Para Qué Sirve la Metoclopramida?

Si la acidez, las náuseas y el vómito han sido tu aflicción de manera crónica y no consigues forma de aliviar este terrible malestar, es posible que la metoclopramida sea la solución efectiva que has estado buscando. Te podrás preguntar, pero ¿cuál es el mecanismo de acción y para qué sirve la metoclopramida en sí? Pues bien, ya es hora de que conozcas cómo funciona y cuáles son los beneficios de la metoclopramida.

Conozcamos un poco más sobre la metoclopramida. Este medicamento es uno de los conocidos agentes procinéticos, conveniente para aplacar las náuseas y vómitos extremos. Por si fuera poco, la metoclopramida también hace posible calmar los dolores de las personas que padecen de acidez recurrente en el estómago; que padecen de diabetes; que han sido sometidos a quimioterapia o tras haberse realizado cualquier operación, y además de estos síntomas, también sufren de una pérdida constante de apetito.

Asimismo, la metoclopramida es usada en algunos casos en los que se busca evacuar el estómago e intestinos con anticipación a una prueba médica; bien sea una endoscopia o una colonoscopía. Esto, debido a que la metoclopramida hace posible precipitar el proceso de expulsión de la comida de nuestros cuerpos tras haber realizado la digestión.

¿Cómo se administra la metoclopramida?

La metoclopramida puede ser administrada vía oral, o ser inyectada para un efecto más rápido. La forma más común de receta es por vía oral; bien sea a través de jarabe o de pastillas que ameritan ser deshechas en agua con el propósito de ser ingeridas rápidamente. Con el propósito de aligerar los malestares producidos por la acidez, el vómito y las náuseas, la mejor alternativa es tomar la metoclopramida alrededor de 30 minutos previo a cada comida. Es importante resaltar que la dosis máxima recomendada para adultos es de cuatro dosis al día.

No obstante, es importante estar al tanto de que este medicamento es bastante fuerte; y que, por ende, puede llegar a tener efectos secundarios de carácter grave e irreversible sobre el cuerpo humano. Cabe destacar, por otro lado, que los efectos de esta medicina son, por lo general, sumamente rápidos.

Por este motivo, desde el primer día notaremos las mejoras en nuestros malestares, en especial sobre el estómago. Es en parte por ello que este medicamento puede llegar a tener tantos efectos adversos; y es que, debido a la mejoría general tan rápida que ofrece, muchas personas tienden a usarlo con demasiada frecuencia. Esto puede llegar a ocasionar graves inconvenientes en la salud.

Nunca es poco prudente advertir que este tipo de medicamentos no debe ser consumido a menos que así lo indique el doctor o facultativo; puesto que su uso a la larga puede ocasionar graves problemas de salud.

Consulta siempre con tu médico o farmacéutico si debes tomar esta o cualquier otra medicina dependiendo de tu caso, porque a la larga podrían ocasionarte graves problemas de salud. De la misma manera, se aconseja que el tratamiento médico sea cumplido a cabalidad. A pesar de que el paciente manifieste sentirse mejor del todo, siempre debe culminar el tratamiento como es debido; y por otro lado, no se debe exceder de la dosis prescrita.

Metoclopramida en niños

Como todo medicamento, los niños también pueden tomar metoclopramida, siempre y cuando haya sido debidamente recetado por el pediatra. Es importante recordar que los medicamentos no deben ser administrados a los niños sin la debida receta de un profesional; puesto que sus organismos son más sensibles y se puede poner su vida en un grado de riesgo alto. Las dosis recomendadas más comunes son de dos veces al dia con al menos 6 horas entre cada toma.

Efectos secundarios de la metoclopramida

Tal y como sucede con todo tipo de medicamento, y en especial con los antiméticos, la metoclopramida tiene efectos secundarios que pueden variar dependiendo de la persona y su estado de salud al momento de la toma.

Es probable que el doctor o profesional de farmacia que prescriba este medicamento pregunte si el paciente se encuentra tomando alguna otra medicación para otro o el mismo cuadro médico. Es muy importante ser sinceros ante esta pregunta puesto que la interacción de la metoclopramida junto a otros medicamentos puede ocasionar problemas graves de salud.

Igualmente, es posible que el medico pregunte si se ha padecido algún inconveniente estomacal o enfermedad grave en el estómago; por ejemplo, sangrados. Esto, debido a que la metoclopramida podría agravar el estado del estómago y los intestinos ya dañados.

En caso de que la paciente se encuentre en estado de gravidez o sospeche de encontrarse embarazada, debe comunicarlo cuanto antes al médico o farmaceuta. La metoclopramida no es recomendada para mujeres embarazadas. Si ya lo ha consumido, debe comunicarse cuanto antes con el médico para saber qué procedimiento hacer.

Algunos de los efectos secundarios que deben ser informados al médico o facultativo apenas aparecen son los siguientes:

  • Erupción cutánea, picazón, urticaria, hinchazón del rostro, labios o la lengua, o cualquier tipo de reacción alérgica dérmica.
  • Cambios en la producción de leche materna
  • Aumento de las tetillas en los hombres en o los pechos femeninos
  • Forma de caminar diferente o alterada
  • Problemas para moverse, hablar o deglutir
  • Babeo, relamerse los labios o movimientos rápidos de la lengua
  • Exceso de sudoración
  • Fiebre
  • Movimientos involuntarios de los ojos, la cabeza, los brazos y las piernas
  • Irregularidad en los latidos del corazón y palpitaciones
  • Espasmos o tics nerviosos en los músculos
  • Cansancio o debilidad sin motivo aparente

Efectos secundarios que no suelen ameritar atención médica a menos que se vuelvan crónicos

  • Deseo o capacidad sexual cambiada
  • Humor decaído
  • Diarreas
  • Problemas para dormir
  • Dolores de cabeza
  • Cambios en el período menstrual
  • Inquietud o nerviosismo

Como se puede observar, es de vital importancia no automedicarnos, ni omitir los síntomas que padecemos ni otros medicamentos que estemos tomando para el momento de recetarnos la metoclopramida. Cualquier sintoma, por mas leve que sea, es importante mantenerse atentos y dirigirnos al médico.

Medicamentos que pueden interactuar con la Metoclopramida

  • Acetaminofen
  • Ciclosporina
  • digoxina
  • Medicinas para la presión sanguínea
  • Fármacos para la diabetes, incluso la insulina
  • Medicamentos para la fiebre del heno y otras alergias
  • Fármacos para la depresión. Particularmente, el inhibidor de monoamina oxidasa (IMAO)
  • Levodopa y otros medicamentos para la enfermedad de Parkinson
  • Analgésicos o medicinas para dormir
  • Tetraciclina

Asimismo, recuerde que la metoclopramida puede ocasionar mareos o somnoliencia, por lo cual se le advierte no conducir, usar maquinaria o realizar actividades de riesgo que ameriten estar en alerta hasta que esté al tanto de cuál es su reacción general a este fármaco. El efecto de somnolencia puede verse intensificado por el alcohol; por lo cual se le advierte no consumirlo a la par de este medicamento.

tags:

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *