Saltar al contenido

Para qué sirve la Educación Física

Introducción

Los niños que se encuentran en edad escolar por lo general gozan de un ímpetu e inclinación natural por el desarrollo de actividades que los mantengan en estado de alerta, lo cual se convierte en una característica claramente visible en las horas de juego al encontrarse en constante movimiento. Por supuesto que existen algunas prácticas lúdicas y de índole recreativo que no necesariamente requieren una participación activa, al ser más indicadas en un plano de comprobación de la agilidad mental, siendo justamente dicho equilibrio que comprende una armonía del cuerpo con los diferentes sistemas que operan dentro del mismo lo que incidirá en su bienestar.

Y no en vano es común que éstas se hallen insertas dentro del contenido programático ofertado por distintas instituciones educativas, independientemente de su categoría e incluso del grado o año a cursar, ya que se consideran de suma importancia tanto para un sano disfrute como también por las múltiples cualidades positivas que se desprenden de ellas. Aun cuando hay personas que lo aprecian desde un punto de vista meramente superficial, la invitación se hace igualmente extensiva a los que desconocen por completo el significado que tienen a largo plazo, asegurándonos de que este primer paso nos ayuda a crear consciencia sobre lo vital que es cuidar de nuestra salud a temprana edad.

Propiedades de la Educación Física

Muchos podrían aventurarse a emitir un juicio sin suficiente fundamento al ser escasos en argumentos sobre lo que implica el desenvolvimiento de esta disciplina de carácter educativo, que abarca más allá de la individualidad porque afecta no sólo a un nivel estrictamente físico sino aparte mental y, por ende, social en la medida que nos vincula en diversas dinámicas grupales. En tal sentido, es esta combinación la que conjugará en un perfecto balance el deporte con el ejercicio al ser dictada como una clase magistral en la cual convergen la amenidad y, a su vez, la instrucción didáctica para lograr una formación a cabalidad, que permita desplegar todas las habilidades que se poseen partiendo del intelecto sin olvidar otras igual de valiosas como la creatividad.

Beneficios de la Educación Física

Esta ejecución de prácticas que requieren de movilidad pero con la guía o asesoría de un profesor o tutor calificado en la materia, generalmente repercuten en un avance significativo de las condiciones al alcanzar un progreso paulatino en el área, lo cual constituye una transformación total que incentiva al mejoramiento de nuestra calidad de vida. A pesar de que nunca es tarde para adecuarse a los hábitos saludables que mantienen a raya la aparición de enfermedades de cualquier tipo, lo correcto sería que dicha transmisión de los conocimientos que se tengan en torno al tema sea realizada objetivamente, comunicando tanto a infantes como adolescentes lo indispensable que es para ellos al representar una ventaja a futuro por:

  • Favorecer los sistemas óseo y muscular de la anatomía, al posibilitar su óptimo crecimiento con el debido aprovechamiento de los recursos que los fortalecen, lo que además reducirá las posibilidades de padecer afecciones en huesos y ligamentos al aumentar la elasticidad.
  • Incentivar las funciones del cerebro y, al mismo tiempo, de todo el sistema neurológico al producir una sensación de bienestar gracias a la liberación de endorfinas, pero aparte estimular el equilibrio por un buen control motriz e incrementar el rendimiento al conferir  mayor concentración.

  • Combatir la depresión, el estrés o los estados de ansiedad, lo cual acabará con los problemas de una pésima proyección personal al elevar la estima y permitir que se indague a través de una auto-exploración ésas capacidades intelectuales que se han de explotar, lo cual ayuda a la organización y al liderazgo en las competencias asociadas.
  • Estabilizar las hormonas cerebrales al regular los valores de la glucosa contenida en el torrente sanguíneo, lo que se traduce en una mejor memoria y aunado a ello, en una irremediable disminución de los factores de riesgo que desencadenan problemas cardiovasculares o la diabetes, al contrarrestar uno de los peores enemigos de la actualidad como lo es el sedentarismo.

  • Reducir el sobrepeso y la obesidad, haciendo frente a la acumulación excesiva de las grasas reconociéndola como una limitante física y un mal que debe ser atacado desde esta etapa, donde se hace aún más cuesta arriba su solución que en personas adultas.
  • Corregir las malas posturas y prevenir que los huesos se descalcifiquen, por una mala absorción o fijación de este mineral tan importante, que participa en el adecuado desarrollo y se vuelve tan esencial, sobre todo en las chicas que serán menos propensas a experimentar osteoporosis al llegar a la menopausia.

Impacto psicológico y social de la Educación Física

Pero así como son de cruciales en el plano corporal, las actividades pedagógicas inherentes a esta asignatura que se integra al currículo de cualquier centro de enseñanza serán eficaces a la hora de conceder un estímulo, que debe ser visto como un extra dentro de las tantas bondades que tiene para ofrecer en la psique del involucrado y el entorno inmediato que le rodea. Es de este modo que la superación constante al evaluarse con una introspección permita la consecución de las metas que se han trazado, en el marco de la aceptación como un primer peldaño que se escala en el inicio de este reforzamiento que busca vencer la apatía, acercándonos a los objetivos derrotando ésa pereza o flojera que tanto daño hace a quienes van tras sus sueños.

Obviamente, al tratarse de un trabajo que no se consigue fácilmente en solitario sino en cambio con el apoyo de quienes nos rodean, tendremos una percepción aún mayor de las relaciones que nos aguardan con los seres que contactamos a diario en el ámbito familiar, educativo o social y gracias a esto, fortalecemos ésos lazos basándonos en valores.

Y es indiscutible que teniendo seguridad y confianza en nosotros mismos y en lo que hacemos, a la vez sepamos vincularnos con los demás en la certeza que es sólo mediante un trato cordial, amable y sin discriminación de ninguna índole que procuremos conservar esta fraternidad; integrándonos a un círculo donde cohabitemos tomando como base o premisa el respeto mutuo, lo cual hará más armoniosa la labor en equipo.

No se trata entonces de un interés particular, ya que está en juego nuestra capacidad para ponernos en el lugar del otro y tal como reconocemos nuestras debilidades y fortalezas, nos corresponde ahora asimilar estos elementos en las personas con las que socializamos siguiendo una serie de reglas o pautas preestablecidas. Son estas virtudes las cuales, precisamente, nos incorporan en un esquema de igualdad y quizá éste se nos facilite o luzca sencillo por la educación que se nos ha impartido, donde articulamos dentro de los grupos que formábamos la repartición justa y equitativa de las responsabilidades, que en principio partían de lo individual pero creando un impacto colectivo en donde todos asumían las consecuencias.

De tal manera que, al surgir algún inconveniente se puede tomar la previsión llegando a acuerdos amistosos, con una interacción donde las partes sumen luego de haber canalizado efectivamente lo que conviene por la subsistencia y estabilidad del equipo que se ha conformado, sin salirse de las directrices que se han impuesto por quien está a cargo de realizar dicha distribución. En otras palabras, los patrones de libre albedrío y cooperatividad llegan a compenetrarse de una forma que sin éstos es prácticamente imposible mantener la convivencia, siendo clave considerar la toma de decisiones personales y grupales como dos tendencias socialmente arraigadas que van de la mano en todo momento.

Fuente| Wikipedia

tags: