Para Qué Sirve el Ambroxol?

¿Alguna vez has tenido ataques de tos sumamente molestos debido a una fuerte gripe? ¿Has sentido el pecho congestionado y una sensación de pesadez en el mismo mientras sufres de resfriado por mucho tiempo? Entonces es posible que alguna vez te hayan recetado ambroxol. ¿Pero qué es y para qué sirve el ambroxol? Hoy descubriremos todos sus beneficios y su mecanismo de acción.

En primer lugar, el ambroxol es una medicación confiable, segura, y de efectos secundarios muy leves, que posee propiedades de varios tipos. El amroxol es principio activo de medicamentos de nombre comercial como Mucibron, Mucosolvan, Mucobrox, Mucol, Lasolvan, Naxpa, Mucoangin, Surbronc, Ambolar, Lysopain, Dinobroxol, Motosol, Mucosan, entre otros.

Para Qué Sirve el Ambroxol

Entre sus acciones medicinales, se encuentra su poder expectorante, dada su pertenencia al grupo de los conocidos como mucolíticos. Asimismo, posee efectos antitusivos intrínsecos discretos, además de propiedades antiinflamatorias que sirven para eliminar la inflamación e irritación en la garganta.

Ampliando un poco la información acerca de la irritación y dolor de garganta, el ambroxol también provee alivio para el dolor de este órgano bucal; de hecho, el síntoma principal de la faringitis aguda es el dolor de garganta, si bien este normalmente es ocasionado debido a una infección viral.

La infección viral por lo general es autolimitada, y desaparece tras unos días para otorgar normalidad al estado de salud del afectado. Los síntomas más molestos son el dolor latente en la garganta, que se acrecienta cuando el paciente traga líquidos o comida.

Es por ello que el tratamiento con ambroxol está orientado a la reducción del dolor, dado que el efecto anestésico local es la principal propiedad del ambroxol para el tratamiento del dolor de garganta.

Asimismo, su capacidad para estimular la expulsión de flema en procesos de carácter bronquial ayuda a que el moco sea secretado del organismo y evitando que se quede atrapado en los alvéolos pulmonares.

Se prescribe el ambroxol en caso de infecciones de carácter respiratorio, como son la neumonía, la sinusitis, la laringitis, el asma bronquial, la traqueobronquitis, la laringotraqueítis, la rinitis seca, la bronquitis aguda y crónica, las bronquiectasias, y otras enfermedades de ese tipo.

Estudios recientes sobre el Ambroxol

Hace no mucho, salió a la luz un estudio que resultó en una hipótesis que manifiesta que el ambroxol podría cumplir un papel importante para tratar la enfermedad ósea de Paget, así como el mal de Parkinson y enfermedades más comunes que suceden ante la vejez que tienen relación con la disfunción de la autofagia.

En lo que a estos estudios respecta, Daniel H. Geschwind y sus compañeros de la UCLA revelaron una nueva y muy importante propiedad en el ambroxol. Las investigaciones se encontraban en búsqueda de que el encontrar el modo de que el organismo humano lograra regenerar células nerviosas en el sistema nervioso central de un modo similar al modo en que crecen espontáneamente las células en el sistema nervioso periférico.

Fue así como los científicos consiguieron reconocer una red genética utilizada por el sistema nervioso periférico para dar comienzo a la reparación automática de las células. En este sentido, luego hicieron una combinación entre los patrones de expresión que revelan los genes en la red gracias a una base de datos de las moléculas bioactivas que libran los mismos esquemas, apareciendo ambroxol.

Al utilizar ambroxol para dar de comer a ratones con lesiones en el nervio óptico, se pudo notar un ligero crecimiento neuronal. Los científicos y autores de este increíble descubrimiento consideran que este estudio frece una base genómica efectiva para entender la reparación neuronal. Asimismo, comprende una prueba del dominio que tienen estos estudios para hacer frente a problemas complicados en la biología del sistema nervioso.

Mecanismo de acción del Ambroxol

El proceso de absorción por vía oral del ambroxol se realiza a nivel del intestino, y es muy rápido. De hecho, comienza a hacer acción oral tras un estimado de 30 minutos después de su toma, y una vida media de alrededor de 10 horas.

El ambroxol tiene la facilidad de actuar sobre las membranas mucosas, restituyendo los mecanismos fisiológicos de eliminación del tracto respiratorio, los cuales se refieren a la eliminación de mucosidades, la incitación en la producción de moco y la estimulación de la síntesis y expulsión de surfactante, neumocitos tipo II.

Es así como el tensioactivo disminuye la capacidad del moco de pegarse a las paredes bronquiales, optimizando su flujo al suministrar amparo contra infecciones y agentes irritantes.

En este sentido, si bien el volumen de esputo se reduce con el paso del tiempo, las fibras de mucopolisacáridos ácidos se descomponen, logrando que el esputo sea menos pegajoso y más ligero. Esto hace que sea más fácil la expulsión de esta sustancia al toser.

En palabras más simples, el ambroxol tiene la capacidad de descomponer la flema, y se le usa para tratar enfermedades respiratorias relacionadas con una cantidad excesiva de moco o flema viscosa.

Su comercialización se produce en presentaciones de administración oral, inhalatoria y parenteral; en formato de tabletas, solución para inhalación, jarabe o gotas pediátricas. Otras formas de presentación son bolsitas de polvo seco, , gotas y ampollas, así como tabletas efervescentes. Se le suele prescribir solo o junto a un broncodilatador. Además, el ambroxol se usa junto a antibióticos orales para combatir infecciones bronquiales.

¿Cómo fue descubierto el Ambroxol?

La historia del ambroxol es, de hecho, una muy interesante. El ambroxol, como agente secretolítico o expectorante emergió a final de la década de los años 60, siendo preparado por Boehringer-Ingelheim; y siendo comercializado posteriormente en los años 70, específicamente en el año 1978.

Su uso se volvió muy popular para el tratamiento de enfermedades broncopulmonares, pues tal y como hoy en día, era muy efectivo para deshacer el moco o flema en los pulmones. Desde entonces, el ambroxol se comercializa bajo diversos nombres comerciales y se le usa con frecuencia como principio activo para muchos jarabes para la tos.

Recomendaciones del Ambroxol

Como todo medicamento, existen ciertas recomendaciones particulares a la hora de tomar las dosis prescritas.

  • El ambroxol en comprimidos debe tomarse con abundante cantidad de agua, preferiblemente después de la comida.
  • No masticar las cápsulas de ambroxol.
  • Si se busca que el medicamento tenga una mayor eficacia, tome el ambroxol con una buena cantidad de agua y/o otros líquidos; a menos que su especialista de salud le prescriba lo contrario.
  • Recuerde que las dosis de ambroxol para cada paciente pueden ser distintas; nunca se automedique.
  • Si se olvida de tomar una dosis de ambroxol, tómela lo más pronto que le sea posible. Aunque, de faltar poco tiempo para la siguiente toma, no duplique la dosis; simplemente siga tomando la medicación tal y como se le ha indicado.
  • En los casos en que sólo sea posible una inhalación diaria, se completará la terapia con otras formas de administración.
  • Almacene el ambroxol a una temperatura igual o menor a los 30 grados celcius.
  • Recuerde mantener el ambroxol lejos del alcance de niños para evitar consecuencias por ingesta accidental.

Contraindicaciones del Ambroxol

Tal y como ocurre con todos los medicamentos, el ambroxol también tiene algunas contraindicaciones que debemos tener presentes con atención para evitar consecuencias indeseadas. Las contraindicaciones del ambroxol son las siguientes:

  • El Ambroxol no debe administrarse a pacientes con gastritis o úlcera péptica, pues irrita la mucosa gástrica.
  • Se desaconseja su prescripción en mujeres en estado de gravidez o en período de lactancia. El ambroxol pasa a la leche materna, y unque no se esperan efectos adversos en el bebé lactante, no se recomienda la administración de este medicamento en mujeres que estén dando el pecho.
  • No se recomienda su uso en personas que sufran de insuficiencia renal o enfermedad hepática; o bien, solo tendrán que reducir la dosis común y ampliar el lapso entre dosis del ambroxol.
  • No debe emplearse el ambroxol como tratamiento para propiciar el alivio de la tos crónica producida por el cigarrillo, el asma, enfisema o toses secas.
  • Tenga cuidado si ha padecido convulsiones o tiene problemas neurológicos. En dado caso, lo mejor es que consulte a su médico para que evalúe su caso y le indique cuál es la mejor opción a tomar.
  • Se debe tener precaución relativa en a la toma de ambroxol en pacientes que padecen de ulceración gástrica o gastritis.
  • Consulte a su especialista en caso de que esté tomando otro medicamento, para verificar las posibles interacciones. Se conoce que el ambroxol puede interactuar con el salbutamol, ocasionando un efecto aditivo que incrementa la actividad espasmolítica de este último en la actividad mucociliar; en pocas palabras, aumenta el efecto expectorante.
  • Una de las interacciones descritas del ambroxol es que puede aumentar la concentración pulmonar de la amoxicilina, doxiciclina, cefuroxima y eritromicina.

