Para qué sirve el mangostán

Introducción

Así como la naranja o guayaba son muy conocidas en países de américa, existen otras frutas que tienen gran popularidad del otro lado del continente. En este caso conocerás más acerca de una llamada mangostán, la cual crece en países como Filipinas, Malasia y hasta la India.

Este fruto requiere de grandes precipitaciones y humedad para que pueda desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, su cultivo no suele darse en muchas partes del mundo, aunque si se pueden crear las condiciones necesarias en países donde no cuenten con el clima necesario.

Pasando a su aspecto, el mangostán tiene un característico color púrpura, una corona verde y su forma es circular. Internamente nos encontramos con una capa bastante gruesa, que alberga en su interior una serie de gajos de color blanco, que son la parte comestible de este fruto.

El sabor de estos gajos es dulce, mientras que la semilla que se encuentra en cada uno de ellos si tiene un sabor amargo. A pesar de estas ser comestible, muchos prefieren simplemente desecharlas para solo disfrutar el sabor principal de este fruto que, además de encantar nuestro paladar, también cuenta con propiedades que pueden contribuir a nuestra salud.

Así es, el mangostán se caracteriza por ser una importante fuente de vitaminas y antioxidantes que previenen el daño causado por los radicales libres. A su vez, sus componentes también ayudan a nuestro cuerpo a eliminar las sustancias toxicas que se encuentran dentro de él; todo esto se traduce en una mejora importante para nuestra salud.

Propiedades nutricionales del mangostán

La razón por la que el mangostán favorece nuestra salud si lo consumimos, se debe a la presencia de una serie de vitaminas, como las de el grupo B y C. En comparación a la de otros alimentos, esta fruta contiene pocas cantidades de calorías, y carece de grasas saturadas, por lo que no contribuye al aumento del peso, sino todo lo contrario.

Además de ello, comer mangostán de manera frecuente, aportará a nuestro cuerpo la cantidad suficiente de algunos minerales importantes para el organismo, como el magnesio, manganeso, hierro y calcio.

Otro de los aspectos más resaltantes del mangostán, siendo el principal beneficio para nuestra salud, son las 78 xantonas que se encuentran presentes dentro de este fruto. Para quienes no conocen esto, se trata de un fitoquímico que se presente en varias frutas, aunque en cantidades mucho menores a la del mangostán.

Beneficios del mangostán

Debido a los fitoquímicos, minerales, y vitaminas, el mangostán es una fuente alimenticia por excelencia, y cuyo consumo promueven ciertos aspectos para tu salud. Los mejores beneficios que puedes obtener si consumes este fruto, son los siguientes:

  • El mangostán se consume principalmente por ser una fuente de energía que puede reponernos fácilmente. De hecho, se puede prevenir la fatiga con su consumo, siendo uno de los beneficios que más se conoce.
  • Consumir este fruto promueve la salud de nuestro corazón, además de que también evita que las arterias se endurezcan, lo cual puede hacer que estas tengan que trabajar en exceso y pueda traer problemas cardiovasculares.
  • Tiene propiedades diuréticas, que ayudan a nuestro organismo en la eliminación de toxinas. Con la ayuda de esta propiedad se pueden combatir ciertos problemas, como los cálculos renales, retención de líquido y hasta la artritis.
  • Al tener buenas cantidades de vitamina C, el mangostán es un antioxidante por excelencia, muy bueno para combatir los radicales libres y prevenir el envejecimiento prematuro.
  • Tiene un bajo contenido calórico, lo cual contribuye a la pérdida de peso. Si estás siguiendo una dieta de adelgazamiento, puedes hacer un batido bastante nutritivo con el mangostán, zumo de naranjas y arándanos.
  • Gracias a su contenido en fibra, el consumo habitual del magostan beneficia nuestra salud en otro aspecto más, que es el de mantener bajos los niveles del colesterol malo. Por otro lado, la fibra también se encarga en reducir la absorción de la grasa y azúcares.
  • Ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, siendo un alimento que es muy recomendable para aquellas personas que sufren de diabetes.
  • Mejora nuestra memoria, por lo que su consumo nos ayuda a prevenir algunas enfermedades como el Alzheimer. Por otro lado, también se ha descubierto que el mangostán actúa como un antidepresivo natural.
  • Actúa como un efectivo anti-inflamatorio.
  • Al tener buenas cantidades de vitamina B12, ayudan a mejorar el sistema nervioso.
  • El zumo de mangostán aporta grandes beneficios en aquellos pacientes que sufren de cáncer.
  • Realizar un jarabe de mangostán también puede ayudar a curar las enfermedades respiratorias.

¿Cómo se puede comer el mangostán?

Al igual que cualquier otro fruto, la mejor manera de aprovechar todos los beneficios del mangostán, es consumiéndolo completamente fresco y de manera directa. Para ello, solo debes de tomar la fruta y cortarla por la mitad, y así podrás disfrutar de los gajos color blanco que se encuentran en su interior.

Si no te gustaría toparte con un sabor amargo, entonces lo más recomendable es que no comas las semillas, puesto a que es la parte del fruto que tienen dicho sabor.

Batido de mangostán

Con el mangostán también se puede preparar un batido que aporte mejores beneficios para la salud. Si deseas hacerlo, solo debes de disponer de lo siguiente:

  • 6 mangostanes
  • 50 gramos de azúcar
  • 150 mililitros de cava seco
  • 1 clara de huevo
  • 4 rodajas de lima
  • Salsa de frambuesa

La preparación de esta receta es bastante fácil. Primero que nada, debes de extraer la pulpa del fruto y colocarla en la batidora, debe de formar un puré. Por otro lado, saca solamente la clara del huevo y bátela; tras eso debes de añadirle los 50 gramos de azúcar y volver a mezclar.

Seguidamente, toma el puré que ha quedado del mangostán y añádelo junto con la mezcla de clara de huevo y azúcar; nuevamente debes de mezclar todo hasta que todos los ingredientes se integren.

Coloca la mezcla obtenida en un jarrón y llévalo al refrigerador. En cada cierto tiempo, debes de batirlo para que se el batido quede lo más esponjoso posible. Cuando este se encuentre frio, ya será momento de servirlo.

Helado de mangostán con nueces

Más que un fruto que promueve nuestra salud en general, el mangostán también suele ser utilizado debido a su dulce sabor. ¿Y qué más dulce que un helado? Si deseas experimentar otras maneras de consumir el mangostán, entonces puedes preparar un delicioso helado.

Ingredientes:

  • 4 mangostinos
  • 5 nueves
  • 200 ml de leche condensada

Como has podido observar, no se necesitan de muchos ingredientes para la preparación del helado de mangostán con nueces. Si ya los tienes a la mano, entonces te mostraremos cómo prepararlo.

Extrae la pulpa del mangostán y colócala dentro de la licuadora junto con la leche condensada. Debes de batir hasta que la mezcla quede lo más consistente posible. Mientras tanto, puedes ir picando las nueces en trozos muy finos, que posteriormente debes de introducir también en la licuadora junto con la mezcla que ya tenías.

Cuando todo esté bien mezclado, busca varios moldes para helado y viértela en ellos. Debes de llevar los moldes al congelador por unas 4 o 6 horas. Una vez que se congele, tendrás como resultado un delicioso helado de mangostino con nueces que puedes disfrutar en los momentos calurosos o a cualquier hora del día.

La leche condensada no es el ingrediente más saludable de esta receta, aunque si le da ese toque clásico al helado. Sin embargo, puedes sustituir dicho ingrediente por yogurt desnatado. El sabor puede cambiar un poco, pero tu helado será mucho más saludable.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *