Para qué sirve la Dexametasona

Introducción

Hay ciertas sustancias que son producidas de forma totalmente natural por nuestro cuerpo a través de los distintos sistemas que operan dentro de él y sin que seamos conscientes de dichas acciones que ocurren a nivel interno, ya que trabajan en conjunto como unos verdaderos engranajes que se compaginan para liberar estos elementos donde por ejemplo una importante hormona como ésta juega un papel sumamente fundamental en ése equilibrio donde todo fluye de manera armoniosa, aunque desafortunadamente a veces ocurren determinadas situaciones en las cuales el desempeño de estas funciones vitales decae y provoca una alteración que le resta su efecto y por ende afecta por completo al organismo.

Es de tal modo que sólo en casos realmente puntuales como éste sale a relucir un medicamento potente que bien pudo haber sido sugerido por un especialista luego de habernos realizado un chequeo médico a profundidad, quien tras haber evaluado nuestros síntomas y dado con el diagnóstico acertado consideró que a su juicio era la mejor opción para tratar alguna afección en particular que nos aquejara en un momento específico, por lo que si seguimos sus recomendaciones al pie de la letra sin exagerar las dosis podremos tener al cabo de poco tiempo una notable mejoría sin necesidad de caer en ningún tipo de reacción adversa.

Propiedades de la Dexametasona

Es la forma sintética de una hormona que se genera a partir de las glándulas suprarrenales que están ubicadas en los riñones y por tal razón califica como un corticosteroide, al quedar inserta en un grupo denominado como glucocorticoides en donde están presentes otros fármacos tales como el deflazacort y la prednisona que al igual que la dexametasona, tienen propiedades antialérgicas, antiinflamatorias e inmunosupresoras (inhibe las manifestaciones del sistema inmune) y gracias a ellas resulta bastante efectiva surgiendo como una alternativa cuando por diversas razones se ha desencadenado todo un desajuste orgánico en el que descienden sus niveles arrojando valores que se hallan muy por debajo de lo normal.

Beneficios de la Dexametasona

Ya que estamos al tanto de qué es la dexametasona, indaguemos ahora de qué modo puede incidir favorablemente sobre nuestro organismo conociendo cuáles son las diferentes afecciones en las que puede brindar un alivio casi al instante, dependiendo de la presentación que vayamos a emplear que se clasificaría en:

  • Comprimidos o tabletas, inyección y jarabe o elixir: sirven para mejorar los cuadros de enfermedades como los abscesos y tumores cerebrales, alergia alimenticia y medicamentosa, anemia hemolítica (glóbulos rojos destruidos), artritis reumatoide y traumática, asma bronquial, bronquitis crónica, bursitis (inflamación de los hombros), coagulación intravascular diseminada, colitis ulcerosa (inflamación del colon y el recto), conjuntivitis alérgica, dermatomiositis (músculos y piel inflamados), eczema (dermatitis), edema en el cerebro, enfisema (dificultad respiratoria), eritema multiforme (erupción cutánea de origen infeccioso), esclerodermia (hinchazón de los tejidos), espondilitis anquilosante (inflamación de las vértebras), fibrosis pulmonar (cicatrización de los pulmones), gota (hinchazón en las articulaciones), inflamación intestinal, insuficiencia suprarrenal (baja producción hormonal de las glándulas suprarrenales), iridociclitis (iris inflamado), leucemia (cáncer en la sangre), linfoma (cáncer en el sistema linfático), lupus eritematoso (inflamación de piel y tejidos), náuseas y vómitos por tratamientos para el cáncer (quimioterapia), neuritis óptica (nervio óptico inflamado), obstrucción pulmonar crónica, osteoartritis (desgaste del tejido cartilaginoso), pénfigo vulgar (ampollas en piel y membranas nasales), presencia de cuerpos extraños en los bronquios y los pulmones, psoriasis (inflamación de la piel), rinitis alérgica, rosácea (inflamación de piel y ojos), sarcoidosis (inflamación de varios órganos), síndrome de Löeffler (hinchazón pulmonar), sinovitis (inflamación de las membranas articulares), tiroiditis (glándula tiroides inflamada), trombocitopenia (bajos niveles de las plaquetas) y urticarias.

  • Crema o espuma de uso tópico, inyección local, solución oftálmica y ungüento nasal: están diseñados para casos de alopecia areata (pérdida de pelo en una o varias zonas del cuerpo), conjuntivitis aguda y crónica, epicondilitis (dolor en el codo), escleritis (hinchazón de la esclerótica), infección en la córnea, inflamaciones, lesiones en la piel que tengan buena receptividad de los tratamientos con corticoides, lupus discoide (inflamación de la piel), liquen plano (inflamación de piel y mucosas orales), quemaduras a nivel de la córnea o la conjuntiva (sean de origen físico o químico), queloides (cicatrices con crecimiento anormal del tejido), queratitis (córnea inflamada), trastornos tróficos (pigmentación por acumulación desmedida de hierro), úlcera marginal (complicación postoperatoria en el estómago) y uveítis (inflamación entre la retina y la esclerótica).

Administración de la Dexametasona

Hemos distinguido que son varias las presentaciones que existen de este medicamento, por tal motivo la dosificación va a estar ajustada en parte a la afección que se desea combatir y por otro lado a la edad que tenga el paciente, tomando en cuenta que sólo un profesional de la salud será quien pueda determinar con exactitud cuál es la prescripción más apropiada aunque en líneas generales la administración se realizará de la siguiente manera:

  • Por vía oral: en niños lo ideal son de 0.01 a 0.1 miligramos por cada kilo de peso al día, mientras que en adultos varía entre los 0.5 y 10 miligramos por día pudiendo aumentarse en situaciones de mayor riesgo, lo cual disminuirá progresivamente a medida que se empiece a evidenciar una evolución positiva donde se empleará una dosis de 0.5 a 2 miligramos o bien se sustituirá por otro corticoide menos potente que éste.
  • Por vía nasal u ocular: se tendrá como guía la posología que trae consigo la etiqueta del envase del producto o, en su defecto, la que ha sido señalada a juicio del facultativo que regularmente bastará con nada más aplicar una gota en cada ojo o en cada fosa nasal (según sea el caso) y se repetirá dicha acción al cabo de cuatro u ocho horas de acuerdo a la gravedad.

  • Por vía cutánea: sea con el empleo de formulaciones tópicas como espumas o cremas, se tomará una pequeña cantidad que sea suficiente como para cubrir todo el área de nuestro interés, realizando de una a dos aplicaciones diarias teniendo como base las indicaciones del doctor o de un farmacéutico.
  • Por vía parenteral: las inyecciones que pueden ser administradas de forma intraarticular, intradérmica, intralesional, intramuscular e intravenosa se colocarán estrictamente con las sugerencias médicas de rigor y para quienes deban utilizarla como un sustituto de la hormona que se produce naturalmente, el tratamiento se prolongará por un tiempo indefinido.

Efectos secundarios de la Dexametasona

Como cualquier otro fármaco, la dexametasona no está exenta de generar algunas alteraciones dependiendo del grado de tolerancia que tengamos y solamente cuando son muy persistentes o incluso se agraven, es prudente detener su uso y comunicarse de inmediato con el doctor:

  • Infecciones como candidiasis o varicela
  • Tensión ocular o glaucoma
  • Úlceras en la garganta, córnea y el estómago, éstas últimas propensas a causar hemorragias en el sistema digestivo debido a una perforación
  • Cantidades elevadas de sodio en la sangre
  • Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis)
  • Reacción alérgica en los bordes de la boca

  • Dolor, infección e hinchazón en los ojos
  • Convulsiones y exaltación en pacientes esquizofrénicos o epilépticos
  • Irregularidades en las células sanguíneas y en especial los glóbulos blancos
  • Bajos niveles de potasio e incremento del calcio, los triglicéridos y el colesterol en la sangre, dando paso a complicaciones cardíacas
  • Incremento de la fragilidad en la musculatura del corazón luego de un infarto
  • Problemas de crecimiento en infantes y pacientes en etapa de desarrollo
  • Cansancio, depresión o cambios de humor, fatiga y dificultad para conciliar el sueño

  • Presión arterial e intracraneal elevada (posibilitando un pseudotumor en el cerebro sobre todo en niños)
  • Fuerte cefalea o dolor de cabeza acompañado de trastornos en la vista
  • Períodos menstruales irregulares o ausencia del mismo (amenorrea)
  • Glucosa elevada en pacientes diabéticos
  • Descontrol de las hormonas derivadas de las glándulas suprarrenales (síndrome de Cushing) que provoca una hinchazón focalizada en la cara y el abdomen
  • Malestares estomacales con presencia de gastritis, hipo, indigestión, pesadez, náuseas, diarrea, vómitos y distensión
  • Páncreas inflamado que genera fuertes dolencias en el abdomen y la espalda

  • Arterias estrechas y endurecidas (arteriosclerosis)
  • Retención de líquidos o edema
  • Disfunción eréctil
  • Fragilidad ósea y en los tendones
  • Cicatrización lenta de las heridas
  • Propensión a la formación de coágulos sanguíneos y mayor riesgo de sufrir trombosis
  • Acné e hirsutismo (vello corporal excesivo)

Contraindicaciones de la Dexametasona

No debe usar dexametasona si sabe que es alérgico a este componente, los corticoides en general o bien a cualquiera de los ingredientes que posee la fórmula en específico que se la ha señalado en la consulta, teniendo que indicárselo al médico con antelación para evitar la aparición de una reacción por hipersensibilidad que puede conducir a un shock anafiláctico (perder el conocimiento) y asimismo, quedará terminantemente prohibida si padece de:

  • Glaucoma
  • Diabetes mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Psicosis
  • Infección por bacterias (aguda), hongos (micosis) o virus (varicela y herpes zóster)
  • Tuberculosis, a menos que reciba tratamiento
  • Osteomalacia y osteoporosis
  • Úlcera gastroduodenal
  • Acné, rosácea, dermatitis u otras alteraciones cutáneas por vacunas

Si va a vacunarse a causa de virus vivos, suspenda su uso ocho semanas antes y dos semanas después de la vacuna y si se encuentra en período de lactancia se desaconseja ya que se traspasa al bebé por la leche materna; otras condiciones que deben tenerse en cuenta para determinar si representa o no un riesgo para su salud, son:

  • Leucemia
  • Insuficiencia renal o hepática
  • Osteoporosis ligada a la menopausia
  • Fragilidad en los músculos a consecuencia de la ingesta de corticoides en el pasado
  • Epilepsia
  • Tuberculosis
  • Diabetes o antecedentes de esta enfermedad en la familia, al igual que el glaucoma
  • Migraña
  • Úlcera estomacal o en el duodeno
  • Parasitosis
  • Presión arterial elevada u otros problemas cardíacos
  • Embarazo

Por último y no menos importante, informe al doctor si toma otros medicamentos sean de origen químico o natural ya que cualquiera de ellos podría interferir al entrar en interacción con la dexametasona, especialmente si se tratan de aquéllos que se recetan para los coágulos e irregularidades cardíacas, los diuréticos, para molestias estomacales (antiácidos), antibióticos, analgésicos, antirretrovirales, antiespasmódicos, inmunosupresores, anticonceptivos orales con estrógenos, antimaláricos, antiparasitarios, para la epilepsia, hormonas de crecimiento, para la diabetes, antiinflamatorios no esteroideos, para infecciones fúngicas, algunos laxantes, anticolinérgicos, para el cáncer, descongestionantes y para disminuir el potasio.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.