Para qué sirve el potasio

Introducción

Los vegetales y frutas han sido siempre recomendados en nuestra dieta por poseer un alto contenido en nutrientes y energía. El cuerpo humano, se encarga de absorber estos elementos nutritivos, que permiten el buen funcionamiento del organismo. Si no se consume una dieta balanceada, fácilmente la salud se ve afectada, presentando síntomas que a la larga pueden terminar en enfermedades graves o llegar hasta la muerte.

Son muchos los nutrientes que se deben consumir, pero uno de los más reconocidos ha sido el potasio. Este es un elemento químico, presente en una gran cantidad de alimentos, y se considera un mineral esencial para el organismo.  Es identificado en la tabla periódica con la letra K. Se agrupa dentro de los metales alcalinos. Se ha caracterizado por contar una consistencia blanda, además de oxidarse con gran facilidad. Si el potasio entra en contacto con el agua, se producen llamas, mientras que si reacciona con el aire, es que ocurre la oxidación.

Son muchos los alimentos que en su composición, se encuentra presente el potasio. Y esta es la razón por la que ha sido reconocido por aportar grandes beneficio al cuerpo humano. En el mundo de la agricultura, ha ganado importancia gracias a la fertilidad que logra aportar a los suelos. El cambur o banano es una de las frutas más populares por su alto contenido de potasio.

Historia del potasio

El descubrimiento del potasio se dio durante el año 1807, gracias a los experimentos de Humphrey Davy. Durante un procedimiento de electrólisis, aplicado al Hidróxido de Potasio, es que se logra aislar el elemento metálico, siendo el primero en su clase. Al representarse este compuesto con las letras KOH, que en latín se conoce como Kalĭum, es que se logra denominar el potasio bajo el símbolo K en la tabla periódica.

Davy presenta su trabajo el mismo año a la Royal Society of London, explicando que, utilizó un disco de platino electrificado, donde colocó una pequeña porción de potasa: un lado de la potasa tenía una acción efervescente, produciendo un fluido elástico, mientras que otro lado producía glóbulos brillantes, los cuales unos explotaban, y otros iban perdiendo su brillo, y tornándose blancuzcos. Estos últimos fue lo que Davy dio a conocer como el potasio.

Beneficios

El cuerpo para funcionar adecuadamente requiere de minerales, la ausencia de alguno de ellos ocasiona algún tipo de dolencia o malestar. En el caso del potasio, su función está ligada a la formación ósea y producción de hormonas. Por lo tanto juega un papel muy importante en el tejido muscular y el buen funcionamiento del sistema nervioso. En compañía del sodio funciona en la dinámica celular, donde cumple el papel de regulador de sustancias tanto en el interior como en el exterior de la pared celular, contribuyendo con la permeabilidad de las membranas.

Propiedades

Actúa en la formación de células óseas, favorece la producción de proteínas, participa en la metabolización de los hidratos de carbono, interviene en múltiples reacciones químicas, contribuye con la transmisión nerviosa y la contracción muscular, es fundamental a nivel de las células cardiacas. Igualmente facilita la excreción de líquidos y desechos tóxicos acumulados en el cuerpo y en el traslado de oxígeno al cerebro. Su función primordial es el balance electrolítico y en un organismo saludable sería el mineral más abundante.

Alteraciones del metabolismo del potasio

El potasio es muy importante en el funcionamiento de órganos vitales. Un desequilibrio de los niveles del mineral en la sangre causa distintas anomalías, ya sea por bajo o alto nivel de potasio. Las enfermedades asociadas a esos dos factores se llaman hipopotasemia e hiperpotasemia.

La hipopotasemia, también conocida como hipokalemia, es una enfermedad ocasionada por bajo nivel de potasio, sus síntomas van desde calambres, debilidad y trastornos neuromusculares, hasta estreñimiento, falta de apetito y dolores de huesos y articulaciones. Las causas están asociadas a quemaduras, enfermedades del tracto intestinal, fístulas digestivas, vómitos, diarreas, abusos de laxantes, dietas estrictas, exceso de sudoración o por la existencia de síndromes como el de Cushing,  o el síndrome de Zollinger-Ellison.

En cuanto a la hiperpotasemia, también conocida por hiperkalemia, se sabe que es un trastorno hidroelectrolítico que afecta el corazón y los riñones, con consecuencias fatales para el paciente. Estudios médicos determinaron que las causas son: insuficiencia suprarrenal, utilización de distintos medicamentos que actúan como bloqueantes de los receptores de la angiotensina II o inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los cuales son recomendados en casos de enfermedades coronarias, hipertensión arterial o problemas renales crónicos. También son considerados causantes de la hiperkalemia la deshidratación, destrucción de glóbulos rojos debido a lesiones o quemaduras graves, consumo elevado de suplementos de potasio y la diabetes tipo 1.

Fuentes de potasio

La mejor fuente de potasio está en una rica y balanceada alimentación. La naturaleza provee todo lo necesario para el equilibrio hidroeléctrico del torrente sanguíneo. En tal sentido se recomienda conocer cuáles alimentos tienen mayores niveles del metal. Los estudios de laboratorios señalan al plátano como el fruto con mayor contenido de potasio, también los frutos secos como dátiles, higos, nueces, maní, coco y avellanas son buenos proveedores.

Pero no solo aquellos contienen el vital elemento, sino que hay una lista muy larga de otros alimentos a los que acudir y con los cuales se pueden elaborar deliciosos platos para el bienestar de la familia. Se mencionan entre esos a las papas, remolacha (hojas y raíces), acelgas, habas, frijoles, espinaca, acelga, atún, salmón, guisantes verdes y secos, papaya, aguacate, setas, calabazas, repollo, espárragos, zanahorias, calabaza, hinojo, naranjas, lechugas, pimientos, chiles, fresas, kiwi, coliflor, cúrcuma, sandía, berenjenas, pepinos, etc.

Una manera de reconocer alimentos con potasio es atendiendo al color: los blancos (repollo, coliflor, ajo, cebolla, champiñón), amarillos (naranjas, duraznos, melocotones, mandarinas, papaya, plátanos y cambures, zanahorias), verdes (alcachofa, lechugas, calabacín espinacas, kiwi, etc.), rojos (tomates, pimientos, chiles, sandías, manzanas rojas, fresas, granada, etc.) y violeta (berenjenas y remolachas).

Dosis diarias de potasio recomendadas

Las dosis de potasio estarán en relación a la edad de las personas. Entonces los criterios serían: En el caso de los bebés, se distribuye de la siguiente manera: hasta seis meses, 0.4 gr; entre siete meses y un año, 0.7 gr. En infantes que comprenden edades mayores de un año y hasta tres años, 3 gr. Los niños de cuatro a ocho años, 3.8 gr. Para niños de nueve y aquellos que entran a la pubertad hasta trece años, 4.5 gr. En caso de adolescentes de catorce a dieciocho años, 4.7 gr y a partir de los diecinueve años la dosis sería de 4.7 gr, con lo cual se lograría un estado saludable.

tags:

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *