Para qué sirve la berenjena

Introducción

Cuando hemos ido de compras al supermercado, muy seguramente hemos visto o adquirido este vegetal de color morado tan característico por la alta concentración de antocianinas que posee, sin tan siquiera imaginarnos que al igual que otros como las patatas o los tomates, son parte de un mismo grupo de plantas solanáceas oriundas de la India que se da predominantemente en terrenos con las condiciones climatológicas propicias para su crecimiento (entre seco y cálido) el cual puede variar con una longitud promedio de cinco a treinta centímetros.

Con tonalidades blanquecinas o amarillentas en su interior, es rica en nutrientes y minerales que son maravillosos para nuestro bienestar físico y por su gran contenido de agua, tras su consumo produce un efecto diurético que ayuda a depurar al organismo de todas las toxinas que se acumulan, sin olvidar que es un antioxidante bajo en calorías más su impacto sobre la grasa al favorecer la expulsión de la misma luego de haber ingerido alimentos poco saludables.

Propiedades de la berenjena

Pero aún hay más: contiene vitaminas A, B9 (ácido fólico), C y E que, en su conjunto, ayudan a la salud de nuestra piel que es el órgano más extenso del cuerpo y uno a los que debemos prestar mayor atención, aparte de protegernos del resfriado común y favorecer la cicatrización de las heridas, pero al mismo tiempo contribuir a la reducción de los radicales libres evitando el envejecimiento prematuro y dar un óptimo desarrollo y crecimiento al feto en el caso de mujeres embarazadas.

También es una fuente de magnesio, hierro, fósforo y potasio, a través de los cuales se mantienen las funciones de los sistemas cardiovascular, nervioso y muscular, aumentando y estabilizando las defensas del organismo en conjunto con las vitaminas que fortalecen el sistema inmune y a su vez, previniendo la anemia ya que a través de la ingesta constante de este vegetal se puede aportar un buen porcentaje de los valores nutricionales que se requieren diariamente en nuestra dieta.

Beneficios de la Berenjena

Ya hemos visto cuáles son ésos magníficos componentes que tiene a los cuales podemos sacarle provecho, pero también hay que conocer las distintas ventajas que se derivan al incorporar este rico pero saludable vegetal a nuestras comidas:

  • Sabemos que el color de su piel es por la antocianina, pero tal vez desconocemos que dicho fitoquímico con poder antioxidante es capaz de evitar la aparición de ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas, ya que favorece la buena interacción entre las moléculas y las células por lo que al mismo tiempo protege la membrana cerebral.

  • Su alto contenido en fibra y bajos carbohidratos en conjunto con la celulosa no sólo la hace ideal para regularizar el tránsito intestinal provocando un efecto laxante, sino que es indicada en pacientes diabéticos al bajar los niveles de glucosa en la sangre, razón por la cual la hace perfecta para incorporarla en los regímenes alimenticios especiales a los que son sometidos.
  • Por su fácil absorción de la grasa es perfecta para reducir el colesterol al combinarla con ésas comidas que sabemos propician su producción en nuestro cuerpo, de manera que elimine de forma natural las toxinas al generar una completa desintoxicación, pero a la vez evitando la acumulación o retención de líquidos.
  • Gracias a su acción diurética es eficaz para estimular las funciones de nuestros riñones y a la par de la bilis, por lo cual previene la insuficiencia renal y hepática, todo esto posible mediante la composición de la berenjena que posee un más de 90% de agua.

  • Por lo que no estaría de más decir que es excelente para quienes desean iniciar una dieta y deshacerse del exceso de peso,ya que su bajo aporte calórico permite incluirla sin problema como el acompañante ideal en platillos principales y ensaladas, produciendo una sensación de saciedad al tiempo que nos depura progresivamente.
  • Además de mejorar la circulación sanguínea, se ha comprobado que su pulpa machacada puede ser utilizada como remedio casero para tratar las quemaduras producidas por el sol, pero aparte de su piel se extrae un aceite que aplicándose localmente en las zonas afectadas por el reuma puede mejorar notablemente el dolor.

Distintas preparaciones y usos de la berenjena

Son tantas las afecciones que este colorido vegetal puede tratar, que nos enfocaremos ahora en mostrar cómo se puede emplear en tres casos particulares como lo son:

  • Reducir el colesterol: mediante el agua que se obtiene de la berenjena, la cual se realiza sencillamente cortándola en varios pedacitos, para proceder a introducirlos en un litro de agua dejándolos remojar al cabo de un día, resguardándola en un lugar fresco y oscuro; se toma medio litro de dicha preparación a diario por una semana, para lograr más rápidamente el efecto deseado.

  • Aliviar el dolor del reuma: gracias al aceite que se desprende al fritar la berenjena con piel a fuego lento, el cual retiraremos del sartén y dejaremos enfriar para posteriormente colar y envasar preferiblemente en un envase de vidrio con cierre hermético, aplicándolo sobre el área de interés cada vez que considere que sea necesario.
  • Para reducir medidas: con un té que se prepara similar al agua que se explicó en el primer punto, sólo que en este caso no se dejará remojando sino que se pasará a hervir en una olla por diez minutos, en la cual dejaremos reposar la infusión por espacio de quince minutos una vez que esté lista y cuando ya esté apta para su consumo nos servimos la cantidad que deseemos con unas gotas del zumo de un limón.

Recomendaciones sobre la berenjena

Ya sabemos lo beneficiosa que resulta y sin tener que hacer grandes esfuerzos o sacrificios por el agradable sabor natural que posee, que la ha convertido en uno de los ingredientes predilectos por la gastronomía de países tanto asiáticos como del Mediterráneo los cuales preparan deliciosos platillos empleándola como base y de múltiples formas por su versatilidad, aunque por algún tiempo adquirió una muy mala reputación al considerarla como un alimento con alta toxicidad.

Pero que quizá se ganó tal desprestigio por culpa de la desinformación de muchas personas que desconocen que para poder consumirla, además de tener que lavarla muy bien siempre hay que cocerla, porque ciertamente contiene una sustancia llamada solanina que si no es sometida a altas temperaturas sí puede ingresar a nuestro organismo produciendo diversos malestares a nivel estomacal y también cefalea (dolor de cabeza); por lo que es de suma importancia que recuerdes siempre eliminarla mediante una buena cocción de este saludable alimento.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.