Para Qué Sirve la Papa?

La papa es un tubérculo de cosecha abundante que es fácil y barato de producir. De hecho, la papa ha sido un alimento básico en todo el mundo durante siglos. De hecho, Irlanda, un país cuya dieta alguna vez dependió casi por completo de la papa, vio morir a un millón de personas por inanición cuando el cultivo fracasó a mediados del siglo XIX. Conociendo este hecho, ahora nos preguntamos, ¿por qué tuvo tanta popularidad? ¿Para qué sirve la papa?

En primer lugar, vamos a conocer un poco más sobre ella. La papa es parte de la familia Solanaceae, o solanáceas (como las berenjenas, los pimientos, los tomates, el tabaco, entre otras). La planta de papa produce un brote con flores por encima del suelo; mientras que el tubérculo comestible, que es en esencia una raíz espesa y almidonada, crece por debajo, en el interior de la tierra.

¿De dónde viene la papa?

La papa es nativa de las Américas, muy probablemente de la región de los Andes, Perú y Bolivia. Se cultivaron en algún lugar de esta zona entre unos 7.000 y 10.000 años atrás en la región central y sudamericana. El término “papa” puede referirse tanto a la planta como a todo el tubérculo, que es bastante irregular y de apariencia rocosa, en la mayoría de sus variedades. Su nombre científico es Solanum Tuberosum, y en realidad es una planta que viene de la familia de las solanáceas.

Las papas silvestres aún crecen en algunas partes de las Américas, pero se introdujeron en otras partes del mundo hace solo 400 o 500 años. Estas verduras ahora dominan el mundo, teniendo el cuarto lugar entre los cultivos alimentarios más grande; y más de 1/3 de las papas del mundo actualmente se cultivan en China y la India, países en los que forma parte esencial de su cocina y de la cocina de países vecinos.

Las papas y la dieta

Las papas están llenas de fibra dietética, nutrientes e hidratos de carbono. Aun así, debido a su alto contenido de carbohidratos, las papas se han etiquetado como un alimento prohibido o poco recomendado en las tendencias de dietas bajas en carbohidratos.

Pero no es necesario evitar los hidratos de carbono, solo consumirlos con moderación; especialmente carbohidratos complejos como los que se encuentran en las papas. De hecho, el problema principal con la papa es que parece prestarse a todo tipo de adulteración gastronómica, por decirlo de alguna manera: puré de papas con mantequilla y tocino; papas fritas; papas rellenas con tocino y queso o carne; papas guisadas; en fin, una serie infinita de platillos cuya forma de preparación es la que sabotea cualquier dieta.

No obstante, si se consume la papa en porciones moderadas dentro de una dieta sana y se prepara de una manera saludable; la papa puede proporcionar una serie de variados y deliciosos beneficios.

Resulta importante aclarar una confusión muy común que existe entre las papas, las batatas y el ñame. Las tres variedades de tubérculos son miembros de distintas familias de plantas, sin relación entre ellos. Lo único que estos tres tienen en común es su forma de crecimiento: todos son raíces tuberosas comestibles sostenidas por plantas con flores sobre el suelo.

Valor Nutricional de la papa

El motivo principal por el cual las papas se han expandido a nivel mundial de forma tan rápida y ha sido aceptada tan ampliamente por todas las gastronomías mundiales es debido a que componen un almacén de energía y nutrición impresionante; que incluye vitaminas, minerales y compuestos orgánicos esenciales.

  • Amplio contenido de minerales. El consumo regular de papas asegura un apropiado suministro de agua e iones en tu cuerpo; debido a que esta es rica en potasio. La concentración es más alta en la piel y justo debajo de ella; por ende, ingerir la papa sin quitarle la cáscara siempre será más beneficioso, debido a su contenido de calcio, hierro y fósforo.
  • Contenido de vitaminas. Las papas son conocidas por las grandes cantidades de vitamina C presentes en ellas. Por lo general, una porción de 100 g contiene aproximadamente 17 mg de vitamina C. Además de esto, también contienen vitamina A, B y P.
  • Contenido de agua. Las papas pueden parecer de un gran tamaño, pero el agua representa alrededor del 70 u 80% de su peso. Por ende, la creencia de que se engorda comiendo papas es una idea errónea. Por supuesto, como fue mencionado anteriormente, si las porciones de papa contienen grandes cantidades de mantequilla, o si se consumen papas fritas con alto contenido de grasa y alto contenido de colesterol; entonces es evidente que será nocivo y podría llegar a padecer sobrepeso.
  • Contenido de almidón. Las papas contienen aproximadamente 17% de almidón y son una de las mejores fuentes naturales de almidón presentes en la naturaleza.

Beneficios – Para qué sirve la papa

Las papas son una de las fuentes de alimentos más comunes e importantes en el planeta y contienen una enorme cantidad de propiedades beneficiosas para la salud; que les vuelven aún más importantes como elemento en la dieta básica para buena parte de la población mundial.

Estos beneficios para la salud incluyen su capacidad para mejorar la digestión; reducir los niveles de colesterol; aumentar la salud del corazón; protegerse de pólipos; advertir el cáncer y cuidar la diabetes. Asimismo, fortalecen el sistema inmunológico; reducen los signos del envejecimiento; protegen la piel; aumentan la circulación; reducen la presión sanguínea; mantienen el equilibrio de líquidos; reducen el insomnio y ayudan en el cuidado de la vista.

Promueve el aumento de peso en personas con delgadez

Las papas están formadas principalmente de carbohidratos y contienen muy poca proteína. Esto les convierte en una dieta ideal para personas delgadas y delgadas que desean aumentar de peso desesperadamente.

El contenido de vitaminas incluye vitamina C y complejo B, que también ayudan en la absorción adecuada de carbohidratos. Este es uno de los motivos por los que las papas componen una buena parte de la dieta de los luchadores de sumo; y también de otros tipos atletas que ameritan buenas reservas de energía para competir.

Son fáciles de digerir

Dado que las papas contienen predominantemente carbohidratos, son fáciles de digerir y también facilitan la digestión. Esta propiedad los convierte en una buena dieta para bebés o para aquellos que no pueden digerir alimentos duros, pero que necesitan energía. Sin embargo, es importante recordar que comer demasiadas papas con regularidad puede causar acidez con el tiempo.

Las papas también contienen una cantidad considerable de fibra, que es más abundante en papas crudas y frías que hervidas o calientes. Esto estimula el movimiento peristáltico y aumenta la secreción de jugos gástricos; lo que facilita la digestión y previene condiciones como el estreñimiento y protege al cuerpo de enfermedades graves como el cáncer colorrectal. La fibra también está conectada con el raspado del colesterol de las arterias y los vasos sanguíneos, lo que mejora la salud del corazón.

Brinda protección a la piel

La vitamina C y el complejo B, así como los minerales como el potasio, el magnesio, el fósforo y el zinc, son buenos para la piel. Aparte de eso, la pulpa obtenida de papas crudas trituradas, mezcladas con miel, puede funcionar bien en mascarillas para la piel y el rostro. Incluso, puede ayudar a curar granos y manchas en la piel.

Nuevamente, si se usa externamente esta pulpa en las quemaduras, provee un alivio rápido y una curación más eficaz. Las patatas rotas e incluso el agua en la que se han lavado son muy buenas para suavizar y limpiar la piel oscura, especialmente alrededor de los codos.

Sirve para tratar el escorbuto

La vitamina C presente en las papas puede ayudar a prevenir esta enfermedad, causada por una deficiencia de vitamina C. Se caracteriza por esquinas de labio agrietadas, encías sangrantes y esponjosas, e infecciones virales frecuentes. Aunque no se encuentra en los países del primer y segundo mundo, ya que tienen un acceso fácil a la vitamina C, todavía existe en algunas naciones del mundo, por lo que la presencia prolífica de patatas ayuda con este problema.

Puede tratar el reumatismo

El calcio y el magnesio son dos vitaminas presentes en la papa que brindan apoyo en el alivio del reumatismo. Aparte, el agua producida por el hervor de las papas puede ayudar a apaciguar el dolor y la inflamación que produce el reumatismo. No obstante, tienden a producir un aumento en el peso corporal,  lo cual puede tener efectos adversos en las personas reumáticas, en consecuancia de su alto contenido de almidón y carbohidratos.

Sirve para reducir la inflamación

Las papas son muy efectivas para reducir la inflamación, tanto interna como externa. Debido a que son suaves, fáciles de digerir y contienen mucha vitamina C, un antioxidante muy bueno que repara el desgaste del tejido; potasio y vitamina B6. Asimismo, pueden aliviar cualquier inflamación en los intestinos y el sistema digestivo.

Las papas son un elemento dietético muy bueno para aquellos que tienen úlceras en la boca. Por lo tanto, las personas que sufren de artritis y gota pueden usar papas por su impacto antiinflamatorio. No obstante, dado que las papas pueden aumentar el aumento de peso, agrava estas afecciones.

Podría prevenir el cáncer

Algunos tipos de papas, en especial las variedades rojizas, son portadoras de altos niveles de antioxidantes flavonoides y vitamina A, como zeaxantina y carotenos. Estos antioxidantes y vitaminas son aptos para la protección ante varios tipos de cáncer.

Por si fuera poco, un estudio ha comprobado el hecho de que las papas son ricas en un compuesto llamado quercetina. Este posee propiedades anticancerígenas y antitumorales. Además de esto, los altos niveles de vitamina A y C con los que cuenta, poseen propiedades antioxidantes que ayudan a la protección del cuerpo ante los efectos devastadores del cáncer.

Presión sanguínea baja

Debido a que la presión arterial alta puede ocurrir por una serie de razones que incluyen diabetes, tensión, indigestión, equilibrio de nutrientes, dieta y muchas otras; se requieren diferentes tratamientos. Por fortuna, las papas pueden aliviar múltiples causas posibles; las papas se pueden usar para aliviar la presión arterial alta debido a la tensión.

Contribuye al funcionamiento adecuado del cerebro

El correcto funcionamiento del cerebro depende en gran medida del nivel de glucosa, el suministro de oxígeno, varios componentes del complejo de vitamina B y ciertas hormonas, aminoácidos y ácidos grasos como el omega-3. Las papas cubren casi todas las necesidades mencionadas anteriormente.

Poseen un profundo contenido de carbohidratos y, por ello, ayudan a conservar buenos niveles de glucosa en la sangre. Esto evita que el cerebro deje que la fatiga se filtre y mantiene su actividad cognitiva y rendimiento alto. Luego, el cerebro necesita oxígeno, que es transportado por la hemoglobina en la sangre; su componente principal es hierro. Las papas también contienen hierro; por lo tanto, ayudan a entregar oxígeno al cerebro también.

Previenen las enfermedades del corazón

Además de las vitaminas (complejo B, C), minerales y fibra, las papas también contienen ciertas sustancias llamadas carotenoides (luteína, zeaxantina). Los carotenoides son beneficiosos para la salud del corazón y el funcionamiento de otros órganos internos.

Nuevamente, dado que las papas elevan el nivel de glucosa en la sangre y el consumo excesivo puede causar obesidad, lo que ejerce presión sobre su corazón, debe tener cuidado con la frecuencia con que usa las papas para este beneficio de salud. Este método de prevención de enfermedades del corazón no se recomienda para personas obesas o diabéticas.

Tratan la diarrea

Las papas forman parte importante de una dieta con alto contenido de energía para las personas que sufren de diarrea, puesto que su digestión es sencilla y estan dotadas de una cantidad de fibra suave y saludable. No obstante, la ingesta de una cantidad excesiva de papas puede ocasionar diarrea, dado el consumo exagerado de almidón.

Riesgos de la papa

También se debe tener cuidado al comer papas. Las papas verdes a menudo son venenosas, al igual que las hojas y frutos de papa; ya que contienen alcaloides como la solanina, la chaconina y el arsénico. Una sobredosis de esos compuestos químicos podría ser fatal.

Además, el índice glucémico  de las papas es muy alto; por lo que las personas que son obesas, tratando de perder peso o que padecen diabetes deben evitar comer papas. De ser ingeridas, las papas son más saludables cuando se hornean, en lugar de guisadas o fritas.

Sin embargo, este último factor no tiene por qué ser motivo de preocupación. Estos peligros para la salud afligen solo a una pequeña porción de la población. Si eres una persona sana, no olvides que un poco de grasa no es mala para ti; en realidad es beneficiosa.

Hoy en día, es difícil imaginar una dieta sin papas. De alguna manera se han convertido en uno de los alimentos más populares y reconocidos en el planeta. Es bueno saber que, aunado a esto, las papas tienen componentes nutricionales que van más allá de los carbohidratos y las calorías; y pueden ser una adición extremadamente beneficiosa para cualquier dieta.

tags:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *