Para qué sirve la ampicilina

Introducción

Los seres humanos son proclives a ser afectados por bacterias y virus, lo que desencadena graves problemas que en algunos casos pueden conducir a la muerte. Para evitar desenlaces fatales la industria farmacéutica ofrece medicamentos adecuados para combatir distintas enfermedades. En 1961 Doyle y Smith desarrollaron en los laboratorios Beecham laampicilina, esta es una penicilina semisintética de amplio espectro. Desde entonces es uno de los antibióticos más vendido a nivel mundial. Presenta baja toxicidad y se excreta a través de los riñones y las heces.

Beneficios de la ampicilina

La ampicilina ha demostrado tener capacidad para combatir severas infecciones en el organismo. De allí la confianza que suscita en la resolución de diversos problemas como infecciones en neonatos, infecciones localizadas en la piel, genitales, sistema digestivo, faringitis, amigdalitis, fiebre tifoidea, bronquitis, tracto urinario, vías biliares, neumonía, otitis, senos nasales y meningitis bacteriana. Combate eficazmente Escherichia coli, Proteus mirabilis, Listeria monocytogenes, Enterococcus, Estreptococos, Salmonella spp, Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae tipo B.

Propiedades de la ampicilina

La ampicilina tiene la propiedad de suprimir la síntesis de la pared celular de las bacterias Gram positivas y Gram negativas, lo que hace que el microorganismo se debilita y no pueda multiplicarse, para finalmente morir.

La ampicilina en el combate de algunas patologías

Ante una serie de infecciones que aquejan a grandes sectores de la población, surgen los bactericidas con el propósito de combatir las enfermedades de origen bacteriano. Un problema de salud a nivel mundial es la celulitis, la cual está causada por el estafilococo áureo y otros estreptococos que atacan varias capas de la piel y diseminándose hacia los tejidos blandos, sobre todo de las extremidades inferiores.

Esta enfermedad es muy común e invade con prontitud el organismo causando hinchazón, acumulación de líquidos y enrojecimiento de la piel. Puede haber manifestación de ampollas, úlceras y edemas, acompañado de fiebres. De no atenderse puede producir taquicardias e hipotensión. Para estos casos se recomienda un tratamiento a base de ampicilina, con la siguiente dosificación: 50 a 100 mg/ kg/día, cada 6 horas.

La meningitis bacteriana es una enfermedad de gravedad con ocurrencia de inflamación de las meninges, las cuales son las membranas que recubren el cerebro. Entre los síntomas están fiebre alta, dolores de cabeza intensos y convulsiones. Aunque no son abundantes los casos, solo entre 1 y 3 casos por cada 100 mil habitantes, se recomienda atención inmediata para evitar secuelas de orden neurológico. El tratamiento es a base de ampicilina, cefalosporina y vancomicina.

 

La sepsis de origen no determinado es una enfermedad cuyo cuadro clínico está asociado a distintas disfunciones orgánicas tales como hipoxemia o acidosis láctica, cuya repercusión puede desencadenar alteraciones hepáticas, trastornos mentales y deficiencias de coagulación, entre otras. Como tratamiento se recomienda ampicilina o sulbactam.

Cómo debe tomarse ampicilina

La ampicilina es un antibiótico que se recomienda tomarlo siempre ½ hora antes del momento de comer o después de 2 horas, debe ser ingerida al menos de 3 a 4 veces por día. La dosificación de ampicilina en suspensión en niños hasta 14 años debe ser entre 100 y 200 mg por kilo de peso, los cuales deben dividirse en 4 dosis y tomarse cada una en lapsos de 6 horas, durante una semana. Los adultos deben tomar entre 500 mg y 1 g (vía oral) cada 6 horas por un periodo de 7 a 10 días de acuerdo al grado de infección que se tenga. La suspensión debe agitarse antes de utilizarla. Debe tomarse con un vaso de agua.

En el caso de la ampicilina en gotas para niños, esta debe agitarse muy bien. Para su aplicación debe hacerse uso del gotero. Las gotas deberán colocarse en la lengua, en la leche materna, jugos de frutas u otro líquido aconsejado a tales efectos.

En los casos que la administración de la ampicilina sea por vía parental, los niños de más de 20 kg requieren 500 mg cada 6 horas. Para niños con peso superior a 20 kg se recomiendan 100 mg por kilo cada 6 horas. Los recién nacidos debe recibir entre 25 y 50 mg por kilo, pero en dosis ajustadas a los días de vida que tenga. En todos los casos debe mezclarse el polvo con el agua para la inyección y administrarse inmediatamente.

No hay que excederse ni en la cantidad ni en el tiempo asignado por el médico. Hay que recordar que si se suspende el tratamiento o no se toma con la regularidad establecida y en los mismos horarios se crea resistencia en las bacterias. En caso de olvido de una toma hay que tomarla tan pronto se recuerde. No debe tomarse una dosis doble queriendo compensar la que se olvidó. El antibiótico debe conservarse en sitio fresco y seco.

Precauciones del uso de ampicilina

Los pacientes que presenten cuadros alérgicos (asma, eczema, etc.) poseen una condición de hipersensibilidad. Asimismo las personas sensibles a infecciones ocasionadas por virus o enfermos de leucemia no deben administrarse ampicilina. Tampoco los pacientes infectados por citomegalovirus, un sector de la población con altos riesgos a su salud, deben aplicarse ampicilina ya que la enfermedad es asintomática.

Personas con mononucleosis infecciosa también deberán ser prudentes en el uso de ampicilina. El uso prolongado del medicamento acarrea riesgos de aparición de candidiasis bucal o vaginal. Los pacientes con afecciones del tracto digestivo deben estar bajo vigilancia médica porque la ampicilina puede causar colitis. El medicamento no es recomendado en enfermos con leucemia linfática.

Efectos secundarios de la ampicilina

En algunos casos es factible que en haya pacientes que presenten problemas gastrointestinales, esto debido a que el antibiótico reduce la flora intestinal, sus manifestaciones son vómitos, inapetencia, diarrea, dolor abdominal, entre otros. En otros casos se manifiesta picazón, sarpullido, dermatitis exfoliativa. En casos de hipersensibilidad puede ocurrir un shock anafiláctico.

A nivel del hígado puede incrementarse la transaminasa glutamico­oxalacética sérica, además a nivel del sistema linfático y circulatorio se pueden producir alteraciones, reportándose anemia, púrpura trombo­cito­penia, leucopenia, agranuloci­­tosis y eosinofilia. En cuanto al sistema nervioso central se presentan dolores de cabeza, insomnio y ataraxia.

Interacciones medicamentosas de la ampicilina

La ampicilina puede generar problemas si se administra a la vez otros medicamentos, por ejemplo, si se consume Alopurinol puede originarse erupción de la piel. En el caso de consumo en paralelo de Eritromicina, tetraciclinas, cloranfenicol o tetraciclinas la ampicilina puede reducir su efecto. Los anticonceptivos orales pueden disminuir su acción. Si se consume Probenecid pueden ocurrir sangrados.

Sobredosificación o ingesta accidental de la ampicilina

Aunque las bacteroterapias han aparecido como un recurso salvador, no está exento el organismo de verse afectado por un uso no controlado de los bactericidas, lo que puede generar reacciones adversas, por ello ante cualquier manifestación asociada con un uso inadecuado de este tipo de medicamentos hay que acudir de emergencia a consulta médica, para evitar secuelas a nivel del funcionamiento de los riñones, del sistema hepático-biliar u otra zona del cuerpo humano.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.