Para qué sirve el Azufre?

Introducción

Si alguna vez has sufrido de problemas para la piel, probablemente has escuchado muchos remedios y jabones de azufre. Y, ¿para qué sirve el azufre? Pues bien, el azufre es un elemento químico cuyas aplicaciones pueden llegar a ser altamente provechosas para el tratamiento de enfermedades de la piel, así como otros padecimientos, usado tópicamente o ingerido en alimentos.

Químicamente hablando, el azufre es un mineral que se encuentra en la corteza terrestre en grandes cantidades, y cuya presencia desempeña un papel muy importante en el organismo humano. Por esta razón, su déficit tiende a ocasionar trastornos delicados en la salud.

El propósito en esta oportunidad es descubrir cuáles son los aportes que tiene el azufre tanto en materia de salud, como de belleza. Para ello, se debe estudiar los alimentos que le contienen, así como los diversos suplementos de origen natural que se pueden hallar en diversas fuentes.

Beneficios del Azufre

Los beneficios del azufre ayudan al organismo a funcionar de modo apropiado, si son adquiridos mediante ingesta de suplementos naturales. Por ello, los beneficios más destacables del azufre en materia de salud son descritos a continuación.

Uno de los beneficios más importantes es la regulación de los niveles de glucosa que se encuentran en la sangre, así como el metabolismo de lípidos e hidratos de carbono. Esto asegura un funcionamiento saludable de todos nuestros órganos en general, pero también optimiza el funcionamiento del hígado y favorece la depuración del organismo de manera natural.

La función digestiva y la oxigenación cerebral también se ven mejoradas gracias al azufre, así como el funcionamiento del sistema nervioso. Asimismo, el azufre también es conocido como un remedio usado para trata diversos síntomas crónicos y agudos.

Usos del azufre

El azufre es un elemento que se encuentra presente en prácticamente todos los tejidos vivos, puesto que forma parte de algunos de los aminoácidos y está involucrado en la síntesis de proteínas, así como en varias reacciones enzimáticas. Incluso, se viene utilizando desde tiempos bíblicos, en los que se popularizó como un remedio para trastornos cutáneos como el acné y la sarna.

De hecho, las sales de azufre eran quemadas con el propósito de esterilizar las salas en las que se encontraban personas con enfermedades infecciosas. Por otro lado, era ingerido también acompañado de diversas sustancias como melaza para el tratamiento de la bronquitis, el estreñimiento, e incluso el reumatismo.

En la actualidad, su consumo es un poco más cauteloso, y se le utiliza incluso en la manufactura de tintes, pólvora, insecticidas, fungicidas, ácido sulfúrico y caucho, como agente endurecedor.

El azufre en la homeopatía

El azufre es muy popular entre los asiduos a la homeopatía debido a su amplia variedad de usos. No suele tener interacciones con otros remedios, y tiene buena adaptabilidad al tratamiento de diversas enfermedades y síntomas conocidos. Sus extensos y profundos efectos en el organismo le hacen útil para tratamientos en trastornos crónicos e infecciones agudas relacionadas con fiebre y resfriados.

Sus propiedades curativas estimulan nuestro organismo de manera positiva, lo que produce una mejora general en muchos padecimientos. En este caso, los médicos homeópatas lo prescriben a las personas que padecen problemas cutáneos como la psoriasis, eccemas, acné, erupciones y herpes. Asimismo, también forman parte del tratamiento contra la artritis, los resfriados, la tos, dolor de cabeza y problemas gastrointestinales varios.

Usos Cosméticos del Azufre

En lo que al uso cosmético del azufre respecta, en efecto este elemento se encuentra de por si entre los componentes de muchos productos cosméticos. Tal como si lo estuviéramos ingiriendo en los alimentos, el azufre ayuda al cuidado de la piel, del cabello y nuestras uñas, debido a propiedades comprobadas en el mismo.

En primer lugar, el azufre tiene efectos depurativos sobre las enzimas que suelen acumularse en la piel, combatiendo al mismo tiempo las bacterias, los hongos y disminuyendo el acné.

Para continuar con el listado de afecciones que el azufre puede cuidar, se tienen algunas importantes como el eczema y diversas alergias cutáneas, al tiempo que vuelve más uniforme la apariencia de la piel y su pigmentación.

Además, es excelente como agente fortificante del cabello y las uñas. Esto sucede muy especialmente debido a que el azufre forma parte de la keratina , por si fuera poco, ayuda en la producción de colágeno, que es una sustancia que forma tejidos conectivos, la estructura celular y las paredes de las arterias.

Usos recomendados en la medicina

El uso del azufre es recomendado como suplemento o mediante el aumento de la ingesta de productos ricos en azufre, muy en especial a las personas que sufren de ciertos padecimientos de salud.

Asimismo, el azufre como mineral esencial, juega un papel importante en la salud de los tejidos conectivos, así como en la piel, los huesos, los dientes, el cabello y los músculos.  El azufre también ayuda en el metabolismo de la grasa y la regulación del azúcar en la sangre.

El azufre es muy recomendado para los trastornos nerviosos como ansiedad, estrés o depresión; la diabetes; la congestión hepática y problemas a la hora de digerir los alimentos; para niveles altos de colesterol o triglicéridos; para las enfermedades reumáticas y autoinmunes; la fibromialgia, el acné, la psoriasis, la dermatitis, la alopecia, y diversos padecimientos cutáneos.

En el caso de la artritis, el azufre ha demostrado ser eficaz para manejar esta enfermedad, así como sus variantes: la artritis reumatoide y la psoriásica. Es por ello que existen los denominados baños de azufre o también conocidos como baños de barro. Estos suelen ser efectivos para el alivio de la hinchazón aguda producida por la artritis.

Por fortuna, si se toma un baño de azufre en la noche, la rigidez de la artritis en las mañanas puede verse disminuida. Además, por si esto fuera poco, un buen baño de azufre puede optimizar la fuerza y potencia para caminar.

Requisitos dietéticos de azufre

Si bien no existen requerimientos dietéticos determinados de azufre, y además, por lo general, obtenemos la cantidad necesaria a través de nuestra propia dieta, es importante consumir alimentos que contengan este importante mineral siempre que podamos. Los alimentos que contienen azufre tienen un ligero olor a huevo podrido, que se deriva del gas de dióxido de azufre que escapa al aire.

Aun así, si no padecemos ningún trastorno, pero queremos aumentar el consumo de azufre, lo más natural y efectivo es aumentar la ingesta de aquellos alimentos que lo contienen.

El azufre se encuentra en alimentos de origen animal con alto contenido en proteínas, como productos lácteos, huevos, carne de res, aves de corral y mariscos. En particular, las yemas de los huevos son una de las fuentes más altas de azufre.

Entre las fuentes de azufre más importantes se incluyen las cebollas, ajo, nabos, col rizada, algas marinas y frambuesas. Asimismo, las nueces son otra fuente vegetal adicional de azufre que vale la pena mencionar también por sus saludables propiedades antioxidantes.

Para completar la lista de alimentos que contienen importantes trazas de azufre, se tienen otras verduras en general. Tal es el caso de ciertas legumbres, como el brócoli, el germen de trigo, la levadura de cerveza, mostaza, el pepino, mango, pomelo, espinacas, yema de huevo cruda, espárrago, zanahoria, manzana, ciruela, y las semillas de girasol.

Productos con Azufre

Existen numerosos productos elaborados en base a este mineral conocido como azufre. Es así como, entre los principales, se encuentran champús, cremas, lociones, y jabones.

Los champús con azufre sirven para tratar el problema de caída del cabello, que vienen ocasionados por la caspa, la dermatitis seborreica o alopecia. Por otro lado, las cremas y lociones limpiadoras para la piel que contienen azufre sirven para el tratamiento de impurezas y para ayudar a mejorar la textura de la piel. Además, en lo que a jabones con azufre respecta, estos pueden servir para tratar infecciones de acné, el exceso de grasa y la tendencia a la sobreinfección.

Entre los suplementos médicos, destaca el Metilsulfonilmetano (MSM). Este se refiere a un compuesto basado en azufre orgánico que se prescribe, de forma convencional, para optimar el funcionamiento de los cartílagos, huesos, tendones y músculos. Estos suplementos suelen estar conformados por 1g por cápsula y se suelen recomendar 2 o 3 veces por día.

Por otro lado, se tiene el consumo de azufre como oligoelemento, sin que represente un prejuicio para el organismo. Este tipo de tratamiento se acostumbra hacer colocando la tableta en la parte más baja del paladar, 2 ml en ayunas.

Asimismo, otro tratamiento terapéutico se refiere a balnearios y aguas termales naturales que pueden contener diversos tipos de minerales. Entre estos tipos de aguas termales destacan las azufradas o sulfuradas, que son bastante conocidas por su característico olor, son maravillosas para tratar todo tipo de problemas de piel.

Otro tratamiento efectivo para el cuerpo son las barritas de azufre, que, si bien no es nada fácil de hallar en muchos países. Estas barritas se han utilizado desde hace mucho tiempo para mejorar las contracturas de espalda de forma contigua. Solo se debe deslizar la barrita encima del área afectada hasta que se rompa. Una vez esto suceda, estará listo.

Aun así, siendo el azufre tan recomendado, lo mejor es consultar con un médico antes de someterse a cualquier clase de tratamiento con azufre o ingerir suplementos naturales, muy particularmente si ya estamos bajo cierta medicación o tenemos problemas de salud.

Trastornos de la piel

En lo que a trastornos de la piel respecta, el azufre puede ayudar a aliviar los efectos de varios de estos malestares, como el acné, la psoriasis, las verrugas, la caspa, el eccema y la foliculitis, que causa inflamación de los folículos pilosos.

Las cremas, lociones y jabones de barra que contienen azufre se utilizan para aliviar la hinchazón y el enrojecimiento relacionados con el acné.

De este mismo modo, la dermatitis y la sarna se pueden tratar con una pomada de azufre especializada. Algunos tratamientos con azufre están disponibles sin receta, pero en casos severos, es posible que necesite una receta de su dermatólogo.

Azufre en presentación tópica

El azufre tópico se usa con mayor frecuencia para tratar afecciones relacionadas con la piel y se vende con los nombres comerciales de Acnotex, Sulforcin, Fostril y Rezamid, entre otros.

Otra forma de azufre llamada sulfacetamida también se usa tópicamente para la piel y se comercializa con marcas como Sulfacet-R, Clarifoam, Rosanil, Rosula y Plexion.

Tal y como se mencionó en reiteradas ocasiones anteriormente, el azufre tiene varios usos viables para la salud de la piel. Los dermatólogos a veces recomiendan ungüentos de azufre tópicos para tratar el acné, la dermatitis seborreica, la rosácea, el eccema y la caspa.

También puede usar azufre tópicamente para ayudar a tratar las verrugas, la pitiriasis versicolor o la decoloración de la piel, las infecciones del folículo piloso y el herpes zóster.

Asimismo, otras formas tópicas de azufre incluyen limpiadores, geles, lociones y suspensiones tópicas. Siga las instrucciones de la aplicación de su médico cuidadosamente cuando use azufre para tratar afecciones de la piel.

Efectos secundarios del Azufre

Las personas pueden experimentar efectos secundarios como sequedad de la piel, picazón, hinchazón e irritación mientras usa azufre para tratar problemas de la piel.

Por si fuera poco, la aplicación de azufre a la piel quebrada, herida, quemada por el sol o irritada de otra manera puede empeorar las irritaciones. Es por ello que no se aconseja cubrir el área de la piel con vendas o gasas después de aplicar azufre, ya que esto podría causar una absorción excesiva.

Contraindicaciones del Azufre

No recomienda utilizar azufre o cualquier producto derivado si es alérgico al azufre o las sulfamidas, o si padece una enfermedad renal. Además, se debe preferiblemente prescindir el uso de productos tópicos de azufre mientras usa otros tratamientos para el acné en su piel, a menos que su médico le indique que hacerlo es seguro.

Por último, pero no menos importante, el azufre tópico podría no ser seguro durante el embarazo o durante la lactancia, según advierten varios institutos a nivel mundial, más por precaución que por haber comprobado la negatividad de sus efectos.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.