentido, el amaranto es una planta que contempla un aproximado de 60 especies distintas, y consta de una altura promedio de seis pies. También se caracteriza por tener anchas hojas de color verde, flores de un color rojo intenso o incluso un dorado brillante.

Además de ser una planta dicotiledónea, las ramas del amaranto constan de forma cilíndrica, las cuales pueden nacer desde la parte más inferior de la misma, considerando que esto sucede en algunas variedades únicamente. Su raíz principal es corta y las raíces secundarias son direccionadas hacia abajo en el subsuelo.

Asimismo, la panícula o panoja del amaranto guarda cierta similitud con la del sorgo, y consta de un largo promedio de 50 centímetros a un metro. La flor de amaranto, de color morado, naranja, roja o dorada, se conforma por diminutos brotes similares a granos. Las flores del amaranto se polinizan entre ellas, debido a que cada planta posee tanto flores masculinas como flores femeninas, gracias a la acción del viento y de insectos.

Sus semillas en forma de granos ocasionan que se conozca al amaranto, entre el público general, como un grano. Sin embargo, técnicamente, el amaranto no es un grano, como sucede con el trigo, el arroz o la avena. Se le suele conocer como un pseudo cereal, debido a las semejanzas de su perfil nutritivo con los cereales comunes.

El diámetro de las semillas de amaranto es muy pequeño, y oscila entre los 0,9 y los 1,7mm, con una diversidad de colores como el negro, rojo, marfil y blanco. Su cubierta brillante cubre el embrión de forma curvilínea que envuelve al endospermo, y carece de saponinas amargas; algo de lo cual la quinoa no se beneficia.

Un dato interesante acerca del amaranto, es que fue uno de los primeros y más importantes alimentos de las culturas ancestrales de América, junto al frijol y la chía. Sin embargo, debido a su uso común en los rituales religiosos de aquellas épocas, los españoles en casi eliminan este grano en su proceso de conquista de los territorios americanos.

Contenido Nutricional del Amaranto

El potencial nutritivo del amaranto es una de las razones gracias a las cuales este cereal está llegando a los primeros lugares de popularidad entre granos y cereales. Es reconocido por su alta propiedad en minerales como el calcio, hierro, fósforo y carotenoides, en comparación con la mayoría de los vegetales.

Asimismo, su contenido importante de proteína en comparación con el arroz le coloca como principal alternativa de complemento para una dieta sana. Una taza de amaranto contiene 28,1g de proteínas, mientras que el arroz, llega a 26,3g.

La lisina forma gran parte del contenido nutricional del amaranto. La lisina es un aminoácido cuyo contenido proteico se compara con el contenido que posee la leche, resultando más amigable para la digestión en comparación con granos de otro tipo.

Además de esto, y para respaldar su contenido proteico, cuenta igualmente con proteínas primarias, llamadas albumina y globulinas. Estas proteínas tienen capacidad de disolución más elevada, si se les compara con las proteínas de trigo.

Para ser precisos, una taza de amaranto sin cocer contiene 15mg de hierro, en contraposición con el arroz blanco que solo consta de 1,5mg. Del mismo modo, dicha taza de amaranto tiene 18mg de fibra, en contraste con los 2,4g que contiene el arroz.

El amaranto también sobresale ante otros cereales y granos por su contenido de manganeso y su bajo perfil en carbohidratos. Posee tres veces más de la cantidad de calcio necesaria, y destaca su valor en magnesio, fósforo y potasio. Su cantidad de aceite no saturado es de un 6 a 10%, y 77% de ácidos grasos no saturados, entre los cuales se encuentra el ácido linoleico. Por si fuera poco, el amaranto, si se le considera como grano, sería el único descubierto que contiene vitamina C.

Además de las proteínas, el amaranto es una fuente invaluable de vitaminas de origen natural como la vitamina A, B, C, B1, B2, y B3; y contiene calcio y fósforo. Además, su contenido importante de ácido fólico le hace sumamente esencial para las mujeres embarazadas.

