Para qué sirve el cloroformo

Introducción

El cloroformo es uno de esos términos que has oído en tu vida alguna vez y que no recuerdas para qué sirve, ya que sus usos son variados y han sido modificados a lo largo de los años. En este artículo hemos de establecer toda la información necesaria para entender de qué se trata. Estamos hablando de un líquido que se caracteriza por ser incoloro y por contar con un olor bastante perfumado y dulzón. Sin embargo, no puede olerse demasiado debido a sus propiedades.

De forma general, el cloroformo se utiliza para llevar a cabo diferentes procesos, en donde destacan los procesos industriales, refrigerantes y disolventes. Esto se debe a que a pesar de servir de forma excelente en estos y otros ámbitos, este líquido es altamente tóxico, lo que causa que deba ser manejado por profesionales y con sumo cuidado.

Si una persona se encuentra trabajando con cloroformo de forma habitual, sin protección y aspirándolo de forma común, genera que el organismo de la persona comienza a intoxicarse, generando daños a largo plazo en la salud y en la calidad de vida del individuo. Partiendo de este hecho se habla entonces de una sustancia tóxica que debe ser manejada por profesionales, independientemente del ámbito en el cual se esté utilizando. Por otro lado, cuando es inhalado por una persona, su olor no tiende a ser exagerado ni molesto, incluso es capaz de producir una agradable sensación de dulzura en el paladar. Sin embargo, es capaz de producir un efecto de ardor en toda la boca y en la garganta, sobretodo si se mantiene inhalando durante un tiempo prolongado.

Como decíamos al comienzo, has de oído hablar del cloroformo alguna vez, pero no precisamente por sus usos actuales, y es que en épocas anteriores, este se consideraba un poderoso sedante en situaciones precisas, tanto buenas, como malas. Cuando el cloroformo caía en las manos equivocadas, solía ser una herramienta muy útil para secuestradores y ladrones, ya que cierta cantidad de este líquido en un pañuelo, es capaz de dormir inmediatamente a quien lo inhale de forma directa. Debido a esto, y por cuestiones de seguridad plena, el cloroformo ha dejado de utilizarse como analgésico, por lo que hoy en día sólo se le consigue en fábricas e industrias. Este líquido forma parte importante en la realización de ciertos productos químicos, como refrigerantes y disolventes.

Los daños que causa el cloroformo en el organismo, suelen ser directos a ciertos órganos, por lo que debe tenerse sumo cuidado al manejarlo, ya que si bien es estable, esto no quiere decir que no sea tóxico.

Otros datos sobre el cloroformo

El cloroformo cuenta con un beneficio y una debilidad al mismo tiempo, dependiendo del uso que se le otorgue. En sí, estamos hablando de lo que principalmente era un anestésico eficaz y potente que funcionaba especialmente cuando su vapor se inhalaba. Esto solía ocurrir gracias al hecho de que sus propiedades le permiten deprimir toda la actividad del sistema nervioso central.

Cuando fue descubierto este líquido, al poco tiempo de ello es que los científicos se dieron cuenta de sus propiedades y lo que hacía, por lo que rápidamente se empezó a hablar sobre las propiedades anestésicas del cloroformo y se le dio un uso muy específico, y es que realmente era eficaz y rápido, además de que a simple vista no generaba efectos secundarios, por lo que no se dudaba en utilizarlo. Esto se logró gracias a un especialista que comenzó a inhalar cloroformo junto a sus amigos con el fin de descubrir sus efectos y siempre acababan inconscientes. Sin embargo, al tratarse de un profesional médico, pronto descubrió que si inhalaba suficiente cantidad o por un tiempo prolongado, podía morir. Esto generó sorpresa e impresión tras el descubrimiento.

No obstante, como ya hemos mencionado, el cloroformo no duró demasiado tiempo con este uso, y rápidamente fue reemplazado dentro de esta área. Su reemplazo fue éter, otro anestésico que brindaba un efecto rápido, en cantidades más pequeños y que no solía ser riesgoso para la salud, ya que fue precisamente ese detalle, el que generó que el cloroformo dejase de ser utilizado como anestésico local.

