Para qué sirve la Azitromicina

Introducción

En el campo de la medicina existe un grupo de antibióticos macrólidos de los cuales nos podemos valer para combatir distintas clases de afecciones en donde las bacterias se han propagado, bien sea por las vías respiratorias o por otro tipo de enfermedades infecciosas que se contagian a través del contacto sexual (también conocidas como ETS), siendo al mismo tiempo capaces de controlar eficazmente aquéllas que afectan incluso a personas con el virus de inmunodeficiencia humano (VIH).

Es por ello que nos dedicaremos a profundizar un poco más sobre la azitromicina y sus increíbles usos que, por supuesto, como todo medicamento y especialmente si es de este tipo en particular debe ser administrado por un personal médico capacitado quien le prescribirá la dosis adecuada dependiendo de cuál sea cada caso y vigilará los efectos que tenga sobre su organismo, quedando terminantemente prohibida la automedicación y adquisición ilegal del producto.

Propiedades de la Azitromicina

Las sustancias que se derivan de su composición química son ideales para tratar infecciones bacterianas tales como la bronquitis y la neumonía, así como también las producidas en los siguientes órganos en específico: piel, pulmones, aparato reproductor, garganta, oídos y senos nasales, deteniendo el crecimiento de las mismas.

Hay que puntualizar que, si bien es un antibiótico de amplio espectro, no funciona en casos de infecciones virales como el resfriado común e influenza y su uso recurrente de modo innecesario puede acarrear en resultados negativos, incrementando los riesgos a futuro de contraer una infección y generar un rechazo a dicho tratamiento cuando sea administrado nuevamente.

Beneficios de la Azitromicina

Así como hemos visto su efectividad combatiendo diversas enfermedades, otras formas de beneficiarnos de este medicamento son:

  • Previene la infección que se deriva del complejo mycobacteriumavium (MAC) que es un tipo de bacteria que particularmente se disemina en los pulmones y especialmente incide con mayor frecuencia en las personas con VIH, pero a la vez se usa para tratar la enfermedad del legionario que igualmente ataca a estos órganos tan importantes.

  • También es eficaz para la tos ferina,que es un tipo de afección grave donde el paciente presenta una sintomatología en la que dicho malestar además va acompañado de fuertes convulsiones.
  • Por supuesto que las infecciones gastrointestinales como la helicobacter pylori y la diarrea del viajero no se escapan de su acción bacteriostática, es decir, que impide que los gérmenes crezcan y se reproduzcan a lo largo del aparato digestivo.
  • Aparte contrarresta los efectos de la babesiosis, una enfermedad que es transmitida por un determinado parásito que se aloja en el cuerpo tras la picadura de una garrapata.

  • En casos de procedimientos dentales a nivel quirúrgico, la azitromicina evita las infecciones cardíacas y para quienes han sido víctima de abuso sexual, se administra para reducir el riesgo de padecer una ETS.
  • Y sólo ante una resistencia demostrada a la amoxicilina como primer tratamiento en el caso de la otitis en niños, se puede prescribir bajo estricta supervisión médica; del mismo modo, es libre de consultar otros usos de este antibiótico a su doctor de cabecera o a un farmacéutico quienes gustosamente le orientarán, despejando cualquier duda que tenga al respecto.

Presentaciones y posología de la Azitromicina

Se consigue en las redes y cadenas de distribución farmacéutica ya sea en tabletas y suspensiones, éstas últimas líquidas para administración vía oral donde algunas pueden tener una acción de liberación prolongada o bien en polvo para preparar. Para los dos primeros casos antes señalados, se puede ingerir una diaria sin haber comido o como acompañante de alguna comida, entre uno a cinco días como máximo; sólo para prevenir la infección que se deriva de la MAC se toma una vez a la semana.

En tanto que, en el tercero de los casos, dicha suspensión se debe consumir en una única dosis previa a una comida (con una hora de antelación) o después de comer (esperar dos horas), agitando vigorosamente el recipiente que la contiene para que la mezcla se unifique y valiéndose de cualquier instrumento de medición a su alcance, administre la dosis que le ha sido indicada para su consumo sin excederse de esta cantidad y procurando tener un horario fijo.

Ahora bien, en la cuarta y última presentación mencionada, con los polvos varía la forma de preparación dependiendo de cuál sea la suspensión: si es para una sola dosis, se mezcla el contenido (1gr) con un cuarto de taza de agua (60ml) y se ingiere rápidamente; luego se añade exactamente la misma cantidad de agua en la taza y se vuelve a beber para asegurarse que se ha tomado por completo.

Mientras que el polvo seco de la suspensión de liberación prolongada se debe preparar de la siguiente manera: se agrega la cantidad exacta de agua citada en el ejemplo anterior (60ml), pero en la botella que posee el contenido de la mezcla y a continuación, se procede a agitar la misma antes de tomarla sin esperar a que pasen más de doce horas desde su adquisición en la farmacia.

Efectos secundarios de la Azitromicina y recomendaciones

No todas las personas tienen las mismas reacciones porque cada organismo es diferente, pero debe consultar a su médico si empieza a observar malestaresinmediatamente después de ingerir el antibiótico, tales como náuseas, vómitos, diarreas, dolores de cabeza y de estómago o bien si sus síntomas empeoran o no desaparecen, a lo cual el especialista encargado de llevar su historial clínico le indicará si es adecuado o no que continúe con la siguiente dosis del tratamiento.

Otras manifestaciones más graves a las que debe prestar especial atención y por las cuales debería parar el medicamento, hasta tanto contacte al doctor son: latidos irregulares del corazón, dificultad para respirar o tragar, sangrados inusuales, inflamación en una o varias partes del cuerpo, dolor o calambre abdominal intenso, picazón o urticaria con sarpullido/ampollas/llagas, orina de color oscuro, debilidad con cansancio general y pérdida de apetito, síntomas de fiebre y gripe, hinchazón y enrojecimiento de la piel u ojos y mareos o desmayos.

Razón por la que debe ser muy cuidadoso al momento de tomar la azitromicina, siguiendo al pie de la letra las indicaciones que le recetó su doctor más las que contiene el empaque donde viene el medicamento, cerciorándose de que posea además de la fecha de vencimiento el respectivo permiso de sanidad, no sin antes recordar que aunque empiece a sentir una mejoría al cabo de unos días debe cumplir el tratamiento que se le prescribió hasta su culminación; de lo contrario, puede que no haya combatido por completo las bacterias que con el tiempo se vuelven resistentes a éste y otros antibióticos.

Es libre de llevar la misma dieta de siempre ya que no interfiere en lo absoluto con los componentes y, si ha olvidado tomarla durante el día por razones de tiempo pero se acordó después, tómela cuanto antes a menos que esté a tan sólo escasas horas previas a la dosis siguiente lo cual debe omitir para evitar una doble ingesta innecesaria; es por ello que se recomienda tener un horario establecido de ingesta, pudiendo valerse de una alarma que le recuerde en caso de tener muchas ocupaciones que le impidan recordarlo.

Igualmente, es importante tener dicho medicamento a resguardo de los más pequeños de la casa y ubicarlo en un espacio seguro, manteniéndolo en su mismo empaque sellado herméticamente y protegido tanto del calor como de la humedad, sin necesidad de someterlo a refrigeración y mucho menos a bajas temperaturas; también debe asegurarse de desecharlo correctamente en la basura, sobre todo la suspensión de liberación prolongada que si ya se ha consumido por completo o superado las doce horas después de su preparación, se puede desechar pero adecuadamente para que no llegue a mano de otras personas o de animales en el basurero.

Por último pero no menos relevante, debe tener en consideración conversar con su médico si le ha indicado éste u otro antibiótico y tiene conocimiento de que es alérgico a sus componentes o bien, dudas de que pueda interferir con otros medicamentos que esté ingiriendo al mismo tiempo; si ha tenido reacciones adversas anteriormente tras su consumo como la ictericia y si actualmente tiene alguna enfermedad coronaria, renal o hepática, se encuentra embarazada o en período de lactancia o simplemente planea salir en estado, en cualquier caso debe llamar de inmediato para consultar qué se debe hacer y él le guiará.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.