Para Qué Sirve la Nimesulida?

La medicina avanza y avanza cada día; pero existen ciertos medicamentos que nunca pasan de moda. Tal es el caso de la Nimesulida. Y ¿cómo pasar de moda? Si es uno de los medicamentos más usados en todo el mundo. ¿Y para qué sirve la nimesulida? Es una pregunta bastante interesante que resolveremos a continuación.

Usos y beneficios de la nimesulida

La nimesulida, por ser un analgésico y antiinflamatorio, se utiliza para el alivio de dolores y fiebres; en especial cuando se padece de afecciones en las vías respiratorias superiores de carácter agudo. Asimismo, es usado en otros padecimientos como la otitis y cistitis aguda; la faringitis y la tendinits leve.

Para profundizar un poco, la nimesulida es un medicamento cuyas propiedades beneficiosas más importantes para el organismo del ser humano son sus funciones analgésicas, anti inflamatorias y antisépticas. Este fármaco antiinflamatorio es un medicamento no esteroideo; sin embargo, se dice que su administración en niños no es muy recomendada, puesto que se han detectado daños hepáticos a raíz de su utilización.

Por ende, en algunos países, este medicamento ha sido prohibido; y se ha condicionado su venta y administración únicamente a pacientes que cumplan con el requisito de ser mayores de edad, y exclusivamente en niños cuya supervisión médica sea constante y se realice  una dosificación de forma controlada.

Dosis y posología de la Nimesulida

Es importante recordar que el proceso de metabolización de este medicamento se realiza en el hígado; por lo que sus efectos más importantes suceden a hora y media de ser administrado, y su desecho se produce a través de supositorios.

En caso de adultos, se aconseja tomar 1 a 2 tabletas cada 12 horas, lo que dependerá del tipo de enfermedad y la respuesta del tratamiento; y sin superar los 7 días del mismo.

En los ancianos, no se debe tomar más de 1 comprimido o tableta de 100mg dos veces por día; aunque esto va a depender de la función renal de cada paciente.

En los niños, si bien su uso es contraindicado en algunos casos, en los que sea estrictamente necesario, se suele administrar de 3 a 5mg/kg entre dos tomas; y se debe usar estrictamente la presentación pediátrica en suspensión o gotas.

Por último, en casos de dismenorrea, se receta 1 tableta cada 12 horas por 10 días. Es importante mencionar que el tratamiento debe iniciar entre 3 a 5 días antes del sangrado.

La nimesulida en gel, aun siendo una presentación poco común, se debe aplicar en el área afectada dos veces por día.

Contraindicaciones, precauciones y advertencias de la nimesulida

  • Embarazo y lactancia: Hasta los momentos, la nimesulida no ha manifestado alteraciones o efectos tóxicos en el embarazo o la lactancia. Sin embargo, y como con cualquier medicamento, su uso debe ser dictaminado exclusivamente por un médico, y se recomienda su uso con cautela para evitar cualquier posible consecuencia.
  • La nimesulida va contraindicada en pacientes que manifiesten hipersensibilidad ya conocida al principio activo de la nimesulida, es decir, el ácido acetilsalicílico, o bien a otros medicamentos no esteroideos.
  • Su administración queda prohibida a pacientes que presenten hemorragia gastrointestinal activa, ni úlcera gastroduodenal.
  • La nimesulida puede tener efectos adversos en personas que tienen historia médica que les relacione con diabetes mellitus, el alcoholismo, la hepatitis, la diverticulitis, colitis, enfermedad de Crohn, hemorroides, lupus eritematoso sistémico y en las personas fumadoras.
  • No se aconseja su uso en pacientes con insuficiencias cardíacas, renales, hepáticas, citopenias e hipertensión arterial de carácter severo.
  • De presentar una sobredosis del producto, lo más recomendable es la inducción del vómito y comunicarse con un especialista de inmediato; puesto que la persona podría necesitar no solo una evaluación sino un lavado gástrico, así como administrar carbón activado.
  • Se aconseja tomar la nimesulida acompañada o después de los alimentos; si bien la absorción del mismo por vía oral no interacciona por la presencia de estos.
  • Es importante que las personas bajo tratamiento prolongado con nimesulide, sean sometidos a monitoreo periódico y pruebas hepáticas.
  • Se recomienda tener precaución ante el consumo de este medicamento en pacientes que sufran de asma o síndrome de hiperactividad bronquial.
  • El nimesulide no altera los resultados de pruebas de laboratorio.
  • Es importante mencionar al doctor qué medicamentos estamos tomando al momento de recetar el tratamiento de nimesulide; puesto que cada organismo es diferente y podría interaccionar un medicamento actual con el nimesulide.

Reacciones secundarias y efectos adversos

Si bien, el fármaco es bien tolerado en las personas que no manifiestan contraindicaciones a la nimesulida, existen casos en donde surgen algunos efectos adversos. Los principales efectos adversos de la nimesulida son: nauseas, vómitos, diarrea, vértigo, somnolencia, sangrado gastrointestinal, erupciones cutáneas de tipo alérgico, priurito, cefalea, sudoración excesiva, trastornos del sueño, úlceras pépticas, trastornos de visión, sensibilidad, elevación de enzimas hepáticas, gastrialgias leves y transitorias.

Interacción de la nimesulida con otros medicamentos

Ya conocimos algunas de las contraindicaciones y reacciones adversas de la nimesulida. Pero, ¿qué medicamentos no debo tomar al mismo tiempo que la nimesulida?

En este sentido, deben tener mucho cuidado los pacientes que estén en tratamiento con otras sustancias cuya tolerancia gástrica es limita. Por ende, se debe tener precaución con medicamentos anticoagulantes, o ácido acetilsalicílico, pues puede incrementar el efecto de ambos medicamentos.

Otra precaución importante es respecto a pacientes con anormalidades hepáticas, pues suele manifestar reacciones adversas con otros fármacos potencialmente hepatotóxicos.

Por otro lado, administrar de manera simultánea el litio junto a la nimesulida puede provocar el incremento de los niveles plasmáticos del litio. También debido a esto, deben ser vigilados con cautela aquellos pacientes que reciben tratamiento de hidantoínas e hipoglucemiantes orales de las sulfonilureas.

Es muy importante que recuerdes que la información que te provee este artículo es de carácter informativo. Debes tener cautela con todo medicamento, en especial la nimesulida, y no automedicarte. Consulta siempre a tu médico de confianza antes de tomar cualquier medicamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *