Para Qué Sirve la Lidocaína?

Es probable que en alguna ocasión hayas escuchado la palabra lidocaína. Es normal desconocer su significado si estamos fuera del ámbito médico o sanitario. No obstante, hoy podrás conocer para qué sirve la lidocaína y cuáles son sus propiedades y beneficios.

Para empezar, la lidocaína es considerada uno de los fármacos más empleados a nivel mundial para anestesia local. Esto ocurre debido a los pocos efectos secundarios que tiene sobre la salud humana; además de que se puede emplear bajo supervisión médica inclusive durante el embarazo o el proceso de lactancia materna.

Usos de la Lidocaína

La lidocaína es administrada como antiarrítmico y en la ampliamente conocida por su uso en la anestesia epidural.

Por otro lado, su uso como anestésico tópico tiene una absorción en el sistema básicamente inexistente; es decir, es utilizado como preparado dermatológico, estomatológico-odontológico, oftalmológico y otológico.

Usos tópicos de la Lidocaína

Por lo general, la lidocaína de uso tópico se unta en la piel o en las membranas mucosas empleando las yemas de los dedos, o bien con hisopos de algodón. Es empleada por proveedores de salud, en particular por los odontólogos, como parte de un proceso ambulatorio para adormecer el área que será tratada y reducir el dolor que se antecede a la administración de una inyección.

Asimismo, la lidocaína puede ser empleada para calmar el dolor que viene producido por las hemorroides; un padecimiento bastante recurrente para algunos.

Otro uso de la lidocaína es la prevención de la eyaculación precoz. Este fármaco tópico disminuye la sensibilidad del pene y del glande ante los estímulos físicos durante la relación sexual. Por ende, la aplicación del producto hace posible el retraso de la eyaculación.

Aun así, debido a que en muchos países, la lidocaína es de libre venta, los médicos y farmaceutas aconsejan el seguimiento absoluto de las instrucciones que vienen impresas en la etiqueta o interior de la caja del medicamento; todo esto para prevenir intoxicaciones debido a su mal uso o el sobrepaso de la dosis recomendada.

Usos intravenosos de la Lidocaína

Si bien la lidocaína es empleada en muchas ocasiones como anestésia local, en sus usos como intravenosa, en bajas dosis, puede aliviar hasta cierto punto los malestares ocasionados por procedimientos de cirugía menor.

De la misma manera, se ha sugerido que la lidocaína es una opción adecuada y barata para aplacar ciertos dolores que se originan debido a operaciones algo invasivas; con esto nos referimos a aquellas operaciones que no ameritan procesos de hospitalización.

Por si fuera poco, la lidocaína hace posible la disminución del uso frecuente de analgésicos; lo cual supone una ayuda a la prevención de complicaciones a causa de estos fármacos que son comúnmente recetados para este propósito; que sin embargo no suelen ser tolerados por todos los pacientes.

En numerosas ocasiones, los anestesiólogos  buscan no emplear las inyecciones de analgésicos locales en la sangre; dado que se corre el riesgo de intoxicación por sobredosis del medicamento.

Aun así, a partir de ciertas investigaciones se ha descubierto que una inyección de pequeñas dosis de lidocaína es libre de complicaciones. De hecho, la lidocaína intravenosa también ha probado ser efectiva para reducir el dolor típico de las cirugías mayores en los pacientes sometidos a estas intervenciones.

Uso de la lidocaína como antiarrítmico

La lidocaína no solo funge como fármaco anestésico, sino que también es usada como antiarrítmico. Se ha conocido que la lidocaína tiene su mecanismo de acción en la disminución de la sensibilidad del corazón a los impulsos nerviosos.

Son precisamente los impulsos eléctricos los que intervienen en la actividad del órgano; puesto que atraviesan el músculo cardíaco y generan la contracción de las cámaras del corazón, conocidas como aurículas y ventrículos.

Por fortuna, la lidocaína facilita el restablecimiento del ritmo cardíaco en este tipo de casos. Este tratamiento es recomendable en caso de arritmias ventriculares ocasionadas durante manejos cardíacos o bien cuando ocurren infartos de miocardio.

Cabe destacar que la lidocaína es administrable en dosis diferentes dependiendo de cada paciente; por lo cual es responsabilidad del proveedor de servicios médicos quien decida qué formas de administración y medida debe ser establecida para la persona. Todo esto debe ser decidido en base a la evaluación de la respuesta del paciente, de las necesidades del mismo y de la urgencia presentada.

Para el monitoreo y establecimiento de las dosis en este tipo de situaciones, se recomienda utilizar un electrocardiograma; mediante el cual se interrumpirá la administración de lidocaína una vez restablecido el ritmo cardíaco. De hecho, la administración de lidocaína no acostumbra permanecer por más de 24 horas. Por el contrario, se prosigue con la administración de antiarrítmicos mediante vía oral, en los diagnósticos que sean necesarios.

Efectos Secundarios de la Lidocaína

Si bien no es demasiado común, hay una serie de efectos secundarios que pueden deberse a la aplicación o administración de lidocaína a los pacientes; si bien la mayor cantidad de ellos es debido a las reacciones alérgicas a los componentes. Las reacciones alérgicas a la lidocaína suelen causar erupción cutánea, urticaria, hinchazón en el rostro, en los labios o la lengua, el entumecimiento focalizado, ciertos problemas respiratorios, dolor en el pecho, irregularidad en el pulso cardíaco, dolor de cabeza, convulsiones, temblores, cansancio o debilidad.

A pesar de que gran cantidad de estos síntomas no ameritan de atención médica, resulta esencial consultar con el especialista debido a su aparición; así como acudir al centro hospitalario si estos continúan su curso.

Asimismo, su administración en niños debe ser discutida con un pediatra; debido a que el uso de este fármaco está dictado para ciertas condiciones particulares, de modo que es importante tomar las previsiones oportunas.

 Precauciones con el uso de la Lidocaína

  • Tenga presente que la lidocaína de uso tópico adormece el área afectada donde se unta; por lo cual es recomendable evitar golpearse mientras esta sustancia toma efecto.
  • Al emplear este medicamento en la boca o en la garganta (por lo general en forma de sprays) debe evitar hacerlo al momento de comer o ingerir bebidas o alimentos de inmediato. Se aconseja esperar al menos una hora luego de la aplicación para esta actividad.
  • Es recomendable no masticar o tragar mientras la zona sigue adormecida, puesto que puede llegar a morderse la lengua o mejillas. Asimismo, debido al adormecimiento del área un tiempo después, usted podría no percatarse de la temperatura de las bebidas o comidas. Si este efecto permanece por demasiado tiempo, por favor consulte con su médico.

  • Es importante tener en consideración que la lidocaína no debe ser aplicada encima de la piel infectada, heridas abiertas o lesiones de este tipo; puesto que la cantidad que entra en la piel puede aumentar debido a esta abertura. Esto podría incrementar la probabilidad de manifestar efectos secundarios o experimentar una intoxicación por sobredosis.
  • En la administración de lidocaína como antiarrítmico, se debe mantener precaución debido a la posibilidad de aumento de riesgos de reacciones adversas en pacientes con los padecimientos a mencionar a continuación: hipovolemia o shock; bloqueo cardíaco, pulso lento; hipertermia maligna; glucosuria, es decir, presencia de glucosa en la orina; y patologías hepáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *