Para qué sirve la creatina

Introducción

Cuando soñamos con tener el cuerpo ideal lo más común es que empecemos a hacer todo un ajuste en nuestro estilo de vida para volverlo un poco más saludable, alejándonos de aquéllas comidas y malos hábitos que inciden negativamente al resultar perjudiciales y más aún cuando se vuelven en algo reiterativo a largo plazo, por lo que antes de que sea demasiado tarde aún estamos a tiempo siendo ahora el instante preciso para replantearnos cuál es nuestro objetivo y qué debemos hacer para que nos conduzcamos por buen camino, al iniciar por ejemplo un plan de alimentación donde se combinen además de una rutina de ejercicios un suplemento dietético como éste.

Puede que la hayamos escuchado alguna vez o que quizá sea nuestro primer encuentro con este nombre que si nos parecía desconocido hasta el momento, ya empezaremos por adentrarnos en la materia para indagar propiamente en qué consiste y cuáles son las ventajas que podemos sacar de una sustancia que es tan fundamental para el organismo aún incluso cuando no seamos unos deportistas de alto rendimiento, porque a fin de cuentas lo más importante es que sepamos que a partir de ella se puede obtener una alta dosis de energía que es fundamental para el óptimo desempeño en nuestras actividades diarias.

Propiedades de la creatina

Almacenada en nuestro cuerpo de forma libre o fosforilada (también llamada fosfocreatina por su asociación con el fósforo) se concentra en un alto porcentaje en los músculos y en menor medida en órganos como el cerebro o el corazón y la retina, sintetizándose gracias a la acción en conjunto que ejercen el hígado con el páncreas más el riñón por medio de los cuales se liberan los aminoácidos tales como la arginina, metionina y glicina y a partir de dicho proceso, viaja a través de la sangre y se reserva en las células de los tejidos sirviendo como una fuente que repone y produce la molécula ATP que se deriva de la ADP la cual se encarga de realzar nuestro desenvolvimiento mientras estamos ejercitándonos.

Beneficios de la creatina

Pero no sólo contribuye a darnos más fortaleza y vitalidad, sino que aparte a la lista se le suman una serie de factores que inciden positivamente de los cuales se favorecen en especial los atletas, corredores, culturistas y levantadores de pesas porque a su vez se encarga de:

  • Generar contracciones musculares tan vitales cuando se está sometido a un entrenamiento corto pero de alto impacto.
  • Elevar sustancialmente el desarrollo de la masa muscular sin una carga extra de agua en la misma, percibiendo un notable aumento de este sistema en cuestión de poco tiempo.
  • Inhibir el paso de los iones de hidrógeno que provocan un descenso brusco en el PH contenido en la musculatura con una mayor concentración de los ácidos, que se vuelven en los principales responsables del agotamiento en los músculos.
  • Recargar los valores de ciertas hormonas (anabólicas) en donde destaca el IGF-1 o que es lo mismo un elemento asociado al crecimiento con participación de la insulina tipo uno, que repercute en la ganancia de más volumen a nivel muscular.
  • Producir energía anaeróbica, es decir, aquélla que nos ayuda a poder concretar las series de repeticiones con sus respectivos intervalos de recuperación.

  • Incrementar los niveles de hidratación pero de las células y sobre todo, de las que están vinculadas con dar una respuesta hipertrófica acorde en los tipos de ejercicios que impliquen resistencia.
  • Tratar una afección conocida como sarcopenia, la cual se presenta normalmente en personas de la tercera edad o bien en aquéllas que llevan un ritmo de vida en extremo sedentario, lo cual conduce a un debilitamiento del sistema muscular.
  • Evitar que se pierda masa muscular fungiendo como todo un anticatabólico al reducir la rápida descomposición que tienen las proteínas y la oxidación de un aminoácido vital que las sintetiza llamado leucina.
  • Maximizar y procurar que se mantengan estables tanto la fuerza como también la capacidad física que nos permite cargar ciertos objetos pesados.
  • Disminuir progresivamente la presencia de una proteína llamada miostatina, que en grandes cantidades impide el buen crecimiento y desarrollo que normalmente deben tener los músculos.
  • Participar en la producción de ATP que no sólo da energía a las células, sino que además se involucra en la sintetización de las macromoléculas tales como el ADN o ARN y proteínas y su debida conducción por las membranas.

  • Reducir el impacto que tiene el ácido láctico sobre los músculos lo cual nos llevará a desaparecer el cansancio de raíz, con lo que podremos hacer ejercicios de más intensidad y que requieran de mucha potencia de forma prolongada.
  • Aumentar no sólo la generación de la molécula ATP sino además el agua que se aloja en los músculos, que en su conjunto van a brindar una mayor adquisición de firmeza y tonificación muscular pero también de masa corporal y masa corporal magra.
  • Superar los niveles de rendimiento físico al reponer de forma inmediata los depósitos de energía, que en tan sólo diez segundos que hayan transcurrido de cualquier deporte o actividad que implique movilidad se consumen por completo.
  • Optimizar las conexiones del cerebro que en la misma medida se valen de la ATP y la fosfocreatina para funcionar adecuadamente, lo cual protege al mismo tiempo la membrana que lo recubre y reduce desde mareos y vértigos hasta la fatiga mental.
  • Prevenir las afecciones neurológicas que se pueden derivar de su ausencia o baja presencia en el organismo, tales como los accidentes cerebrales isquémicos, el Alzheimer, la epilepsia y el mal de Párkinson; sin dejar de lado que es igualmente indicada para las personas vegetarianas que comúnmente sufren de deficiencia de creatina, lo cual incentiva a la par la agilidad mental y la inteligencia.
  • Estabilizar los valores de la glucosa en la sangre y dar cierta mejoría a los pacientes que sufren de hígado graso.

Dosis recomendada de creatina

Obteniéndose mediante la ingesta de ciertos alimentos altos en proteínas, más específicamente las carnes y los pescados en los que por cada kilo de éstos se consiguen en promedio apenas cinco gramos de creatina, teniendo que consumir aproximadamente cuatro kilos de los mismos si lo que deseamos es arrancar con la primera dosis que se recomienda cuando previo al inicio de un entrenamiento de alto impacto, que puede ir desde los veinte hasta los treinta gramos (dependiendo de cada caso en particular) para ser ingeridos diariamente por un período no mayor a una semana como parte de la fase que se denomina como inicial o de carga.

Ya posteriormente la administración irá disminuyendo, pero lo realmente importante es que se alcance por lo menos un ascenso de un treinta por ciento de la fosfocreatina que se deposita en los músculos en la primera etapa, lo cual se complementará más adelante con una fase a la cual llamaremos de mantenimiento porque por supuesto no hay que prescindir de este suplemento que muy escasamente se almacena en el sistema muscular que se graduará a una dosificación que puede ir de cinco a diez gramos como máximo, siendo las presentaciones en polvo o barritas nutricionales de esta fórmula las más idóneas para su consumo no sin antes consultar con un profesional de la salud y en especial si sufrimos de alguna infección en los riñones u otra enfermedad crónica.

tags:

Un comentario

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.