Para qué sirve la adrenalina

Introducción

El cuerpo para su adecuado funcionamiento requiere de ciertas compuestos o sustancias, entre las más importantes están las hormonas, estas sustancias secretadas por las glándulas carentes de conductos generan efectos fisiológicos. Una de ellas, la adrenalina, también conocida como epinefrina, la cual es una hormona, también considerada neurotransmisor,  que es segregado por las glándulas suprarrenales.

Historia de la adrenalina

El origen del nombre proviene del latín que significa “próximo al riñón”. Sin embargo, un dato muy curioso es que  el nombre epinefrina se origina del griego y el significado es bastante parecido, “sobre el riñón”. A fines del siglo XIX William Bates observó que las glándulas suprarrenales secretaban una sustancia, pero no le asignó ningún nombre en particular. Pero ya antes, en 1894 George Oliver y Edward Schafer hacían hincapié en que la secreción de las glándulas que estaban encima de los riñones generaba efectos corporales en animales que estaban anestesiados.

Transcurría el año 1895 cuando Napoleón Cybulski obtuvo un extracto que contenía adrenalina. Para el año 1900 el japonés Jokichi Takamine, trabajando de forma independiente logró extraer de las glándulas suprarrenales de bueyes y ovejas la hormona, posteriormente en 1901 logró aislarla y purificarla. No fue sino hasta 1904 cuando  Friedrich Stolz y Henry Drysdale Dakin la sintetizaron. Al analizar químicamente se observa que pertenece al grupo de neurotransmisores tipo catecolamina y se constituye a partir de dos aminoácidos, fenilalanina y tirosina.

Síntomas de una descarga de adrenalina

La adrenalina o epinefrina aviva la fuerza corporal, cuando un deportista sufre una descarga de la hormona y en la competencia deportiva sufre una rotura lo más seguro es que no sienta ningún malestar, o en todo caso es mínimo. Los sentidos se hacen más sensibles.

Efectos positivos de la adrenalina

La epinefrina actúa en el organismo incrementando la frecuencia cardíaca, sube los niveles de glucosa en la sangre, asimismo interviene en la contracción de los vasos sanguíneos, la dilatación de las vías respiratorias y permite que las personas reaccionen cuando se siente en riesgo provocando la defensa o la huida.

En el caso de una persona con baja frecuencia cardiaca la adrenalina sube los latidos, aumenta la circulación de la sangre no solo en el corazón, sino también a nivel de los pulmones y el cerebro. En su papel de neurotransmisor la hormona envía señales químicas al sistema nervioso, manteniéndolo en estado de alerta y atención. Se sabe que la circulación de adrenalina en el torrente sanguíneo de modo moderado, además de elevar el ritmo del corazón puede actuar positivamente en las personas, hasta el punto de lograr lo siguiente:

  • Los músculos se activan y mejoran el esfuerzo sobre los trabajos realizados al llegar más oxígeno.
  • Relaja los bronquios y crece la capacidad respiratoria de los pulmones.
  • Al incrementarse la respiración el cuerpo libera dióxido de carbono.
  • Mejora la visión al dilatar las pupilas con lo que la persona capta con más nitidez los fenómenos del entorno.
  • La adrenalina al cumplir su papel de neurotransmisor activa el funcionamiento de las neuronas.
  • Provoca sensaciones placenteras en el organismo.
  • Contribuye con la mejora del ánimo y la reducción de los estados depresivos.

  • Genera euforia.
  • Utilizado por vía periférica en el tratamiento del estado de choque séptico en los recién nacidos, contribuyendo con ello a la salvación de los mismos.
  • La epinefrina compite en costos con otros medicamentos de parecido efecto en el organismo.
  • Mediante test de adrenalina se realizan diagnósticos para precisar casos de síndrome de canalopatía arritmogénica.
  • La epinefrina promueve la fosforilación del canal de potasio.
  • Salva a los niños de muertes súbitas causadas por arritmias ventriculares.
  • Al mejorar las condiciones de activación del cerebro mejora el rendimiento cognitivo y mejora el aprendizaje.
  • La epinefrina con anestésicos locales es un mecanismo seguro utilizado en quirófanos.
  • En casos de bronquiolitis la adrenalina nebulizada muestra buenos resultados sin efectos secundarios.
  • Conservación de energía mediante la inhibición del funcionamiento del intestino.

Presentaciones de la adrenalina

La adrenalina viene en ampollas inyectables, para ser administrada por vía intramuscular o intravenosa, en casos de que no sean posibles por esas vías se acudirá a la vía intracardiaca. La dosis depende del diagnóstico realizado.

En casos de ataques de asma, alergias y shock anafiláctico en adultos y ancianos se emplean entre 0,3 y 0,5 mg a través de la vía intramuscular. En niños se utilizan entre 0,01 hasta 0,5 mg/kg. Para situaciones de paro cardiaco o reanimación cardiopulmonar se aplican dosis de 1 mg por vía intravenosa diluidas en agua destilada. Los niños reciben una dosis de 0,01 mg/kg.

Adrenalina nebulizada se prepara para aplicar mediante un respirador con oxígeno de la forma siguiente: entre 3 y 5 mg en 4 ml de suero fisiológico.

Efectos secundarios de la adrenalina

No obstante los beneficios sobre el organismo un exceso de adrenalina puede generar problemas de salud. Por ejemplo puede conducir a la hipertensión, dolores de cabeza, estrés, náuseas, alteración de la visión, insomnio e irritabilidad. En niveles elevados daña el corazón. También puede crear dependencia y adicción, engañando al organismo porque mantiene en permanente estado de alerta, generando finalmente agotamiento.

Cualquier error en la medicación de la hormona pueden acarrear graves riesgos sobre la vida de un paciente. Por eso hay que ser cuidadoso en la preparación de la epinefrina en cuanto a dosis y administración.

Precauciones de la adrenalina

A pesar de las ventajas observadas hay que tener precauciones cuando se sospeche insuficiencia cerebrovascular o enfermedades coronarias, también en pacientes con enfermedades pulmonares crónicas y problemas de riñones causadas por disfunción de la próstata. Las personas con diabetes deben ser cuidadosos y la administración de dosis de epinefrina debe ser bajo vigilancia médica. Los ancianos son los pacientes más sensibles al suministro de adrenalina. La persistencia de inyecciones puede causar necrosis por vasoconstricción vascular. No se aconsejan las inyecciones en las nalgas porque la bacteria Clostridium welchii puede producir gangrena gaseosa.

Interacción de la adrenalina con otros medicamentos

No conviene suministrar conjuntamente la adrenalina con los siguientes medicamentos:

  • Bloqueantes adrenérgicos y la hormona elevan la presión arterial por vasoconstricción y taquicardias.
  • Anestésicos pueden potenciar la irritabilidad del corazón.
  • Cardiotónicos generan arritmias ventriculares.
  • Medicamentos que generan pérdida de potasio.
  • Antidepresivos tricíclicos.
  • Enzima Catecol-O-metiltransferasa puede incrementar los efectos sobre el ritmo cardiaco.
  • Guanitidina puede potenciar la hipertensión.
  •  Inhibidores de la monoaminooxidasa puede incidir sobre estados depresivos.
  • Hipoglucémicos pueden afectar el tratamiento de los diabéticos.

La adrenalina y la fertilidad, el embarazo y la lactancia

Los riesgos son graves en caso de mujeres embarazadas y niños en etapa de lactancia. Durante el embarazo puede generar defectos en el feto y en el momento del parto puede inhibir las contracciones y hemorragias. Cuando se amamanta a través de la leche se pasa la adrenalina al bebé y también causarle graves daños.

La adrenalina puede desactivarse en un medio alcalino u oxidativo (bicarbonato de sodio, nitratos, nitritos, halógenos, cromatos, permanganatos, entre otros).

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.