Para qué sirve el Ginseng Rojo

Introducción

Las culturas ancestrales o milenarias se han caracterizado por una gran sabiduría que se remonta a la implementación de un sinfín de prácticas sostenidas en el tiempo, con las cuales se han ganado una muy buena reputación en cuanto empezaron por expandirse alrededor del globo terráqueo, debido a la eficacia e inmediatez con las que pueden tratar una complejidad de problemas. Y esta realidad ha sido posible en la medida que se dieron a conocer todas ésas virtudes que, indiscutiblemente, parten de un origen natural u orgánico al obtener del propio entorno que les rodea las maravillas que, por ejemplo, en este caso nos puede ofrecer una potente planta de cuya constitución se derivan miles de cualidades.

Es casi un prodigio que en medio de las inmensas extensiones de terreno puedan desarrollarse casi sin ninguna dificultad una clase específicas de semillas que, una vez que brotan, dan paso a la formación de este cultivo tan admirado por muchos, siendo una de las razones por las que sigue ampliando su círculo de adeptos. No en vano, éste es el principal motivo por el cual ya múltiples industrias farmacéuticas se han dedicado a su extracción para llevar al mercado las distintas gamas que existen, delimitándonos en este caso a la que más atributos positivos nos puede conceder al dar inicio a su empleo constante y en la justa medida, para sacarle el máximo provecho a este magnífico regalo de la naturaleza.

Propiedades del Ginseng Rojo

A veces hemos incurrido en el grave error de pensar que el ginseng no tiene una ramificación y que siempre se trata del mismo, cuando en cambio son varios tipos que se agrupan en una misma clasificación de las plantas conocidas científicamente con el nombre de Araliaceae, de las cuales se desprenden el americano, el siberiano y el que nos atañe descubrir en este apartado (el coreano). Al ser procedente de China, también recibe la denominación de ginseng chino o asiático y su popularidad se ha expandido hacia otros países del mismo continente, como Corea y Japón y en algunos ubicados al norte del americano (Canadá y México), donde es cultivado y distribuido masivamente.

Tal vez sea precisamente por sus facultades medicinales o curativas que haya adquirido esta fama y prestigio, que lo catapulta por encima de los demás al contener una mayor concentración de ginsenósidos y una larga lista de aminoácidos que son esenciales para nuestro cuerpo, así como nutrientes entre los que se destacan vitaminas del complejo B, C y E y los minerales como calcio, hierro, magnesio y zinc. Todos estos componentes en su conjunto, lo dotan de asombrosas propiedades afrodisíacas, antioxidantes y energetizantes, al actuar directamente sobre las terminaciones del sistema nervioso central y desde ahí, ejercer un control sobre las funciones que rige en torno a diversas actividades y situaciones a las que es sometido el organismo.

Beneficios del Ginseng Rojo

El Panax Ginseng, nombre con el que se le conoce en el mundo científico, es útil en cuanto a su versatilidad a la hora de combatir y prevenir diferentes afecciones de salud, de forma menos invasiva que con los tratamientos convencionales de la medicina occidental, que en muchas ocasiones ha sido superada por la oriental. Por lo tanto, es de interés que sepamos de qué manera se puede sacar ventaja en casos de:

  • Blindar el sistema de defensa o inmunitario, siendo idóneo para ésas temporadas en particular donde nos exponemos a enfermedades virales o bien, a circunstancias estresantes que por igual disminuyen la producción de glóbulos blancos y rojos, fortaleciendo a su vez el sistema respiratorio y contrarrestando los radicales libres gracias a la acción de sus antioxidantes, que evitan el envejecimiento prematuro y hacen frente a las radiaciones, intoxicaciones y otros inconvenientes, como el dolor de cabeza a causa de la ingesta de bebidas alcohólicas sin la debida moderación.
  • Favorecer un correcto funcionamiento del sistema circulatorio, reduciendo no solamente la tensión de las arterias y el colesterol malo alto (incrementando los niveles del bueno), sino también el azúcar contenido en las plaquetas, por lo cual es ideal para pacientes que sufren de hipertensión y diabetes.

  • Normalizar los procesos del sistema gastrointestinal, razón por la que es perfecto para dar alivio a las dificultades más comunes que tienen lugar a lo largo del tracto digestivo, como pueden ser las úlceras en el hígado, la inapetencia y hasta un inadecuado tránsito intestinal que puede desencadenar los casos opuestos (diarrea o estreñimiento).
  • Como sabemos, tiene incidencia sobre el sistema nervioso central, por lo que será propicio para que las células alcancen una óptima oxigenación y con ello, se logre una armonía total en los procesos mentales; resultando altamente recomendado para personas de edad avanzada que son propensas a padecer de Alzheimer (pérdida de memoria) y en quienes se encuentren bajo cuadros de ansiedad, insomnio, estrés, depresión o en rehabilitación para dejar de consumir sustancias estupefacientes.

  • Este excelente adaptógeno (sustancia adaptable a los requerimientos orgánicos) por su propiedad energetizante, acaba con la fatiga y dolencia muscular e inyecta a todo el cuerpo de vitalidad, provocando un aumento de los reflejos y del rendimiento físico en ejercicios que demanden una gran resistencia, favoreciendo incluso la fase de recuperación posterior a cualquier actividad y hasta de algunas afecciones.
  • Al purificar la sangre, en tal sentido, es efectivo contra la impotencia sexual como un buen vigorizante que estimula la fertilidad tanto masculina como femenina, acabando con la baja libido e impotencia sexual y prolongando la erección y eyaculación con un adecuado flujo del esperma; las mujeres de edad avanzada, también sacan partido para disminuir el impacto del climaterio propio del tránsito por la menopausia.

Dosificación y efectos secundarios del Ginseng Rojo

En estos tiempos, es de lo más común adquirir el ginseng rojo en tabletas, pastillas o cápsulas que se consiguen en tiendas naturistas, cadenas farmacéuticas y hasta en supermercados, pero quizá desconocíamos que en la antigüedad los emperadores lo incorporaban incluso a los alimentos que consumían a diario, siendo de uso exclusivo del sexo masculino.

Más adelante fue extendido hacia las mujeres, quienes al igual que los hombres aprovechaban su raíz de la cual es posible que hoy ubiquemos el extracto (polvo) en estas presentaciones tan factibles, que con sólo ingerir una o dos diarias de quinientos miligramos es suficiente por lo menos durante dos meses; dosis que pareciera ser insuficiente para los asiáticos, que se decantan por tomar entre ochocientos y un gramo y medio cada día.

Pero si eres de quienes optan por las alternativas naturales, hay herbolarios que ofrecen las raíces secas para preparar fácilmente una infusión que puede ser hasta sustituto del café en las mañanas, por su efecto revitalizante que te mantendrá activo y lleno de dinamismo durante toda la jornada. Para ello, sencillamente basta con hervir en un litro de agua de una a dos raíces del ginseng rojo por quince minutos y colar antes de servir, pudiendo mezclarlo con otras plantas como las variaciones de ginseng de la India (ashwagandha) para el estrés e insomnio y del Perú (maca) para el climaterio; en tanto que con la cúrcuma, apoya la salud en general al reforzar el sistema inmune y con el ajo, ajusta los niveles de la tensión y reduce los trastornos cardiovasculares.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.