Para qué sirve el gordolobo

Introducción

En la extensa literatura hemos podido constatar la importancia que tiene la naturaleza a la hora de ofrecernos variedad de opciones, de las cuales sacamos ventaja bien sea para un fin particular o colectivo al implicar a más de una persona, siendo a través de los infinitos recursos que la conforman de donde obtenemos todas ésas bondades que nos facilitan el día a día. Sólo basta con observar alrededor para darse cuenta de las múltiples maneras en que interviene, al aprovecharla en diferentes estados que nos garantizan el funcionamiento de algunos servicios básicos como la electricidad y el agua potable, pero además los alimentos y hasta insumos médicos donde se emplean los extractos de cierto tipo de plantas medicinales.

De modo que no es meramente algo externo que contemplamos mediante el paisaje sino que, en cambio, está presente en nuestra cotidianidad mucho más de lo que pensamos, hasta en el mismo aire puro que respiramos tras ser transformado el dióxido de carbono que exhalamos por los árboles, precisamente en los parques naturales que contienen ésos pulmones vegetales que nos ayudan a tener una ciudad menos contaminada. Es justo de unas plantaciones en específico de las que surgirán de determinadas semillas una hierba magnífica, que desde tiempos muy remotos ha sido utilizada hasta por reconocidas figuras representativas de la filosofía que la incluyen entre sus escritos, donde quizá plasmaron las maravillosas virtudes que se le confieren y que hoy descubriremos.

Propiedades del Gordolobo

Algunos lo conocen también como candelaria o verbasco, pero lo cierto es que independientemente de la denominación que reciba, se trata de la misma planta que pertenece a un grupo dentro de la botánica llamado Escrofulariáceas, cuyo nombre a nivel científico es Verbascum thapsus L. Originario de países de los continentes asiático y europeo, actualmente es común encontrarlo en algunos de América desde donde se conocen sus aplicaciones sanadoras a partir del siglo diecinueve, cuando empezó a expandirse su consumo que ya data desde la Antigua Grecia y que años más tarde, fue verificado por expertos en materia de salud, quienes se dieron a la tarea de investigarlo para confirmar la veracidad de este hallazgo documentado.

Ornamentado con unas bellas flores de tonalidad amarilla que crecen en racimos e inmensas hojas redondeadas llenas de pequeñas vellosidades, es realmente un ingrediente curativo por todos los nutrientes que posee, como las vitaminas A, del complejo B (B2, B3, B5 y B12), C y D, aparte de minerales entre los que destacan el calcio, la niacina y el magnesio. Sin contar el verbasterol, que es un tipo de fitosterol que contiene y los aceites esenciales que se derivan de él, los cuales en su conjunto lo dotan de propiedades antiinflamatorias, diuréticas, depurativas y expectorantes, tan útiles para contrarrestar y prevenir diversas afecciones que conoceremos a continuación.

Beneficios del Gordolobo

Con todos los atributos que se han descubierto del gordolobo, es casi impensable que no se le reconozcan sus excelentes cualidades medicinales que han sido de tanto provecho, como una buena alternativa para brindar soluciones efectivas a los pacientes que padezcan de algunos problemas puntuales de salud. Es por ello que en ciertos casos, se recomienda como tratamiento de enfermedades tales como:

  • Las del sistema circulatorio, debido a una sustancia denominada cumarina que aporta un correcto flujo de la sangre al tener propiedades anticoagulantes, por lo cual es perfecta para evitar trastornos derivados de la tensión arterial elevada.
  • Del sistema digestivo, gracias a las saponinas que tienen funciones astringentes que son coadyuvantes en el correcto tránsito intestinal, por lo que combate eficazmente el estreñimiento y a su vez, previene la formación de úlceras al desinflamar el intestino y acabar con otros inconvenientes, como la diarrea y la gastroenteritis.

  • En el aparato urinario, puesto que la combinación de flavonoides con saponósidos son responsables de su efecto diurético que despeja las vías, al incrementar la producción de orina y con ello facilita la expulsión de toxinas, causantes de la retención de líquidos en el cuerpo.
  • De las vías respiratorias, por las saponinas que junto a los iridoides y el mucílago lo proveen de ésa acción expectorante pero al mismo tiempo, antiinflamatoria, analgésica, mucolítica y antiespasmódica que ataca de raíz la tos, el resfriado común, la faringitis, los catarros, la laringitis, las irritaciones de la garganta, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la bronquitis, la tuberculosis y la traqueitis. Por la aucubina presente en sus flores, se convierte en un poderoso antialérgico que da alivio al asma bronquial.

  • En los tejidos y la cavidad oral, ya que el mucílago actúa como demulcente, pero también es emoliente y por ende, al ablandar las membranas corporales calma la ronquera y a la par, afecciones como la gingivitis (sangrado de las encías) y estomatitis (inflamación o lesión bucal); como bactericida, además es indicado en las dolencias de muelas.
  • Las de los oídos, porque al ser antibiótico y antiinflamatorio, ayuda a combatir infecciones que provocan la pérdida temporal de la audición como la otitis y otros malestares como el tinnitus, que causa zumbidos; al actuar como bactericida, se sugiere para la enfermedad de Ménière (inflamación del oído interno que causa vértigo).

  • De la piel, por los saponósidos mezclados con los mucílagos activan su propiedad antibiótica, pero aparte antiinflamatoria que será adecuada para las hemorroides, quemaduras, heridas, celulitis, úlceras, forúnculos, dermatitis, sabañones, eczemas, entre otros problemas cutáneos.
  • El sobrepeso y la obesidad, al ir reduciendo progresivamente el exceso de peso porque las vitaminas del complejo B producen un efecto saciante que nos mantiene sin apetito por más tiempo, razón por la cual disminuye los estados de ansiedad por comer desmedidamente.

Usos y restricciones del Gordolobo

Para sacar partido de todas las propiedades del gordolobo, son aptas tanto las flores como las hojas de la planta, pero éstas últimas las poseen en menor medida y al contener vellosidades que pueden ser irritantes, serán preferibles para su uso externo; aunque igualmente, vale acotar que algunas partes de las flores no están exentas de ellos y es por tal motivo que se debe colar muy bien.

La preparación del té o infusión es sencilla y consta de sólo dos ingredientes: veinte gramos de esta hierba y un litro de agua, que se llevará a un hervor y en cuanto broten las primeras burbujas, se le añade para cocer a fuego lento por cinco minutos; al apagar, se retira y después de diez minutos, se filtra con un colador de tela o papel y pueden tomarse hasta un máximo de cuatro tazas diarias, que se disminuirán hasta sentir mejoría del padecimiento que está tratando.

Mientras no padezca de sensibilidad al polen, no esté en período de gestación o lactancia, no sufra de una enfermedad del hígado, no tome medicamentos (especialmente anticoagulantes) y no piensa administrarlo en niños menores de doce años, no existen mayores limitaciones para su ingesta que asimismo, debe ser supervisada por su médico de cabecera por una temporada prudencial.

Externamente, se emplea en cataplasma, compresa y aceite, siendo el segundo de ellos el más sencillo de aplicar porque se usa el mismo preparado del té y se remoja una compresa para colocar en la piel; a diferencia del cataplasma, que consiste en una infusión similar pero con cuarenta gramos de gordolobo y leche en vez de agua y el aceite, que se obtiene al macerar veinte gramos en cuarenta mililitros de aceite de oliva por catorce días que se filtran y aplica en los oídos o las hemorroides.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.