Estudios científicos acerca del Amaranto

Existe un estudio acerca del amaranto en el cual se descubrió que, además de propiedades nutritivas esenciales, esta semilla contiene compuestos fitoquímicos que sirven de ayuda a disminuir la hipertensión y las incidencias del cáncer, como son la rutina, el nicotiflorin y los péptidos.

Los péptidos hallados en el amaranto fueron revisados a mayor profundidad por investigadores, y descubrieron que la lunasina, ya previamente hallada en la soya, tiene efectos que se piensan que previenen el cáncer; al mismo tiempo que disminuyen la ocurrencia de enfermedades crónicas, como es el caso de diabetes, enfermedades cardiovasculares, inflamaciones, entre otros.

Además, se ha descubierto que, si bien las enfermedades cardiovasculares se asocian con niveles altos de colesterol en la sangre o hiperlipidemia, así como hipertensión, obesidad y diabetes, existen reportes de que la reducción de grasas saturadas al tiempo que se acrecientan los ácidos grasos insaturados, puede llegar a advertir este tipo de padecimientos.

Beneficios del Amaranto

El Amaranto, siendo considerado un pseudocereal, debido a sus características parecidas a los cereales, en realidad se le atribuyen beneficios similares a los de ciertas legumbres debido a su contenido proteico.

Los beneficios más importantes que se han relacionado con el amaranto son los siguientes a resaltar:

  • Sirve para la prevención y control de enfermedades de carácter serio, como la encefalopatía hepática, la enfermedad celíaca, la insuficiencia hepática y renal crónicas, la diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial, estreñimiento y diverticulosis.
  • Es excelente para controlar la diarrea.
  • Su uso destaca en la prevención del cáncer de colon, la osteoporosis, y se le usa comúnmente en la alimentación para personas que padecen de autismo.
  • Se considera positiva la ingesta de amaranto en personas con problemas bucodentomaxilares, pacientes de tercera edad, casos de desnutrición y en pacientes oncológicos.
  • Suele recomendarse el consumo de amaranto en dietas hiperenergéticas e hiperproteícas y en las hipocolesterolemiante.
  • Se aconseja para pacientes cuyos requisitos calóricos son altos, debido a su contenido energético beneficioso.

En vista de la impresionante cantidad de propiedades mencionadas con anterioridad, el amaranto puede ser añadido a una dieta común con el objeto de ampliar la variedad de esta, así como proporcionar un aporte de excelentes nutrientes.

Quienes llevan una alimentación vegana, pueden obtener proteínas de origen vegetal de gran calidad gracias a la ingesta de amaranto. De hecho, su contenido rico en antioxidantes es esencial para la neutralización de los temidos radicales libres. En pocas palabras, el amaranto sirve para disminuir el estrés oxidativo, al mismo tiempo que procede a un óptimo cuidado de la salud en las células del organismo.

Por si fuera poco, gracias a su contenido en grasas buenas para el organismo, así como en fibra y fitoesteroides, la ingesta de amaranto puede llegar a evitar enfermedades cardiovasculares, debido a su control sobre las dislipemias y valores en la presión arterial.

Asimismo, sirve para aumentar la sensación de saciedad en la alimentación, dado que el amaranto puede llegar a reemplazar el arroz y las pastas. Su fuente de fibra y proteínas apaciguan el apetito con mucha eficacia y sin proveer de un exceso de calorías. Es por ello que el amaranto es un alimento muy buscado e incluido en las dietas de pérdida de peso y para otorgar mayor variedad nutricional a la dieta.

Usos del amaranto en la cocina

El amaranto puede ser utilizado para elaborar infinidad de recetas que, sin duda alguna, hacen más variada la dieta cotidiana. Adicionalmente, también ofrece una buena cantidad de nutrientes y beneficios a nuestra alimentación.

El uso del amaranto es prácticamente el mismo que se le daría al arroz, debido a su cualidad de pseudocereal. Por ello, puede ser hervido para la preparación de diversos tipos de ensaladas, guisados o recetas, sean calientes o frías, dulces o saladas.

Aun así, una preparación que pocos conocen y que puede ser muy divertida, son las palomitas de amaranto; esta es tan solo una variante de las palomitas de maíz, pero hechas con semillas de amaranto, lo que proporciona un nutritivo y lleno de fibra snack para las meriendas.

Además, otro uso de la semilla de amaranto en la cocina es simplemente crudo. Estas semillas sirven para añadir textura a ensaladas, a los empanizados, o para preparar barras de cereal y galletas crujientes, mezclando el preparado con semillas de amaranto.

De hecho, este diminuto cereal tiene una cualidad muy solicitada en los alimentos en la actualidad, y es que el amaranto es libre de gluten. Asimismo, su harina, producto del proceso de molido, es de color marfil pálido; si bien sus brotes de color rojo también son molidos con el objeto de obtener una fibra comestible muy saludable de color rojo.

Debido a su alta densidad, el peso del amaranto puede dificultar su ingesta; por lo que se suele usar en combinación con otros granos o cereales para poder obtener una textura más liviana. La combinación de ingredientes como la goma guar hace más fácil la ingesta del amaranto como sustituto del glúten.

Entre los usos del amaranto, destaca su poder espesante muy bueno para salsas, cremas, estofados y mermeladas; así como su capacidad de ser un nutritivo snack gracias a su textura crujiente y sabor ligero, siendo más nutritivo que cualquier grano real.

Otro uso importante del amaranto es como cereal reventado. De esta forma de cocción, se preparan cereales, granolas, atoles, tamales, mazapán, pinole y alegrías (dulce tradicional mexicano). Asimismo, se pueden preparar tortillas, galletas, panqués, bebidas achocolatadas, horchatas y tortas con su harina.

La forma de preparar el amaranto es idéntica ala de la pasta o el arroz, en la cual se hierve suficiente cantidad de agua (por cada taza de amaranto, se agregan seis tazas de agua). Se mide el grano y se revuelve por 15 a 20 minutos. Cuando esté listo, proceda a colar, enjuagar y listo, ya se puede comer.

Aceite de Amaranto

Por último, resaltan sus aceites, cuyo uso se impulsa en la industria química, farmacéutica y cosmetológica. De hecho, el aceite de amaranto o Huautli, extraído de la parte grasa de la semilla de amaranto, tiene un costo bastante elevado y no es fácil de conseguir.

Su potencial anticancerígeno dadas sus propiedades antioxidantes le hacen muy valioso para la salud, por lo que, principalmente, es utilizado en la industria médica o farmacéutica. En este sentido, el antioxidante que le hace resaltar en la medicina es el escualeno, cuyas maravillosas propiedades propiedades anticancerígenas siguen siendo estudiadas por la comunidad científica aun en la actualidad.

Los países donde se produce principalmente son Bolivia y Argentina, probablemente dado que el amaranto es originario de estas zonas. No obstante, también se produce aceite de amaranto en países de otros extremos del mundo, como Rusia, China, la India, Ucrania y Kenia.

Aun así, este aceite de amaranto es bastante difícil de encontrar, pero puede aparecer de vez en cuando en tiendas dietéticas o naturistas, farmacias o en grandes cadenas de supermercados. Sin embargo, debido a su alto costo e inestabilidad de su mercado, se suele vender el aceite de amaranto combinado con otros aceites, con la finalidad de optimizar sus cualidades.

Por las razones anteriormente mencionadas, el amaranto es considerado un grandioso alimento para todas las edades y útil para las mayoría de las condiciones físicas del ser humano. Su consumo cada dia es más popular y se espera que siga creciendo, no solo en la comunidad végana sino en todos los públicos del mundo.

tags:

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *