Para Qué Sirve la Metformina?

¿Cuántas veces no hemos escuchado hablar del Glucofage? Pocos saben que el nombre original del medicamento es metformina. ¿Y para qué sirve la metformina o glucofage? Pues bien, la metformina es un medicamento conocido también por las marcas comerciales Glucofage®, Glucophae XR®, Glumetza®, Fortamet® y Riomet®; y viene siendo uno de los medicamentos más populares disponibles para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2.

La diabetes tipo 2 es una forma de diabetes en la que el cuerpo no puede disponer de la insulina de manera eficiente; y, a menudo, conduce a una menor producción de insulina con el tiempo.

Introducida en el Reino Unido en 1958, Canadá en 1972 y los Estados Unidos en 1995, se cree que la metformina es el fármaco antidiabético más ampliamente prescrito en el mundo.

Originada en una planta común nativa de la parte oriental de los Estados Unidos llamada lila francesa o calle de las cabras, la metformina se ha utilizado para tratar muchas afecciones; como la tuberculosis, el reumatismo y problemas de la vejiga.

Se dice que los indios Seminole han utilizado su raíz, que contiene el insecticida natural rotenona, para aturdir a los peces para una mejor recolección. Otros usos conocidos incluyen el verter un brebaje hecho de sus raíces en plantas de jardín para matar insectos. Incluso, hace años esta planta fue usada para alimentar a las cabras, pensándose que podía mejorar la producción de leche; por lo tanto se le empezó a conocer con el nombre de calle de las cabras.

La metformina es un medicamento recetado que disminuye con éxito los niveles de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes tipo 2. La metformina tiene muchos otros beneficios, a veces desconocidos; como su uso en el tratamiento del cáncer y el síndrome de ovario poliquístico. Sin embargo, la metformina también tiene varios efectos secundarios adversos y debe tomarse con precaución.

¿Cómo funciona la metformina?

Actualmente, la metformina se utiliza no sólo como tratamiento de primera línea para la diabetes tipo 2, sino también para la resistencia a la insulina, y hasta el cáncer.

Ahora bien, ¿cómo funciona la metformina? La metformina ajusta el consumo de energía celular dirigiéndose al hígado; evitando que cree más azúcar e inhibe la hormona glucagón, responsable del aumento de los niveles de azúcar en la sangre.

El efecto de la metformina en los niveles de azúcar en sangre puede atribuirse a la AMPK. Esta es una enzima que controla la producción y el almacenamiento de energía en las células; indicando que las células musculares deben aumentar la absorción de azúcar de la sangre.

Beneficios de la Metformina

Las investigaciones realizadas en los últimos años sugieren que la metformina tiene muchos otros beneficios positivos; que van más allá de controlar los niveles de glucosa en la sangre con un riesgo muy bajo de causar hipoglucemia.

La metformina para adelgazar

Basándonos en lo anteriormente mencionado, es natural pensar que en efecto la metformina funciona para adelgazar; puesto que sirve para controlar el nivel de azúcar en sangre.

Por si fuera poco, una de las características de ésta medicación es que logra que el avance de la comida desde el estómago hacia el intestino sea más lento. Por este motivo, se provocará una sensación de saciedad que perdurará por más tiempo; por lo que la sensación de necesidad de comer tardará más tiempo en llegar.

La idea de que la metformina sirva para adelgazar, si bien puede resultar efectiva, esta proviene de los mismos pacientes diabéticos que la emplean. Esto sucede, debido a que este medicamento les suele permitir lograr pérdida de peso debido a su propia enfermedad y todo lo anteriormente mencionado. No obstante, se debe recordar y señalar que son pacientes con diabetes tipo 2. Por ende, si una persona no padece este tipo de trastorno, no debería estar tomando este medicamento como suplemento para adelgazar.

Disminuye la producción y liberación de glucosa en el hígado

Un efecto importante de la metformina es la disminución en la producción y liberación de glucosa en el hígado. Cuando se usa en combinación con fármacos antidiabéticos como la sulfonilurea o insulina; la metformina también puede ayudar a minimizar el aumento de peso a menudo asociado con estos medicamentos. Puede disminuir el colesterol LDL (malo); reducir los niveles de grasa en la sangre; y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular

Cuando es tomada por individuos tratados intensamente con sulfonilureas, al estimular la producción de insulina o insulina sola, la metformina también disminuyó significativamente el riesgo de accidente cerebrovascular. Las sulfonilureas componen un tipo de medicamento oral que controla el nivel de glucosa en la sangre en pacientes con diabetes tipo 2.

La metformina y el embarazo

Aunque la metformina se utiliza primordialmente en el tratamiento de la diabetes tipo 2; se ha utilizado también de manera segura para medicar la diabetes que se despliega durante el embarazo o diabetes gestacional. En personas con sobrepeso con prediabetes, la metformina puede ayudar a retrasar o prevenir el desarrollo de la diabetes.

La metformina tiene escasos efectos secundarios

Otro aspecto positivo de la metformina es que tiene pocos efectos secundarios; siendo los más comunes la náusea y la diarrea. A veces se pueden evitar o minimizar estos efectos tomando una dosis más baja o una forma de liberación prolongada de la metformina.

La metformina ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer

La metformina también puede desempeñar un papel en la prevención del cáncer. Quizás no es muy sabido, pero tener diabetes tipo 2 es un factor de riesgo importante para desarrollar ciertos tipos de cáncer. Algunos estudios realizados en seres humanos sugieren que si una persona tiene diabetes y está tomando metformina, tiene un menor riesgo de desarrollar cáncer que si no la tomara.

En estudios realizados usando células de tejido, la metformina puede inhibir el crecimiento de las células de cáncer de mama, de colon, de pulmón, de páncreas y de próstata.

Reduce el riesgo de glaucoma

Un estudio reciente sugirió que aquellos con diabetes que toman metformina tienen menor riesgo de glaucoma de ángulo abierto (presión en los ojos) en un 21%. Otro informe que analiza los resultados de los estudios del sueño sugiere que las personas con diabetes que toman metformina tenían una mejor calidad de sueño; o si tenían problemas de apnea del sueño, parecía ser menos grave.

Puede ser beneficioso para la densidad ósea

Existen pruebas de que la metformina podría ser buena para la densidad ósea; manifestando un efecto positivo en células específicas implicadas en la formación ósea. Estudios recientes han examinado que el uso de metformina en pacientes con enfermedad renal puede ser mucho más seguro de lo que se pensaba originalmente.

Si bien los beneficios de la metformina son numerosos y muchos podrían argumentar, que superan cualquier riesgo potencial. Si usted o alguien cercano toman metformina o se le ha recetado recientemente esta medicación, y tiene preocupaciones acerca de sus posibles efectos negativos; no dude en ir a discutir sus preocupaciones en una cita con el endocrinólogo.

Metformina – Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes de la metformina están relacionados con las complicaciones intestinales e incluyen malestar estomacal; náuseas; vómitos; diarrea; aturdimiento; o un sabor metálico en la boca.

En general, los pacientes de mayor edad suelen estar más expuestos a algunos efectos secundarios de la metformina; como la acidosis láctica o el nivel bajo de azúcar en la sangre. Esto, debido a otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar estas enfermedades

La metformina puede causar acidosis láctica

La acidosis láctica es una condición en la que el ácido láctico se acumula en el cuerpo; alterando el estado natural del mismo y causando complicaciones.

Debido a que la metformina reduce la descomposición del lactato en la glucosa, si el fármaco se acumula significativamente, puede inducir acidosis láctica. El mecanismo exacto de acción de la metformina al hacerlo es desconocido. Más frecuentemente, la combinación de metformina y un problema de salud subyacente pueden desencadenar acidosis láctica.

La metformina puede contribuir a la hipoglucemia

La metformina, en sí misma, no conduce a un estado de azúcar en la sangre críticamente bajo. Sin embargo, en combinación con otros factores de riesgo como el consumo excesivo de alcohol (deshidratación); el uso de otros fármacos para la diabetes; la ingesta insuficiente de calorías; o los episodios de ejercicio intenso, pueden aumentar las probabilidades de desarrollar esta condición.

Sin embargo, se ha analizado, en mujeres embarazadas con diabetes, que la metformina representa una menor amenaza de baja incidencia de azúcar en la sangre para los recién nacidos, en comparación con la insulina

La metformina puede conducir a la deficiencia de vitamina B12

Los estudios han vinculado metformina a deficiencias de vitamina B12, dependiendo de la dosis tomada. Esta deficiencia se corrige utilizando suplementos de vitamina B12.

La metformina puede aumentar el riesgo de deterioro cognitivo

Un estudio de más de 7.000 pacientes con enfermedad de Alzheimer demostró que, en comparación con los tratamientos con insulina, las sulfonilureas y las tiazolidinedionas; la metformina aumentaba el riesgo de desarrollar Alzheimer. Sin embargo, otro estudio en aproximadamente 1.500 personas mostró que el deterioro cognitivo asociado con la metformina se alivia con vitamina B12 y suplementos de calcio.

Interacciónes de la Metformina

La dosis de metformina varía dependiendo de cuál es la función deseada del fármaco, la edad de los pacientes y las condiciones o factores de salud previos; que puedan interferir o amplificar el efecto del fármaco.

El consumo de alcohol contrasta con los efectos de la metformina

Es bien sabido que el consumo excesivo de alcohol conduce a la deshidratación, y esto provoca un descenso del nivel de oxígeno en la sangre; aumentando el riesgo de un paciente de acidosis láctica, uno de los efectos secundarios más comunes de la metformina. Beber frecuentemente también disminuye el azúcar en la sangre; lo que puede llevar a complicaciones cuando está en combinación con metformina.

Los anticonceptivos orales pueden disminuir el efecto positivo de la metformina

Aunque la combinación de anticonceptivos orales y metformina no se ha documentado que cause ningún daño. Lo que si es importante destacar, es que los anticonceptivos orales disminuyen los efectos de sensibilización a la insulina de la metformina, en comparación con el tratamiento con metformina por si sola.

Uso de metformina durante el embarazo

Se ha demostrado en base a varios estudios que la metformina no tiene ningún efecto negativo inmediato en el embarazo. Sin embargo, la evidencia no es suficiente con respecto a su uso prolongado durante el mismo.

Además, varios estudios en humanos han demostrado que la metformina puede disminuir los riesgos relativos de complicaciones del embarazo; el aborto espontáneo; el parto prematuro; y pérdida precoz del embarazo en mujeres con síndrome de ovario poliquístico.

La metformina puede representar un riesgo para los pacientes con cirrosis hepática

Debido a que la cirrosis hepática o daño hepático crónico implica disminución del flujo sanguíneo, aumenta el riesgo de desarrollar acidosis láctica; la cual es una seria complicación potencial de la metformina causada por la acumulación de ácido láctico.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.