Para qué sirve el clonixinato de Lisina

Introducción

El clonixinato de Lisina es un compuesto efectivo que funciona de maravilla a la hora de tratar dolores de diferentes tipos, y es que estamos hablando de un potente analgésico no narcótico que cuenta con características maravillosas, en donde destacan su rapidez de acción, su tolerancia y su seguridad. Este componente forma parte de la los AINES, o en sus siglas, antiinflamatorios no esteroideos.

Al definirlo como un analgésico no narcótico, estamos hablando de un componente que no genera sueño, y que cuenta con una poderosa acción que alivia dolores e inflamaciones en diferentes partes del organismo, radicando en que su efecto llega rápido, por lo que se recomienda en momentos de emergencias. Este fármaco se caracteriza, además, por lograr sus efectos gracias a su efecto inhibidor de prostaglandinas, lo que le brinda su poder analgésico, antipirético y antiinflamatorio.

Partiendo de dichas características, el clonixinato de Lisina es altamente recomendado para tratar dolores agudos y graves, que no cesen con otros medicamentos recomendados para aliviar dolores. Por otro lado, el medicamento es capaz de conseguirse en un gran número de farmacias y con nombres comerciales distintos, pero que componen este fármaco principal. En otras ocasiones, se le puede observar combinado con otros medicamentos, por lo que sus efectos tienden a ser combinados con otros componentes para mejores resultados.

Se le consigue en cajas de pastillas de 250mg o de 125mg, en donde la presentación varía en la cantidad de pastillas. Además, para un efecto más rápido y recetado sólo en emergencias, el clonixinato de Lisina también se consigue en inyecciones de 100mg cada una. Si bien en muchas ocasiones este fármaco tiende a ser de venta libre, según políticas de países y farmacias, en realidad debe ser ingerido siempre y cuando un médico así lo recete, ya que podría estar sujeto a producir efectos adversos en diferentes situaciones.

Suele estar recetado de forma habitual en casos de procesos inflamatorios que tienen que ver con algunos tejidos suaves, lo que causa dolor, así como también en diferentes dolores, y en algunos casos de fiebre. Todo esto es posible gracias a su acción inhibidora de prostaglandinas, ya que estas son las que causan los procesos inflamatorios que generan los síntomas antes mencionados.

Nuevamente, es importante destacar que cualquier tipo de dolor debe ser diagnosticado por un médico, ya que el mismo sabrá qué es lo que lo está causando y podrá realizar un chequeo físico exploratorio, un análisis de los síntomas, un análisis de factores hereditarios y de cualquier medicamento que el paciente esté ingiriendo en ese momento. Además, deberá tomar en cuenta otros factores, como la edad del paciente y enfermedades congénitas, de poseerlas. Con este conjunto informativo listo, el especialista podrá recetar el clonixinato de Lisina como analgésico correcto.

El clonixinato de Lisina como AINES

Al comienzo de este artículo hemos mencionado que el clonixinato de Lisina es un fármaco que forma parte de la familia de los AINES, lo cual se logra gracias a todas las propiedades con las que cuenta este componente, y es que ayuda a tratar directamente condiciones clínicas graves y crónicas que otros medicamentos no logran manejar.

En sí, el fármaco se caracteriza por contar con una potencia analgésica muy poderosa, que cuando se combina con las propiedades antiinflamatorias, forma lo que se conoce como un fármaco llamativo y especial en un sinfín de ocasiones. Por último, este medicamento es capaz de entrar en esta famita gracias a que no cuenta con esteroides y a que no genera lesiones secundarias a menos de que el organismo de una persona así lo genere. Sin embargo, en términos generales, el clonixinato de Lisina no cuenta con la tendencia de producir efectos adversos de forma común.

¿Para qué sirve el clonixinato de Lisina?