Usos del cloroformo

Otorgándole un apartado especial para todos los usos que se le ofrecen hoy en día a lo que antes solía ser un anestésico, a continuación hemos de hablar sobre cada uno de los usos del cloroformo:

Uso industrial

Luego de que el cloroformo dejase de ser utilizado como herramienta médica, pasó a formar parte de una lista de elementos que debían ser estudiados con el fin de descubrir su verdadero potencial, lo que lo llevó a tener un espacio en las industrias. En estos casos, el cloroformo se utiliza para crear plásticos o teflón especialmente en la síntesis orgánica.

Por otro lado, también se le dio un espacio para ayudar en la fabricación de artículos de limpieza, específicamente desengrasantes de metales.

Usos químicos

Y cómo no, si el cloroformo cuenta con propiedades muy específicas y con un patrón químico muy extenso, por lo que dentro de esta área también consiguió un puesto, específicamente en la separación orgánica.

Otros usos

Enfocándonos nuevamente en el hecho de hablar sobre el cloroformo en el ámbito médico y para establecer propiamente cómo era utilizado, este solía utilizarse en casos de cirugías de todo tipo y en casos odontológicos. Esto se lograba dando al paciente a inhalar el vapor en cantidades muy pequeñas. Sin embargo, la mejor opción fue reemplazarlo, con el fin de evitar casos de muertes o peligros a la larga.

Por último, en la época de la primera Guerra Mundial, esta sustancia solía ser importante y se utilizaba como una arma química poderosa que con el tiempo pasó a la historia ya que era más sencillo trabajar con otras sustancias.

Riesgos para la salud

Como ya hemos destacado a lo largo de este artículo, el cloroformo es un líquido que cuenta con una alta probabilidad de afectar gravemente la vida de una persona que se encuentra desprotegida a su alcance, sobretodo porque el efecto principal que causa es la depresión del sistema nervioso, lo que a la larga comienza a producir una serie de problemas difíciles de tratar, como el daño en el hígado, en los riñones y en el propio sistema nervioso, incluyendo la aparición del cáncer.

Además de esto, el cloroformo es también capaz de causar un gran número de molestias y síntomas perdurables, como dolores de cabeza, una serie de vómitos y mareos repentinos. Esto se debe a que gracias a su composición química, este líquido es capaz de volver un veneno, específicamente un fosgeno. Si esta sustancia entra en contacto con cualquier tipo de superficie que se encuentre caliente en exceso o tenga llamas, se descompone completamente y comienza a producir ráfagas de humo.

En diferentes situaciones se considera grave para la salud, ya que el mismo es capaz de generar incendios y explosiones masivas, sobretodo cuando se encuentra reaccionando a alguna circunstancia de forma masiva y fuerte. Esto provoca que en cualquier momento el cloroformo comience a responder ante el ambiente de modo negativo, asfixiando a cualquier persona en lugares cerrados, o incluso, generar que se queme. En los casos del plástico y de los cauchos, dependiendo del tipo de material que se esté manteniendo en contacto, el cloroformo es capaz de reaccionar y atacarles.

Por otro lado, cuando el cloroformo se inhala, este es capaz de causar un daño en las paredes de los pulmones, causando un ataque consta de tos que no suele mejorarse con jarabes. Ahora bien, se debe utilizar en todo momento ropa protectora cuando se trabaje con este químico, y en lugares abiertos y ventilados, ya que cuando este entra en contacto con la piel, comienza a ocasionar dolor y ardor en las zonas afectadas, por lo que se considera perjudicial en cualquier sentido. Si por casos más extremos, el cloroformo se ingiere, comienza a producir síntomas inmediatos como el dolor excesivo e intenso, y vómitos incesantes.

El cloroformo en el cuerpo

Ahora bien, hablemos de forma directa sobre el cloroformo en diferentes ámbitos, comenzando por sus efectos específicos en el cuerpo y cómo es capaz de llegar hasta el mismo. Este líquido es capaz de adentrarse en el organismo a través e diferentes medios, comenzando por la piel, la cual rápidamente lo absorbe y comienza a generar los efectos que no se desean. Sin embargo, no sólo a través de esta vía esto se logra, ya que incluso por errores comunes, el cloroformo es capaz de ser ingerido a través de algún alimento o bebida contaminados. Además, si el mismo se encuentra en el aire, es fácil de inhalar, por lo que rápidamente entra en el organismo por las vías respiratorias.

Por otro lado, cuando el agua común se encuentra contaminada y una persona se baña con la misma, incluso si la misma sale desde la ducha, son altas las probabilidades que cuenta el organismo de intoxicarse. Y esto no se trata tan sólo de personas, ya que también los animales se ven afectados por el cloroformo, en donde la sustancia comienza a penetrarse rápidamente por el cuerpo hasta llegar a ciertos órganos, como los pulmones o intestinos.

Si la sustancia ha logrado entrar en el organismo, la misma comienza un largo recorrido a través del torrente sanguíneo, por donde comienza a producir los daños mayores, en órganos tales como los antes mencionados: riñones, hígados y corazón. Además, en las zonas en donde exista grasa, el cloroformo tiende a mantenerse. No obstante, la sustancia no permanece demasiado tiempo en el organismo, ya que sale del cuerpo una vez haya recorrido todo lo que deseaba, causando el daño.

Cuando se trata de inhalar el cloroformo, una gran parte del mismo sale rápidamente del organismo, mientras que el porcentaje más pequeño se mantiene en el mismo causando el daño.

El cloroformo y el medio ambiente

Hasta ahora hemos hablado sobre el cloroformo y sobre cómo puede influir en la salud de las personas, pero no hemos mencionado que es capaz de afectar también el medio ambiente. Si bien no todo, ya que suele evaporarse rápidamente en el aire y en el agua, cuando se trata de colocarlo en el suelo, el mismo se caracteriza por mantenerse en el sitio.

Sin embargo, la sustancia no siempre se escapa del agua, ya que es capaz de transportarse por aguas subterráneas hasta llegar a reservas, contaminando todo el lugar. A raíz de esto se habla entonces de que es capaz de entrar al organismo humano a través de duchas y grifos. Por último, si bien el cloroformo que se encuentra en el aire es capaz de descomponerse, lo hace lentamente, por lo que aún contiene ciertos riesgos aunque en menor cantidad.

Conclusión

A pesar de hablar de una sustancia que hoy en día se utiliza apenas en algunas situaciones, sigue considerándose un químico especial y poderoso capaz de acabar con la vida de una persona, por lo que no suele conseguirse en cualquier tienda de la esquina. Es importante tomar conciencia sobre este tipo de sustancias, las cuales contienen efectos poderosos y precisos, además de rápidos, por lo que utilizarlo en ámbitos poco profesionales genera muertes y riesgos elevados en la salud.

Lo ideal es tenerlo presente y saber utilizarlo de trabajarse con el mismo en cualquiera de los ámbitos actuales que hemos mencionado a lo largo del artículo. Si se ha de manejar cantidades precisas de cloroformo, debe ser por personas capacitadas para la tarea y con su respectivo uniforme protector. Se debe de evitar el contacto con esta sustancia en su totalidad, evitando inhalarlo, tocarlo directamente con la piel o ingerirlo.

En caso de aguas contaminadas, se debe estar atento a noticias gubernamentales para información y así evitar utilizar el agua del grifo o de la ducha hasta que el problema no haya sido resuelto. En caso de entrar en contacto con cloroformo, busca ayuda médica inmediata. Lo ideal es buscar soluciones para evitar daños mayores que aparecerán con el tiempo.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.