Para qué sirve el Rivotril

Introducción

En la gama de los fármacos, el Rivotril es un medicamento que actúa sobre el sistema nervioso central. Su principio activo es el clonazepam. Está clasificado dentro del grupo de benzodiazepinas. Tiene gran demanda entre los pacientes que sufren crisis convulsivas y estados depresivos. Por pertenecer a la clase de los medicamentos de uso psiquiátrico y de tratamiento de problemas a nivel del sistema nervioso, su utilización debe ser estrictamente controlada por un médico. Se aconseja una suspensión gradual bajo supervisión médica y no abrupta, porque desencadena efectos de abstinencia (convulsiones, alteraciones del ánimo, temblores, entre otros).

Historia

Las referencias a los desajustes emocionales se pueden hallar en documentos de la Grecia antigua, época en la que se creía que las enfermedades eran producto  de los demonios. Fue entonces que hombres observadores como Hipócrates, en base al estudio de casos concluiría que trastornos, que hoy se conocen como depresión, y él llamó melancolía se debían a mal funcionamiento del estómago y el bazo. Los romanos pensaban que la locura tenía que ver con los temperamentos. Durante la Edad Media se pensaba que los trastornos mentales eran producto de la hechicería, y ocurrían fenómenos de locura colectiva. Pero no fue hasta el siglo XIX que la psicología y la psiquiatría le asignaron el nombre de depresión. Para los musulmanes el loco era un elegido de Mahoma.

Con la medicina moderna, surgida en el Siglo XVIII los criterios variaron y comenzó a pensarse la locura en términos de enfermedad. Con el Siglo XIX la actitud es otra y las disciplinas como la psicología y la psiquiatría se plantean el tratamiento para su cura. Las terapias psicológicas evolucionan durante el Siglo XX y se ponen en prácticas distintas terapias a favor de los pacientes. En paralelo la industria farmacéutica fue colocando en el mercado una serie de productos que coadyuvan en los tratamientos de los especialistas. Es así como aparecen los medicamentos psicotrópicos con el fin de ayudar en el restablecimiento de los individuos.

La década de los 50 fue el momento en el que surgieron las drogas como un complemento en el tratamiento psiquiátrico. Sin embargo asociados al boom de los psicotrópicos surgieron abusos y adicciones, lo que sugiere cautela sobre su uso y el alcance de los beneficios. Estudios arrojan que las mujeres consumen más medicamentos para solucionar problemas de estrés o ansiedad que los hombres.

Beneficios

El Rivotril ejerce su acción sobre el encéfalo y la médula espinal. Inhibe la propagación de las descargas eléctricas de una amplia zona del cerebro que va desde la zona epileptógena hasta la zona cortical. Actúa como hipnosedativo, controla la ansiedad, combate las convulsiones y mejora la situación de enfermos por epilepsia, reduce significativamente las crisis de pánico y el sonambulismo. La absorción es rápida y su rango de acción es de 1 a 4 horas. El proceso de metabolización en el hígado es extenso y su eliminación es a través de la orina.

Clasificación

Las categorías de psicotrópicos son:

  • Neurolépticos utilizados para el tratamiento de las psicosis.
  • Antidepresivos.
  • Hipnóticos para tratar el insomnio.
  • Ansiolíticos y tranquilizantes para combatir la ansiedad.
  • Estabilizadores del ánimo.

Propiedades

Rivotril es un medicamento de rápida absorción oral que actúa sobre el sistema nervioso central y disminuye las descargas del cerebro. Controla las convulsiones epilépticas, produce relajación muscular, estados hipnosedativo y reduce la actividad motora. El Rivotril no resulta tóxico, a menos que se combine de manera accidental o intencional con otros medicamentos depresores del sistema nervioso (alcohol o analgésicos opiáceos). En estos casos se observa somnolencia y falta de coordinación de los movimientos, con riesgo de caídas y muerte. El consumo prolongado es capaz de desencadenar un cuadro de tolerancia que obliga a las personas a incrementar las dosis para mantener el estado de calma o bienestar.

Posibles efectos adversos

Todos los medicamentos como elementos ajenos a la bioquímica del organismo pueden producir efectos adversos. Rivotril no escapa a ese riesgo, aunque no son manifestaciones generalizadas, si pueden presentarse en algunos pacientes las siguientes manifestaciones:

  • Nistagmus: movimiento rápido, repetitivo e incontrolado de los ojos.
  • Reflejos lentos y debilidad muscular.
  • Falta de coordinación de los movimientos corporales.
  • Trombocitopenia: reducción del número de plaquetas en la sangre hasta niveles inferiores a 100.000/mm3.
  • Urticaria: ronchas que causan picazón.
  • Cefaleas
  • Náuseas y vómitos.
  • Incontinencia urinaria
  • Impotencia sexual
  • Afonía.
  • Alergias y reacciones inmunitarias.
  • Reacciones contradictorias a las esperadas.
  • Depresión respiratoria en aquellos pacientes con cuadros previos de alteraciones del ritmo respiratorio o que presentan daño cerebral.
  • Tendencia a caídas y riesgo de daño óseo si junto con rivotril consumen otros sedantes.
  • Pacientes con cardiopatías previas.
  • Tolerancia a las drogas.

Consumo

El consumo de psicofármacos está preocupando a los profesionales de la salud. Por ejemplo el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires ha informado que se ha incrementado en un 75% la venta de ese tipo de producto y está asociado con los ciclos de dificultad económica. Se estima que entre los consumidores de medicamentos con el principio activo de clonazepam, 50% presenta somnolencia y un 30% manifiesta descoordinación de movimientos. Por tales motivos debe ser prescrito solamente por los especialistas y nunca debe permitirse la venta libre.

Presentaciones

El Rivotril se ofrece en 4 presentaciones:

  • Ampollas de 1 ml.
  • Comprimidos conteniendo 0,5  y 2 mg respectivamente.
  • Solución oral de 10 m.
  • Solución inyectable.

Dosis recomendadas

Adultos:

  • Dosis de inicio: hasta 1,5 mg diarios divididos en tres dosis a lo largo del día. De acuerdo al estado y evolución del paciente el médico podrá aumentarla en 0,5 mg cada 3 días hasta lograr el control de las convulsiones.
  • Las dosis de mantenimiento son de 3 a 6 mg por día. No superar las dosis de 20 mg por día.

Niños menores de 10 años:

  • Dosis de inicio: de 0,01 a 0,03 mg/kg por día, dividido en 3 dosis al día. Las dosis pueden aumentarse de 0.25 a 0.50 mg cada 3 días, hasta lograr el control de las convulsiones o de cualquier efecto adverso que obstaculice el incremento de la dosis.
  • Las dosis de mantenimiento: 0,1 mg/kg de peso corporal diario. No es aconsejable subir la dosis máxima de 0,2 mg/kg/día.

Niños y adolescentes entre 10 y 16 años:

  • Dosis de inicio: de 1 a 1,5 mg diariamente, divididos en dos o tres dosis al día. La dosis puede incrementarse desde 0,25 hasta 0,5 mg cada 3 días.
  • Dosis de mantenimiento: de 3 a 6 mg al día.

Rivotril inyectable se administra por vía intravenosa lenta o intramuscular. Se recomiendan las siguientes dosificaciones:

  • Adultos y adolescentes mayores a 15 años: 1 ampolla cada 4 o 6 horas por día teniendo en cuenta la respuesta del paciente.
  • Niños hasta 15 años: ¼ o ½ ampolla.

Rivotril no se debe suspender de modo imprevisto, sino gradualmente, ya que puede ocasionar nerviosismo, cefaleas, sudoración y ansiedad.

Duración del tratamiento

La suspensión del tratamiento solo puede ser decidida por el médico tratante. La suspensión abrupta puede causar temblores. Nunca duplique dosis en caso de haber olvidado tomarse la dosis un día.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.