Para qué sirve el clonazepam

Introducción

El clonazepam es un medicamento fuerte que no debe ser administrado sin haber sido recetado por un médico especialista, y es que estamos hablando de un fármaco que se utiliza en ámbitos de terapia psiquiátrica o psicológica. Esto se debe a que cuenta con propiedades específicas y principales, siendo estas ansiolíticas y sedantes, entre otras. Este hecho, además de sus excelentes resultados, lo ha colocado como un psico-fármaco altamente reconocido y consumido.

Este medicamento se caracteriza por formar parte de la familia de las benzodiacepinas, la cual engloba una cantidad de propiedades y beneficios que disminuyen considerablemente cualquier nivel de irritabilidad y ansiedad. En otras palabras, el clonazepam ayuda a que cualquier persona con este tipo de problemas, comience a sentir relajación y tranquilidad, lo que genera que los mismos comiencen a regular sus niveles de sueño y lo concilien como deberían y sin disturbios en su mente.

Hoy en día, el nivel de estrés que manejan las personas genera que su estado mental comience a alterarse, produciendo que su nivel de tensión y molestia, vaya en aumento. Esto también se debe al estilo de vida que se ha estado llevando a cabo en estos tiempos, en donde el trabajo se vuelve tedioso, los productos comienzan a aumentar de precios, la ansiedad comienza a aumentar y la depresión se desarrolla más rápido de lo normal.

Con el fin de tratar todos estos síntomas, se establece una comunicación con un especialista en la materia que ayude a ordenar las ideas del paciente, establezca causas y un diagnóstico preciso, para luego establecer un tratamiento adecuado. De forma común, el clonazepam es el medicamento que primeramente se receta en estos casos, dependiendo primeramente de la razón de los trastornos que se estén padeciendo.

En algunos países, de toda la familia de benzodiacepinas, el clonazepam es el medicamento que más se vende y se receta de todos, sobretodo porque cuenta con un gran número de estudios que generan que su veracidad esté comprobada desde todos los aspectos, y es que cómo no, si el fármaco se utiliza desde los años 70’s, en donde en esta época se utilizaba para tratar algunas enfermedades que eran diferentes y llamativas en esos años, como la epilepsia. Sin embargo, tras estudiar profundamente todos sus beneficios y resultados, se comenzó a utilizar en casos más comunes, como la ansiedad y la depresión.

Al pasar el tiempo, también se implementó para tratar las crisis de pánico que ocurrían de forma similar a los ataques de ansiedad. Todos estos trastornos solían ser muy comunes en esa época y se mantuvieron hasta hace algunos años, en donde comenzaron a empeorarse debido a la presión social, a los eventos laborales, a la economía de cada país y a cualquier situación emocional que englobe a una misma persona.

Cuando todos estos problemas se combinan, surge lo que se conoce como un nivel muy elevado de estrés, tanto físico como mental, lo que requiere de ayuda médico, ya que si bien el estrés es una enfermedad común que afecta a un gran número de personas alrededor de todo el mundo por leves periodos de tiempo, estamos hablando de una enfermedad que es capaz de acabar con la calidad de vida de cualquier individuo.

Sin embargo, el clonazepam no debe ser utilizado sin que un médico especialista lo recete, ya que el mismo es capaz de crear dependencia y ciertos efectos adversos, por lo que es necesario tener precaución con el fármaco. Partiendo de estos detalles, y muy a pesar de las buenas referencias del medicamento, en realidad el mismo es capaz de considerarse un riesgo para la salud si no se ingiere de forma correcta, conjunto algunas medidas necesarias para los problemas que busca tratar, como por ejemplo, terapias.

Propiedades del clonazepam

El clonazepam es un fármaco cuyas propiedades se enfocan principalmente en el sistema nervioso central (SNC), generando específicamente que el mismo comience a controlar su actividad eléctrica. En sí, lo que genera es que este sistema del organismo tenga la capacidad propia de disminuir esta actividad, lo cual se logra gracias a sus propiedades, las cuales causan ciertos efectos magníficos en el organismo, dentro de los cuales destacan los siguientes:

  1. Sedante. Su efecto sedante tiende a resultar eficaz gracias a su rapidez.
  2. Ansiolítico. Como ansiolítico es maravilloso y sus efectos tienden a ser precisos.
  3. Anticonvulsionante. Gracias a este efecto es que primeramente solía utilizarse para tratar la epilepsia y cualquier enfermedad similar.
  4. Miorrelajante. Como miorrelajante es maravilloso ya que sus efectos tienden a perdurar el tiempo preciso, por lo que se toma en cuenta este elemento a la hora de recetarlo.
  5. Estabilizador del estado de ánimo. Por último, el clonazepam ayuda de forma constante con el estado de ánimo de una persona, lo que genera que el fármaco sea preciso en casos de depresión.

Como decíamos, gracias a todas estas propiedades, el clonazepam se considera como un medicamento fuerte, estabilizador y antiepiléptico, por lo que es recetado en cualquier circunstancia en donde se requiera que el sistema nervioso central se estabilice y elimine el desarrollo de los síntomas que se forman por este descontrol.

Por otro lado, es importante destacar que el clonazepam es capaz de ser recetado de forma individual como un solo tratamiento, o bien, conjunto a otros medicamentos que se necesiten para tratar otros síntomas. Por lo general, en crisis de pánico y ataques de ansiedad, el clonazepam suele recetarse acompañado con otros fármacos que ayuden a estabilizar la salud del afectado de forma rápida y precisa.

Además de esto, hablamos de un medicamento que ayuda a estabilizar el estado de ánimo de cualquier persona, siempre y cuando esto se desestabilice por alguna causa médica o emocional. Sin embargo, es importante mencionar el hecho de que cuando el clonazepam actúa de este modo, lo hace por un periodo de tiempo limitado, en el cual el individuo afectado comienza a dejar atrás cualquier tipo de problema, carga emocional o emoción negativa. No obstante, en estos casos el medicamento es capaz de causar una adicción, como ya hemos mencionado anteriormente, lo que genera que la medicación sea altamente tolerada.

Partiendo del detalle anterior, se habla entonces de un tratamiento con clonazepam cuyo periodo de tiempo sea breve o deba ser administrado únicamente cuando se trate de casos graves, especialmente si se habla de un trastorno bipolar avanzado que no es posible de controlar con otros medicamentos.

A pesar de que hemos mencionado algunos de los trastornos en los cuales se recomienda el uso de este fármaco, en realidad el clonazepam es capaz de ser empleado es diversas enfermedades y trastornos comunes y poco comunes, en donde destacan los siguientes:

  1. Trastornos de ansiedad. Dentro de estos trastornos en general, se consiguen diferentes tipos de fobias y trastornos de pánico difíciles de controlar, por lo que gracias a las propiedades del clonazepam se consiguen buenos resultados.
  2. Trastornos del sueño. En estos casos se utiliza gracias a su acción conciliadora de sueño, además de que ayuda a calmar ansias y relajar la mente.
  3. Epilepsia. Sí, incluso hoy en día, en algunos casos se recomienda la utilización de este medicamento en casos de epilepsia, así como también en casos de ausencias del tipo epiléptico.
  4. Crisis convulsivas. Incluso si no se trata especialmente de una epilepsia, sino simplemente de crisis convulsivas, este fármaco ofrece también una serie de beneficios que comienzan por el control de los síntomas.
  5. Trastorno bipolar. En estos casos las propiedades del clonazepam, en conjunto, ayudan a que el estado de ánimo de una persona con bipolaridad pueda mantenerse controlado.
  6. Síndrome de abstinencia al alcohol. Y por último, está el síndrome que ataca cuando una persona adicta al alcohol, se encuentra en una rehabilitación. El clonazepam es excelente ofreciendo calma en estos individuos. Sin embargo, es importante detener el tratamiento antes de que el mismo cause dependencia.

En todos estos casos, el procedimiento tiende a resultar similar, sobretodo porque primeramente se debe visitar a un médico especialista, informando al mismo sobre los síntomas que se están presentando, el historias clínico e incluso su historias hereditario, ya que algunos trastornos tienden a ser hereditarios y son elementos que el psiquiatra tiende a tomar en cuenta antes de establecer el diagnóstico y el tratamiento. Sin embargo, por lo general, el clonazepam es una de las primeras opciones en cualquiera de los casos anteriormente descritos.

Administración y dosis

Es sumamente importante tener en cuenta que el clonazepam debe ser administrado tal como el médico lo haya recetado, ya que cualquier cambio o modificación de libre albedrío en estos casos, puede alterar sus efectos en el organismo. De forma común, la presentación del medicamento es en forma de tabletas que deben ser ingeridas.

Esta presentación varía en dos tipos de tabletas, en donde están aquellas que de forma común tienden a ingerirse con un vaso de agua, y otras que deben ser solubles en la boca. Se recomienda, que en cualquiera de ambas presentaciones, un paciente no exceda la dosis de tres pastillas al día, ingiriendo una cada ocho horas. Incluso, se recomienda que se establezca un patrón de horas específicas en donde de forma diaria, el clonazepam será ingerido. Lo ideal, en caso de pastillas comunes, es que se beban con un vaso de agua. Es importante destacar que estos números pueden variar según sea el caso y esto no es una receta médica, sino el modo más común de la misma. Cada especialista se basará en su criterio y generará el mejor método de administración en cada individuo.

Lo más recomendable es que se siga al pie de la letra todos los consejos e instrucciones que indique el médico, con respecto a este fármaco. De forma común, el clonazepam debe ser ingerido en dosis muy bajas en cuanto a los miligramos, y puede ser un aumento progresivo el que se lleva a cabo con respecto a las mismas.

Por otro lado, es necesario mencionar el hecho de que el clonazepam ayuda a controlar los síntomas de los trastornos que se estén presentando, pero el mismo no elimina sus causas, por lo que lo ideal es estudiar a fondo el caso y establecer un tratamiento farmacológico completo en donde además del clonazepam, se establezcan también otros medicamentos, y de ser necesario, también se puede recomendar cierto tipo de psicoterapia.

Los efectos del medicamento se observan rápidamente pero de forma leve, por lo que a medida que vaya pasando el tiempo y se siga ingiriendo el medicamento, los efectos se observarán a mayor escala. No se debe aumentar o reducir su dosis a menos de que el médico así lo establezca, ya que de otro modo los efectos podrán desestabilizarse, incluso si el problema se ha detenido por completo, o por si no ha cedido en lo absoluto, esto debe continuar tal como lo haya indicado el profesional.

Sin embargo, se puede consultar con el médico con el fin de que el mismo observe la evolución de los síntomas, y el mismo genere cualquier tipo de modificación en la administración del medicamento.

Efectos secundarios del clonazepam

Como habíamos mencionado al comienzo de este artículo, el clonazepam es un medicamento que cuenta con una serie de efectos secundarios que son capaces de experimentarse dependiendo de cada organismo y circunstancias, y es que este fármaco es capaz de interceptarse con los efectos de cualquier otro. Dentro de los principales efectos adversos del clonazepam, y sin tomarse como suficientes para detener el tratamiento, se encuentran un cansancio excesivo, cierto nivel de somnolencia o debilidad en todo el cuerpo. Estos efectos tienden a considerarse leves y comunes, por lo que no se consideran graves.

Sin embargo, la lista de los efectos adversos del clonazepam tiende a ser variada y se dividen en diferentes tipos, según el nivel de los síntomas que ocurren. Los principales efectos secundarios del clonazepam, son los siguientes:

Efectos secundarios leves

Estos efectos son aquellos que se caracterizan por ocurrir por periodos de tiempo muy cortos y en un nivel de intensidad leve. De forma común, no tienden a ser tomados en cuenta con respecto a la interrupción del medicamento, y son los siguientes: vértigo; ciertos desniveles emocionales; ganas frecuentes de orinar; dolor muscular; visión borrosa; somnolencia repentina y cierto nivel de alteración en el deseo sexual.

Efectos secundarios graves

Por otro lado, están aquellos efectos secundarios que se consideran graves gracias a que surgen de forma repentina y se mantienen por cierto periodo de tiempo, además de que su nivel de intensidad va más allá de lo moderado. Sin embargo, antes de detener el tratamiento, es necesario consultar con el médico con el fin de que el mismo cambie la dosis o descarte el medicamento.

Dentro de estos efectos secundarios se encuentran los siguientes: urticaria; inflamación en diferentes zonas del cuerpo, incluyendo ojos, labios y lengua; problemas en las vías respiratorias (dificultad para respirar) y ronquera.

Por último, es importante tener especial cuidado con el clonazepam en algunos casos, especialmente en personas de tercera edad, niños y personas con salud débil.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.