Para qué sirve la Fenilalanina

Introducción

Se sabe de la importancia que tiene una buena alimentación como base para adquirir todos los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita para su óptimo crecimiento y desarrollo alcanzando los niveles más adecuados, que son indispensables para el correcto desenvolvimiento que el mismo tendrá en cada una de las actividades que se realicen a diario en medio de la rutina, bien sea que éstas demanden un grado de exigencia físico o mental ya que indistintamente de cuál es la circunstancia lo fundamental será contar con la suficiente energía que nos mantendrá con ésa fortaleza que nos ayude a enfrentar cada uno de los retos con la mayor agilidad posible.

Y siempre se ha considerado que en este sentido es clave adecuarnos a un plan de alimentación balanceada donde por supuesto se destaquen las vitaminas y los minerales, pero no hay que olvidar que existen otros elementos que son igual de útiles a la hora de asimilar todos los componentes que se obtienen de las comidas que ingerimos día tras día donde una nutrición saludable es vital para que por ejemplo, aprovechemos todas las bondades que nos ofrecen ciertos ingredientes que son ricos en este maravilloso aminoácido que cumple con unos cuantos roles predominantes en el equilibrio interno del organismo los cuales conoceremos a continuación.

Propiedades de la Fenilalanina

La fenilalanina es una sustancia que se caracteriza por ser hidrófoba, es decir, que no se mezcla con el agua y al igual que el triptófano viene siendo uno de los diez principales aminoácidos neutros y apolares no producidos naturalmente por el ser humano sino adquirido a través de la dieta.

Su alcance se extiende por el sistema nervioso central al no sólo inhibir el efecto que tienen unas enzimas llamadas encefalinasas que se encargan de descomponer unas hormonas similares a la morfina, sino también al ser partícipe en la creación de los neurotransmisores como la adrenalina, la dopamina y la noradrenalina que se requieren para estabilizar las emociones y las funciones ligadas con el aprendizaje las cuales se verán reflejadas en sus propiedades antidepresivas y analgésicas tan valiosas en el tratamiento de varias afecciones.

Beneficios de la Fenilalanina

Pero además la fenilalanina es precursora de las proteínas, de otros neurotransmisores y aminoácidos como norepinefrina, epinefrina y tirosina respectivamente y al mismo tiempo, se involucra en muchos casos donde participa directa e indirectamente tales como:

  • Enfermedades neurodegenerativas como el mal de Parkinson, ya que al propiciar la formación de unas neurohormonas en específico a su vez trabajará en la producción de la dopamina, que aparte es coadyuvante en otros trastornos que tienen origen en la corteza cerebral como la bipolaridad.
  • El vitíligo que es una afección del sistema inmune donde debido a un descontrol éste empieza por eliminar las células que contienen los pigmentos capaces de dar color a la piel, volviéndose de gran utilidad para su empleo tanto a nivel tópico como por administración vía oral en su presentación de suplemento en forma de L-fenilalanina.
  • En pacientes con síntomas de depresión facilitará la generación de endorfinas que incrementan una sensación de bienestar, por lo que posibilita la superación de dicha etapa con un mejor estado de ánimo que inducirá al afectado a tener una perspectiva más optimista al elevar la euforia y brindarle ése impulso que tanto le falta para no decaer en la adversidad, observándose resultados favorables en su toma por medio de un complemento de D-fenilalanina.
  • Para los casos de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) igualmente será muy útil porque se ha comprobado con estudios científicos recientes que quienes lo desarrollan, experimentan un descenso brusco en los valores de la dopamina y como ya hemos observado en líneas anteriores la fenilalanina promueve su creación, por consiguiente las personas que tengan este padecimiento aumentarán la concentración y disminuirán los cuadros de intranquilidad e irritabilidad en poco tiempo.

  • Asimismo, la dopamina que parte de otro aminoácido como lo es la tirosina que es producida a partir de la fenilalanina debe hallarse concentrada a niveles normales ya que con esto se evita la fenilcetonuria, una enfermedad congénita que impide el correcto funcionamiento del cerebro que a la par reduce los procesos cognitivos y por ende causa desde daños que pueden catalogarse como severos hasta convulsiones.
  • Como en los pacientes depresivos, la D-fenilalanina será clave en quienes se encuentren en una fase de desintoxicación aldejar atrás la ingesta de bebidas alcohólicas sin moderación o control alguno, disminuyendo significativamente el estrés implícito durante este período de asimilación donde resulta determinante que tanto la dopamina como los opioides endógenos (donde destacan las endorfinas) permanezcan estables.
  • Y es precisamente por la D-fenilalanina que se puede generar una función anestésica en quienes se van a someter a una intervención quirúrgica, porque es capaz de bloquear la acción de una enzima denominada como carboxipeptidasa que desintegra a los opiodes antes mencionados.
  • Entre otras cualidades positivas se destacan el alivio del dolor crónico, disminución de la ansiedad, mayor retención al potenciar la memoria, promover la vitalidad y la motivación, incentivar un buen descanso, calmar dolores como la cefalea (de cabeza) y otros de tipo muscular, reumático y asociados al período menstrual; sin olvidar que gracias a su participación en la producción del colágeno ayuda en la buena salud del cabello, piel y uñas, devolviéndoles fuerza y lozanía.

Dosis y fuentes de Fenilalanina

La fenilalanina se halla disponible de manera natural (L-fenilalanina) en ciertos alimentos en particular y proteínas de la anatomía humana o bien como una sustancia sintética que simula a la natural (D-fenilalanina) que es reproducida a una escala científica en los laboratorios y existe una combinación de ambas aunque más escasa (DL-fenilalanina), siendo a través de una dieta balanceada que se obtengan todos los beneficios de este aminoácido abarcando los requerimientos mínimos necesarios y sólo cuando se perciba una carencia del mismo con síntomas como arritmias (alteración del ritmo cardíaco) o una respuesta tardía de los reflejos del cuerpo será prudente incorporar algunos suplementos que la contengan.

Vale acotar que dichos productos son recomendables únicamente para mayores de dieciocho años y siempre hay que cerciorarse primero en la procedencia u origen que tenga el mismo, de manera que verifiquemos su fiabilidad al constatar que es elaborado bajo estrictos estándares de calidad y segundo, nos fijemos en cuáles son las instrucciones que trae consigo el empaque para seguir exactamente las sugerencias que se nos indican en él de manera que no excedamos la dosis que normalmente se encuentra estandarizada entre el rango de los cien y cinco mil miligramos como máximo al día.

Pero se insiste en el hecho de que no hay nada mejor como conseguirla naturalmente y si somos capaces de armar un menú variado veremos que es mucho más fácil incorporarla en los platillos que preparemos, distinguiendo dos fuentes que la contienen como las:

  • De origen animal: carne,huevos, leche, pescados (en especial el salmón) y queso.
  • De origen vegetal: almendras, cacahuetes, espárragos, frijoles, frutos secos (sobre todo las nueces), garbanzos, lentejas y soja.

Contraindicaciones de la Fenilalanina

Generalmente siempre y cuando la obtengamos desde las fuentes naturales antes señaladas no habrá mayor inconveniente, salvo que se padezca de fenilcetonuria para cuyos pacientes quedan restringidos dichos alimentos así como los productos endulzados con aspartamo que es derivado de la fenilalanina y los suplementos que tengan este aminoácido, que además quedan prohibidos en quienes tomen antidepresivos o antipsicóticos.

Será prudente que antes de empezar a consumirlos sepamos bien si es apto para nosotros aún cuando se utilicen otros medicamentos con los cuales pueda entrar en interacción alterando su composición como los que están indicados para el tratamiento del Parkinson; otras condiciones que restringen su uso serán el embarazo porque alteran la evolución del feto y en casos de insuficiencia renal o hepática es preciso que se tenga el consentimiento previo del especialista que lleva el historial clínico.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.