Para qué sirve la Furosemida

Introducción

Por muy trillado que suene, en definitiva el agua es vida y si a las pruebas nos remitimos inevitablemente constataremos que este vital líquido está presente en infinidad de circunstancias, donde aparece como un protagonista que cumple con funciones realmente significativas dentro de múltiples áreas que ni remotamente nos llegamos a imaginar. Razón por la cual amerita de un complejo estudio donde se investiguen todas las formas en que su participación es crucial como, por sólo mencionar uno de los tantos ejemplos, en el cuerpo humano que está constituido de un altísimo porcentaje del mismo y a su vez lo necesita para trabajar óptimamente.

Es en este sentido que se vuelve en un elemento de suma importancia para el organismo que también lo requiere, muchas veces incluso más que los nutrientes asimilados de los alimentos para mantenerse operando adecuadamente, ya que brinda un equilibrio interno que activa a los distintos sistemas y debido a esto no ocurre una descompensación. Sólo que en determinadas ocasiones habrán personas que tiendan a su acumulacióna causa de una irregularidad, producto de una afección que los predispone a no deshacerlo tan fácilmente por los fluidos corporales, teniendo que verse en la obligación de recurrir a un potente medicamento que les facilite la tarea.

Propiedades de la Furosemida

La furosemida es un producto farmacéutico que parte del ácido antranílico obtenido de un compuesto químico llamado benceno, el cual actúa como un agente que bloquea un área en particular del sistema nervioso conocido como asa de Henle que se encarga de ejercer control sobre las micciones.

Al evitar que los iones (cloro, potasio y sodio) sean reabsorbidos y junto a otras sustancias (amoniaco, bicarbonato, calcio, fosfatos, hidrógeno y magnesio) se excreten por la orina, interfiriendo en la acción de una enzima denominada anhidrasa carbónica que lo impide, es precisamente por todos estos atributos que se le confieren propiedades diuréticas,al convertirse en un coadyuvante de las tareas desempeñadas por los riñones que expulsan las sales y el agua sobrantes y a la vez favorece la filtración sanguínea.

Beneficios de la Furosemida

Y no solamente es propicia para casos donde exista una retención de líquidos, porque además la furosemida puede ser recetada por un profesional de la salud como tratamiento de diversas enfermedades de carácter hereditario o crónico que no inciden de manera negativa únicamente sobre los riñones, porque además se toman en cuenta otras que afectan más órganos igual de valiosos que se ven comprometidos por el padecimiento de uno o varios trastornos que han de ser contrarrestados a tiempo para prevenir su evolución y por ende, el deterioro de los mismos. A continuación, conozcamos específicamente cuáles son:

  • Edemas: agudo de pulmón, cerebral y por una insuficiencia cardíaca aguda o crónica; en ésta última aparte de reducirlos, puede regularizar los niveles de la presión arterial y quizá sea por ello que se recomienda por algunos especialistas para la hipertensión ligera, más puntualmente en quienes hayan atravesado una crisis hipertensiva.
  • Problemas renales: entre los que se destacan la insuficiencia crónica de grados avanzados (filtración glomerular menor a los treinta mililitros por minuto) y el síndrome nefrótico, puesto que permite que tanto las sales como las proteínas sean eliminadas por la orina, evitando su concentración que a la par se manifiesta con hinchazón en distintas zonas del cuerpo y en especial a nivel de las piernas.

  • Cirrosis hepática: con presencia de ascitis, que ocurre en el grado más avanzado de esta afección del hígado que provoca cicatrices en dicho órgano, donde se le adiciona un volumen importante de líquido retenido a lo largo de la zona abdominal.
  • Secuelas de enfermedades en los riñones: cuando no son liberados por completo los electrolitos a través de las micciones que produce alteraciones hidroelectrolíticas, lo cual genera hipercalcemia (calcio elevado en sangre que deriva en irregularidades cardíacas y úlceras en el duodeno o estómago), hipermagnesemia (alta concentración de magnesio en el plasma) e hiperpotasemia (niveles de potasio en la sangre por encima de lo normal).

Administración de la Furosemida

Este fármaco que está inserto en un grupo de diuréticos del asa se comercializa bajo el nombre Lasix y debe ser recetado por un doctor luego de haber asistido a consulta para evaluar que efectivamente es aconsejable para el malestar que le aqueja, porque de lo contrario una mala utilización potenciaría las reacciones adversas que puede causar, tomando en cuenta que la administración vía oral o parenteral estará delimitada justamente por el estado de gravedad que se presente o los requerimientos del paciente de la siguiente forma:

  • Solución inyectable: se coloca por intravenosa para casos de edema críticos, en una dosis que oscila entre los ochenta y siento sesenta miligramos cada hora.

  • Cápsulas o tabletas: para tomar con el estómago vacío una o dos veces al día (espaciadas por seis horas de por medio), en una dosis inicial de cuarenta miligramos ajustables a una mayor de acuerdo a la tolerancia, que en quienes no tengan insuficiencia renal crónica variará de veinte a ochenta miligramos mientras que los que sí la padezcan, deben ingerir un máximo de doscientos miligramos diarios.

Efectos secundarios de la Furosemida

Frecuentemente se presentan algunos síntomasque se asocian a una diuresis, es decir, una elevación de las sales y el agua que se expulsa por la orina aún mayor a lo esperado que se manifestará con:

  • Hiponatremia (reducción de los niveles de sodio en sangre)
  • Deshidratación y, en consecuencia, incremento de los valores de ácido úrico
  • Hipocalcemia (valores de calcio en plaquetas disminuidos)
  • Sensación de hormigueo o calambres
  • Altos niveles de colesterol, glucosa o triglicéridos
  • Hipocaliemia o hipopotasemia (disminución considerable del potasio en la sangre)
  • Alcalosis metabólica (acumulación excesiva del bicarbonato en el plasma) o hipoclorémica (bajos niveles de cloruro)
  • Hipotensión (baja presión arterial), que se acompaña de debilidad y mareos
  • Fallas en el funcionamiento de los riñones
  • Hipomagnesemia (valores de magnesio por debajo de lo normal)

Otras señales de atención serán una ototoxicidad o alteración auditiva (sordera) que es más común en la administración de grandes dosis por vía parenteral o combinada con antibióticos aminoglucósidos. Mientras que aquéllos pacientes que presenten intolerancia al principio activo de la fórmula o a sus excipientes pueden desarrollar angioedema (hinchazón del rostro), nefritis intersticial (edema en túbulos y tejidos intersticiales de los riñones) o urticaria (ronchas de tonalidad rojiza y fuerte comezón).

Contraindicaciones de la Furosemida

La importancia de vigilar los ingredientes del prospecto de furosemida que se adquiera será clave en la prevención de los cuadros alérgicos antes mencionados, por lo tanto es prudente que indique a su doctor si tiene conocimiento de sufrir hipersensibilidad hacia las sulfaso cualquiera de los componentes que contenga el producto, así como consultarle cuáles son los riesgos cuando se ha prescrito aún en condiciones específicas tales como el embarazo, la lactancia materna (disminuyendo su producción) y los menores de edad.

Otras afecciones en donde se restringe su uso son las vinculadas a bajos electrolitos en sangre, la anuria (ausencia de micción), la hipotensión, la insuficiencia renal o hepática agudas, la deshidratación, la cirrosis con encefalopatía hepática (trastorno mental) y la retención de líquidos por toma de píldoras anticonceptivas, síndrome premenstrual y várices; además, informe a su médico si toma otros fármacos, en especial si son antiinflamatorios o antibióticos con los que pueda entrar en interacción.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.