Efectos secundarios del Ambroxol

Si bien el ambroxol, por lo general, se tolera bien por parte del organismo, se presentan algunos efectos secundarios en algunas ocasiones. Entre estos, destacan las náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Sin embargo, lo más común es que estos síntomas desaparezcan una vez que el cuerpo se acostumbre a este fármaco.

Asimismo, existe la posibilidad de que se manifiesten algunos síntomas de alergia, entre los que se incluye cierto grado de comezón, urticaria o rojez en la piel, resequedad de la boca o salivación y fiebre.

También existen registros menos incidentes de erupciones en la piel, constipación intestinal, y sequedad en las vías respiratorias (lo que produce hinchazón relativamente brusca del rostro, labios, lengua y otros lugares del cuerpo)

En casos sumamente severos de alergia al ambroxol, pueden producirse síntomas mucho más graves, como el shock anafiláctico. Este tipo de reacción provoca síntomas como pérdida del conocimiento, palidez, sudoración, entre otros.

Si se le prescribe por vía inhalatoria en personas que padecen de asma, podría ocasionar broncoespasmos; los cuales pueden evitarse si se administra antes un broncodilatador.

¿Cuál es la dosis recomendada de Ambroxol?

  • En pacientes adultos: Se aconseja una dosis diaria de 30 mg (una tableta de Ambroxol) a 120 mg (4 tabletas de Ambroxol). Deberá tomarlas en 2 a tres dosis diferentes diarias.
  • En niños menores de 2 años: Se debe administrar media cucharada de jarabe Ambroxol dos veces al día
  • Para niños de 2 a 5 años: Se recomienda tomar media cucharada 3 veces al día
  • En niños mayores de 5 años: La dosis recomendada es una cucharadita de jarabe, de 2 a 3 veces al día.

Conclusiones acerca del Ambroxol

Tal y como se menciona en el artículo, el ambroxol es un medicamento cuyos usos van más allá de un simple mucolítico. Este medicamento realmente es capaz de combatir no solo el alojamiento de un exceso de mucosidades en nuestro aparato respiratorio, sino que también nos ayuda a aliviar las molestias, inflamaciones e irritaciones que la afección respiratoria que estemos presentando nos ocasione a la salud general.

El ambroxol es un medicamento seguro y aprobado por todos los organismos farmacéuticos, médicos y sanitarios. Por ende, su consumo y su prescripción están aprobadas en todos los países del mundo.

Como todo medicamento, se desaconseja estrictamente su ingesta si el medicamento no ha sido prescrito por un médico o profesional de la salud tras evaluar en persona la condición física del paciente o realizar los exámenes pertinentes para tener un diagnóstico completo y acertado.

Parte de los efectos secundarios del ambroxol vienen precisamente de la dosificación inadecuada o el uso del medicamento sin haber consultado a un médico o especialista que analizara los síntomas y evaluara al paciente, en especial si estos son infantes. Recuerde que el organismo de los niños es más delicado y propenso a reacciones adversas.

Asimismo, debe tener precaución con las posibles contraindicaciones que puede tener el ambroxol, debido a que existen ciertas condiciones, como las mencionadas con aterioridad, que pueden ocasionar inconvenientes a la hora de seguir un tratamiento. No olvide consultar a su médico respecto a todas sus condiciones de salud o posibles interacciones de medicamentos que esté tomando antes de recibir la prescripción de ambroxol.

Aun así, en términos generales, la toma de ambroxol en jarabe o tabletas es bastante segura. Se debe tener más precaución con las presentaciones masticables, vía inhalatoria y a través de ampollas.

Consulte siempre acerca de cualquier duda que tenga respecto al tratamiento con ambroxol y evite consecuencias indeseadas.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *