Para qué sirve la concha nácar

Introducción

Si de cuidar nuestra piel se trata nos esmeramos por buscar productos que sean realmente efectivos para proteger este órgano que es el más extenso y también uno de los más importantes del cuerpo humano, dejando de manifiesto una preocupación que se despierta desde que empezamos a tener consciencia de lo vital que es mantenerla tersa y lozana no sólo por una cuestión de belleza y proyección personal al utilizarla como uno de ésos recursos que forman parte de nuestra carta de presentación, sino porque además de elevar nuestra propia estima la par combatimos con antelación ésos signos que son un indicio inequívoco del paso de los años.

Pero aparte se pueden erradicar otros problemas que asimismo afectan a gran parte de la población en la etapa de la adolescencia, debido a los propios cambios que se dan por la fluctuación hormonal tan característica de esta fase de la vida que cualquiera ha atravesado en mayor o menor medida con algún tipo de alteración cutánea, siendo igual de efectiva la utilización de este maravilloso ingrediente durante y hasta después de que han quedado las secuelas que a muchos les aterran pero que no son algo imposible de borrar si se es constante con el uso de este tratamiento tan natural sin efectos adversos el cual conoceremos a profundidad a continuación.

Propiedades de la concha nácar

Los componentes que posee la concha de nácar son potentes tanto para estimular como también regenerar la piel incluso atravesando las capas más profundas de la epidermis, razón por la cual se le confieren una serie de propiedades cicatrizantes, exfoliantes, hidratantes y nutritivas que van a incidir muy favorablemente en la reestructuración del tejido que ha sido dañado por distintas razones, sin olvidar que existen ciertas fórmulas donde es empleada como base o principio activo las cuales combinan otras sustancias en las que el aceite de siliconas junto al agua desionizada, el alcohol cetoesterílico y el propilenglicol le suman efectos antibacteriales y antisépticos que la ayudarán a estar libre de impurezas.

Beneficios de la concha nácar

Puede ser que ya tengamos cierta idea de cuáles son sus usos y que hasta nos la hayan recomendado para tratar alguna afección en específico, pero si queremos salir de dudas veamos en qué casos está perfectamente indicada:

  • Acné: puede desaparecer las marcas que han quedado tras un brote de espinillas o granos de grados moderados a fuertes y también ésa pigmentación de tonalidad rojiza que adquiere la piel luego de haber padecido de acné grave.
  • Arrugas: por su cualidad regenerante al exfoliar y remover las células muertas sustituyéndola por nuevas brinda humectación, sin que ésta quede con aspecto grasoso y por consiguiente la hace lucir en mejores condiciones al combatir a su vez las líneas de expresión.

  • Cicatrices: sea debido a un corte o herida luego de haber sufrido un accidente e inclusive por una marca que nos haya quedado tras habernos sometido a una intervención quirúrgica, será igualmente efectiva para disminuir la apariencia de las quemaduras desde las más leves hasta las más fuertes.
  • Estrías: a consecuencia de los cambios bruscos de peso, el embarazo o algo tan sencillo como el estiramiento que tiene la piel durante la adolescencia, que al romperse da paso a esta irregularidad que si tiene mucho tiempo puede atenuarse y si apenas está empezando a aparecer son mayores las posibilidades de eliminarlas por completo.
  • Manchas: al ser un aclarante natural puede producir un efecto despigmentante que blanquea aquéllas zonas oscurecidas por una larga exposición a los rayos solares y otros agentes contaminantes aún con la debida protección, así como las adquiridas durante el período de gestación por una alteración hormonal y las generadas por otros factores como los radicales libres que propician el envejecimiento y por ende un desequilibrio en la producción de melanina.

Preparación casera de crema de concha nácar

A pesar de que ya existen infinidad de marcas de una alta fama y reconocimiento internacional al distribuir productos que son elaborados por un importante laboratorio, no obstante vale acotar que muchas veces se dan casos en los que se contrarrestan los efectos positivos de la concha de nácar por añadir demasiados elementos químicos que bien pudiesen estar de más y a los que incluso, hay quienes llegan a ser intolerantes por producirles alguna reacción alérgica y es por ello que se hace tan vital que antes de iniciar cualquier tratamiento conozcamos cuál es nuestro grado de aceptación a dichos compuestos que son capaces de generar un daño irreversible.

Por lo que si nos decantamos más por adquirir una fórmula auténtica bien sea en una naturista o tienda afín del mismo modo hay que revisar con detenimiento la etiqueta que trae consigo el empaque, para comprobar que realmente sea del todo orgánica y apta para su uso con un debido permiso o registro de sanidad el cual nos garantice completamente la seguridad y confianza a la hora de aplicarla, sin descartar las fechas tanto de expedición como de vencimiento que deben estar contenidas en el mismo envase en conjunto con las instrucciones que se señalan para que tengamos una idea de cómo se emplea tópicamente en las zonas de nuestro interés (axilas, cara, codos, cuello y rodillas) u otras afectadas por cualquier clase de lesión.

Y si en cambio consideramos que no hay nada mejor como prepararlo con nuestras propias manos y en la comodidad de nuestro hogar pudiendo constatar cada uno de los ingredientes que se le añaden a la mezcla, emularíamos la tradición de una civilización tan antigua como la Inca la cual tuvo asentamiento en varios países localizados en Suramérica y que aún ha dejado por su inmensa transmisión cultural ciertas costumbres arraigadas, como la elaboración de muchos platillos autóctonos de estas regiones pero también de útiles remedios caseros que en su época y hasta hoy en día son igual de beneficiosos teniendo al nácar presente.

Es muy simple de hacer y nos tomará una breve inversión de nuestro tiempo que a futuro sabremos agradecer por todos los aportes que tiene para la piel, donde en combinación con el limón se volverán en un par de aliados perfectos que sanarán desde las heridas más críticas hasta ésos trastornos que ocurren en distintas facetas de la vida como las arrugas o estrías, teniendo altas probabilidades de curar si seguimos cada uno de los pasos de la siguiente manera:

  • Triturar la concha de nácar y agregarle el zumo de un limón
  • Dejar que se fusionen ambos ingredientes de uno a dos días
  • Mezclar hasta que se obtenga una pasta de contextura homogénea
  • Envasar en un contenedor de plástico previamente limpio y totalmente seco
  • Resguardar lo que quedó del polvo para almacenarlo en un espacio cerrado y libre de humedad, de modo que pueda ser utilizado en una próxima oportunidad

Aplicación correcta de la crema de concha nácar

Por supuesto que si nos hemos decantado por comprar la crema en un establecimiento comercial en particular nos daremos cuenta que algunas ya vienen con las indicaciones en la envoltura del producto, pero no obstante vale la pena recordar que independientemente de cuál sea el área donde deseamos utilizarla toca hacer un test de alergia tomando sólo una pequeña muestra con la punta de un dedo y expandirla en un espacio reducido a nivel del brazo por ejemplo, esperando que transcurra un tiempo bastante prudencial hasta que haya sido absorbida por completo y medir con ello la tolerancia cutánea que si no nos ha arrojado ninguna respuesta contradictoria se puede usar de una a dos veces a la semana de esta forma:

  • Limpiar la zona a tratar con agua y jabón o bien con una toalla húmeda
  • Tomar una fina capa y con ella dar masajes en movimientos circulares hasta que se absorba en su totalidad
  • Enjuagar con una cantidad suficiente de agua fría transcurrida media o una hora hasta que no quede ningún tipo de partícula

En cuestión de pocas semanas empezaremos a percibir los cambios que serán notables si somos constantes y, claro está, si nos mantenemos alejados del sol mientras estamos con este tratamiento que debe ser consultado con antelación a un médico (de preferencia un dermatólogo) para que constate si es o no prudente para nuestro caso en específico.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.