Para qué sirve el dramamine

Introducción

Es muy común que existan personas que no puedan estar en movimiento sin marearse, independientemente del tipo de movimiento que esté suscitando los síntomas, y es que no se trata tan sólo de mareos comunes, sino también de un desencadenamiento que acaba en náuseas y vómitos, todos por movimiento. Partiendo de este lamentable hecho, se ha creado un medicamento que cuenta con las propiedades correctas para deshacer estos síntomas.

El dramamine es un fármaco que se recomienda para tratar todas estas molestias, sobretodo porque funciona actuando rápidamente sobre las mismas y desapareciéndolas, lo que permite que el individuo continúe en las mismas circunstancias en las cuales ha estado y se le han desatado los síntomas. Este medicamento puede ser conseguido en diferentes presentaciones, enfocadas en tratar de la mejor forma al afectado.

Hablando de forma más específica, el dramamine es un antihistamínico que es capaz de ser ingerido antes de viajar, de subir a una montaña rusa o de subir a un barco, con el fin de prevenir los síntomas. Y es que no se trata tan sólo de eliminarlos, sino que también funciona como método preventivo. En el caso de la cinetosis, este medicamento es mejor utilizado en método de prevención que para tratarla. Esto se logra gracias a que el fármaco contiene un efecto bloqueador en cuanto a cierta sustancia se refiere, mejor conocida como acetilcolina. Esto busca prevenir los efectos de esta sustancia sobre el oído interno, con el fin de evitar el descontrol en el equilibrio y en la posición.

Una vez que el oído interno comienza a controlar su equilibrio gracias al bloqueo de la sustancia natural, los síntomas desaparecen, y cuando el dramamine se ingiere antes de los movimientos, esto se previene de forma automática, manteniendo entonces la sensación de posición correcta, y la sensación perfecta de equilibrio.

Beneficios del dramamine

Si bien es común observar personas que se marean con movimientos fuertes y constantes como los de un barco en movimiento o una carretera muy curva, no es demasiado común observar personas que se marean incluso cuando giran rápidamente su cabeza, pero sí existen y los síntomas tienden a ser notados inmediatamente. A esto se le conoce como vértigo, y es lo que el dramamine busca controlar. Este tiende a ser el principal efecto del medicamento, por lo que es catalogado como el beneficio principal.

Por otro lado, también cuenta con otra serie de beneficios más leves pero igual de excelentes, y son los siguientes:

  1. Estamos hablando de un medicamento que cuenta con la peculiaridad de ser utilizado con el fin de tratar cualquier tipo de síntoma que tenga que ver con un mareo repentino, así como el descontrol de la mente, los problemas de visión y la sensación de estar constantemente cayendo.
  2. Además de lo anterior, controla rápidamente otros síntomas, como las náuseas y los vómitos, en donde estos son capaces de aparecer incluso si no se han desarrollado aún los mareos.
  3. Además de ayudar con el mareo y los síntomas comunes del mismo, no se trata tan sólo de esto, sino también de controlar náuseas que aparezcan partiendo de patologías o enfermedades que por lo general surgen por un descontrol viral, como la gripe, o bien, por problemas con alimentos que son capaces de causan intoxicación. Es necesario, sin embargo, que en estos casos el dramamine se utilice de forma correcta y cuyas indicaciones sean establecidas por un médico.
  4. Por otro lado, una vez que el dramamine comienza a generar efectos positivos, los vómitos comienzan a detenerse, incluso cuando no son demasiado frecuentes.
  5. Además de tratar los síntomas principales, siendo estos los mareos, náuseas y vómitos, también se encarga de atacar directamente el desequilibrio que se forma en todo el organismo, generando que el cuerpo no sienta que está pendiendo de un hilo en el aire.
  6. Por otro lado, existen ocasiones en donde el oído interno comienza a tener problemas y una vez que dicho asunto haya sido diagnosticado, dependiendo de la enfermedad, se recomienda por el médico el uso del dramamine. En sí, este ayuda a controlar zumbidos en el oído, y otros síntomas de una enfermedad del oído llamada enfermedad de Méneire, que además de producir los zumbidos, es capaz también de generar cierto nivel de desequilibrio, mareos y pérdida de audición. Sin embargo, en importante que sea el otorrino quien recete el medicamento y la dosis correcta.
  7. En ciertas ocasiones, dependiendo de las razones del insomnio, el dramamine es capaz de ayudar considerablemente a conciliar el sueño, por lo que suele ser recetado para ayudar a dormir en algunos casos específicos.
  8. Por último, el dramamine cuenta con ciertas propiedades que generan que el estímulo vestibular se controle, disminuyendo su acción excesiva, y que además cumple una acción precisa de eliminar la función laberíntica. Todo esto se logra gracias a sus propiedades antivertiginosas, antieméticas y anticinetósicas.

Todos estos beneficios son magníficos para cualquier individuo, sobretodo porque causan que este medicamento pueda ser ingerido de forma común tras cualquier situación que genere los síntomas antes mencionados, siempre y cuando sea aceptado por el médico.

Propiedades del dramamine

Tras varios estudios realizados por profesionales en la materia, el dramamine cuenta con estos beneficios antes mencionados porque cuenta con diferentes propiedades, además de aquellas que hemos mencionado en el último beneficio del medicamento.

En primer lugar, cuenta con una propiedad magnífica que genera que el sistema vesicular se inhiba, lo que causa efectos grandiosos en la salud de cualquier persona. Por otro lado, el dramamine cuenta con efectos maravillosos en cuanto a ciertas enfermedades que tienen que ver directamente con el oído, por lo que ayuda a prevenir y tratar el vértigo y se utiliza en recetas médicas de especialistas en estos cuidados.

Además de todo esto, el dramamine se caracteriza por tener ciertas propiedades que le permiten el hecho de viajar a través de todo el organismo, llegando así a diferentes sistemas del mismo, incluyendo el sistema nervioso central. Gracias a esto, una diversidad de síntomas que parten de diferentes enfermedades, logran ser tratados por los componentes de este fármaco.

Por último, es importante resaltar que el medicamento no perdura demasiado tiempo en el organismo humano, por lo que estamos hablando de que el mismo genera sus efectos y se mantiene por tres horas, como máximo, y luego de veinticuatro horas orinando, se excreta por completo.

¿Para qué sirve el dramamine?

Si bien ya hemos hablado específicamente sobre los beneficios y las propiedades de este grandioso medicamento, hemos de establecer a continuación los usos especiales que se le otorgan al mismo, con el fin de evitar las dudas y entender cómo funciona el medicamento.

El dramamine, primeramente se utiliza para tratar, prevenir y mejorar cualquier tipo de síntomas de vértigo que surja en una persona que se encuentre en movimiento; entiéndase como mareo, náuseas y vómitos. Sin embargo, es importante destacar el hecho de que esto funciona altamente en ocasiones en donde las molestias aparecen por generarse movimientos que el cuerpo no tolera. Si bien no todos los cuerpos son iguales, miles de personas alrededor de todo el mundo padecen de este tipo de vértigo.

Sin embargo, los usos que se le dan al medicamento no son tan sólo en estos casos, sino también en aquellos que tratan otras situaciones o circunstancias, partiendo de estas o de patologías. Es decir, el dramamine también se utiliza para tratar laberintitis comunes, migrañas repentinas y síntomas similares causados por otras circunstancias. Es decir, las náuseas, los mareos y los vómitos no sólo suceden por el movimiento, sino también por ingerir alcohol en exceso o tener problemas gastrointestinales.

Dosis y presentaciones

A lo largo del artículo hemos estado mencionando el hecho de que a pesar de tratarse de un medicamento sencillo y con grandiosos beneficios, debe tenerse cuidado con sus dosis y, preferiblemente, esto deba ser especificado por un médico profesional que estudie el caso y los síntomas por los cuales se desea tomar dramamine.

Es estrictamente necesario que cualquier persona ingiera el medicamento como el especialista lo haya indicado, y del modo correcto. De forma general, el dramamine debe ser ingerido por vía oral con el estómago lleno, de forma preferible, una hora antes de realizar cualquier viaje o cualquier situación que genere que el cuerpo se coloque en movimiento. Lo recomendable es ingerir la pastilla con un vaso de agua completo. Por otro lado, de ser necesario, repite la dosis cada cuatro o cada seis horas. Los médicos recomiendan no ingerir más de 400 mg de dramamine en un día.

Las presentaciones y dosis específicas del dramamine, son las siguientes:

  1. Dramamine en supositorios. El dramamine, como mencionábamos al comienzo, se caracteriza por conseguirse en diferentes presentaciones en donde todas y cada una de ellas se utiliza de acuerdo a una función distinta y según establezca el médico. En el caso del dramamine en supositorios, estos son especiales para los niños, específicamente aquellos que van desde los dos hasta los seis años, y deben ser colocados cada ocho horas, sin reducir el tiempo. En el caso de los niños que sobrepasan los seis años, estos también pueden utilizarlos hasta los doce años, y deben ser administrados de dos en dos, tres veces al día. Cabe destacar que esta presentación es para colocación vía rectal.
  2. Dramamine en pastillas. En el caso de las pastillas, estas deben ser ingeridas por adolescentes a partir de los doce años, y por lo general se deben tomar antes de una hora del viaje o de las circunstancias que le causen el vértigo. De forma común, la dosis que se recomienda en casos de mareos y náuseas, son dos pastillas con una repetición a las cuatro o seis horas, dependiendo de los síntomas y de la evolución de los mismos. Cabe destacar que en el caso de niños menores de doce años, también pueden ingerir las pastillas, sólo que la mitad de una pastilla cada seis horas.
  3. Dramamine en jarabe. Por último, el dramamine se consigue también en jarabe y es sencillo de ingerir. La dosis debe depender de las circunstancias y por lo general es requerida la opinión del médico, ya que este se utiliza en caso de niños. Sin embargo, de forma común, la dosis promedio es entre 5 y 10 ml cada seis horas, específicamente media hora antes del viaje y en niños cuyas edades varían entre los dos y los seis años de edad. Cuando la edad sobrepasa este número, la dosis puede llegar hasta los 20 ml.

Cualquiera de estas presentaciones es completamente confiable, y la gran diferencia entre ellas es que cada método se adecua a cada persona, tomando en cuenta factores como la edad y los síntomas. De cualquier modo, es importante que sea un médico el que establezca el mejor método de administración.

Precauciones del dramamine

A pesar de tratarse de un medicamento que lucha contra síntomas que son comunes en efectos adversos, no se salva del hecho de requerir precaución, por lo que se recalca el hecho de consultar su administración con un médico, con el fin de que el mismo logre establecer el mejor método a utilizar. Lo ideal es tener en cuenta el historial médico del paciente, ya que del mismo dependerá la mejor forma y la mejor presentación del medicamento, o por otro lado, que el mismo no pueda ser ingerido por adultos o niños.

Es importante tener en cuenta el hecho de contar con alguna enfermedad renal o hepática, así como también es importante informar al médico sobre problemas poco visibles como un aumento en la próstata, problemas en las vías urinarias, asma o problemas de hipertensión. Por otro lado, el médico puede notar algunas otras patologías que también deben tenerse en cuenta, como el glaucoma y los latidos irregulares del corazón.

Es necesario tener en cuenta que el dramamine es capaz de causar efectos adversos, tales como visión borrosa e incluso mareos, valga la redundancia, por lo que alguna patología ya existente en el organismo es capaz de empeorarse por estos efectos. Entonces, partiendo de un problema inicial, el médico establecerá la mejor decisión en cuanto al dramamine y los efectos que pueden causar, ya que al tratarse de un medicamento que se utiliza para tratar molestias al momento de un viaje, generalmente, lo ideal es evitar efectos secundarios que empeoren la situación.

Informar al médico sobre las posibles enfermedades que puedan estar ocurriendo en el organismo, es el primer paso fundamental antes de utilizar este fármaco, ya que lo ideal es impedir un empeoramiento repentino o un efecto adverso no conocido. En algunas ocasiones, el médico establece una dosis de prueba sin necesidad de realizar viajes o cualquier circunstancia similar, con el fin de observar el nivel de tolerancia del organismo en cuanto al producto.

De no generar ningún efecto, entonces el médico procede a establecer la mejor dosis en la presentación correcta, adecuándose a las características del paciente. Ahora bien, por otro lado, es importante destacar que cualquier persona que se encuentre bajo los efectos del dramamine, debe tener presente que no puede conducir ni realizar actividades con fuerza y precisión, así como tampoco debe ingerirse alcohol, sedantes o tranquilizantes, sobretodo no cualquier medicamento para la depresión.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.