Para qué sirve el Diprospan

Dipropionato de betametasona, o simplemente betametasona, es la denominación genérica que recibe el Diprospan, un medicamento perteneciente al grupo de los glucocorticoides: hormonas metabólicas esenciales secretadas naturalmente por el cuerpo en pequeñas cantidades para paliar las deficiencias suprarrenales. El Diprospan se trata, entonces, de un corticoide sintético utilizado principalmente para reforzar esta acción, dadas sus propiedades antiinflamatorias, antialérgicas e inmunosupresoras. Actúa reduciendo el efecto de las sustancias químicas en el cuerpo que causan enrojecimiento, inflamación e irritación, producto de distintas condiciones tales como las reacciones alérgicas, los eczemas o la soriasis.

El descubrimiento de la betametasona se llevó a cabo casi simultáneamente en 1958 por científicos de los laboratorios Merck & Co y Schering Corp. En un intento para impedir la degradación metabólica de la cadena lateral de un grupo de esteroides metilados, los químicos de Merck y de Schering añadieron grupos metilo a la cadena de los compuestos en estudio. Con ello consiguieron no solo retardar la degradación metabólica de la cadena lateral, sino que los compuestos derivados, entre ellos la betametasona, resultaron ser excelentes antiinflamatorios con escasos efectos mineralocorticoides.

La betametasona viene en distintas presentaciones: crema tópica, loción, en forma de solución inyectable y como crema dental para el tratamiento de úlceras bucales. Tanto la loción como la crema tópica se recomiendan para el tratamiento de irritaciones e inflamaciones de la piel. Por su parte los galenos prescriben la solución inyectable de Diprospan en caso de brotes de esclerosis múltiple o como coadyuvante a la maduración de los pulmones en los bebés nacidos prematuramente. Otros usos de diversas presentaciones de betametasona comprenden el tratamiento del asma, las alergias estacionales, reacción a la transfusión, erupciones cutáneas, dermatitis de contacto sobre las zonas de la piel que hayan tocado ciertas substancias, entre otras.

Usos específicos según la presentación de la betametasona

Administración por vía oral

La betametasona está indicado en caso de:

  • Aloinjertos de células madre hematopoyéticas
  • Anémia emolítica autoinmune
  • Angioma
  • Asma
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Cáncer
  • Conectivopatía
  • Enfermedad de Crohn
  • Dermatosis
  • Eritroblastopenia
  • Exoftalmia
  • Fibrosis pulmonar
  • Glomerulonefritis
  • Hepatitis
  • Enfermedad de Horton
  • Hipercalcemia
  • Laringitis estridente
  • Síndrome de Lennox-Gastaut
  • Micosis
  • Lupus
  • Enfermedades sistémicas
  • Miastenia
  • Nauseas y vómitos inducidos por la quimioterapia
  • Nefropatía
  • Neuralgia cervicobraquial
  • Edema cerebral
  • Penfigoide ampolloso
  • Inflamación tubotimpánica
  • Neumopatía
  • Poliartritis
  • Poliomiositis
  • Poliposis nasosinusal
  • Polirradiculoneuropatías
  • Brotes edematosos e inflamatorios
  • Pseudopoliartritis rizomélica
  • Púrpura trombocitopénica inmune
  • Trasplantes
  • Rinitis
  • Reumatismo
  • Sarcoidosis
  • Esclerosis múltiple
  • Sinusitis
  • Síndrome de West
  • Síndrome nefrótico
  • Tiroiditis subaguda De Quervain
  • Tuberculosis
  • Urticaria
  • Uveítis
  • Vasculitis

Administración por vía cutánea, bucal y rectal

  • Inflamación bucofaríngea
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Cicatrices hipertróficas
  • Dermatitis atópica
  • Eczemas de contacto
  • Dermatitis por estasis
  • Dermatitis seborreica
  • Eczema dishidrótico
  • Granulomas anulares
  • Micosis
  • Lupus
  • Picaduras de insectos
  • Prúrito
  • Psoriasis
  • Pustulosis

Administración por vía inyectable (Diprospan)

  • Artritis
  • Artrosis
  • Bursitis
  • Queloides
  • Shock anafiláctico
  • Disnea laríngea
  • Fiebre tifoidea
  • Inflamaciones oculares
  • Irrigación intrasinusal
  • Laringitis estridente
  • Enfermedad de Dupuytren
  • Edema cerebral
  • Edema de Quincke
  • Rinitis alérgica
  • Síndrome de túnel carpiano
  • Enfermedad de la membrana hialina
  • Talalgia
  • Tendinitis

Administración en asociación con dexclorfeniramina

  • Rinitis
  • Urticaria

Administración en asociación con ácido salicílico

  • Dermatosis
  • Dermatitis seborreica
  • Micosis
  • Psoriasis

Mecanismo de acción

No se conoce exactamente el funcionamiento de la betametasona, sin embargo los científicos han descubierto que su administración induce el bloqueo de la producción de ciertas proteínas que causan inflamación y reacciones alérgicas, disminuyendo de este modo la respuesta inmunitaria el cuerpo.

Contraindicaciones con el uso de Diprospan

Se desaconseja el uso de este medicamento en cualquiera de sus presentaciones en caso de hipersensibilidad a la betametasona o cualquier otro componente de la fórmula. En relación al embarazo, el Diprospan está indexado dentro de la categoría C de riesgo en el embarazo por la FDA dado que está demostrado que los medicamentos esteroideos son causantes de malformaciones congénitas en los animales.

Sin embargo, cabe destacar que sus efectos en los humanos no han sido aún suficientemente estudiados. En caso de sospecha o planificación de embarazo se debe informar al médico responsable antes de iniciar cualquier tratamiento a base de betametasona. La betametasona, como la mayor parte de los corticoides, se encuentra en la leche materna y puede retardar el crecimiento del bebé. Se debe notificar al médico si se está amamantando o se prevé hacerlo.

Efectos secundarios

El efecto secundario más común derivado de la aplicación tópica de la betametasona es la irritación. Entre otros efectos secundarios registrados por el uso de esta sustancia están:

  • Quemaduras, prurito y sequedad de la piel
  • Lesiones y enrojecimiento alrededor de la boca
  • Crecimiento espeso de cabello en áreas inusuales del cuerpo
  • Decoloración de la piel
  • Adelgazamiento de la piel
  • Estrías

Los efectos graves comprenden:

-Erupción cutánea, enrojecimiento e inflamación de la piel

-Hipersensibilidad de la piel a la exposición solar

Si alguno de estos síntomas persisten o se agravan se debe consultar al médico o farmaceuta de confianza a la brevedad posible.

Otro efecto secundario menos frecuente puede ser la aparición de acné. También ha de informarse al médico de inmediato si alguno de los siguientes efectos poco probables se produce en un grado agravado: pérdida del cabello, enrojecimiento e irritación en los ojos, pus, hormigueo e inflamación en el área de aplicación del medicamento, sequedad y/o decoloración de la piel. En casos aún más raros es posible que este medicamento sea absorbido por la piel, filtrándose hasta el torrente sanguíneo. Esto puede conducir a una elevación de la toxicidad por exceso de corticoides.

Ha de señalarse que los efectos secundarios del Diprospan son más susceptibles de ocurrir en niños o en personas que hagan un uso prolongado del medicamento o sobre áreas muy extensas de la piel. Ha de notificarse al médico si uno o varios de los siguientes síntomas raros aparece: fatiga extrema, pérdida de peso, dolor de cabeza, inflamación de los tobillos o pies, aumento de la sed o micción, problemas de visión. Graves reacciones alérgicas al  uso de este medicamento son poco probables.

Precauciones de utilización e interacción del Diprospan con otros medicamentos

Es importante suministrar al médico tratante o al farmaceuta de confianza toda la información pertinente que concierna al uso de otros medicamentos en concomitancia con el Diprospan. Esto incluye medicamentos prescritos o de venta libre que se estén tomando, vitaminas y suplementos nutricionales, bebidas energéticas, proteínas en polvo, hierbas medicinales, medicamentos homeopáticos o alternativos, drogas ilegales y recreativas.

No se ha registrado interacción de la betametasona de uso tópico con otros medicamentos. En todo caso, si se hace uso de cualquier otro medicamento que pueda producir resequedad o irritación de la piel, su aplicación en combinación con betametasona en pomada, crema o loción puede agravar los síntomas. Tanto el alcohol como la betametasona pueden inducir la sequedad de la piel, por ende su uso combinado puede aumentar la intensidad de este padecimiento. Se recomienda evitar el consumo de alcohol durante el seguimiento de cualquier tratamiento a base de betametasona, incluso en sus variedades de uso tópico.

En cuanto al uso directo de betametasona sobre la piel se debe tener precaución al aplicar este medicamento sobre el rostro, alrededor de los ojos, las axilas, la zona perianal o en otras áreas del cuerpo donde haya pliegues de la piel y cuando esta se observe muy delgada o sensible. Una vez aplicado el medicamento sobre el área a tratar, no debe cubrirse la piel con vendajes ni ningún tipo de banda adhesiva, sólo si el médico así lo ha indicado. Tampoco debe hacerse uso del Diprospan en niños sin la supervisión médica. Por último, debe saberse que la betametasona no está indicada para el tratamiento de infecciones virales o bacterianas.

Si no se observa mejoría durante el tratamiento con Diprospan o empeoran los síntomas luego de varios días, se debe recurrir a una exploración médica. Se desaconseja el uso de Diprospan en caso en embarazo o lactancia sin supervisión médica.

Posología del Diprospan

La concentración regular de Diprospan en solución inyectable es de 7 mg de betametasona por cada 1 ml de producto, siendo su compuesto activo una combinación de dipropionato de betametasona (5 mg) y fosfato sódico de betametasona (2 mg). En ungüentos la concentración de betametasona es de 0,05 mg por cada 100 mg de producto Una vez aplicado el medicamento sobre la zona a tratar, debe dejarse el área expuesta al aire libre. La aplicación del ungüento no debe superar los 50 gr de betametasona sobre la piel por semana. Su uso se puede suspender cuando no se observen más los síntomas de la lesión tratada.

Si llegase a observarse síntomas de sobredosis, se debe acudir inmediatamente a la sala de urgencias médicas. De olvidarse alguna de las dosis de aplicación del tratamiento, recurrir a su suministro a la brevedad posible en tanto sea recordado. En caso que la aplicación de la siguiente dosis sea dentro de un intervalo de tiempo próximo, se recomienda saltar la dosis olvidada y aplicar la siguiente dosis a la hora habitual. Se desaconseja la aplicación de una dosis doble del medicamento simultáneamente.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.