Para qué sirve el Piroxicam

Introducción

La cantidad de personas que actualmente sufren de enfermedades causantes de síntomas inflamatorios y fiebre ha ido en ascenso. Los tratamientos que se ofrecen solo buscan disminuir las dolencias, disminuyendo los malestares del paciente. El Piroxicam es un medicamento antiinflamatorio no esteroide, perteneciente al grupo de los ácidos fenólicos, que se caracteriza por contar un rango de acción de periodo prolongado. Sus usos van dirigidos a servir como analgésico así como antipirético.

Generalmente, se receta para tratamientos de dolores fuerte, como el caso de los dolores post-operatorios. Igualmente, se incluye en el tratamiento de artritis y osteoartritis. Dentro del mundo animal, los médicos veterinarios lo recomiendan para casos de neoplasias para tratar problemas cancerígenos asociados a la vejiga, próstata y colon.

Beneficios

El Piroxicam es un tratamiento eficaz para aquellos pacientes que presentan fuertes dolores. Se receta en el caso de aquellas personas que sufren malestares a causa de los síntomas de la osteoartritis, los cuales suelen identificarse como presencia de rigidez, dolor, sensibilidad e hinchazón.  Lo mismo aplica en el caso de los pacientes que padecen artritis reumatoide. En ambos casos se trata de una afección del cartílago articular (constituido por células llamadas condrocitos) que va perdiendo sus funciones naturales de amortiguador de las sobrecargas que recibe el cuerpo del entorno y facilitar que los huesos se desplacen con los movimientos.

La afectación del cartílago articular se manifiesta como desgaste y finalmente su destrucción  lo que genera cambios en los huesos involucrados y el consiguiente dolor y la deformación de la articulación. En esos casos la administración de Piroxicam bajo orientación médica beneficiará a los pacientes aquejados por problemas de las articulaciones. Hay que destacar que este medicamento no combate estas enfermedades, simplemente ayuda a la disminución de los síntomas.

Propiedades

El Piroxicam es un medicamento de acción relativamente rápida, dependiendo del tratamiento al que haya sido destinado. En el caso de su efecto antiinflamatorio, evita el transporte de leucocitos hacia la zona afecta por inflamación, así como un efecto inhibidor que previene la liberación de enzimas lisosómicas. Con estas acciones, se detalla la desinflamación de las zonas hinchadas.

Para el tratamiento de artritis, su efecto se puede observar a partir de las dos semanas de iniciar la administración, y en un lapso máximo de 12 semanas. Si es recetado para el tratamiento de gota aguda, la acción analgésica hace efecto a partir de las cuatro horas, mientras que el proceso antiinflamatorio se empieza a ver a partir de los cinco días.

Contraindicaciones

Los medicamentos AINES, como el Piroxicam, han demostrado que son bien tolerados por el organismo, no obstante en situaciones específicas pueden provocar potenciales efectos negativos, sobre todo cuando ocurre una sobredosis. Sus efectos tóxicos se observan mayormente a nivel del sistema digestivo, renal y cardiovascular. Por eso pudieran no ser adecuados en los siguientes casos:

  • Se debe evitar su uso si el paciente presenta sensibilidad extrema al Piroxicam o a algún otro fármaco perteneciente a la clase antiinflamatorios no esteroideos, dentro de estos se inclu­ye el ácido ­acetilsalicílico.
  • No puede ser recetado en personas que padezcan afecciones del sistema respiratorio como síndrome de broncospasmos, pólipos nasa­les o rinitis. También debe tomarse precaución si hay existencia de angioedema causado por ácido acetilsa­licílico u otro AINE.
  • Personas con patologías severas del sistema digestivo (esofagitis, duodenitis o gastritis) ocasionadas por incremento en la segregación de ácidos y pepsina corren elevados riesgos de incrementar sus dolencias no solo a nivel del estómago sino también con daño a nivel del intestino delgado y el esófago.
  • Evitar el Piroxicam si se trata de un paciente que padece gota crónica causada por depósito de ácido úrico en las articulaciones.
  • Pacientes con insuficiencia hepática aguda (IHA), síndrome no común en el cual ocurre un grave deterioro de las funciones del hígado por necrosis de las células hepáticas.
  • Pacientes con insuficiencia renal originada por factores de nefrotoxicidad, reflejada en dificultad o incapacidad para eliminar toxinas, regular adecuadamente los líquidos y producir hormonas.
  • Pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva pudieran presentar riesgo severo al someterse a tratamiento con AINES.
  • Para los pacientes que presenten cirrosis hepática y síndrome nefrítico no debe ser recetado.
  • Sujetos con afección severa cardiovascular pudieran presentar retención hidrosalina e hiperpotasemia a causa de la inhibición o reducción de la síntesis de prostaglandinas vasodilatadoras, en estos casos se presentan edemas, aumento de la insuficiencia cardíaca causada por eventos trombóticos, riesgos de accidente cerebrovascular e hipertensión arterial debido a la ineficacia de los tratamientos antihipertensivos, con riesgo de muerte súbita.

Restricciones del Piroxicam

Los medicamentos no esteroideos son ampliamente recetados en las consultas médicas, sin embargo se aconseja tener presente que para ciertas condiciones del ser humano pudieran no ser aconsejables, por ejemplo cuando la mujer está embarazada por los riesgos de parto lento y difícil. Tampoco debe ser consumido en la etapa de lactancia, ya que puede afectar el conducto arterioso de los niños.

Las cápsulas y comprimidos de Piroxicam contienen lactosa y pueden afectar a los pacientes  que presentan intolerancia a ciertos azúcares. Por otro lado los comprimidos efervescentes, sobres y el liofilizado oral (soluble en contacto con la saliva) contienen aspartano. Asimismo, las ampollas del medicamento contienen alcohol bencílico, por lo que se ha establecido precaución en cuanto a la idea de suministrarlo a niños prematuros o recién nacidos, ya que se ha comprobado que entre sus efectos adversos, se pueden presentar reacciones tóxicas y alérgicas.

Reacciones secundarias

El Piroxicam, como  todo antiinflamatorios no esteroides, no está exento de producir riesgos cuando algunos pacientes presentan cuadros clínicos en los cuales hay patologías específicas y riesgos asociados (gastrointestinales, cardiovasculares, insuficiencias hepáticas y renales). Se recomiendan para ciclos cortos y dosis muy controladas por los especialistas. De allí la importancia de la vigilancia médica, ya que la aplicación del Piroxicam puede desencadenar en algunos pacientes los siguientes problemas:

  • Desenlace fatal en los ancianos que exhiben severos problemas gastrointestinales acompañados de factores de riesgo (cardiopatía, disfunción renal o trastorno hepático) y utilizan a la vez Piroxicam y medicamentos que deterioran las paredes del estómago produciendo sangramientos.
  • La ingestión del medicamento pudiera producir problemas gastrointestinales como náuseas, dolores abdominales, flatulencia, indigestión, frecuentes diarreas, ulceraciones bucales y dispepsia.
  • Necrosis papilar renal, lo que determina frecuente deterioro a nivel de la función renal y aparición del síndrome nefrótico, con incremento de proteína en la orina, bajos niveles de proteína en la sangre, ascitis, entre otras manifestaciones.
  • Pacientes con nefritis aguda intersticial, hipercalcemia, hiperpotasemia, hematuria y síndrome nefrítico, con antecedentes en trastornos del sistema inmune.
  • El flujo sanguíneo hacia los riñones se reduce y puede existir descompensación renal.
  • Reducción de la producción de prostaglandina, lo cual puede causar efectos negativos a nivel del sistema nervioso, musculatura lisa, aparato reproductor, presión sanguínea, coagulación de la sangre y sistema digestivo.
  • Los efectos de las plaquetas sobre la coagulación se reducen.
  • Presencia de niveles bajos de hemoglobina, apuntando a una posible anemia.

  • Pacientes con leucopenia, al existir una disminución de los glóbulos blancos en el torrente sanguíneo, afectará al sistema inmunológico de la persona haciéndolo propenso a cualquier enfermedad que atente gravemente contra la salud.
  • Pacientes que presenten incremento de eosinófilos en el torrente sanguíneo verán también afectado el buen funcionamiento del sistema inmunológico.
  • En algunos casos, se puede presentar hinchazón en los tobillos.
  • Existencia de fiebres repentinas.
  • Presencia de afecciones dermatológicas o toxixoderminas a nivel de piel o mucosas. Van desde síntomas leves, como presencia de urticarias, hasta casos graves como el síndrome de Stevens­-Johnson.
  • Problemas hepáticos como ictericia y hepatitis fatal.
  • El paciente puede presentar fatiga, insomnio, nerviosismo y depresión.
  • Inflamación de los ojos, visión borrosa e irritación de los ojos.
  • Cefaleas frecuentes y cervicalgias.
  • Hipoglucemia, hiperglucemia, incremento y disminución de peso.
  • Reacciones sobre el metabolismo.

 

En todo caso la orientación médica es indispensable porque un tratamiento de larga duración y dosis mayores incrementa los riesgos, los cuales variarán entre individuos, no obstante su utilidad presentan peligros y reacciones secundarias comprobadas clínicamente. Por ejemplo, la médico Andrea Arfe de la Universidad de Milano dirigió una investigación donde se analizaron 10 millones de casos de pacientes que recibieron medicación con AINES y los resultados demostraron los riesgos implicados. Por todas esas razones se aconseja cuidado en el manejo de Piroxicam, debido a los riesgos implicados en la automedicación que pueden causar situaciones graves e ingresos a hospitales por motivos de insuficiencia cardiaca, daños a nivel del sistema digestivo con manifestación de ulceraciones y hemorragias.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *