Para qué sirve la Amoxicilina

Introducción

Los antibióticos son sustancias con propiedades terapéuticas utilizadas para combatir infecciones causadas por bacterias. Su adecuado uso puede evitar la muerte. Su potente acción elimina bacterias que atacan el cuerpo cuando este tiene las defensas bajas. En 1928 se inicia la historia de los antibióticos con el descubrimiento de la penicilina, realizado por Alexander Fleming. Ese descubrimiento significó un hito en la historia de la medicina, marcando el antes y el después de las enfermedades infecciosas. Entre los antibióticos más utilizados está la amoxicilina, este medicamento pertenece al grupo de las penicilinas.

En 1987 se patentó la amoxicilina en los laboratorios Glaxo y se la prescribe con distintos nombres dependiendo del fabricante así están Amoxil, Amoxidal, Augmentine y Clamoxil, entre otros. La amoxicilina detiene el crecimiento del peptidoglucano de la bacteria, lo que conlleva a la destrucción de la bacteria.

Presentaciones de la amoxicilina

La amoxicilina viene en distintas presentaciones y variada composición.

Cápsulas: vienen en presentación de  de 500. El antibiótico viene dentro de cápsulas que se desintegran gracias a la acción de los jugos gástricos, permitiendo la acción del medicamento.

Comprimidos: es la presentación más común, y que de mayor comercialización. Generalmente suele encontrase en 750 mg.

Polvo para Suspensión Oral: puede adquirirse en versiones de 250 mg/5 ml y 500 mg/5 ml. Es más fácil de ingerir, ya que se disuelve en líquido, siendo más sencillo tragarlo.

Usos de la amoxicilina

La amoxicilina es muy útil para combatir afecciones severas en el organismo humano. Entre las cuales se pueden mencionar las siguientes:

  • Infecciones del aparato respiratorio: Las enfermedades del aparato respiratorio en muchos casos son causadas por bacterias, por ejemplo la neumonía adquirida es causada por microorganismos tales como Streptococcus pneumoniae, Mycoplasma pneuminae o Legionella sp., generando neumonía.
  • Infecciones del aparato genito-urinario e infecciones venéreas: Las infecciones del tracto urinario causadas por microorganismos patógenos. Se estima que más del 80% de la población mundial se ve afectada por tales afecciones y puede resultar asintomática.
  • Infecciones entéricas y hepatobiliares: De origen bacteriano y parasitario son enfermedades que se transmiten de persona a persona, se producen por el ingreso por vía oral y alojamiento del agente patógeno en alguna área del sistema digestivo. Este tipo de enfermedades son causa principalísima de muerte en niños con edades inferiores a 5 años en países en desarrollo.

  • Infecciones dermatológicas: Los estafilococos y estreptococos causan celulitis, por eso es necesario estar vigilante si hay ruptura de la piel, ya que sobre la piel viven distintos tipos de bacterias. Si hay infección la piel se volverá sensible, con un tono rojo, presenta elevada temperatura con relación al resto de la piel y generar dolor. Entre los factores de riesgos están raspones o descamación de la piel, enfermedades vasculares periféricas, úlceras asociadas a diabetes o enfermedad vascular, mordeduras de animales, herida originada por cirugía.
  • Infecciones ginecoobstétricas: Estas infecciones son causadas por bacterias durante el embarazo, entre 10% y 30% de las mujeres embarazadas presentan vaginosis bacteriana, las cuales ocurren durante relaciones sexuales.

 

 

 

Beneficios de la amoxicilina

La amoxicilina se utiliza para combatir diversas infecciones com otitis, sinusitis, infecciones de garganta y de las vías respiratorias, Staphylococcus y Streptococcus,  gonorrea, salmonella, infecciones de orina, entre otras afecciones del organismo. En combinación con otras medicinas se usa para curar úlceras gastroduodenales causadas por hongos del género Fusarium y eliminar el Helicobacter pylori, bacilo gramnegativo que afecta al 50% de la humanidad.

Dosificación de la amoxicilina

Las dosis de amoxicilina dependerán del peso de la persona y de la gravedad del problema que tenga. En promedio se suministran entre 250 mg y 500 mg cada 8 horas, cuando se administran 750 mg se consumen cada 12 horas. En el caso de niños se aconsejan 100 mg por kilogramo de peso.

 

Recomendaciones sobre la amoxicilina

Los antibióticos son medicamentos de riesgo sin una vigilancia o recomendación de especialistas. No hay que abusar de la dosificación establecida ni del tiempo indicado. Pero si es necesario cumplir el tiempo de la dosificación. Tampoco conviene compartir antibióticos con otras personas, aunque posean síntomas similares, ya que pueden surgir complicaciones inesperadas en estos sujetos no medicados. En ese sentido se requiere tener en cuenta lo siguiente:

  • Atender las pautas de los especialistas: Hay que cumplir el tratamiento con estricto respeto a las indicaciones dadas por  el médico tratante. Es decir, consumir las dosis establecidas en el tiempo y horarios establecidos. Suspender el tratamiento antes de lo previsto genera resistencia bacterial.
  • No reutilizar  ni automedicarse antibióticos: El antibiótico sobrante no debe guardarse previendo alguna infección futura, se recomienda deshacerse del antibiótico no consumido finalizado el tratamiento. Los peligros de la automedicación son inesperados, así que no se debe incurrir en esa tentación.
  • El médico debe hacer un buen diagnóstico y seguimiento del paciente: El paciente debe reportar la mayor información que pueda sobre el malestar que lo lleva a la consulta, de tal manera que el tratamiento se corresponda con la naturaleza del problema presentado, además es necesario que la persona cumpla al pie de la letra el tratamiento y mantenga informado al especialista sobre cualquier eventualidad que se presente durante el consumo del antibiótico.
  • Embarazo y lactancia: Una paciente embarazada debe consultar a su médico para emprender un tratamiento en base a antibióticos u otros componentes, aunque en principio la amoxicilina no implica riesgo alguno. Por otro lado, durante el amamantamiento debe haber precaución ya que un antibiótico se transmite a través de la leche.
  • No se aconseja alcohol durante el tratamiento: Los pacientes bajo tratamiento con antibióticos si consumen alcohol presentarán efectos indeseados.

Efectos secundarios de la amoxicilina

En algunas situaciones algunos pacientes pudieran presentar efectos secundarios, tales como náuseas, vómitos, colitis y diarreas. Sin embargo, pueden generarse infecciones de orina, dolores abdominales, sangramiento,  malestar de garganta, moretones, etc. Un exceso de amoxicilina acarrea el desarrollo de hongos en la boca, uñas y genitales.

Contraindicaciones de la amoxicilina

Si la persona es hipersensible a las penicilinas, cefalosporinas, rifamicinas o penicilamina no debe administrarse amoxicilina. Tampoco en los casos que se presente fiebre glandular.

Precauciones del uso de la amoxicilina

Si se utiliza de manera prolongada o indiscriminada puede ocasionar cierta resistencia al medicamento. Su administración en madres lactantes, niños y ancianos y en pacientes con antecedentes alérgicos debe ser muy supervisada. La amoxicilina debe administrarse con precaución si se está ante la presencia de algún tipo de alergia, problemas gastrointestinales o de los riñones.

Interacciones con otros medicamentos

Se debe evitar a toda costa el consumo de amoxicilina a la par con cloranfenicol, eritromicina, sulfamidas, tetraciclinas o probenecid, aunque existen excepciones entre penicilinas y probenecid en casos de tratamientos enfocados en diagnósticos de enfermedades de índole sexual, o algunas infecciones. Para aquellas mujeres que hacen uso de anticonceptivos orales, deben evitar el uso de amoxicilina, excepto si es estrictamente necesario.

Reacciones adversas de la amoxicilina

Algunas personas manifiestan diversas molestias tras la ingesta de antibióticos. Por esa razón hay que mantener un alerta cuando se presenten alguno de los problemas siguientes: Calambres,  fiebre, incremento de la pérdida de peso, dolor de intensidad elevada en el área abdominal o de estómago, diarrea severa y sangrado por las heces, sensación de sed, náuseas, vómitos, debilidad generalizada, rash del cutis, urticaria, prurito o estomatitis.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.