Para Qué Sirve El Té Blanco

Introducción

Existe una variedad de tipos de tés, y después del agua, el té es considerada como la bebida más tomada en todo el mundo, ya que, simplemente no importa la hora que sea, nunca es un mal momento para disfrutar de un buen té, además, no solo aporta hidratación, sino que también una variedad de sabores, y el té blanco en particular, es uno de los tipos de té más populares por su gran sabor y sus beneficios, por lo tanto, saber para qué sirve el té blanco puede ser de gran ayuda.

Se conoce que todos los tipos de tés tienen sus propias propiedades y beneficios para el cuerpo de las personas, y por supuesto, como bien ya se mencionó, el té blanco no es ninguna excepción.

Los tés son bebidas realmente versátiles que sin ninguna duda valen la pena conocer, porque incluso pueden ayudarle a calentarse en una noche fría de invierno, o para calmar una tarde calurosa de verano, cada uno tiene un sabor característico y un aroma muy particular, existen para todos los gustos, aunque en este momento, solo se ampliara la información un poco la información sobre el té blanco, teniendo un enfoque principal en para qué sirve este tipo de té.

Qué es el té blanco

Por supuesto que no se puede comenzar hablando por otro caso que no sea qué es el té blanco, aunque si bien ya se mencionó que era un tipo de té con propiedades y beneficios que pueden ser buenas para el cuerpo de las personas que lo consumen, es importante ampliar un poco el concepto de este tipo de té, y no solo eso, hablar un poco de su historia para que pueda conocer mucho más la bebida que probablemente desee agregar a su dieta diaria.

Aunque ahora es muy popular, el té blanco no era tan conocido a nivel mundial, e incluso, en estos momentos, sigue siendo considerado como una gran novedad en el gran mundo del té, además, en la actualidad, es reconocido principalmente por sus excelentes propiedades antioxidantes naturales.

El té blanco es conocido por tener un sabor exquisito y por ser muy delicado, y no solo eso, suelen recomendarla para acompañar cualquier desayuno. Este té es originario de China, específicamente, proviene de las delicadas yemas y hojas jóvenes de una planta llamada Camellia sinensis que es originaria de China, esta planta crece concretamente en la provincia de Fujian.

Para mantener la calidad del té blanco, las yemas y las hojas de la planta antes mencionada se deben dejar marchitar levemente, para luego secarlas con los rayos del sol, y finalmente, son ligeramente procesadas para prevenir que se oxiden, todo este procedimiento permite que se preserven todas las características de sabor que posee el té blanco.

El nombre té blanco, se deriva de las vellosidades que se encuentra en la yemas que todavía no se encuentran abiertas en la planta del té, porque dichas vellosidades tienen un color entre plateado y blanco, y le dan una apariencia a la planta como blancuzca, esto quiere decir que se está acercando al color blanco.

Como bien ya se mencionó, el té blanco es originario de China, pero, su historia es algo complicada y controvertida, especialmente porque las historias de los tés Chinos generalmente se transmiten de boca a boca, es decir, casi no se tienen registros de estas historias, por esto suele haber muchos detalles que no tienen sentido o bien, que no tienen explicación, y entre los mercaderes y personas que se dedican a estudiarlos, las fechas del inicio de la producción suelen variar mucho.

En el caso específico del té blanco, se conoce que fue creado en algún momento de los últimos 2 siglos, además, la primera vez que apareció el té blanco, fue en el año 1876 en una publicación inglesa, en dicha publicación, se tomó la decisión de categorizarlos dentro de los té negros, porque sus características no coincidían con las de los té verdes, sin embargo, aparentemente, en esa época Hanson solo había identificado el té negro y el verde, es decir, que el té blanco no estaba ni cerca de ser considerado como un tipo de té.

Algunas otras fuentes indican que, el té blanco, es uno de los tipos de té más antiguos, a pesar de que, algunos universitarios chinos han escrito en sus informes relacionados con este tema que, el té más antiguo es el conocido como té rojo, sin mencionar en el informe nada sobre el té blanco, realmente es un poco complicado determinar cuál es la versión correcta de la historia.

Se conocen algunas historias curiosas relacionadas con el té blanco, algunas de ellas hablan sobre la supuesta preferencia de la realeza China por el té blanco, en esas historias se menciona que fue producido por primera vez entre los años 618 y 907 D.C. durante la Dinastía Tang. Durante algún tiempo, el emperador y sus intermediarias eran los únicos que tenían acceso a esta rara y costosa bebida.

Sin embargo, ese té blanco del que se habla en esas historias, se producía de una forma diferente a la que se conoce hoy en día, ya que, en la actualidad las hojas jóvenes de la planta Camellia sinensis se comprimen en prensados.

En el año 1200 D.C., en la Dinastía Song, las hojas y bulbos que tenían un color entre blanco y plateado, se cocían al vapor, luego eran secadas para posteriormente ser molidas.

En otra interesante historia, se discute sobre el modo de cosecha de este tipo de té, aparentemente, los bulbos vírgenes no deben ser aplastados por los dedos cuando son recolectados, sin embargo, esta historia en particular no se refiere al procesamiento del té blanco, realmente habla de cómo recolectar los bulbos sin dañarlos, esto se debe a que, los bulbos pueden ser utilizados para crear 6 tipos de té diferentes, por eso se habla del cuidado tan especial que se debe tener al recolectarlo.

Otra historia que es un poco más fantasiosa, por decirlo de alguna manera, porque más que una historia se trata de una leyenda, en la cual, se dice que el té blanco nació hace unos 5000 años aproximadamente en China, pero, por una rara casualidad.

Según la leyenda, el emperador Shen Nung tenía sed mientras realizaba uno de sus paseos diarios, y con el objetivo de aplacar esa terrible sed, tomó la decisión de hervir un poco de agua en una olla, y justo en esa momento, por una mágica casualidad, o por una jugada del destino, unas hojas de té blanco cayeron sobre la olla que tenía el agua ya caliente, para convertir esa agua es una bebida con un sabor exquisito y prodigioso, que además, logro alivio el malestar y el dolor de cabeza que aparentemente tenía el emperador.

Como bien se mencionó antes de hablar un poco sobre la historia del té blanco, al ser una información que se pasa de boca en boca, es un poco complicado determinar que tanta verdad existe detrás de cada una de las historias, sin embargo, son interesantes, y las personas que se dedican a estudiar los diferentes tipos de té, seguro tienen las ganas de averiguar la verdad sobre el origen de cada uno de ellos.

En la actualidad, el té blanco es mucho más accesible, siendo su producción mucho más sencilla comparada con la manufacturación de otros tipos de té, el principal país productor del té blanco es China, en este país se tiene un especial cuidado a la hora de producir este té, con el objetivo de ofrecer el mejor productor sin que este pierde ninguna de sus propiedades.

Debe tener en cuenta que el té blanco, forma parte del grupo de tés que no requiere paneo, rotación o ninguna sacudida, esto quiere decir que producirlo ahorra mucho trabajo e incluso horas, pero, como se ha mencionado, seleccionar el material para elaborar el té blanco es muy riguroso, tan solo desplumar las hojas jóvenes que tienen muchas vellosidades de color entre blanco y plateado puede producir un té blanco de gran calidad.

Se puede encontrar en las tiendas como Pekoe punta de plata, o bien, con los nombres Blanco de China y Blanco de Fujian. Los nombres con los que pueda encontrar el té blanco puede que depende del país en el que se encuentre, pero, si se encuentra interesado, debe buscar un lugar donde puedan ofrecerle un buen producto, no una imitación o un producto no natural.

En el año 1984, se realizó un estudio en la Pace University en donde se revelaba que, el extracto de té blanco, tienen unas propiedades que pueden ayudar a disminuir o ralentizar el crecimiento de bacterias y virus, lo que significa que puede reducir la incidencia de infecciones con bacterias como el estafilococo y el estreptococo, así como también el crecimiento de hongos, la neumonía, e incluso la placa dental.

No cabe duda de que el té blanco, se trata de uno de los tés más refrescantes, esto se debe principalmente a que es el menos procesado. Aunque se puede beber en cualquier época del año, en China su consumo aumenta en la temporada de verano, porque dicen que ayuda a equilibrar el calor del cuerpo.

El color claro y el exquisito aroma del té blanco, llama a las personas a querer probarlo, y sus propiedades antioxidantes son excelente, incluso son mayores que las del té verde, y tiene 3 veces más polifenoles que los demás tés, esto quiere decir que también puede ayudar a prevenir el envejecimiento y fortalece el sistema inmunitario de las personas, adicionalmente, contiene menos cafeína que cualquiera de los otros tipos de té.

Se debe tener en cuenta un detalle sumamente importante, el precio del té blanco, ya que, su precio es un poco más elevado que los del té verde o el té rojo, y teniendo en cuenta que los más conveniente es tomarlo diariamente, la persona debe analizar su presupuesto para lograr que el té blanco pueda entrar en su dieta diaria tanto como sea posible.

Los beneficios antes mencionados no son los únicos que tiene el té blanco, porque sirve para muchas otras cosas que a continuación se comenzaran a mencionar.

Beneficios del té blanco

A pesar de que ya se han mencionado algunos beneficios, igual se volverán a mencionar todos de una forma un poco más extensa, para que se pueda entender mejor todos los beneficios que el té blanco les puede proporcionar a las personas que toman la decisión de consumirlo.

Según la vicepresidente de desarrollo de nuevos productos de Origins, Janet Pardo, el té verde no solo es más eficaz que el té verde y puede aumentar las defensas del organismo, también pude neutralizar la actividad de los conocidos como radicales libres, los cuales puede causar la oxidación de las células, las cuales, en algunas ocasiones, pueden provocar que la persona desarrolle cáncer.

Retomando el hecho de que el té blanco es más eficaz que el té verde, se dice que el té blanco tiene la capacidad de proteger la producción de lípidos 10 veces mejor que el té verde, y por sí solo, el té blanco resulta ser más eficaz que la vitamina C y la vitamina E juntas, algo realmente impresionante que pude motivar a muchas personas a consumir este tipo de .

Entre los beneficios directos que le puede ofrecer el té blanco al cuerpo de las personas se pueden mencionar los siguientes:

  • Puede reducir los niveles de colesterol en la sangre, e incluso puede disminuir la grasa corporal.
  • Puede mejorar el proceso digestivo.
  • Ayuda a estimular la retención de líquidos.
  • Tiene la capacidad de incrementar el metabolismo del cuerpo, de esta forma, puede ayudar a que las personas quemen grasa con mayor eficacia y rapidez.
  • Puede evitar que las personas sufran de infecciones y ayuda a combatir la fatiga tanto mental como física.
  • Tiene propiedades anticancerígenas, las cuales son recomendadas para prevenir algún tipo de cáncer.
  • Se trata de una bebida natural que no contiene calorías, esto quiere decir que no influye en que las personas suban de peso.
  • Es ideal para incrementar la energía y la memoria, de esta forma, puede alcanzar tener una mejor concentración.

Todos estos beneficios se pueden disfrutar sin importar si la bebida se toma fría o caliente, todo depende de la temporada del año en la que se encuentra o bien, como lo prefiera consumir, por lo general, recomiendan tomar al menos 3 tazas de té blanco diarias.

Ahora bien, aparte de los beneficios ya mencionados, se ampliara la información de los principales beneficios que puede ofrecer el té blanco, los cuales son los siguientes:

  • Propiedades antioxidantes. Este es el beneficio más mencionado, porque se considera como el principal beneficio de este producto, y como bien ya se ha mencionado, la gran cantidad de polifenoles concentrados, además de catequinas, logran provocar que el envejecimiento de la persona se retrase un poco. Los antioxidantes también ayudan al cuerpo a deshacerse de los radicales libres.
  • Mejora el sistema cardiovascular. Este producto le puede ayudar a las personas a mejorar su salud cardiovascular, esto se debe a que las catequinas que se encuentran en el té blanco, sirven para evitar enfermedades del corazón, y no solo eso, también ayudan a reducir la presión arterial y a mantener un buen control del colesterol.
  • Prevenir infecciones.Si el té blanco se consume con frecuencia, es posible que ayude al organismo a evitar un gran número de enfermedades infecciosas, esto se debe a que actúa como un antibiótico y un estimulante, y como ya se mencionó, puede mejorar el sistema inmunológico de las personas.
  • Mejora el sistema nervioso.Al igual que el té verde, el blanco puede proteger a las células de la oxidación, esto ayuda a mejorar el proceso regenerativo nervioso, el cual, suele ser lento. Esto ocurre porque el té blanco contiene flavonoides, los cuales también pueden ayudar a incrementar el flujo de sangre que va hacia el cerebro, lo que puede evitar que la persona sufra de algunas enfermedades como el Alzheimer.
  • Bebida diurética. Esto quiere decir que tiene propiedades diuréticas, lo que puede ayudar a la persona a eliminar grasas y los líquidos que se encuentren retenidos en el cuerpo con mayor facilidad.
  • Ayuda a perder peso. Como ayuda a acelerar el metabolismo, reducir la grasa corporal puede ser un poco más sencillo para las personas que consumen té blanco, esto quiere decir que, este producto puede ser un gran compañero para las personas que desean bajar de peso de una forma natural, y no solo eso, cuando el metabolismo de las personas se encuentra acelerado, también puede usar la grasa perdida como energía para realizar sus funciones con mayor eficiencia.
  • Ayuda a reducir las caries. Curiosamente, el té blanco contiene flúor, lo que quiere decir que al consumirlo, puede evitar que la persona presente problema de caries en los dientes, es decir, puede ser de gran ayuda para mejorar la salud bucal.
  • Protege la piel. Al tener excelentes propiedades antioxidantes, es evidente que la piel se ve muy beneficiada, y no solo para lograr que envejezca más lento, también puede ayudar a la piel a protegerse ante la exposición al sol, además, algunas personas lo utilizan como un tónico, con el objetivo de cerrar los poros de la piel.

Muchos consideran al té blanco como un buen sustituto del café, además, el contenido de cafeína que tiene es poco, asi mismo, tampoco contiene ni colorantes ni conservantes, es una bebida 100% natural con grandes beneficios, por esta razón, saber para qué sirve el té blanco le puede ayudar a hacer grandes cambios en su salud.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.