Para qué sirve el Tomate Verde

Introducción

A la hora de cocinar, tratamos de esmerarnos y es por ello que con todo el empeño que se le imprime a este apasionante mundo que realza al arte culinario, no es para menos que estén involucrados además del talento o el perfeccionamiento de las técnicas, los ingredientes frescos que harán de cada platillo algo único. Algunos prescindirán de los opcionales, porque en la mayoría de los casos basta con sólo añadir aquéllos principales que se destacan por encima de los demás, resultando ser suficientes para obtener una obra maestra que es de gran deleite al paladar, pero al mismo tiempo convenientes para el bienestar físico en general.

En este orden de ideas, no estará de más decir que todo cuanto consumamos tiene su repercusión a nivel de nuestra salud y es por tal motivo que se debe cuidar la ingesta alimenticia, dándole el justo valor a cada elemento que constituye a los platos principales del día, en los que se hace el esfuerzo por agregar al menos uno de los tres grupos representativos. Y si bien las proteínas junto a los carbohidratos más las grasas vegetales son imprescindibles en estas combinaciones, no pueden faltar las frutas y en especial, las que sabemos se incorporan fácilmente en cualquier receta como la que conoceremos a continuación.

Propiedades del Tomate Verde

Se tiende a confundirlo con los vegetales o las hortalizas, pero en el caso del tomate verde estamos ante un fruto que recibe una doble denominación, ya que algunos lo conocen como tomatillo o cereza de cáscara, pero en donde no hay dicha distinción es en el argot científico en el que es llamado Physalis philadelphica; aunque tiende a variar únicamente de ser silvestre, recibiendo el nombre Physalis longifolia. De un diminuto tamaño que alcanza hasta un máximo de cinco centímetros y, por supuesto, una característica tonalidad verdosa en su superficie, que suele estar rodeada de una suerte de capa delgada corrugada que la protege hasta madurar, es oriundo de México y, junto a las berenjenas y las papas, forma parte de la familia botánica de las solanáceas.

Creciendo en una planta tipo arbusto con flores hasta la temporada previa al invierno, no parte de la misma del tomate común y es incluso más pequeño que éste aunque, sin embargo, sí comparte algunos de los componentes que le hacen adquirir propiedades antioxidantes, antibacterianas y anticancerígenas, fundamentales para gozar de una buena salud al prevenir ciertas enfermedades y, a su vez, actuar como coadyuvante en el tratamiento de inconvenientes puntuales.

Está compuesto de nutrientes entre los cuales figuran las vitaminas A, B3 (niacina), C y K, minerales como el calcio, el cobre, el hierro, el fósforo, el magnesio, el manganeso y el potasio, así como también la fibra dietética, los betacarotenos, los flavonoides y los withanólidos, que es el de mayor atractivo en este fruto y ya descubriremos el porqué.

Beneficios del Tomate Verde

Quizá de empleo milenario por la civilización azteca, es incluido en el menú diario de quienes habitan al norte de América del Sur y en Baja California, regiones donde se ha consumido sin tan siquiera estar al tanto de sus múltiples atributos positivos, que son ideales para gozar de un completo equilibrio orgánico. Es por ello que, aún y cuando tiene un aporte superior en lo que a lípidos, proteínas y calorías respecta con relación a los tomates comunes, todos sus nutrientes son suficientes para brindarnos sustancias beneficiosas, que son aptas al contrarrestar diversas afecciones de salud entre las que vale la pena destacar:

  • Las asociadas al sistema inmunológico puesto que su alto contenido en vitamina C, la principal de este fruto, es precursora en la formación de los glóbulos rojos y colágeno, ambos necesarios en el combate de los radicales libres causantes del envejecimiento prematuro, participando de este modo en la regeneración celular y de los tejidos.

  • Distintos tipos de cáncer y tumores gracias al efecto de sus antioxidantes, que se derivan de los fitoquímicos whitanólidos ixocarpalactona-A que además de ser unos potentes agentes con propiedades antibacterianas, son anticancerígenos y en conjunto con los flavonoides más las vitaminas A y C, previenen el cáncer de pulmón, colon, boca, tiroides, páncreas, pecho y esófago e incluso, melanomas, tumores cerebrales y la leucemia.
  • Problemas articulares y cardiovasculares al actuar como un desinflamante y relajante de las articulaciones, venas y arterias, siendo recomendado por los whitanólidos y, a la par, por el potasio que más la fibra dietética, permiten que la sangre se irrigue correctamente al disminuir los valores del colesterol malo, bajando así la tensión y promoviendo la buena circulación que oxigenará mejor cada una de las células, contribuyendo de esta forma a mantener a raya enfermedades como la artritis, la arteriosclerosis y en casos extremos, los infartos y accidentes cerebrovasculares (ACV).

  • Trastornos en el sistema digestivo, ya que como se indicó en líneas anteriores, es un fruto rico en fibra dietética y por tal razón, es excelente para promover un adecuado funcionamiento de los intestinos, erradicando de esta manera el estreñimiento y otros inconvenientes que son secuelas de una mala digestión, como la hinchazón del abdomen y los cólicos.
  • Las molestias oculares que ocurren con el tiempo al ir perdiendo resistencia macular, debido a una falta de vitamina A y betacarotenos que fungen de antioxidantes por la luteína y la zeaxantina, los cuales impiden su debilitamiento pero, además, evitan las cataratas y mejoran exponencialmente cualquier afección oftalmológica, de la piel o de las mucosas.

  • El exceso de peso corporal que es uno de los grandes males de nuestros tiempos, dado al incremento de actividades en las que el sedentarismo ha ido ganando terreno, que se vincula con diferentes enfermedades crónicas como la diabetes, en donde es prudente incorporar este ingrediente que facilita la expulsión de toxinas innecesarias y aparte reduce la glucosa.
  • Por último, los deportistas y quienes se encuentren bajo un régimen dietético estricto pueden consumirlo para obtener mayor energía, facilitando el rendimiento en el desempeño del ejercicio físico y en especial, los que demanden resistencia por la niacina y la tomatidina, compuestos excepcionales a la hora de liberar enzimas que ayudan en la tonificación muscular.

Usos del Tomate Verde

Para su ingesta, la gastronomía mexicana lo ha usado para la elaboración de una deliciosa receta conocida como salsa verde, donde es el ingrediente protagonista que le da ése sabor único al procesarlo crudo junto con otros como la cebolla, el cilantro, el ajo y el comino, pero asimismo pueden crearse más salsas a partir de este minúsculo fruto, que resultan exquisitas y sirven de acompañamiento en los tacos, sándwiches, burritos y enchiladas; sin olvidar que contrasta muy bien con los pimientos y chiles al neutralizar el picante empleándolo en ensaladas, pero que igual queda de maravilla como aderezo en guisos y sopas o preparándolo asado.

Mientras que su cáscara se ha utilizado tradicionalmente en esta cultura con fines medicinales para realizar desde infusiones que han sido ventajosas para paliar la indigestión, los altos niveles de presión arterial y azúcar, hasta cataplasmas que combaten efectivamente la inflamación de las amígdalas y algunas irregularidades en el sistema respiratorio; del mismo modo, su uso externo pasa por la aplicación en el cuero cabelludo para tratar la caspa y la alopecia y su zumo se ha usado para las infecciones en los oídos.

Fuente| Wikipedia

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.