Para qué sirve la Betametasona

Introducción

Cuando hemos ido a la farmacia puede que nos hayamos topado con un medicamento bajo el nombre betametasona o bien haberlo visto como ingrediente activo o entre uno de los principales componentes de alguno en particular, pero sin saber que se trata de un esteroide que pertenece a un grupo conocido como corticoesteroides el cual siempre actúa a nivel tópico para tratar diversas afecciones de la piel, ayudando a sanar este órgano tan extenso e importante del cuerpo humano al cual se le debe prestar suma atención porque es a través de él que se manifiestan los signos de ciertas enfermedades.

 

Ya que a través de esta suerte de capa porosa que nos recubre se saca a la superficie cómo estamos internamente, siendo un vivo reflejo del buen o mal funcionamiento de los órganos vitales que operan dentro de nosotros y sin siquiera darnos cuenta de ello, trabajando cada uno de los sistemas en el control de ése equilibrio que ante el más mínimo cambio producto de algún agente externo nada beneficioso para nosotros puede acabar con dicha armonía y dar paso a distintos tipos de malestares que se combaten eficazmente con este fármaco.

Propiedades de la Betametasona

Por los compuestos químicos que posee ejerce una acción que es capaz de responder con rapidez a las inflamaciones, debido a que empieza a provocar una estimulación directa sobre las sustancias que se producen en nuestra piel de forma natural, las cuales desde el sistema inmune están en un constante ataque sobre aquéllos intrusos ajenos a nuestro organismo que empiezan a liberar químicos que inciden negativamente y como consecuencia generan hinchazón en al área específica que hayan invadido donde al quedar alojados indefinidamente van a ir creciendo y reproduciéndose dentro de la misma.

Es entonces cuando no se da el tratamiento en su debido momento y con constancia de este producto que no sólo se reincide en el problema, sino que además se va a ir empeorando y es por ello que debemos utilizarlo cuanto antes y de la manera correcta según las indicaciones médicas o guiándose por las instrucciones que se muestran en el mismo empaque, sacando provecho de sus propiedades antiinflamatorias que son realmente efectivas en el control de dolencias a nivel no sólo dermatológico sino también de las derivadas por reumas, alergias o asociadas a la interacción del colágeno.

Beneficios de la Betametasona

Ya conociendo cómo puede actuar de inmediato en los procesos de desinflamación de los tejidos sería ideal indagar ahora en cuáles situaciones específicas podemos aprovechar todas sus maravillosas características, dando alivio y una notable mejoría que se empezará a percibir al cabo de poco tiempo de su uso en los siguientes casos:

  • Cuando hay comezón, ardor y enrojecimiento de la piel
  • Descamación, resequedad y formación de costras
  • Despellejamiento de la piel
  • Psoriasis (aparición de parches rojos y escamosos en la piel)
  • Eccema (sequedad y comezón de la piel, en la que puede aparecer sarpullido de color rojo y escamoso)
  • Dermatitis por eccema (cuando la piel ha estado en contacto con una sustancia corrosiva)

Igualmente, puede ser recomendada por un profesional de la salud para tratar algunos síntomas de enfermedades tales como:

  • El cáncer
  • La diabetes
  • Afecciones en la sangre y de índole respiratorio, estomacal y oftalmológico
  • La esclerosis múltiple
  • Problemas renales (por una concentración elevada de proteína en la orina)
  • Enfermedad de Crohn
  • La artritis
  • Colitis ulcerosa
  • Desequilibrios hormonales (producto de una función irregular de la glándula tiroides o de la suprarrenal)
  • Asma
  • Ciertos tipos de alergia

Presentaciones y administración de la Betametasona

Se consigue en las redes de distribución farmacéutica para su uso tópico como crema, gel, loción, ungüento o spray (aerosol); para administración vía oral en tabletas, soluciones y ampollas o también la encontramos en su presentación inyectable.

Es de suma importancia seguir al pie de la letra la posología bajo una estricta prescripción médica sin darle una menor o mayor frecuencia a la que se nos ha indicado, ya que podría resultar sumamente peligroso para la salud y por ende generar efectos colaterales graves:

  • Generalmente, para su empleo de forma local se coloca de una a dos veces al día y exceptuando el spray, se añade lo suficiente en el área a tratar luego de que ésta haya sido lavada y secada para después con una fina capa del producto empezar a cubrir por completo dicha zona que masajearemos cuidadosamente sin hacer mucha presión.
  • Mientras que el aerosol se debe aplicar a una distancia entre ocho y dieciséis centímetros con respecto al lugar de interés; si es en el cuero cabelludo, se procede a separar los mechones de cabello para liberar el espacio y una vez esparcido sobre éste en pequeña proporción, se frota con suavidad y hay que esperar que se absorba por completo para poder lavarlo como de costumbre.

  • Para su consumo, se toma la cantidad que haya sido sugerida por el doctor y en el caso de la presentación líquida (como solución o ampolla), se ingiere tras haber hecho una medida exacta con ayuda de un dosificador especial y preferiblemente acompañada de un poco de leche o comida para proteger al estómago.
  • Por último, la inyección de betametasona sólo se coloca por vía intramuscular en un centro de salud con previa cita y si no ha podido acudir a la misma, es importante que solicite otra cuanto antes para empezar a combatir la afección para la cual su médico se la recetó.

Efectos secundarios de la Betametasona

Hay que reconocer cuáles son las reacciones adversas que se pueden originar por el uso de la betametasona, para indicárselas a su especialista quien será el encargado de decirle si debe disminuir la dosis o por el contrario, dejar de aplicarla o tomarla. Algunas de las más comunes podrían ser:

  • Escozor, enrojecimiento, moretones, bultos blancos o rojos y sequedad/brillo de la piel
  • Sarpullido alrededor de los labios
  • Crecimiento de vello inusual
  • Aparición de granos o espinillas
  • Excitación o inquietud
  • Náuseas, vómitos o malestar estomacal
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Problemas para dormir
  • Aumento de peso

De ser persistentes, debería suspender su uso y llamar al doctor cuanto antes e igualmente, está en la obligación de hacerlo si surgen estas condiciones más graves:

  • Urticaria intensa
  • Hinchazón o síntomas de infección (con pus) en el área donde se ha colocado el producto o bien, inflamación en otra parte del cuerpo como el rostro o la garganta
  • Piel que se torna de color azul
  • Pecho obstruido, dificultad para respirar o tragar
  • Dolor en las extremidades o huesos
  • Heces oscuras o alquitranadas
  • Aumento de la presión arterial

Tras la inyección de betametasona, por un aumento de los niveles de glucosa en sangre también hay pacientes que han experimentado:

  • Debilidad y cansancio generalizado
  • Confusión
  • Alteración del ritmo cardíaco
  • Hambre, sed y sueño
  • Fatiga y sudoración
  • Ausencia o poco sangrado durante el período menstrual
  • Mayor micción (ganas de orinar)

Recomendaciones sobre la Betametasona

Debe administrar la dosis exactamente como se le ha sugerido por su doctor y no excederse en cuanto su uso o consumo, tampoco emplear vendajes u otro tipo de envolturas a menos que él se lo haya indicado ni ropa interior de plástico o telas y pañales muy ajustados en el caso de bebés o infantes ya que propicia la aparición de los efectos secundarios antes señalados, además de evitar que la presentación tópica entre en contacto con otras zonas del cuerpo como la boca o los ojos, el área rectal o genital y pliegues de la piel o axila exceptuando los casos donde se la haya prescrito previamente.

También hay que procurar que no se utilicen productos cosméticos en donde se esté colocando el tratamiento ni otros indicados para la piel y si desea hacerlo hay que consultar con antelación, al igual que si usa otros medicamentos que pudiesen entrar en interacción con los componentes de la betametasona y en ciertas condiciones como el embarazo o estando en período de lactancia porque puede afectar al desarrollo del feto y reducir la producción de leche materna además de contaminarla; si padece de alguna enfermedad hepática o diabetes, síndrome de Cushing e incluso si va a someterse a una cirugía, debe mantener al tanto al especialista quien también debe determinar con pruebas de laboratorio que no sea alérgico a sus ingredientes.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.