Para qué sirve el ibuprofeno

Todos estamos propensos a sufrir de leves o moderados dolores en nuestro cuerpo, cuyo origen puede ser de diversas maneras. Por ejemplo, si somos sometidos a una operación, es muy probable que luego de ella tengamos que soportar el constante dolor en la zona donde hemos sido tratados. Por su parte, sufrir de dolor en las encías, producto de la inflamación, también puede llegar a ser muy molesto.

La Organización Mundial de la Salud, o como mejor se la conoce, la OMS, tiene en su lista medicamentos que son indispensables para nosotros, y que fácilmente pueden ser adquiridos sin ningún tipo de receta médica. En esta ocasión, te estaremos hablando de uno de los más populares en contra de la inflamación; se trata del ibuprofeno.

Probablemente hayas escuchado en más de una ocasión este medicamento. Esto se debe a que es uno de los más populares, aunque no todos conocen los beneficios que nos brindan, los cuales pueden ir más allá del solo simple hecho de tratar la inflamación. De hecho, también puede utilizarse para tratar las resacas.

Una de las principales ventajas de este medicamento, es que no requiere de una receta médica para poder comprarlo en las farmacias. Existe la posibilidad de que el nombre de ibuprofeno no se encuentre disponible en tu país, debido a que este medicamento tiene varios nombres. Independientemente del que tenga, cumplirá la misma función.

Entre algunos de los nombres más populares que tiene el ibuprofeno, tenemos los siguientes:

  • Motrin
  • Genpril
  • Ibu o Haltran
  • Advil
  • Distran
  • Vicoprofen

Principales usos que le podemos dar al ibuprofeno

Si se trata de dolores leves o moderados, el ibuprofeno es recomendable para tratar ambos. Esto implica que puedes utilizar este medicamento para calmar el dolor que tengas en los músculos, además de otros como el de los dientes y muelas. Se ha determinado que este medicamento también puede ser de gran ayuda durante el periodo menstrual de las mujeres.

Aquellas personas que practican deportes, siempre deben de tener en su casa una pastilla de ibuprofeno. ¿Por qué? Pues resulta que es de gran ayuda para el tratamiento de esguinces o lesiones que puedan sufrir durante la actividad física.

Cuando una persona presenta fiebre, el ibuprofeno también es altamente recomendado para estos casos. Claro está que este medicamento no curará la fiebre por si solo, pero si ayuda en los tratamientos con otros medicamentos utilizados para tratarla.

Finalmente, utilizar ibuprofeno puede ayudar a aliviar el dolor de los pacientes que sufren de artritis reumatoide, debido a que reduce la inflamación que se presenta.

Presentaciones del ibuprofeno

El mercado del ibuprofeno es bastante amplio, dándonos la oportunidad de elegir la presentación que más se adapte a nuestros gustos o necesidades. Una caja puede contener 400 mg, 600 mg y 800 mg. Podemos optar por diferentes maneras de utilizarlo, puesto a que se encuentran disponibles en pastillas, tabletas masticables, gotas sobres comprimidos y hasta supositorios rectales.

En cuanto a la dosis que debemos de utilizar, esta puede variar dependiendo del problema que deseemos tratar. Como hicimos mención anteriormente, este medicamento puede ser adquirido sin la necesidad de una prescripción médica, por lo que muy pocos recurren a un médico para determinar la cantidad que pueden ingerir.

Esto no quiere decir que exista o deba de haber un descontrol en cuanto a las dosis. Todo en exceso es malo, y esto puede traer algunos efectos secundarios que estaremos destacando posteriormente. Para evitarlos, simplemente debes de leer el reverso de la caja, que es en donde se explican las dosis recomendadas.

Precauciones que debes de tener con el ibuprofeno

Todo medicamento puede tener reacciones adversas si interactúa con otros o no es asimilado bien por el organismo. La edad también depende mucho de lo beneficioso o riesgoso que puede ser el consumo del ibuprofeno. Antes de utilizarlo o comprarlo, debes de tener en cuenta lo siguiente:

  • Como siempre sucede en todos los medicamentos, el ibuprofeno debe mantenerse alejado de los niños.
  • Lo recomendable es que lo ingieran personas mayores a los 12 años.
  • No es apto empezar un tratamiento con ibuprofeno si usted se encuentra en periodo de embarazo o lactancia.
  • Recuerda siempre revisar el reverso de la caja para saber la dosis que debes de adminístrate. Cualquier duda puede ser resuelta consultando a un médico.
  • El ibuprofeno se encuentra disponible en una presentación pediátrica, que es la que va dirigida a los niños.
  • Si optas por el ibuprofeno en pastillas masticables, tómalas con agua o junto con los alimentos. Si masticas la tableta sola, puede llegar a producir ardor en la boca o garganta.
  • Las personas que tienen sensibilidad al ácido acetilsalicílico, pueden presentar graves problemas con este medicamento. Lo recomendable es que no se utilice en estos casos.
  • Está prohibido el uso del ibuprofeno si has sufrido de enfermedades como: disfunción renal, insuficiencia cardiaca grave, rinitis, urticaria, pólipos nasales, úlcera péptica, enfermedad inflamatoria intestinal activa, asma o trastornos de coagulación.
  • Es posible que durante el tratamiento puedan presentarse algunos síntomas leves como alteraciones visuales, mareos, entre otros más. Por esta razón, absténgase de manejar o utilizar maquinaria si nota esos efectos.
  • El consumo del ibuprofeno con otros analgésicos puede traer algunos problemas para la salud. En este caso te recomendamos primero acudir a un médico para que este logre determinar si existen riesgos al hacerlo o no.
  • Mantenga este medicamento fuera de la humedad y el calor. No lo expongas al aire libre y mantenlo bien cerrado.

Efectos secundarios del ibuprofeno

La principal causa de los efectos secundarios del ibuprofeno, se deben a la falta de atención o precaución por parte de las personas que lo usan. Al no requerir de una prescripción médica, son muchos los que utilizan dosis no apropiadas para tratar las dolencias que presentan. Esto puede desatar una serie de efectos secundarios, en donde los más comunes que se pueden presentar son los siguientes:

  • Diarrea
  • Dolor en la zona abdominal
  • Sensación de vértigo
  • Cansancio excesivo
  • Ronquera
  • Nerviosismo
  • Sarpullido
  • Falta de apetito
  • Estados de agresividad
  • Elevación del ritmo cardiaco
  • Dolor al orinar o dificultad para hacerlo
  • Fiebre
  • Problemas en la visión
  • Síntomas que se asemejan a los presentados en la gripe
  • Dificultad para respirar o tragar
  • Resfriado
  • Ojos rojos
  • La piel y ojos pueden tornarse en un color amarillento
  • Mareo
  • Cefalea

Todos estos síntomas se pueden presentar mayormente si abusamos del consumo del ibuprofeno. Aunque en el reverso de sus presentaciones siempre se exponen las dosis recomendadas para tratar algunas dolencias, nunca está de más acudir a un medico primero, puesto a que podríamos evitarnos todos estos efectos secundarios que puede generar.

En general, el uso apropiado del ibuprofeno no suele representar contraindicaciones, aunque hay que estar muy al tanto de la interacción que puede tener con otros medicamentos o las condiciones en que nos encontramos, puesto a que ya mencionamos algunas precauciones que debes de tener en cuenta antes de adminístrate este medicamento.

Ahora ya eres conocedor de todos los usos que le podemos dar al ibuprofeno, además de las consecuencias que puede ocasionar abusar de su uso. Nuevamente re recordamos que no siempre encontraremos dicho medicamento con este nombre, y que todos los que son elaborados con diferentes presentaciones, brindan los mismos beneficios, aunque cambia la dosis que debemos de ingerir.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.