Ampliando más la información y hablando de forma más específica en cuanto a los usos que se le otorgan al clonixinato de Lisina, hemos de establecer todos y cada uno de ellos a continuación:

  1. Para tratar dolores que surjan tras eventos quirúrgicos de ginecología, urología, ortopedia y cualquier cirugía general. Lo ideal es que el médico tratando sea quien establezca el mejor método de administración y la dosis correcta.
  2. Para manejar dolor en traumatismos generales que pueden surgir tras lesiones específicas, como fracturas y esguinces. Además, en múltiples ocasiones, si no se establece otro tratamiento, el clonixinato de Lisina también es recetado para tratar mialgias y neuritis.
  3. En otras ocasiones, el clonixinato de Lisina también se utiliza para tratar el dolor después del parto, siempre que otros medicamentos no logren detenerlo. Además, se utiliza también para tratar el dolor que surge por la dismenorrea.
  4. En casos odontológicos también suele ser recetado, sobretodo cuando se trata de extracciones y tratamientos dentales en donde exista inflamación y dolor agudo. Por lo general, en estos casos este fármaco no tiende a ser la primera opción, pero sí la correcta cuando se trata de dolores crónicos.
  5. Cuando hablamos de hemorroides, el clonixinato de Lisina tiende a ser agregado en el tratamiento de las mismas, sobretodo para calmar de inmediato los dolores crónicos que causan este tipo de inflamación.
  6. Por otro lado, este medicamento también es recetado para reducir a gran escala, ciertos dolores reumáticos, así como otalgias y sinusitis.
  7. Dando un giro drástico y ampliando aún más sus usos, el clonixinato de Lisina también suele formar parte del tratamiento contra el dolor en casos de prostatitis y cistitis, aunque tiende a ser la segunda opción.
  8. De forma principal, este fármaco tiende a ser recetado en casos de migrañas, como la primera opción, ya que calma el dolor y reduce las inflamaciones del cerebro que causan la enfermedad.

En todos estos casos, el clonixinato de Lisina tiende a ser un medicamento efectivo y rápido, que genera una mejora inmediata en un gran número de usos antes mencionados. Es capaz de ser la primera opción en algunos de estos casos, o bien, la segunda, dependiendo de las causas del problema y de cómo tratarlas.

Para muchos individuos, el clonixinato de Lisina tiende a formar parte de su farmacia personal, sobretodo en casos de mialgias, fracturas, inflamaciones generales y migrañas, siempre informando a su médico de confianza en cuanto a la mejor forma de administración. Lo más recomendable es evitar ingerir el fármaco de forma común cuando el dolor se considera leve, ya que puede generar dependencia y no mejorar los síntomas crónicos.

Propiedades del clonixinato de Lisina

Ya hemos mencionado las propiedades del clonixinato de Lisina, siendo las que destacan las propiedades analgésicas y las antiinflamatorias, ya que partiendo de estos efectos se logran los resultados inmediatos. En cuanto a su presentación en ampollas, el fármaco es capaz de producir efectos mayores e inmediatos, ya que las propiedades comienzan a surgir efectos apenas entran en el torrente sanguíneo.

Una vez que el componente entre en contacto con el organismo, surge una transformación en el hígado y luego tiende a ser eliminado a través de la orina, tras realizar sus efectos. Es importante que sea el médico especialista el que indique la dosis del medicamento y la presentación del mismo, siempre y cuando se trate de dolores con una causa específica.

Sin embargo, en el prospecto del medicamento en su versión de comprimidos, tiende a reflejarse el método de administración siempre que los dolores a tratar sean sencillos, como en el caso de la migraña, y la dosis oral en adultos suele ser de 125mg cada seis u ocho horas, de forma preferencial tras haber ingerido algún alimento.

Una vez que el medicamento comienza a surgir efecto, es cuando se comienza a producir el efecto inhibidor del ciclo oxigenado, lo que a su vez ayuda a que las prostaglandinas se bloqueen. Además de esto, el medicamento impide la producción de radicales libres, lo que todo en conjunto genera que el clonixinato de Lisina se considere como un fármaco magnífico para tratar dolores de todo tipo en cuanto a intensidad se trata.

Efectos adversos del clonixinato de Lisina

Como comentábamos al comienzo del artículo, el clonixinato de Lisina se caracteriza por tener una excelente tolerancia por el cuerpo humano, por lo que en muy pocas ocasiones el fármaco tiende a mostrar efectos secundarios. Pese a ello, puede ocurrir que ciertas circunstancias generen un choque entre las propiedades del medicamento, con otros elementos, lo que genera que ciertos efectos adversos puedan ocurrir. Además, no se recomienda un tratamiento prolongado con el mismo, ya que es capaz de producir daños a nivel digestivo.

Por otro lado, el medicamento debe evitarse si se cuenta con hemorragias gastrointestinales, o úlceras pépticas, ya que los efectos pueden ser dolorosos. Además, en mujeres embarazadas se recomienda evitar este medicamento, así como en periodos de lactancia, a menos de que el médico lo recete con dosis relativamente más bajas y siempre y cuando sea necesario. Por otra parte, debe evitarse la ingesta de alcohol mientras se está administrando este medicamento.

Estas recomendaciones se llevan a cabo con el fin de reducir en gran medida los posibles efectos adversos que puedan ocurrir tras la ingesta de este medicamento, ya que en las circunstancias antes mencionadas las probabilidades de riesgo tienden a aumentar. Ahora bien, como todo fármaco, el clonixinato de Lisina también cuenta con una lista de efectos secundarios que deben tenerse presentes siempre que se vaya a utilizar el medicamento, con el fin de detener su uso al momento de que alguno de ellos aparezca, o bien, de consultarlo con el médico.

Los principales efectos adversos del clonixinato de Lisina, son los siguientes:

  1. Malestar general. Este efecto secundario puede no ser demasiado relevante por su tendencia a confundirse con un resfriado común. Sin embargo, de durar más de treinta y seis horas, se debe consultar con el médico.
  2. Mareos. Los mareos tienden a ser uno de los principales efectos adversos del fármaco, aunque en muchas ocasiones son mareos leves que no requieren de la interrupción del tratamiento.
  3. Acidez estomacal. En caso de producirse cierto nivel de acidez estomacal, es necesario consultar con el médico y establecer una causa, ya que podría tratarse de un problema de salud mayor.
  4. Estreñimiento. Este tiende a ser considerado uno de los efectos adversos leves del medicamento, y no suele ser tomado en consideración para detener el tratamiento. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no deben pasan más de tres días sin evacuar.
  5. Indigestión. Del mismo modo en que ocurre con la acidez estomacal, es importante tener en cuenta cualquier efectos adverso que tenga que ver directamente con el estómago, ya que puede tratarse de un problema de salud ajeno al principal.
  6. Visión borrosa. En ciertos casos, sin saber precisamente la causa del problema, la ingesta de clonixinato de Lisina es capaz de producir un efecto visual de borrosidad, incluso en personas que no sufren de problemas oculares. Es importante tener en cuenta este efecto adverso e informarle al médico del mismo.
  7. Náuseas y vómitos. Estos síntomas tienden a ser parte principal de esta lista, sobretodo porque son de los primeros efectos secundarios en aparecer tras comenzar la ingesta de clonixinato de Lisina. Sin embargo, a menos de que sea extremos, son considerados efectos leves que no requieren de la interrupción del tratamiento.
  8. Otros efectos adversos. En menos medida, pueden ocurrir otros efectos secundarios, tales como la sensación extrema de nerviosismo, resequedad en la boca, cierto nivel de somnolencia y el síndrome de astenia.

Si bien hemos dejado claro que algunos de estos efectos pueden ser tomados a la ligera, en cualquier de estos casos deben ser notificados al médico, ya que las probabilidades de presentar efectos adversos con este fármaco, están por debajo de lo normal. Por otro lado, es importante tener en claro que existen algunos medicamentos que son capaces de interactuar con el efecto que realiza el clonixinato de Lisina, por lo que es importante informar al médico tratante sobre los medicamentos que están tomando antes de comenzar con este analgésico. Por último, es importante tener cuidado con la ingesta de clonixinato de Lisina siempre que se sufran problemas cardíacos, renales, hepáticos o alteraciones a nivel gastrointestinal.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.