Para qué sirve la Cefuroxima

Introducción

Nuestro cuerpo es propenso a exponerse diariamente a un sinfín de microorganismos en forma de gérmenes y bacterias que, si no tenemos las defensas lo suficientemente altas como para combatirlos, muy probablemente nos transmitan enfermedades las cuales pueden tornarse en verdaderas complicaciones para la salud si no se atacan a tiempo con las debidas medidas que sólo un profesional del área de la medicina es capaz de sugerir y es por ello que se hace urgente que al detectar el más mínimo indicio de una anormalidad, nos dirijamos de inmediato a una consulta o bien a emergencias para evitar que se agrave la afección que nos aqueja.

Y como existen tantos tratamientos que pueden hacer frente a tales situaciones dando un pronto alivio y mejoría en cuestión de días o semanas dependiendo de lo consecuentes que seamos con ellos, hoy nos enfocaremos en uno en específico que no es otro más sino un excelente aliado que contrarresta los diversos efectos negativos que provocan tales agentes externos, impidiendo con suma rapidez que se propaguen dentro de nuestro organismo actuando con tal eficacia que los ataque de raíz y así hallemos una pronta solución para el padecimiento en particular que por supuesto será más fácil de curar si seguimos las recomendaciones de un experto.

Propiedades de la Cefuroxima

Al igual que la cefalexina, este medicamento se asocia con un grupo llamado cefalosporina y por ende tiene una gran propiedad antibiótica que ejerce una acción muy efectiva sobre las bacterias que son responsables de crear infecciones en distintas partes del cuerpo al no solamente prevenir que las mismas se alojen, crezcan y se reproduzcan expandiéndose por todo el área que afecten, sino que además al ser un potente bactericida puede eliminarlas tras dar fin con ésas paredes celulares que ellas erigen y por medio de las cuales se comunican acabando así con estas potenciales enemigas que se convierten en un verdadero dolor de cabeza tanto en niños como en adultos.

Beneficios de la Cefuroxima

Hay que destacar que las infecciones que puede tratar este fármaco son únicamente de carácter bacteriano y no las virales, para las que existen otros que están especialmente diseñados con una composición diferente; conozcamos entonces en cuáles casos puntuales puede ser indicada por un doctor:

  • Amigdalitis
  • Bronquitis
  • Enfermedad de Lyme (producida tras la picadura de una garrapata)
  • Faringitis
  • Gonorrea

  • Infección en la piel/tejidos blandos
  • Infección a nivel del tracto urinario
  • Neumonía
  • Otitis media
  • Sinusitis

Dosis recomendada de la Cefuroxima

La administración de este antibiótico siempre debe ser con prescripción y bajo una estricta vigilancia médica y su ingesta por vía oral (en tableta o suspensión), quedará sujeta a una serie de factores tales como la edad que tenga el paciente y cuál sea la afección que esté perjudicándolo, por lo que a continuación veremos una medida estandarizada de acuerdo a los indicadores antes mencionados:

  • Para niños entre 3 meses y 5 años: se calculan 15mg por cada kilo de peso corporal en dos dosis diarias, siendo aumentada sólo si el pediatra así lo considera, por ejemplo en casos de otitis media.

  • Para niños mayores de 5 años y hasta adolescentes de 12 años: entre 125 y 250mg cada doce horas, de acuerdo a lo sugerido por el pediatra.
  • Para adolescentes mayores de 12 años y adultos: entre 250 y 500mg cada doce horas, donde la dosis más alta puede ser recomendada en casos de neumonía o bronquitis.

La periodicidad de la toma puede ir de cinco a diez días consecutivos y estará muy condicionada al padecimiento, ya que para una enfermedad de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea sólo se indica una única dosis, mientras que para un caso más grave tal y como lo es la enfermedad de Lyme por lo general se recomienda su ingesta cada doce horas por un lapso de tiempo no mayor a los veinte días.

Efectos secundarios de la Cefuroxima

Si seguimos la posología a juicio del facultativo, difícilmente experimentemos alguna reacción adversa y de presentarse, ésta puede variar yendo de las que ocurren con mayor frecuencia y son muy comunes hasta las más graves que son bastante esporádicas; razón por la cual debemos estar alertas a tales síntomas y comunicarnos cuanto antes con el doctor si son persistentes:

  • Frecuentes o comunes: malestar gastrointestinal con presencia de dolor de estómago, diarrea y náuseas; dolor de cabeza que deriva en mareos y eosinofilia (producción excesiva de leucocitos).
  • Menos frecuentes o poco comunes: erupción cutánea, leucopenia (bajos niveles de glóbulos blancos) y trombocitopenia (bajos niveles de plaquetas).

  • Esporádicos: colitis pseudomembranosa (diarrea con presencia de sangre y moco) y urticaria.
  • Muy esporádicos: anemia hemolítica (bajos niveles de glóbulos rojos), erupciones graves en la piel, ictericia (ojos y piel de tonalidad amarilla) y fiebre medicamentosa o enfermedad del suero (alergia tardía).

Pero además, algunas señales de alarma se pueden presentar con:

  • Asma
  • Broncoespasmo
  • Presencia de bultos en la piel, acompañados de urticaria
  • Hinchazón del rostro, particularmente en los labios y ojos
  • Pecho obstruido

Si uno o varios de estos factores se da con insistencia o bien, si al cabo de un tiempo no desaparecen los propios de la enfermedad, debe suspender de inmediato el tratamiento y contactar a un personal médico o de emergencia, quienes son los únicos calificados para dar una oportuna respuesta a estos imprevistos que deben ser controlados para evitar una complicación a futuro.

Recomendaciones sobre la Cefuroxima

Debe ser muy cuidadoso con el uso de este medicamento y tomarlo con responsabilidad sin cometer excesos ya que puede exacerbar los efectos secundarios y si es alérgico a sus componentes, desencadenar otros síntomas más graves por lo que es de vital importancia que informe a su médico tratante si tiene conocimiento de intolerancia a éste y a otros antibióticos familia de las cefalosporinas, así como a las penicilinas e incluso si está tomando otros fármacos que puedan entrar en interacción con los ingredientes de la fórmula y en especial si son anticonceptivos y estrógenos a los cuales puede ser capaz de reducirles su efectividad.

También debe tener en cuenta que no se debe tomar si está siguiendo un tratamiento con otro antibiótico pero de alcance bacteriostático, ni tampoco si padece de alguna enfermedad grave de hígado, riñón o a nivel gastrointestinal y prestar especial atención cuando se administra en pacientes de la tercera edad, mujeres embarazadas o en período de lactancia y niños; igualmente, en quienes consumen diuréticos de alta potencia porque puede incrementar las posibilidades de padecer una insuficiencia renal, así como en aquéllos casos de rechazo al aspartame o fenilalanina por alguna condición especial (fenilcetonuria) que prohíba su ingesta en la dieta que se recomienda para prevenir el retraso mental.

Generalmente se sugiere que cuando este fármaco es adquirido en forma de comprimidos o tabletas se tome después de las comidas con suficiente agua y sin masticar, ya que su sabor amargo suele ser desagradable y hacerlo difícil de digerir, mientras que en su presentación líquida (jarabe o suspensión), no hay inconveniente alguno en que se administre justo después de haber tomado una bebida fría, pero sí cuando la misma es caliente; en el caso de combinarse con otros medicamentos que reduzcan los ácidos que se forman en el estómago (mejor conocidos como antiácidos) lo ideal es que la cefuroxima se use una hora antes o dos horas después de éstos.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.